PREVIA DE CHAMPIONS: Real Madrid vs Manchester City, ¿última oportunidad para Guardiola?

El técnico español vuelve a verse las caras con su mayor rival

La sanción al Manchester City sin competiciones europeas por dos temporadas es el principal tema de debate y condicionante en la previa de este encuentro. Cuando en diciembre se realizó el sorteo se pensaba más un debate por el duelo de estilos, el primer enfrentamiento entre los técnicos de ambos equipos y la obligación del City por ganar la máxima competición europea; pero ese comunicado lo cambió todo.

Presentes de ambos equipos se cruzan con sin sabores contrarios. Mientras el Manchester City asegura cada vez más su segundo puesto en liga tras derrotar al Leicester City pero con una distancia casi que inalcanzable respecto al líder Liverpool, el Real Madrid cayó a la segunda posición tras perder en su último visita contra el Levante, ubicándose dos puntos por detrás de su eterno rival.

Y aunque el equipo de Manchester se ha podido estabilizar tras la constante perdidas de puntos, contando con el regreso de su referente en defensa, Aymeric Laporte, aún le falta mucho al equipo de Guardiola para ser la sombra de su propio equipo de las dos temporadas anteriores, ese que sumó 198 puntos en 76 partidos. Es cierto que el técnico catalán ha intentado de todo para solucionar los problemas atrás y en el mediocampo, donde se han mostrado más vulnerables que otras veces, con variantes como Fernandinho de central, línea de tres centrales, más mediocampistas; pero nada le ha servido a Pep.

Por otra parte, el Real Madrid llega con la mala noticia de la recaída de Eden Hazard, que estará dos meses por fuera, perdiéndose la eliminatoria cuando iba a ser una pieza clave. La baja del belga es grave y deja en hueco en banda izquierda que podría ser subsanado por Zidane de dos maneras: una opción sería seguir con el 1-4-3-3 con Vinícius o Isco de extremo izquierdo, y, la otra, formar un 1-4-4-2 en rombo con cuatro o cinco centrocampistas como vimos en la Supercopa de España.

Tristemente, para el espectador neutral, no solamente se perderán del talento por izquierda del ex jugador del Chelsea, ya que tampoco jugará Leroy Sané, que lleva lesionado desde principios de temporada. Situado este contexto, vale la pena preguntarse el rol que va a tener el centro del campo de ambos equipos a la hora de una llave donde nadie apostará nada por el resultado final. Jugadores como Bernardo Silva o Fede Valverde a la hora de adelantar líneas y presionar la salida de balón del rival dejarán un bonito duelo para analizar desde la pizarra.

A lo futbolístico se le debe sumar ese último duelo, el de los banquillos. Debate obligado cuando entre ambos se encuentra la cantidad de cinco Champions League (dos para Pep y tres para Zidane), siendo para el francés un reto en su segunda etapa en el Madrid y vital para el español para poder lograr el mayor éxito deportivo en la historia del City: una orejona.

Desde los porcentajes los merengues se aferran a que la estadística es favorables para ellos, con dos victorias (todas en el Bernabéu) y dos empates (ambos en el Etihad), siendo el triunfo más recordado el 1-0 en las semifinales de vuelta de la temporada 2015/2016, que dejó sin final al equipo de Pellegrini y confirmó que al City le faltaba algo para dar el siguiente paso. 

Sergio Agüero y Luka Modrić se vuelve a cuatro años después. GETTY IMAGES.

Un paso que ha dado Guardiola en la construcción de un equipo ganador, casi que de época: dos Premier Leagues seguidas, copas domésticas y lo vital, una identidad de juego. Pero Pep sabe que el tiempo pasa rápido, de hecho, el City es el equipo (junto al Barça) donde más temporadas ha entrenado con cuatro campañas. Ahora, con la sanción en el horizonte, el futuro es incierto para el catalán.

Pensar en un City a futuro sin Guardiola es complicado, les ha inyectado ese gen competitivo, ese que los ha hecho romper récords en el pasado…Y si retoma el rumbo también más por romper en el futuro. Esa identidad es la clave para hablar de este equipo, porque más allá de los títulos (que también ganaron con Mancini y Pellegrini) los aficionados saben que están a una actuación magistral de romper ese mito de que la competición continental no es para ellas.

Es cierto que el propietario se ha gastado un buen dinero en este equipo (motivo principal de la sanción) y eso le agrega un extra de responsabilidad en la Champions, pero solamente el efectivo no garantiza nada en lo deportivo si no se tiene un rumbo claro hacia lo que se quiere, ni se buscan a los indicados para ello. Esta generación de futbolistas no puede dejar pasar la oportunidad que significaría eliminar al equipo más ganador de la competición. A lo mejor, es ese paso adelante que todos les han exigido en un pasado.

Es verdad que Pep ha dicho que, aunque bajaran a cuarta división, seguiría firme con el proyecto del club, pero nadie es dueño de su futuro y nunca sobra preguntarse: ¿Será su última vez para lograr hacerse con esa anhelada copa?

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies