El deporte rey

El Manchester City se proclama campeón de la Premier League tras una remontada épica

gundogan-manchester-city

Hace tiempo me encontraba aburrido en el sillón de mi casa. Con la ayuda del control hacía zapping hasta detenerme por escasos minutos en un canal deportivo. Debido a esa brevedad, tal vez, no recuerdo quién fue el que escupiría una verdad que me hizo ver el fútbol diferente: «La gente va a ver fútbol, paga por verlo, porque nunca sabe que se va a encontrar. Así la lógica diga que será un 1-0 aburrido todos vamos a la cancha porque existe esa posibilidad que sea un 4-4 con goles al último segundo». Vaya si tenia razón, porque ayer no fue un partido normal.

En la pantalla de mi pc tenía puesto el partido de mi desesperanza (los que ya me han leído antes sabrán que mi corazón estaba en Anfield). Lo catalogué así porque la lógica me marcaba un partido sencillo para los de Guardiola, uno que demostró que era capaz de arrollar a equipos mejor colocados en la tabla de posiciones, como Newcastle o Wolves, que a cada uno les propinaría una goleada por cinco goles. El sentido común, la probabilidad, la historia hacía imaginar un final de Premier más parecido al de la 18-19, más llena de emoción por los puntos de diferencia que por lo que ocurrió en aquellos partidos. Pero la lógica a veces falla.

Se lo comentaba a mis amigos y ahora se lo transmito a ustedes: no recuerdo haber visto tan nerviosos tanto a ‘Citizens’ como a ‘Reds’ en un partido de liga. A lo mejor por ello es que ambos empezaron abajo en el marcador y les costó, en mucho tiempo, monopolizar sus respectivos encuentros. Cierto es que el gol del Liverpool llegaría antes que el primero del City, pero, para ese momento, los de Guardiola aún eran campeones.

Pero si el primer tiempo fue impredecible, al segundo se le queda corto ese adjetivo. Todos esperábamos que tanto Klopp como Guardiola centraran a los suyos y en el segundo tiempo pasara lo que pasa siempre: dominio absoluto de ambos equipos. Pero no. El Liverpool erraba sus pases y el City se encontraba con la muralla Olsen, que, para ironía del guion, estaba debutando con la camiseta del Aston Villa.

manchester-city-premier-league
Hincha del Manchester City sufriendo por su equipo. MATT WEST

Para situaciones difíciles de creer, el 0-2 de Coutinho abría un abanico de pensamientos y titulares para cualquier desenlace. En la transmisión del Liverpool afirmaban que con un gol les bastaba para ser campeones. En la del City, se reafirmaba que seguían dependiendo de ellos mismos para ganar la Premier. No puedo estar en la mente de todo aficionado, pero estoy seguro que los del City no podían imaginarse perder la liga de esta forma ni los del Liverpool que, tras haber llegado el milagro que tanto esperaban, su equipo no fuese capaz de capitalizar sus opciones de ganar el título.

Sin embargo, lo predeciblemente impredecible llegaría: una ráfaga de tres goles en cinco minutos del Manchester City los haría campeones de la Premier. Porque en momentos de adrenalina, tensión y nervios no hay espacios para delicadezas, pero de talento sí, como el de Kevin De Bruyne en la asistencia del definitorio 3-2. Pocos minutos después, como si en la portería de ‘The Kop’ hubiese habido hechizo hasta que el City remontara, entraba el tan esperado 2-1. Salah celebraría eufóricamente hasta que un aficionado les informaría, en pleno festejo, del gol de Gundogan.

manchester-city-premier-league
Manchester City alza su octavo título de liga. GOAL

El pitido final llegaría en ambos estadios. El del Etihad fue una fiesta marcada por una invasión de campo que permitiría palpar la tensión liberada por sus aficionados. La cuarta liga en cinco años para un Pep Guardiola que, aunque muchos busquen manchar sus logros en los millones gastados, ha demostrado ser un excelente gestor en todos los niveles. Si no me creen, pregúntenle al PSG en Francia si es tan sencillo como parece.

Al terminar la jornada se impuso la lógica ilógica por gran tramo del domingo 22 de mayo: Manchester City 93 puntos, Liverpool 92 puntos. Los cálculos que todos hicieron al inicio de la fecha, pero que les demostraría que en el fútbol no hay análisis racional que valga.

Felicidades a todos los hinchas del Manchester City. Nos vemos la próxima temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies