Más allá de las asistencias

Mucho se ha hablado del término ‘playmaker’ (creador de juego) desde que hace dos temporadas la Premier League comenzara a otorgar el premio ‘Playmaker of the Season’. Una distinción que, en términos generales, engloba a jugadores que promedian un gran número de asistencias como los belgas Kevin De Bruyne y Eden Hazard, ganadores de este premio en las dos últimas campañas con 16 y 15 pases de gol respectivamente.

Pero lo cierto es que una asistencia solo se trata del penúltimo eslabón de una cadena de creación de juego que finaliza en un disparo. Es un pase de gol que culmina un proceso colectivo. Porque literalmente, la creación de juego propiamente dicha suele nacer en las botas de un constructor y no en las de un asistente. Y mucho antes, varios metros atrás, en los pies de futbolistas con un buen porcentaje de pases acertados como mediocentros o jugadores de banda.

Para dar valor y visibilizar la figura de este «constructor», la compañía de análisis deportivo Opta publicó datos de los jugadores que más han participado en secuencias de pases que acabaron en un disparo (analizando las ocho primeras jornadas de Premier). En el siguiente gráfico se muestran los jugadores con más intervenciones de este tipo por equipo:

Jugador de cada equipo que más ha participado en secuencias de pase que acabaron en disparo. PREMIER LEAGUE

En lo alto del podio y con 67 toques se sitúa Kevin De Bruyne, la pieza más importante del tejido asociativo del Manchester City y el máximo asistente de la competición con ocho pases de gol. Sorprendentemente, al belga le sigue el escocés McGinn, centrocampista del recién ascendido Aston Villa con un total de 56 participaciones.

En el tercer puesto se pueden observar las 50 intervenciones de dos jugadores totalmente diferentes. Por una parte, el lateral derecho del Liverpool, Trent Alexander-Arnold, y por otra, Jorginho, pivote del Chelsea.

Más allá de conocer los diferentes cerebros de cada conjunto inglés, estas cifras son el reflejo de su estilo de juego. Que De Bruyne, McGinn o Jorginho estén a la cabeza es fruto de la intención de sus equipos por conservar el balón y atacar en posicional. Un mapa de ruta ofensivo similar al que trabaja el Liverpool con Alexander-Arnold, donde el inglés recibe descolgado en muchas ocasiones o se incorpora al ataque desde segunda línea.

Imagen de Kevin De Bruyne. MANCHESTER CITY

Brighton, Everton, Leicester, Man United, Sheffield y Watford también están representados por centrocampistas en esta lista. Los hay de un perfil más de control (Dale Stephens o Tielemans) y otros, lanzadores de contragolpes como Sigurdsson, Pogba, Lundstram o Cleverley.

Pero no todos los equipos de Premier dirigen sus ataques desde el carril central. El Arsenal, Norwich, Southampton, Tottenham y West Ham son claros ejemplos de conjuntos que dan protagonismo a sus rápidos extremos. Pépé, Emi Buendía, Redmond, Lamela y Felipe Anderson son jugadores asociativos que piden el balón al pie y distribuyen a sus compañeros, además de ser activos productores de ocasiones de gol.

Por último, el Bournemouth, Burnley, Crystal Palace, Newcastle y Wolves son los máximos representantes del fútbol tradicional inglés, con un estilo directo en el que el portero o los defensores buscan en largo a sus delanteros. Sobre todo Joelinton y Ashley Barnes, hombres boya de ‘Magpies’ y ‘Clarets’ que controlan y descargan los centros para buscar una segunda jugada.  

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies