Como perros y gatos

Thomas Tuchel aparta de la plantilla a su gran fichaje del verano, Romelu Lukaku

tuchel-lukaku-chelsea

Una de las rivalidades más antiguas y a lo mejor la más ficticia de todas. Perros contra gatos, un debate que varía desde lo más simple como quién es mejor compañero de vida hasta la más complejo como lo puede resultar una enemistad entre ambas especies. Desde series de televisión hasta el refrán popular, esa es la cara tierna de una ejemplificación que también puede recibir como uso un: ‘como pólvora y dinamita’.

Tuchel es un felino. Del grupo de los que son apreciados por lo de los gustos refinados. Los entrenadores no suelen ser los más recordados. La portada siempre suele quedarse con aquel que mete el gol o aquel que ataja el penal definitivo. Pero a él no le importa, va a su bola, como las de hilo, entreteniéndose, aprendiendo e intentando crecer personalmente a su manera.

Lukaku es un canino. De los que pueden ocupar posts de Instagram enteros con hashtags como #elmejordetodos. Eso sí, en este grupo hay tiernos y mansos, como rebeldes y ariscos. De aquellos a los que se les puede aplicar otro refrán como lo es ‘perro que ladra no muerde’, aunque el rostro de varios sean la excepción. Pero todo depende de quién lo instruye, de quién elije como compañero de vida.

Pero las rivalidades entre ambas especies son, como se dice al comienzo, más un prejuicio que un hecho. Lukaku dijo en Sky Sports que extrañaba mucho el Inter y la ciudad de Milán, donde justamente coincidió con un gato como Conte, de la misma raza de Tuchel. Pero ambos consiguieron ahí su lugar en el mundo luego de tantos vaivenes. Antonio luego de un raro paso por el Chelsea y Romelu luego de su pésimo paso por Old Trafford.

Conte y Lukaku, durante su paso por Italia. SOY CALCIO

En Italia congeniaron dos animales competitivos que estaban destinados a estallar. Ambos rebeldes, ambos ariscos, lograron hacer al Inter campeón de liga luego de aquel triplete en 2010 que logró José Mourinho, otro de la misma raza. Tal vez en un hábitat de tanta calma, la anarquía se abre paso. Por ello, a lo mejor, dos temperamentales serian capaces de compartir el trono con tal de gobernar.

Conte y Lukaku comparten ahora ciudad, pero no viven bajo el mismo techo. Romelu ahora está en una casa históricamente anárquica, él bien lo sabe, porque no es la primera vez que reside allí. Tuchel, consciente de la idiosincrasia del lugar, ha decidido guardar las garras, traicionándose, en parte así mismo. La estrella belga no fue convocada por Tuchel cuando se enfrenta al Liverpool por decidir quién le peleará el trono al Manchester City.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies