El Bury FC, a punto de renacer gracias a sus aficionados

Dos años después de su expulsión de la Football League, un grupo de fans trabajan por revivir su club

No fue hace mucho tiempo cuando salió la noticia de que el Bury FC, un club fundado en 1885, estaba en riesgo de ser liquidado. Desgraciadamente, este tipo de historias son ahora más comunes tal como el caso del Macclesfield Town. En una noticia positiva, un grupo de aficionados y otros benefactores de la ciudad han completado la compra del club.

Es importante recordar que el Bury FC nunca desapareció. En su momento, el club perdió su licencia en la EFL por malos manejos financieros y otros asuntos. El club entró en administración y, en consecuencia, fue expulsado de la Football League. En ese sentido, un grupo de aficionados decidió crear el Bury AFC como un club fénix del original Bury FC. Esta historia es muy similar a la del Macclesfield Town, entidad que se vio obligada a refundarse.

Miles de personas trataron de salvar el club en 2019 pero no fue suficiente.

Esta reciente adquisición del club significará que podrán aplicar para entrar de nuevo en el sistema del fútbol inglés, esto con vistas a empezar a competir la próxima temporada. La compra incluye el nombre de Bury FC, el estadio de Gigg Lane, así como toda la historia del club y la propiedad intelectual. Gigg Lane es uno de los estadios profesionales de fútbol más antiguos del mundo y es hogar del Bury desde su fundación en 1885.

Un comunicado en la página web del grupo de aficionados que compraron el club (EST.1885), lee lo siguiente: «Durante el proceso de debida diligencia, formalizaremos nuestra intención previamente declarada de que el club y el campo estén en manos de una organización que sea y siempre será propiedad mayoritaria de los fanáticos, democrática y libre de deudas».

Steve Dale era el dueño del Bury FC cuando fueron expulsados de la Football League.

Por supuesto que esto es una noticia positiva. El Bury FC podrá volver a competir en el fútbol inglés, y además hacerlo en su histórico estadio. Sin embargo, no podemos dejar de lado los malos manejos que lo tienen en esta posición.

La EFL tiene una gran responsabilidad en estos tristes casos y debe establecer regulaciones financieras más estrictas. Los clubes de fútbol son sinónimo de cultura e historia en las ciudades inglesas, por lo que deben protegerse de personas con intenciones egoístas y deshonestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *