El Arsenal sueña con su segunda final de Europa League

Los ‘Gunners’ consiguieron rascar un gol en los últimos minutos contra el Villarreal que les da esperanzas para la vuelta

El fútbol es inesperado e impredecible. Una montaña rusa de emociones que te puede llevar de lo más alto al fondo del abismo en cuestión de minutos. Y viceversa. El pasado jueves el Arsenal parecía contra las cuerdas cuando en cuestión de diez minutos, la eliminatoria dio un vuelco y la esperanza regresó a la bancada ‘Gunner’.

La primera mitad del encuentro fue un monólogo del Villarreal, que rara vez dejó que el rival le arrebatase la pelota. Ambos conjuntos comenzaron el partido buscando recuperar el balón en zonas  adelantadas. Tanto Arteta como Emery desplegaron sobre el campo una presión al hombre para evitar que su rival progresase con facilidad.

El Villarreal emparejaba a sus dos puntas con los dos centrales mientras los interiores buscaban a los laterales y los centrocampistas a los pivotes. Esto cortaba cualquier vía para hacer llegar el balón arriba a Martin Odegaard y Emile Smith-Rowe y obligaba a buscar en largo a Bukayo Saka y, sobre todo, Nicolas Pépé.

Pepe on free-kicks, confidence, Auba and Laca | Quotes | News | Arsenal.com
Uno de los envíos largos del Arsenal casi da con un penalti sobre Pépé, pero el VAR lo anuló por mano previa del costamarfileño. ARSENAL FC

El Arsenal, mientras tanto, cometió el error de dejar sin vigilar a los centrales groguets. Saka y Pépé presionaban el pase sobre los laterales, mientras Smith-Rowe y Odegaard taponaban el pase sobre Étienne Capoue y Dani Parejo. Esto permitía que el triángulo Albiol-Rulli-Torres iniciase el juego desde atrás. El partido de los centrales con balón fue encomiable con un 90 % de acierto en el pase cada uno.

El Villarreal, acostumbrado a jugadas iniciadas en corto no tuvo problemas para forzar las sobrebasculaciones de los ingleses. Bien sea en corto o en largo, el Villarreal conseguía encontrar una salida a la presión del Arsenal. En ello fue clave la actuación del sector izquierdo con Pau Torres (seis de ocho envíos en largo completados) y Dani Parejo (cinco de seis envíos en largo completados), así como Manu Trigueros en zonas más adelantadas.

El submarino amarillo aglutinaba el juego en ese costado y luego desahogaba buscando en largo a los jugadores de banda derecha. Concretamente Juan Foyth resultaba imparable para el costado izquierdo del Arsenal. Sus arrancadas permitían al Villarreal llegar al área rival.

De hecho, el primer tanto del encuentro nació de una de ellas. El lateral derecho conducía y descargaba para Samu Chukwueze, que penetraba desde la derecha para asistir a Manu Trigueros. El nigeriano iba así a lograr una asistencia en el primero de sus dos pases clave para que el 14 anotase con su único disparo del encuentro.

Otro camino para progresar del Villarreal fueron los envíos en largo hacia sus puntas. Tanto Paco Alcácer como Gerard Moreno tuvieron una tasa de acierto en los duelos aéreos superior al 50 %  y sirvieron de boyas para poner a sus compañeros de cara al arco de Bernd Leno para así poder correr.

Imagen
Manu Trigueros después de anotar el primer gol del partido. VILLARREAL CF

Cuando las piernas empezaron a desfallecer las presiones bajaron y el juego se estabilizó. El Arsenal tuvo entonces un breve momento de dominio antes de que el Villarreal le arrebatase la batuta del partido. En este periodo el equipo de Mikel Arteta atacaba con los dos extremos ensanchando la defensa local mientras Smith-Rowe y Martin Odegaard percutían sobre los intervalos entre los centrales y los laterales o los mediocentros. Sin embargo, tanto Pau Torres como Raúl Albiol estuvieron contundentes defendiendo su zona y disuadiendo los envíos  que buscaban a sus pares.

En la elaboración del juego, además, el Arsenal actuaba en contra de sus intereses. Tanto Odegaard como Dani Ceballos lateralizaban su posición para generar superioridades en los costados con los laterales y los extremos. Pese a ello, lejos de aprovechar estas ventajas los de Arteta salían por dentro a través de Thomas Partey y Emile Smith-Rowe, pese a ser la zona más congestionada por su rival.

Esto cuando el Arsenal buscaba salir por bajo. Aun así, cabe remarcar el hecho de que los ‘Gunners’ trataron de encontrar Pépé en largo. No obstante, la solidez de un omnipresente Foyth y la atención de Gerónimo Rulli, presto a cubrir la espalda de los defensores, permitieron abortaron todos los intentos.

Imagen
La ciudad de Villarreal dio un gran recibimiento a un partido para la historia. VILLARREAL C.F.

Como ya se ha dicho antes, la fase de dominio con balón del Arsenal fue fugaz y dio paso a la dictadura de los jugadores del Villarreal. Ahí llegó otro de los errores garrafales del Arsenal. Pablo Marí dejó que Gerard Moreno cayese entre líneas para organizar a su equipo y favorecer el control. No es que el defensa español perdiese los duelos, sino que ni siquiera los buscaba. Prefería guardar su posición.

El delantero español aprovechó el vacío a nivel defensivo que había en la medular del Arsenal. El partido sin balón de Thomas Partey y Dani Ceballos fue pobre y así lo refrendan los números: los dos perdieron un total de 10 duelos y fueron regateados tres veces.

Nada que ver con el partido del otro defensor, Rob Holding. El central inglés se benefició de la pasividad de Paco Alcácer, que solo tocó nueve balones, y estuvo imponente en los duelos. Su acierto en los balones aéreos fue del 80 % (solo perdió uno de los cinco duelos por alto en los que se vio implicado) y por bajo fue del 60 %.

Pese a todo, el intervencionismo de Arteta acabó solventando los problemas de su equipo. En la segunda parte los ingleses volvieron a presionar como en la primera y encerraron al Villarreal que, confiado por el marcador, decidió replegarse sobre su área. En este sentido la defensa del submarino amarillo estuvo encomiable repeliendo las llegadas por banda de los extremos y sus centros al segundo palo.

Raúl Albiol ganó los cuatro duelos por bajo en los que se vio inmerso y fue el jugador que más balones tocó del equipo. VILLARREAL CF

El Villarreal había introducido una variación táctica en la media parte con esta intención. Unai Emery sacaba a Paco Alcácer para dar entrada a Francis Coquelin, en un rol distinto al habitual. Lejos de actuar de centrocampista de contención, el francés trabajó la espalda de Gerard Moreno, a quien sirvió una gran ocasión en uno de sus tres pases clave (el que más del encuentro en solo 45 minutos de participación).

Los locales se defendían y salían con peligro. Un panorama desesperanzador para el Arsenal, que tornaba más oscuro cuando en el minuto 57 Daniel Ceballos veía la segunda amarilla. El Arsenal tocaba fondo temía la llegada de un tercer tanto que le echase definitivamente de la eliminatoria.

En lugar de ello, entre las nubes asomaría un rayo de luz que se tornaría en mañana veraniega en cuestión de diez minutos. Primero Juan Foyth se lesionaba en el minuto 67, acto seguido Saka provocaba el penalti del 2-1 en el minuto 72 y Capoue culminaba la peor de las desgracias con un resbalón que le costó la segunda amarilla y una lesión que le obligó a abandonar el encuentro en camilla.

13 minutos le quedaron al Arsenal, que no consiguió en ellos igualar la eliminatoria. No es malo tampoco el resultado. El gol de Pépé es oro que los de Arteta querrán guardar en el Emiriates para lograr así su segunda final de Europa League en los últimos tres años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies