¿Qué equipos sufrieron el síndrome de la segunda temporada en Premier?

Un repaso a los conjuntos que descendieron en su segunda campaña en Premier League. Una lista a la que el Leeds no se quiere sumar este año

Todos le tenemos miedo a algo en la vida. Ya sea una historia de terror que te cuentan de niño, la idea de la soledad o la intrascendencia al crecer. También pueden ser las serpientes, no hay nada peor que esas cosas. Lo cierto es que hay algo que a todos nos aterra, algo en lo más profundo de nuestras pesadillas. Pues bien, los equipos recién ascendidos a Premier League también comparten temores. Y el más grande de todos tiene nombre y apellidos: el síndrome de la segunda temporada.

¿Qué es este fenómeno con nombre cuasi médico? No es otra cosa que descender de manera estrepitosa cumpliendo al dedillo la ley de Murphy. Los síntomas son evidentes: equipos recién ascendidos, una política de fichajes absurda, lesiones, pocas victorias y mucha mala suerte. Solo 10 equipos ingleses lo han sufrido. A continuación veremos cada caso del síndrome de la segunda temporada, al cual Leeds United no se quiere sumar en este año.

1. Reading, temporada 07-08

Sin ningún orden en particular, los ‘Royals’ son el primer caso a tratar. El golpe de realidad del Reading es uno de los más impactantes de esta lista. Tanto es así, que al día de hoy están a años luz de aquellos viejos tiempos. Una clara muestra de que los cuentos de hadas solo existen en la ficción.

Esta historia comienza con un ascenso a Premier League. Pero no un ascenso cualquiera. Durante la temporada 05-06 en Championship, el Reading consiguió un récord que hasta el día de hoy no ha sido superado. El logro en cuestión no es nada más ni nada menos que el récord absoluto de puntos para un equipo de segunda inglesa: 106 puntos. 31 victorias, 13 empates y tan solo 2 derrotas son los colosales números que consiguieron los ‘Royals’ antes de disputar su primera temporada en la élite. Como detalle, destacar que el ascenso lo consiguieron en marzo.

Reading Championship
El Reading ostenta el récord de puntos en Championship. READING FC

Este estado de forma triunfante lo conservarían durante su primera temporada en Premier. La base del equipo era la misma del glorioso ascenso y la inspiración los llevaría a conseguir una muy meritoria octava plaza. Estuvieron a tan solo un punto de jugar copa UEFA, lugar que fue ocupado por el Bolton Wanderers. A la temporada siguiente, mientras el Bolton se paseaba por Europa y jugaba con rivales como el Bayern de Múnich, el Reading se dirigía sin miramientos al descenso.

Si tuviéramos que definir la estadía de los blanquiazules en la máxima categoría sería con mala suerte. ¿Por qué? Porque así como estuvieron a un punto de jugar competencia europea el primer año, descendieron por diferencia de goles al siguiente. Así de crudo, sí. La victoria 4-0 sobre el Derby County en la última jornada de la 07-08 no alcanzó para que el Reading mandara al Fulham al descenso. Con tres goles más hubiesen logrado la hazaña. Considerando que el último rival eran los ‘Rams’, el drama de caer dolió más. Conviene destacar algunos de los factores que los metieron en semejante aprieto.

  • En noviembre sumaron una sexta derrota seguida
  • Entre enero y febrero perdieron ocho partidos seguidos
  • Cuatro de los últimos cinco partidos finalizaron sin goles
  • Dato curioso: los ‘Royals’ protagonizaron esa temporada el partido con más goles de la historia de la Premier, un 4-7 vs el Portsmouth.

¿Qué fue del Reading? Lo que antes supo ser alegría, ahora es tristeza y preocupación. Los ‘Royals’ disputaron la temporada 12-13 de la Premier descendiendo inmediatamente y tras varios intentos de ascenso sin éxito, el Reading se encuentra vagando por la zona de descenso de Championship hace algunos años. Como si fuera poco, han roto récords de transferencias y salarios en la EFL, lo que los lleva a estar actualmente embargados por la asociación.

¿El resultado? Solo pueden hacer fichajes a coste cero. También registran una pérdida de 57,8 millones de libras en sus registros. Y por si esto no fuera ya demasiado triste, actualmente el club es manejado por un consorcio chino famoso por arruinar clubes y por abrirle las puertas a agentes como Kia Joorabchian, actual encargado de reclutamiento.

2. Huddersfield Town, temporada 18-19

Otra historia de un equipo que consiguió su primer ascenso a Premier. En este caso, los ‘Terriers’ volvieron a la máxima división después de 45 largos años. Cabe destacar un dato ilustre de la historia del Huddersfield antes de empezar a navegar por lo malo: fueron el primer equipo en conseguir el tricampeonato de liga. Entre 1924 y 1926 ganaron la liga en tres oportunidades consecutivas, algo que luego lograrían equipos como el Manchester United, Arsenal y Liverpool. Nada mal.

Si hay un factor a destacar del paso de los ‘Terriers’ por Premier League, y que incluso se dio en su temporada de ascenso, es la falta de gol. Por ejemplo, ascendieron con diferencia de goles negativa (56 goles a favor-58 goles en contra). En los play-offs pasaron ambas instancias por penales sin convertir ni un solo gol en el tiempo reglamentario de sus partidos. ¿A quién vencieron en la final? Al Reading.

La temporada de estreno comenzaba de buena manera. Los primeros dos partidos fueron victorias y dejaron la portería a 0 en sus primeros tres encuentros. Esto último solo fue conseguido por el Charlton Athletic en la temporada 97-98. Además, en casa lograron vencer al Manchester United y evitaron que el City les marcara gol (el único equipo que lo logró en la temporada de 100 puntos de los ‘Citizens’).

Hasta ahí todo lo bueno que consiguieron en su primer año. Les advertimos que los datos que siguen a continuación son tan contundentes, que hicieron al Huddersfield marcar tendencia. Pero no de la manera mejor pensada.

  • En la 18-19 solo consiguieron tres victorias en todo el torneo
  • 10 goles en casa durante toda la temporada. Comparte récord con el City de la 06-07
  • Tan solo 12 victorias en dos temporadas
  • 14 derrotas en casa. Mismo récord que el Sunderland en dos oportunidades (02-03 y 05-06)
  • No anotaron en 17 de 38 partidos de la campaña 18-19
  • Solo tres victorias en todo 2018
  • Primera victoria de la temporada en noviembre
  • Ocho derrotas en fila entre enero y febrero de 2019. Lo replicaron entre marzo y abril
  • Descenso a seis fechas del final. Derby County e Ipswich Town tienen el mismo récord
Huddersfield selló su descenso en marzo de 2019. GETTY IMAGES

3. Sheffield United, temporada 20-21

El caso más reciente de este síndrome. Qué lejos en el tiempo parece haber quedado la ilusión del Euro Sheffield y lo fatal que les fue la temporada pasada. El COVID hizo más daño del que imaginamos y nos privó de ver crecer a un equipo con un carisma como pocos.

Los de Yorkshire son toda una institución del fútbol inglés. Su estadio, Bramall Lane, es el más antiguo de todos los estadios en Inglaterra. ¿Qué mejor manera de volver a Premier League que viendo caer a colosos en tu propia casa? Arsenal, Tottenham y Chelsea así lo sufrieron. Es cierto que la pandemia marcó un antes y después en los ‘Blades’. La pérdida del ‘momentum’ sumada a lesiones de jugadores clave (entre ellos su capitán Jack O’Connell) comenzaron a cimentar un futuro negro desde antes de que se confirmase el descenso.

A esto hay que sumarle la falta de gol de sus delanteros (el máximo anotador en ambas temporadas marcó solo 6 goles). Si no anotas y encima tu defensa se ve debilitada, estás en un serio problema. Lo cierto es que todo salió mal para el Sheffield y así lo demostraron estos datos de su temporada de descenso:

  • Récord de derrotas en una temporada de Premier con 29
  • Menor cantidad de goles anotados (20)
  • Mayor cantidad de partidos sin ganar en un inicio de temporada (17). La primera victoria llegó en enero ante Newcastle
29 derrotas en una temporada sigue siendo un récord en Premier. SHEFFIELD UNITED

4. QPR, temporada 12-13

Aquel equipo que festejó junto al City el día del «Agüeroooo» de Martin Tyler. El Queens Park Rangers festejaba su permanencia a costa del Bolton, mientras los ‘Sky Blue’ celebraban su primera Premier. Ese preciso momento es lo que nos permite incluir al equipo de Londres en esta infame lista.

Al igual que el Reading, QPR firmó una temporada de ascenso de ensueño. Los datos así lo demuestran. El equipo dirigido por Neil Warnock, especialista en ascensos, lograría el mejor arranque en 63 años para el club. Durante las primeras 19 fechas estuvieron invictos, ganando ocho de los primeros 10 partidos y perdiendo su primer partido en diciembre. Si bien tuvieron un bache en el medio, el ascenso siempre fue una realidad. En esa temporada, todo el mundo conoció el nombre de Adel Taarabt y sus estadísticas (19 goles y 21 asistencias) nos hicieron quedarnos con las ganas de ver a un jugador de antología.

Vivir el descenso en carne propia

Si bien en la temporada 11-12 lograron salvarse por los pelos, la caída en la siguiente campaña fue clara. Para conocer mejor la historia de ese fatídico año decidimos consultarle a Sebastián García, la mejor fuente en materia de los ‘Rangers’.

«Lo que pasó esa temporada es que se hicieron todas las cosas mal. Si bien nos habíamos salvado en la anterior, el descenso era inevitable. Le extirparon el corazón a ese equipo. Alienaron a Taarabt y mandaron a Ale Faurlín al banco, pero, sobre todo, cambiaron al técnico y empezaron a traer refuerzos de renombre que estaban lejos de su mejor época y que solo venían a cobrar un buen cheque (Julio César, Ji Sung Park, José Bosingwa, entre otros). Algunos rindieron pero otros vinieron a robar. Los fans siempre alentaron, pero el equipo no era lo mismo. No se jugaba a nada y los técnicos (Redknapp y Hughes) no daban la talla», lamenta García.

A pesar de un gasto de 46 millones de libras, el QPR descendió a segunda. BLEACHER REPORT

Como bien ilustró Seba, estos factores marcaron a fuego la temporada nefasta del QPR, la cual dio lugar también a unos datos curiosos:

  • 4 puntos en los primeros 12 encuentros. Fondo de la tabla con ocho derrotas en el lapso
  • 46 millones de libras gastadas en transferencias durante esa temporada
  • Solo una victoria en la primera ronda del campeonato, la cual llegó en diciembre
  • Solo 30 goles a favor en toda la temporada

5. Hull City, temporada 14-15

Los tigres juegan en otra categoría con respecto a los equipos de este listado. Son el único en sufrirlo dos veces y en el medio, tienen varios datos surrealistas. Tanto es así, que el frenesí del Hull en estas temporadas de Premier cuenta con finales de copa, codearse entre los de arriba, salvarse por los pelos, caídas estrepitosas y hasta una estadía por Europa.

Tras ganar el play-off de ascenso al Bristol en Wembley, Hull City asaltó con estilo la Premier League durante su temporada estreno. Tan solo cuatro derrotas en sus primeros 17 juegos, victorias a domicilio ante Tottenham y Arsenal y 27 puntos dejaban a los ‘Tigers’ sextos previo al ‘Boxing Day’. Fue en ese mismo día en que todo se fue al diablo.

Los aurinegros viajaban al Etihad para enfrentar al Manchester City. Ya saben, el Manchester City de Robinho, Elano y otros jugadores de los primeros años del jeque. Al entretiempo ya iban cayendo por 4-0, por lo que a Phil Brown, técnico del Hull, se le ocurrió la brillante idea de hacer una charla en el medio del campo de juego al lado de los fans que habían viajado varios kilómetros ilusionados para ver a su equipo ser aplastado sin contemplación.

La verborrágica y exagerada manifestación de Brown ante sus dirigidos dio lugar al mejor festejo de la Premier, pero también generó mala sangre entre los referentes de la plantilla. El rugido del tigre se convirtió en el maullido de un gatito. Una victoria en 19 partidos y solo 8 puntos de 57 posibles los vieron llegar a la última fecha con chances de descenso, pero con una serie de resultados lograron quedarse. Al año siguiente no tendrían ninguna posibilidad de luchar por salir de la zona baja.

Phil Brown en su recordada charla de entre tiempo. HULL CITY

Los tigres volvieron con más hambre en 2013. Con un equipo base de Championship más refuerzos rendidores de Premier el equipo llegó a estar en séptima posición y hasta darse el gusto de meterle seis al Fulham. Hull bajó el pie del acelerador una vez más y tan solo una victoria en los últimos seis partidos le bastaron para quedarse. Esta vez, el motivo fue uno más noble: la final de la FA Cup. En una de las finales más recordadas, los aurinegros cayeron 3-2 ante el Arsenal en tiempo extra tras comenzar con ventaja de 2-0.

La casi hazaña el año previo les permitiría clasificar a rondas previas de la UEFA Europa League para la temporada siguiente. Tras superar la primera fase clasificatoria, caerían ante el Lokeren belga. A pesar de salir tan rápido de Europa, el club nunca se recuperaría en lo deportivo, lo cual les causaría el descenso por tan solo 3 puntos.

Hull se vio obligado a hacer varios fichajes para poder competir en Europa debido a que su cantera no estaba a la altura de los requisitos UEFA. Un par de nombres de refuerzo: Andrew Robertson y Harry Maguire. Un aplauso para el ojeador.

Unos jovencísimos Maguire y Robertson en su presentación con el Hull. HULL DAILY MAIL

6. Birmingham City, temporada 10-11

«By order of the Peaky Blinders«. Los ‘Blues’ comparten la característica de finalizar novenos en su temporada de regreso como el Sheffield (algo que el Leeds debe tener en cuenta) y llevaron más alto las ambiciones de Hull, pues salieron campeones de League Cup. ¿El rival en la final? El Arsenal. Para que sigan las coincidencias, también sufrieron el cambio de núcleo como el QPR.

Hoy en día el Birmingham vive a la sombra del Aston Villa mientras navega en el ostracismo de la parte baja de la tabla en Championship. Como el Reading, sus nuevos dueños (también chinos) están metiendo al club en aprietos que pueden terminal muy mal muy pronto. Si bien los ‘Blues’ acostumbraban a ser un equipo ascensor a mediados de la primer década del siglo, hubo un tiempo mejor.

El Birmingham bajo la tutela de Alex McLeish, gloria del Rangers de Escocia, tenía un equipo rocoso y duro de ganar en la 09-10. Stephen Carr, Lee Bowyer y Barry Ferguson eran algunos jugadores del núcleo británico que los hacía especiales. Eso cambió la temporada siguiente en la que se firmaron refuerzos de renombre como David Bentley, Obafemi Martins, Nicola Zigic o Alexsandr Hleb. La nueva cultura de lujos del club se dice que fue demasiado buena para ser cierta y que ante la falta de rendimiento, la dinámica no fue la misma.

La temporada no arrancó mal ni mucho menos. Al contrario, se consiguieron victorias de lustre ante Chelsea y Liverpool, pero llegar hasta finales de League Cup, a pesar de ser en pleno febrero, demostró ser demasiado para el club que también se vio diezmado por lesiones. Solo dos victorias en los últimos 13 encuentros los llevó a un todo a nada a cinco bandas entre Wolves, Wigan, Blackpool, Blackburn y el propio Birmingham para no descender. Un solo punto separaba a todos y la historia (cuyo desarrollo merece un capítulo extra) es ya conocida.

Pero la verdadera pesadilla no empezaría ahí. Semanas después del descenso, el por aquel entonces dueño de Birmingham, el empresario hongkonés Carson Yeung, fue arrestado por lavado de dinero y dejó de invertir en el club. Birmingham jugó Europa League y llegó a play-off de ascenso en esa temporada, lo último bueno que sus fans recuerdan.

7. Ipswich Town, temporada 01-02

¿El Ispich?, ¿Itswitch?, ¿Iswich?… El Ipswich Town, ese equipo de pronunciación compleja para Marcelo Bielsa y que hoy en día es conocido por tener el auspicio de Ed Sheeran, supo pisar fuerte a principios de milenio pero se volvió codicioso y eso le trajo problemas tales que hoy lo tienen vagando en League One.

Los ‘Tractor Boys’ no solo poseen uno de los apodos más geniales en el fútbol inglés, sino que tienen una historia de gloria. Casi que en una vida pasada. Entrenadores míticos e ilustres como Sir Alf Ramsey y Sir Bobby Robson pasaron por el club de Ipswich. Campeones de FA Cup en 1978 y de la copa UEFA en 1981 vivieron épocas turbulentas hasta volver a Premier League como miembros fundadores. Tras el descenso en la 94-95 pasaron varios años en segunda llegando a perder tres veces seguidas las semifinales de play-offs hasta el ascenso en la 99-00.

Sir Bobby Robson es una auténtica leyenda del fútbol inglés. IPSWICH TOWN.

Hasta las fechas finales de la temporada 00-01 estuvieron en puestos de Champions League hasta finalizar quintos y jugar la UEFA. Su técnico, George Burley fue elegido como el técnico del año, además de lograr victorias resonantes en Anfield y Elland Road. Si bien arrancaron con una sola victoria en los primeros cinco partidos, luego conseguirían nueve triunfos en los 13 siguientes. Para que se den una idea de que eran otras épocas, el Manchester City bajaba a Championship esa misma temporada. Tan solo han pasado poco más de 20 años, pero qué distinto que es el fútbol.

La temporada europea del Ipswich estuvo marcada por la falta de plantilla para afrontar múltiples competencias en el ya de por sí exigente calendario inglés. Ipswich caería ante el Inter de Milán en Italia por un contundente 5-1 no sin antes ganarles en Portman Road. Nadie les quita lo bailado. Con solo una victoria en los primeros 17 juegos de la temporada por Premier, su futuro estaba decidido. Eso sí, debido a una antigua regla de fair play lograron jugar también la UEFA al año siguiente. Una clara similitud con el Birmingham.

Tras varios años en Championship, los ‘Tractor Boys’ bajaron a League One. La inversión del magnate Marcus Evans no surtió efecto y tampoco ayudó la política de fichajes del club. Una League One que tiene a equipos ex Premier como Sunderland, Wigan, Bolton, Charlton o Wimbledon.

Los ‘Tractor Boys’ buscan volver a tiempos mejores. IPSWICH TOWN

8. Bradford City, temporada 00-01

Los gallos son el equipo que más tocó fondo de esta lista. Es también el único que, de momento, llegó a League Two donde todavía encuentra. Un equipo que arrancó el milenio en la Premier, fue artífice de un gran escape, jugó una final de League Cup y que hoy en día tiene a Mark Hughes como técnico, su noveno en cuatro años. El contraste es difícil de asimilar.

El Bradford pasó su temporada de estreno en Premier con la austeridad que caracteriza a los humildes. Se salvaron en la última fecha con solo 36 puntos, una cifra récord para la época. En la última jornada lograron lo imposible al vencer al Liverpool en Valley Parade para sellar su permanencia. La multitud enloqueció, la gente invadió el campo de juego y comenzó la fiesta. Una fiesta con una resaca que duró muchos años. El por entonces dueño de la institución decidió gastar a lo grande. Firmaron al italiano Benito Carbone como estrella, pero el equipo fracasó rotundamente.

El júbilo de la afición escondía maniobras dudosas por parte de los dueños que llevaron al club a la más duras de las debacles. Se reemplazó al técnico por gente afín a la dirigencia, por ejemplo. Tras descender, el sponsor principal del club colapsó y Bradford perdió un contrato de siete cifras. No le podían pagar a Carbone así que lo cedieron varias veces. En 2002 se vendió el estadio y se firmó un contrato de alquiler por 25 años. Se cree que para 2019 el alquiler al año costaba medio millón de libras. El campo de entrenamiento no existía, se lo tenían que pedir prestado a una escuela.

Para acuñar una frase bien argenta: «Les salió cara la jodita». Tras acumular deuda por 35 millones de libras y entrar en administración, actualmente las cuentas de los gallos están regularizándose. Mientras, siguen navegando por la zona media de League One con la esperanza de salir pronto. Esperamos que Mark Hughes no tenga otros planes.

9. West Brom, temporada 05-06

Los ‘Baggies’, uno de los equipos ascensor por excelencia fueron protagonistas de una gran historia de escapismo (que prometemos contarles en detalle pronto). En resumidas cuentas, durante la temporada 04-05 lograron sobrevivir y quedarse en Premier League en la última jornada. ¿Qué tiene esto de especial? Pues que son el único equipo en lograrlo tras haber estado últimos en Navidad. También estuvieron últimos en la fecha final pero se salvaron tras ganar en la última jornada y condenar al Crystal Palace.

La temporada siguiente no supondría un cambio drástico a favor ni en contra. El club no se reforzó de buena manera, no daba la talla para ser equipo de Premier League y lo único que evitó que descendiera en última posición fue el Sunderland que sumó tan solo 15 puntos. Siempre hay equipos peor que uno. Un buen lema para el West Brom.

El albion logró la permanencia en la última fecha. WBA

10. Middlesbrough, temporada 96-97

Si algo caracterizó al Boro en su etapa dorada de Premier League es que era el típico equipo que no peleaba por nada en mitad de tabla, pero que podía meter algún que otro batacazo y hacer de Riverside una dura parada para los grandes. También llegar a finales de copa, ¿por qué no?

Es cierto que han tenido a algunos jugadores carismáticos a lo largo de los años, pero ningún grupo con tanta impronta como en esa fatídica temporada 96-97. Esta es otra acepción de mala suerte que se podría encontrar si tuviera una definición en el diccionario. Una temporada infernal, que además de tener una sobre carga de partidos por replay, vio al Boro envuelto en polémicas por problemas internos entre jugadores, lesiones y una deducción de puntos crucial que sellaría su descenso. Fue demasiado para Fabrizio Ravanelli, Juninho y compañía.

El ariete italiano llegó desde la Juventus campeona de Champions League en un ambicioso plan por llevar al club de Teeside un paso más adelante. Juntarlo con un jugador exquisito como Juninho Paulista no bastó para condenar al Boro. En parte, porque el italiano se creía más que algunos de sus compañeros de equipo. Previo a la final de FA Cup ante el Chelsea se peleó con el capitán del equipo en base a una entrevista sacada de contexto. El equipo tomó un paseo en Wembley ante Gianfranco Zola y los suyos.

El hecho que decretó el descenso del Middlesbrough se produjo previo a Navidad, con menos de media temporada disputada. Un virus y varias lesiones diezmaron al equipo dejando al entrenador en la disyuntiva de presentarse o no en un partido ante el Blackburn. Finalmente se optó porque no y eso terminó con una multa económica de de 3 puntos por parte de la FA. Middlesbrough descendió con 39 puntos y 42 marcaban la salvación. Mala suerte en el sentido total de la expresión.

¿El destino del Leeds está sellado?

El Leeds finalizó noveno la temporada pasada y deslumbró a propios y extraños. Pero este año ya despidieron a su técnico, acumularon una serie de malos resultados, sufrieron lesiones de importancia a nivel plantilla y no se reforzaron. Con Jesse Marsch al mando las cosas parecen por fin mejorar, pero con algunos partidos de más y un calendario remanente complejo, es difícil augurar que sucederá con los ‘Whites’.

El síndrome de segunda temporada se da en casos aislados. Por lo general, los equipos involucrados suelen salvarse con lo justo el primer año y después cometen errores de fichajes, económicos y administrativos. Los casos de equipos con buenas posiciones iniciales son más raros. Pero eso sí, una vez que se empieza a gestar, se da hasta el final. Un dato final: cuatro de los diez equipos de la lista son de Yorkshire. Otra estadística de la que Leeds no querrá ser parte.

Swindon Town, el equipo de los récords negativos

Un breve repaso a la única campaña de los ‘Robins’ en la Premier League y su tumultuoso camino desde entonces

La Premier League es el destino por excelencia en el mundo del fútbol. Grandes y pequeños sueñan con jugar en ella alguna vez o al menos presenciar un partido en sus estadios, con el público cantando a todo pulmón. Incluso si la vemos del lado de los negocios no hay nada mejor. A lo largo de la extensa pirámide que conforma el fútbol inglés, cada equipo, profesional o amateur, se ilusiona con jugar en la máxima categoría algún día.

Pocos de ellos lo consiguen y el precio por hacerlo puede ser caro si no se manejan bien las cosas. Aún así, esos equipos al menos pueden decir con orgullo que disputaron dicha competencia. Nuestro protagonista en esta oportunidad solo participó en una temporada, pero le bastó para dejar su huella en ella. Claro está, como bien adelanta el título, no fue para nada positiva.

El Swindon Town llega a la Premier League

El equipo del suroeste de Inglaterra ascendió a la Premier League en la temporada 92-93 desde la antigua First Division (hoy Championship). Los ‘Robins’ ganaron el play-off de ascenso tras terminar quintos en temporada regular. A día de hoy, 50 son los equipos que alguna vez han disputado la Premier y el Swindon es uno de los tres clubes que tan solo la han jugado otra temporada (Barnsley y Blackpool son los otros dos).

Como bien lo mencionamos en la introducción, la temporada del Swindon fue olvidable y todo comenzó desde antes del inicio. Glenn Hoddle, técnico con el que consiguieron el ascenso y ex gloria del Tottenham, se marchó para entrenar al Chelsea. John Gorman, asistente de Hoddle, se hizo cargo de la dirección técnica. Ya desde el principio todo pintaba muy mal y no haría otra cosa que empeorar.

Jugadores del Swindon Town festejan su ascenso a Premier. SWINDON TOWN

Aunque contaban con gran parte del núcleo que logró el ascenso (jugadores como John Moncur y Nick Summerbee), además de la incorporación de Jan Age Fjortoft (a quien seguro reconozcan por su trabajo comentarista para diversas señales europeas), el Swindon tuvo que afrontar muchas limitaciones desde temprano. ¿Tan grave fue la temporada para los ‘Robins’? Lo cierto es que sí, pues no consiguieron su primera victoria hasta el 24 de noviembre (16ª jornada).

Hasta entonces sólo sumaban 6 puntos. ¿Esto significa que resurgieron de entre las cenizas como el fénix? Nada más alejado que eso. Swindon siguió acumulando una serie de malos resultados y para colmo de males, Fjortoft, por el cual el club había desembolsado 1,3 millones de libras (un gasto considerable en la época), no anotaría hasta enero (y por FA Cup).

El paso del Swindon por la Premier fue claramente con más pena que gloria, pero aún falta el detalle más estrepitoso de aquella temporada 93-94. ¿Recuerdan que dijimos que ostentan uno de los récords negativos de la competición? El Swindon tiene el ‘honor’ de ser el único equipo en recibir 100 goles en una temporada. Si bien por aquel entonces 22 equipos disputaban la Premier League, lo cual implica un total de 42 fechas, difícilmente se vea superado en ese rubro. Lamentablemente, la temporada de los ‘Robins’ terminó tan abruptamente como lo fue su desarrollo. En las últimas 14 jornadas solo consiguieron 1 victoria.

Los ‘Robins’ solo disputaron una temporada en Premier League. SWINDON TOWN

Incluso se puede decir, como si lo anterior no fuera suficiente, que el Swindon Town tiene otro récord negativo entre los equipos que disputaron la Premier. En la temporada 05-06 se convertirían en el primer equipo en llegar hasta League Two después de haber estado en la élite inglesa. Bolton, Oldham y Wimbledon los acompañarían años más tarde. Luego de su descenso de primera división, sumaron otro descenso al año siguiente. Sunderland tiene un mérito semejante. Y aún hay más: en los últimos 30 años suman siete descensos, además de siete movimientos entre ascensos y descensos en lo que llevamos de siglo.

Una temporada de pesadilla

Los fans del Swindon Town no han tenido respiro en estos últimos 30 años ante tantas malas noticias. Para ser honesto, hay que conservar un afecto muy especial en tu corazón para poder soportar semejante trayecto. Esto también es fútbol. El punto álgido de la crisis de los ‘Robins’ se terminó de manifestar en la temporada 20-21. Si lo que les contamos párrafos atrás les pareció triste, no tienen idea de lo que se viene. Sí, a veces las cosas sí pueden ser peores.

Durante la temporada 19-20 tocaron el cielo tras volver a League One, pero como ya vimos antes, esas esperanzas se pueden hacer añicos al año entrante. La temporada 20-21 fue un martirio de principio a fin. Corresponde enumerar los puntos centrales del auténtico suplicio que vivió el Swindon el curso pasado y que se extendieron hasta principios de esta temporada. Bizarro es poco.

Imagen del Swindon campeón en 2020. SWINDON TOWN

Datos de la Temporada 20-21

  • El club no tenía casi recursos de utilería. 
  • No invirtieron tras el ascenso y en el medio perdieron a jugadores artífices de esa gesta.
  • Se marcha el preparador físico a mitad de la temporada.
  • Los jugadores se ofrecen a pagar sus propias resonancias magnéticas.
  • La FA se vio obligada a intervenir porque a los jugadores solo se les pagaba el 60% de su sueldo. 
  • El ayuntamiento de Swindon inicia acciones legales ante la falta de pagos en la renta del estadio.
  • Sufren 89 goles en contra en la campaña del descenso y suman un récord de 29 derrotas en una sola temporada liguera. 
  • Su dueño, Lee Power, abandona el club en junio de 2021.
  • En la pretemporada de cara al curso actual cambian de técnico de un mes a otro (en medio de los problemas legales del club y la falta de refuerzos).
  • Otros miembros del staff técnico toman las riendas del equipo. El entrenador de arqueros se encarga de informarle a ciertos jugadores que no serían tenidos en cuenta. 
  • Un jugador se queda sin contrato por el motivo más insólito: la persona con quien lo firma deja de formar parte del club y por ende se anula.
  • El club encara la pretemporada con tan solo siete profesionales. 13 de los 22 jugadores estaban a prueba.

Todas las miradas de esta debacle absoluta apuntan a un único culpable: Lee Power, ex dueño de los ‘Robins’. Power es un ex futbolista que decidió emprender en empresas de representación deportiva. Llegó a estar vinculado en 44 clubes de distintas disciplinas. Uno de los amigos de Power es Tim Sherwood, ex jugador y entrenador del Tottenham. Sherwood incluso llegó a desempeñarse como director deportivo del Swindon.

Muchas cosas se pueden decir sobre la dirección de Power, pero sin dudas la más turbia es la siguiente: en 2013, cuando se hizo cargo del club, aparentemente no fue por completo. Power era solo dueño del 50 % del Swindon. ¿La otra mitad? El mismo Power se lo atribuyó a Gareth Barry, ex jugador de Manchester City y Aston Villa, entre otros. ¿Les suena el nombre? Barry es el jugador con más partidos en Premier League hasta la fecha. Aún así, él desmintió cualquier tipo de vínculo. En su lugar, Michael Standing, ex representante del futbolista habría sido el dueño del porcentaje restante. Lo cierto es que nadie sabía esto. ¿El motivo? La FA prohíbe que futbolistas en actividad y representantes tengan negocios en un club. Lo que mal empieza mal acaba.

Imagen del Swindon campeón de League 2 en 2012. SWINDON TOWN

Una nueva esperanza

Con la marcha de Power, los malos años de Swindon quizá hayan llegado a su fin. Clem Morfouni, un empresario australiano de la construcción, adquirió al equipo en julio de 2021. Morfouni no es un nombre desconocido en Swindon. Desde 2015 lleva siendo accionista del club y en 2019 accedió al 15 % de las acciones por 1,1 millones de libras. El 85 % restante lo completó el pasado julio. Empieza un nuevo capítulo en la historia de los ‘Robins’.

Para que se apreciara el cambio de aires, en tan solo una semana al cargo, el club ya tenía un CEO, un técnico y un director de fútbol. En palabras del australiano, las metas a futuro incluyen aspirar a estar en Championship dentro de los próximos cinco años, una vez que el club sea sostenible. Por lo pronto, el primer reto es sobrevivir. De momento, se encuentran cerca de los puestos de ascenso a League One. ¿Podrán los ‘Robins’ volver a tiempos más felices y encontrar estabilidad? Es uno de los desafíos e historias más apasionantes que nos regala el fútbol inglés. Les deseamos muchos éxitos en este nuevo comienzo.

Bonus track: Villanos de un cuento

Hay un dicho que consagra que todo tiempo pasado fue mejor. Lo que es alegría en unos, muchas veces es tristeza y desilusión en otros. Para el Swindon esto lo retrotrae a 1969, año en que consiguieron su máximo logro hasta el momento: la League Cup. En la final derrotarían nada más ni nada menos que al Arsenal. Este episodio es narrado en uno de los capítulos de Fever Pitch, el libro de Nick Hornby que trata diversos momentos significativos de su vida y su vínculo directo con el Arsenal. No les vamos a spoilear nada, pero piensen en las dimensiones de una derrota en Wembley por la final de una copa ante un equipo de tercera división.


Yo te conozco

De Mar del Plata a Birmingham. De promesa a confirmación. De ‘eterno suplente’ a héroe. Este ha sido el camino de Emi Martinez

Emiliano ‘Dibu’ Martínez ha firmado una Copa América de ensueño y ha sido clave en la obtención del trofeo para la selección argentina. Sin ir más lejos, cuatro vallas invictas en seis partidos (incluida la final) y cuatro penales atajados (tres en las semis ante Colombia), son números brutales. Esto también le ha valido ser electo como mejor arquero del certamen, algo que venía de logar en la pasada temporada de la Premier League. El nombre de Martínez comenzó a sonar con fuerza a mediados del año pasado, cuando se adueñó del arco del Arsenal, se reconoció con su monumental campaña en el Aston Villa y se terminó de consolidar tras la competencia continental. Este artículo viene a contar ese proceso, pero con un giro: desde la mirada de un hincha.

La infancia de Martínez fue como la de muchos niños que sueñan llegar lejos gracias al fútbol y darle un sustento a su familia. De orígenes humildes, su personalidad comenzó a forjarse al ver los sacrificios diarios que hacía su familia para llevar comida a la mesa. Con tan solo 12 años, ‘Dibu’ emprendería un viaje con rumbo a Capital Federal para formarse en las divisiones inferiores de Independiente. Acá comienza otro sacrificio y otra lucha: la suya. Un adolescente persiguiendo su sueño en una ciudad nueva y lejos de su familia, pero con la mente puesta en hacer valer la oportunidad y crecer como futbolista. Martínez fue un habitué de las categorías inferiores de la selección argentina y eso atrajo el interés del Arsenal.

Tras una prueba exitosa en el club de Londres, Martínez decidió aceptar el ofrecimiento y mudarse a Inglaterra para formar parte de los ‘Gunners’ con tan solo 17 años. Su mentor, Pepe Santoro, le recordó la importancia de aprovechar su chance. «Él tenía muchas dudas porque se iba a un país distinto, sabía que era una gran oportunidad. Yo durante esos días le decía que el tren muchas veces pasa una sola vez y no se repite».

Emiliano Martínez en una gira con el Arsenal. ARSENAL FC

Así comenzó un camino que lo vería pasar por Oxford United, Sheffield Wednesday, Rotherham, Wolverhampton, Getafe y Reading . Seis equipos en 10 años, hasta que le llegó su oportunidad en la 2019-2020; primero como suplente de Bernd Leno y luego, tras la lesión del alemán frente a Brighton, como arquero titular. En ese tramo final de una temporada ya convulsionada por el Covid, Martínez lograría afirmar la defensa de los dirigidos por Arteta, consiguiendo tres vallas invictas en nueve partidos de Premier League y obteniendo la FA Cup y la Community Shield. Esto, lamentablemente, no bastó para asegurarle el puesto en Arsenal y en el pasado verano, Aston Villa desembolsó 17,4 millones de libras para hacerse con sus servicios. Desde entonces, la historia es conocida: mejor arquero de la temporada en Premier League y mejor arquero (y campeón) con Argentina de la Copa América.

Etapa en el Arsenal

Acá es donde dejo todo atisbo de opinión objetiva, pues seguí con especial interés cada partido que ‘Dibu’ disputó con la camiseta ‘Gunner’. Tan solo el tercer argentino en la historia en jugar en el club, Arsene Wenger asegurando que sería el arquero titular del futuro y Martínez cumpliendo con sólidas actuaciones cada vez que veía minutos de juego. Razones no faltaban. De todos modos, como verán, esa confianza ciega por todo lo mencionado previamente no es de termo porque las pruebas están a la vista y siempre lo estuvieron. Solo que ahora, el mundo por fin puede apreciarlo.

Como bien se sabe, Martínez siempre tuvo que correr desde atrás y pelear por un lugar en el arco del Arsenal: Szcezcny, Fabianski, Almunia, Manonne, Ospina, Cech y Leno. Todos nombres que si no estaban en el club, se sumaron para ocupar el buzo del ‘1’ con mayor o menor éxito en sus 10 años en Londres. En todo ese tiempo acumuló 38 partidos contando todas las competencias (‘Dibu’ alcanzó la misma cifra en tan solo una temporada con el Aston Villa). ¿Quieren más datos para ver la dimensión de su temporada pasada? Previo al comienzo de la temporada 20-21 tan solo había disputado 15 partidos de Premier League con la camiseta de los ‘Gunners’. Una auténtica reivindicación.

Arsene Wenger sobre Emi Martinez en 2014.

Una de las claves del éxito de Emi en su estancia en Inglaterra yace en su capacidad de adaptación. Comentan sus ojeadores que desde el primer minuto se mostró dispuesto a aprender sobre la cultura inglesa y a integrarse al grupo. Otras de las virtudes que demuestran la fortaleza y temple de Emi es su deseo de hacerse valer siempre y de privilegiar su aprendizaje. De asumir la responsabilidad que implica ser el arquero titular en un equipo. Así lo recordó José Gómez, técnico del Reading tras el paso de ‘Dibu’ por los ‘Royals’.

Hablando de Reading, fue justamente un enfrentamiento ante los ‘Royals’ por League Cup, uno de los primeros pasos de Martínez en el Arsenal. El partido fue uno para el recuerdo, que finalizó con un 7-5 a favor de los del norte de Londres en tiempo suplementario. Pasarían dos años para que Emi tuviera una nueva oportunidad en el arco tras las lesiones de Ospina y Szcezny. ¿El rival? Manchester United. Meses después el debut en Champions League ante Anderlecht, para luego conseguir su primera y única (hasta ahora) valla invicta en la competencia. En aquella ocasión, fue triunfo 2-0 ante el Borussia Dortmund. Para 2017 sumaba tan solo cuatro partidos en Premier de los cuales, tres fueron con el arco a 0. En una palabra, sólido.

La cesión al Reading sería uno de los puntos de inflexión en su carrera. Tras volver, Martínez le comunicó a Unai Emery que estaba decidido a pelear por el puesto o irse. Ante el retiro de Cech, la oportunidad de contar con más minutos era una realidad. Segundo arquero por detrás de Leno y con la posibilidad de mostrarse en las copas. La gran oportunidad llegaría, lamentablemente, tras una fuerte lesión sufrida por el portero alemán. Estas son cosas que también tiene el fútbol. Un caso más de un jugador que termina de demostrar sus habilidades a raíz de una lesión de un compañero. Lo importante pasa por ser capaz de estar a la altura de los acontecimientos. Emi Martinez lo estuvo.

‘Dibu’ Martinez en un partido de Premier League. ARSENAL FC

Aston Villa y confirmación

La temporada 20-21 está aún fresca en la memoria y las actuaciones de Emi Martínez son bien conocidas, así como también las consideraciones que recibió al respecto. Acá unos datos sobre la temporada de ‘Dibu’ en los villanos: 15 porterías a cero (tercero en la competición), 142 paradas (tercero), 42 despejes (primero).

Como se puede apreciar, quedó solo por detrás de los porteros del City y del Chelsea (dos de las mejores defensas del mundo) en arcos a cero. Por otro lado, tuvo salvadas al nivel de dos porteros de equipos que terminaron descendiendo, los cuales siempre son exigidos más. La diferencia está en que Martínez fue vital para asegurar el resurgimiento de los villanos.

Previo a su desembarco en Birmingham, el Aston Villa había contratado arqueros en cinco mercados de pases previos. Martínez había pasado por seis equipos en 10 años antes de tener su oportunidad en el Arsenal. Resumiendo, se puede decir que eran el uno para el otro. Por esas cosas del destino, ‘Dibu’ necesitaba tanto al Villa como el Villa a ‘Dibu’. Todo en pos de la consolidación de ambos.

Dibu Martinez recibe el premio a mejor jugador del año por el ‘Supporters Club’. ASTON VILLA

Particularmente siempre seguí al Emi. Estaba orgulloso de tener un compatriota que defendiera los colores del equipo que amo desde pequeño a la distancia y que se mostrara tan maduro cada vez que le tocaba salir a la cancha. La estima que le tenía Wenger sin dudas influía en mi confianza sobre ‘Dibu’, pero era certificada porque nunca desentonaba. Verlo atajar regularmente sobre el tramo final de la 19-20 tras la pandemia, solo demostraba lo que yo orgullosamente ya sabía: estaba para cosas grandes. Se lo dije a mis amigos y les hablé del potencial de ‘Dibu’. Su seguridad para despejar centros, su capacidad de iniciar el juego desde abajo, sus reflejos y potencia bajo los tres palos no eran extraños para mi. Esto no es para hacer gala de una reflexión personal y quitarle el foco a lo importante. Esto es una muestra de felicidad por un compatriota al que tuve la suerte de ver (aunque pocas veces) desarrollarse profesionalmente y dar un paso al frente cuando era necesario. Si bien me duele verlo lejos del Arsenal, me hace inmensamente feliz ver lo que ha conseguido y conseguirá en un futuro no muy lejano.

¿La lucha por el descenso en Premier perdió el factor sorpresa?

Un repaso a las fatídicas campañas de Fulham, West Brom y Sheffield United

Con la temporada 20-21 de la Premier League ya finalizada, llega el momento de desmenuzar algunos aspectos claves de la misma. El primero, sin duda, está referido a la lucha por la permanencia. Hay una pregunta que vale la pena hacerse y que titula este artículo: ¿la lucha por el descenso perdió el factor sorpresa? Si bien es posible pronosticar al comienzo de cualquier competición qué conjuntos descenderán, este año en Premier hemos tenido opciones un tanto predecibles y que han dejado mucho que desear.

El dato que deja en evidencia la floja actuación de Sheffield United, West Brom y Fulham este curso es el siguiente: se necesitaron sólo 30 puntos para marcar la salvación. La cifra más baja de la historia de la Premier League. Toda competencia tiene a equipos destinados a pelear por no bajar de categoría, pero que los tres descendidos muestren semejante nivel es algo que llama (y mucho) la atención.

Otros datos que ayudan a entender el porqué de sus descensos cantados son los siguientes:

  • ‘Blades’, ‘Baggies’ y ‘Cottagers’ bajaron al fondo de la tabla por primera vez en la jornada 9. Básicamente, desde el primer cuarto de la temporada ya estaban en descenso de manera simultánea. Esto llegó después de que el Burnley ganara su primer partido del curso.
  • Desde la jornada 12, los tres se mantuvieron ininterrumpidamente en el fondo de la tabla. Sí, leyeron bien. No, no es un chiste. Desde mediados de diciembre en el famoso ‘bottom three’. Dos tercios del torneo sin abandonar esas posiciones. Ah, por si el drama no era suficiente, durante las 11 jornadas previas estuvieron en la parte baja de la tabla. En ningún momento pasaron más arriba del décimo puesto, ni se acercaron tampoco. Un auténtico despropósito.
Sam Allardyce no pudo evitar el descenso con el WBA y sumó el primero en su historia como entrenador. PREMIER LEAGUE

Fulham

Temporada ‘Déjà vu’ para los de Scott Parker. Ya el curso 19-20 en Championship había sido complicado. Ingresaron por la ventana tras vencer al Brentford en la final del Play-off de ascenso. Todo esto con una plantilla idéntica a la que había descendido en Premier League durante la 18-19. No poder hacer valer el peso de una plantilla semejante, ya es un mal indicio.

Justamente en la plantilla estuvo el inconveniente mayor. Ya había demostrado ser un tanto limitada para jugar en la élite. Recordemos que la mantuvo en Championship y al subir, todos los jugadores seguían. De hecho comenzó la temporada sin muchos refuerzos y el partido inaugural fue la gota que rebalsó el vaso. Los de blanco fuera de tono en todas las zonas del campo y los ‘Gunners’, sus verdugos en aquella ocasión, parecían que estaban encaminados a pelear por algo grande. Solo una de dos cosas fue una fija toda la temporada. Ya sabemos cual.

Scott Parker tuvo que reestructurar la plantilla para suplir falencias. FULHAM FC

Como consecuencia de esto, Fulham volvió a los vicios y contrató refuerzos a mansalva con la temporada ya iniciada. Casi todos en defensa. Esta fue su alineación en la primera fecha: Rodak; Hector, Odoi, Ream, Bryan; Kebano, Cairney, Cavaleiro, Reed, Onomah y Kamara. ¿Cuántos jugadores fueron habitués del XI inicial en el resto de la temporada? Casos contados.

En ataque, tampoco había garantías. Mitrovic desapareció completamente y se mencionaba que la relación con Parker distaba de ser ideal. El entrenador probó con varias alternativas improvisadas en punta de ataque, pero ninguna funcionó. En invierno, Josh Maja fue el refuerzo, pero si bien hizo su parte, no era suficiente. El capitán Tom Cairney tampoco pudo hacer gala de su buen juego por segunda temporada consecutiva. ¿Otro caso de jugador muy bueno para Championship pero que no rinde en la Premier?

Fulham solo convirtió nueve goles en casa durante la temporada. PREMIER LEAGUE

De todas maneras, los londinenses fueron los únicos con una mínima luz de esperanza alrededor de marzo. Pero una serie de varias derrotas en fila vio frustrado el sueño de un ‘great escape’. Aunque difícilmente lo pudieran conseguir de todos modos, si tan solo convirtieron nueve goles en casa. Un récord en Premier League. No es particularmente uno que todos quisieran lograr, pero al menos es un récord.

West Bromwich Albion

Con el repaso a la temporada de los ‘Baggies’ siguen los récords. Pues sí, también hay récords cuando se hacen las cosas tan mal. El West Brom igualó la marca del Norwich como equipo con más descensos en la PL con cinco. Justamente, los ‘Canaries’ ascendieron esta temporada e igualaron la marca del WBA como equipo con más ascensos, también con cinco. Si buscan la definición de «equipo ascensor», aquí la tienen.

Lo cierto es que, a pesar de ascender como segundos en Championship, la temporada de los por entonces dirigidos por Slaven Bilic distaba de ser ideal y básicamente aprovecharon el pinchazo del Brentford en las últimas dos jornadas. Se notaba que los ‘Bees’ no estaban preparados, pues cayeron con dos de los tres equipos que descenderían en esta temporada. Con su reciente ascenso esperemos que sea la confirmación de que pueden jugar en la élite del fútbol inglés. Sin dudas un proyecto muy interesante para ver.

Matheus Pereira fue la figura de los ‘Baggies’ en la Premier League. PREMIER LEAGUE

Volvamos al West Brom. Un equipo puede mantener su núcleo tras ascender. A veces funciona (Leeds, Sheffield 19-20), a veces no (Norwich 19-20 y el propio WBA). Muchas son las razones para que esto suceda. Una de ellas es la defensa. De hecho, no se reforzaron y los jugadores no dieron la talla. Como no podía ser de otra manera, fueron los más goleados encajando 76 goles. Por otro lado, no hubo inversión en ataque. O no la suficiente al menos. Para un equipo cualquiera, pero sobretodo para un recién ascendido, una garantía arriba puede marcar la diferencia. Entre los cuatro delanteros de referencia de los ‘Baggies’ sumaron 11 goles. Nada más que decir.

No todas son malas, eso sí. La contratación de Matheus Pereira fue una gran noticia. El brasileño había sido vital en el ascenso y lo fue esta temporada. Pero, al igual que le ocurrió a Emi Buendía en la temporada 19-20 con el Norwich, demasiada creatividad resulta en vano si nadie acompaña o finaliza las jugadas. Matheus tiene futuro en Premier League asegurado.

Sheffield United

El síndrome del segundo año puede afectar en mayor o menor medida a un equipo, pero para el Sheffield fue demasiado. Decepcionante fue poco. La partida de Henderson, la lesión de su capitán O’Connell fueron fatídicas para los de Wilder. El esquema defensivo que tan buena impresión había causado el curso anterior se desvaneció. Jugadores que eran figuras un año atrás, desaparecidos completamente. Los refuerzos no rindieron, quizá por juventud e inexperiencia o quizá porque no era lo que necesitaba el equipo. La falta de gol continuó siendo la gran falencia del Sheffield, solo que en la temporada 19-20 el equipo tuvo la suerte de ser un cerrojo atrás. 

Sheffield United fue la revelación de la pasada Premier. PREMIER LEAGUE

Para comprender lo grave de esta temporada de los ‘Blades’ basta con ver un solo dato: su primera victoria llegó en enero recién. Como no podía ser de otra manera, se rumoreaba que el récord del Derby estaba a la vuelta de la esquina. Por suerte no fue tan humillante la temporada. Aún así, consiguieron más victorias (siete) que Fulham y West Brom (cinco cada uno). No todas tenían que ser malas.

Al tratar al Fulham mencionamos los récords. Pues bien, el Sheffield consiguió un par también.

  • Igualar la misma cantidad de derrotas de Derby (07-08), Sunderland (05-06) e Ipswich (94-95) con 29 
  • También iguala la menor cantidad de goles convertidos, con 20 tantos a favor 
  • Sheffield United descendió con seis fechas para el final, igualando a Ipswich (94-95), Derby (07-08) y Huddersfield (18-19)

Sin duda paupérrimo, pero al menos no fueron el peor equipo de su ciudad. El Wednesday descendió a League One y tiene un vacío financiero importante. Aún queda algo de orgullo en las arcas de los ‘Blades’.

William José anotó el gol que condenó a los ‘Blades’. PREMIER LEAGUE

Reflexión final

La temporada de los protagonistas de este artículo son la clara muestra de lo que no hay que hacer. Norwich, Watford y Brentford lo saben. Los dos primeros ya conocen de cerca lo que es el descenso y la importancia de una buena plantilla, los londinenses debutarán en la categoría y tienen que evitar que eso los condene.

Las ambiciones se ven previo al comienzo de la competición e incluso en la temporada de ascenso. Esa es la primera clave. Por otro lado también están los refuerzos. Invertir de manera correcta en las zonas que se necesiten. Es de vital importancia anticiparse a todo, inclusive a eventualidades y a lo que puedan parecer nimiedades.

Una vez en curso, la exigencia de la mejor liga del mundo no para un segundo y los adversarios no perdonarán si tienen la chance de ganar. Permanecer en la Premier League es una lucha demasiado importante y apasionante como para que se pueda definir tan rápido. Eso sí, si bien habrá que ver si los ascendidos están a la altura del reto, hay equipos que acumulan varias temporadas flojas y tentar a la suerte a largo plazo nunca funciona. Que se lo digan a Sunderland y Wigan.

Chelsea vs Manchester City, una nueva final

Un repaso a los duelos coperos destacados entre ‘Blues’ y ‘Citizens’

La tercera final entre equipos ingleses por Champions League no es un partido más. Actualmente, londinenses y mancunianos son los equipos con mejor forma del planeta, por lo que el encuentro a disputarse en Oporto promete y mucho. Además, en la historia reciente entre ambos ya saben lo que es medirse en una instancia decisiva. El poderío económico de uno y otro, acompañado de fuertes inversiones y mejoras, los han llevado a consolidarse dentro de los equipos top a nivel mundial en todos los rubros imaginables.

Como consecuencia de esto, no es coincidencia que se hayan enfrentado en más de una ocasión o hayan disputado alguna competencia nacional y títulos. La final de la actual edición de Champions eleva esa rivalidad a nivel internacional y algo nos dice de que no será el último enfrentamiento entre ambos.

Estadio do Dragao, Oporto. FC PORTO

Antecedentes en League Cup

La temporada 18-19 encontró a ambos en la final de la Copa de la Liga. Un partido recordado por la discusión entre Sarri, entrenador por aquel entonces de los ‘Blues’, y Kepa Arrizabalaga, quien se negó a ser sustituido a pesar de presentar molestias en un tramo del partido. El partido no contó con mayores emociones y finalizó 0 a 0. En la tanda de penales, los dirigidos por Guardiola se harían con el trofeo tras vencer por 4-3.

Ese año, el City estuvo cerca de conseguir el cuádruple ya que ganó la Premier League, la FA Cup, la mencionada copa de la liga y llegó a cuartos de Champions. El Tottenham Hotspur sería su verdugo en aquella instancia, en un partido marcado por las decisiones arbitrales. Curiosamente, los ‘Spurs’ llegarían a aquella final y la disputarían ante el Liverpool en lo que fue la segunda final entre equipos ingleses de la máxima competencia europea. Por cierto, el Liverpool peleó mano a mano la Premier con el City finalizando solo un punto por detrás.

Por su parte, el Chelsea vivió una temporada convulsionada con Sarri en el banquillo. La misma comenzaría con derrota en la Community Shield a manos del City. Cambio de esquema, el inconveniente con Kepa, un equipo que no terminaba de convener y algunas derrotas abultadas,  por ejemplo un 6-0 ante el City por Premier. Sin embargo, con Hazard en estado de gracia, los de Stamford Bridge conseguirían la Europa League frente al Arsenal.

Antecedentes en Community Shield

El trofeo que enfrenta al campeón de Premier con el de FA Cup, los juntó de la misma manera: en ambos casos el City venía de consagrarse como ganador de Premier y el Chelsea de FA Cup. En ambas instancias, los ‘Sky Blues’ ganarían la Community Shield. En 2012, el marcador fue 3-2 y en 2018  2-0. ¿Otra coincidencia? En ambos partidos, Chelsea tenía un entrenador italiano: Roberto Di Matteo y Maurizio Sarri. Aún hay más, ya que en ambas finales un argentino marcaría al menos un gol. Uno de Tévez en 2012 y un doblete de Agüero en 2018. Justamente, Agüero jugará su partido final con los ‘Citizens’ ante los dirigidos por Tuchel y Chelsea representa algo especial en la carrera del argentino. Después de todo, es el equipo al que más goles le convirtió en su carrera con 15.

Antecedentes FA Cup e historial por Premier League

En el trofeo más antiguo del mundo la ventaja es también para el City. Históricamente, ambos se enfrentaron en cinco ocasiones, con tres victorias para los de Manchester y dos para los de Londres. La más reciente se dio en las semis de la pasada edición que coronó al Leicester. Chelsea venció 1-0 al City con gol de Hakim Ziyech. Este fue el segundo enfrentamiento entre Tuchel y Guardiola en tierras británicas. De momento, el alemán ganó los dos duelos anteriores. ¿La tercera será la vencida para Pep? o ¿Tuchel hará pleno de victorias y encima se quedará con la Champions?

La Premier League es el único torneo donde Chelsea cuenta con una amplia superioridad, aunque el City descontó distancia en la última década. Este es el historial completo entre ambos:

  • 48 partidos
  • 27 victorias Chelsea
  • 7 empates
  • 14 victorias City

Desde principios de este milenio, solo Manchester United ha ganado más títulos de Premier League (ocho) que Chelsea y Manchester City (cinco cada uno). Todos estos títulos se los repartieron desde la temporada 04-05 hasta la fecha.

Una curiosidad: en la temporada 13-14, Chelsea terminó tercero, a tan solo 4 puntos por debajo del City campeón y ganó un partido clave vs Liverpool para que los entonces dirigidos por Manuel Pellegrini pudieran hacerse con su segunda Premier. Por su parte, el City finalizó segundo por detrás del Chelsea en la temporada 14-15. Mourinho era el técnico de los ‘Blues’ por aquel entonces.

Guardiola y Tuchel antes de comenzar un partido. GETTY IMAGES

Reflexión final

Chelsea y Manchester City comparten muchas similitudes. Capitales extranjeros, dueños dispuestos a invertir grandes sumas de dinero en el armado de sus equipos, técnicos que ya se conocen, y que comparten un metódico estilo de juego donde la rotación y el control del partido y de los espacios les sienta bien. Verdaderas aplanadoras que no te ceden ni un metro. Defensas sólidas, laterales explosivos, mediocentros todo terreno y mucho pero mucho talento en sus XI y en el banco. Planteles con diversas opciones capaces de rendir y adaptarse a los esquemas de sus directores técnicos. Esta cualidad se hará cada vez más importante ante los numerosos ‘fixtures’ y el desgaste de cada temporada.

‘Blues’ y ‘Citizens’. Guardiola y Tuchel. Los dos mejores equipos de Europa en la actualidad se encuentran por primera vez en una final continental y, seguramente, no será la última. Choque de verdaderos estrategas, con un partido a priori muy estudiado por ambos. Ya se vieron las caras antes en la temporada y no defraudaron. Oporto se vestirá de gala para una final que se antoja emocionante, pero que sin dudas será muy disputada. Sea como sea, solo queda sentarse en el sillón y disfrutar de un partido que por suerte tendrá público en las gradas. ¡Qué el mejor gane la orejona!

Stuart Dallas y el valor de la polivalencia

Un repaso a los números de una pieza clave del Leeds United

El fútbol moderno demanda cambios constantes. Los jugadores no son ajenos a ello y muchas veces, sus habilidades técnicas y las necesidades del equipo requieren que adopten posiciones distintas a las que están acostumbrados. La polivalencia es un recurso sumamente importante hoy en día, un comodín que puede marcar la diferencia. Si pensamos en Premier League, algunos ejemplos se nos vienen a la cabeza: César Azpilicueta, James Milner, Bukayo Saka y Joao Cancelo; solo por nombrar algunos. Todos jugadores del ‘Big Six’. Pero hoy toca posar la lupa en un jugador que marca la diferencia en el recién ascendido Leeds United, una de las sensaciones de la liga. Hoy toca hablar de Stuart Dallas.

Los de Yorkshire son un equipo con identidad propia. Los jugadores comprenden a la perfección la idea de su técnico y no negocian su manera de jugar ante nadie. Los equipos de Bielsa son conocidos por su entrega y todo el desgaste que eso provoca. Además, el técnico rosarino estudia y analiza las características de sus jugadores para elevar su rendimiento y aprovechar sus habilidades técnicas. Ante las lesiones de jugadores clave y el bajo nivel mostrado por otros, la figura de Dallas ha sido vital para auxiliar al equipo en puestos realmente necesarios para tener un funcionamiento balanceado.

Mapa de calor de Stuart Dallas en la Premier League 20-21. SOFASCORE

Versatilidad y curiosidades

En su carrera como futbolista, el norirlandés jugó de todo menos de arquero. Bueno, sí, es algo exagerado, pero de todos modos su evolución lo ha llevado a desempeñarse como delantero en sus inicios a defensor en estos últimos años. Dallas es uno de los pocos jugadores que han logrado anotar en las cuatro categorías profesionales del fútbol inglés. Otros nombres ilustres de esa lista son Jamie Vardy y Billy Sharp. En la presente Premier, el internacional con Irlanda del Norte participó en siete goles de su equipo, solo Aaron Creswell (10) y Lucas Digne (también con siete) muestran mejores números como defensas. Esto lo pone un escalón por delante de otros jugadores ya establecidos en la competencia como Andy Robertson y Ben Chilwell. Números escandalosos para ser su temporada debut en primera división.

En la presente temporada, Stuart Dallas se ha desempeñado en cinco posiciones distintas y en cuatro de ellas ha tenido participación en goles de su equipo. De hecho, contando los tantos (cuatro), Dallas ha anotado el 10 % de los goles de su equipo y, si sumamos goles y asistencias, en el 17,5 % (cuatro goles y 3 asistencias). El desglose de sus actuaciones es la siguiente:

  • 8 partidos como lateral derecho (dos goles y una asistencia)
  • 6 partidos como lateral izquierdo (un gol)
  • 5 partidos como mediocentro (una asistencia)
  • 3 partidos como mediocentro ofensivo (un gol y una asistencia)
  • 1 partido como interior derecho
Mejores momentos de los 200 partidos de Dallas con Leeds United

Datos y desempeño

Stuart Dallas es fijo e indiscutible en el equipo de Bielsa. La temporada pasada en Championship disputó 45 de los 46 encuentros del Leeds y este año se dirige a lograr lo mismo en Premier League. Un repaso a su números en la competencia hasta ahora:

  • 23 partidos (90 minutos por partido)
  • 4 goles (2,53 xG)
  • 26 remates (1,13 por partido)
  • 2 asistencias (1.38 xA)
  • 78,3 toques
  • 2 grandes ocasiones creadas
  • 0,7 pases clave por partido
  • 84 % pases completados por partido
  • 7 vallas invictas
  • 1,3 intercepciones por partido
  • 2,3 ‘tackles’ por partido (59 % de eficacia)
  • 1,3 despejes por partido
Dallas marca ante Newcastle United. LEEDS UNITED

El Leeds es un equipo comprometido con su juego y está firmando una sólida campaña en su año de regreso a la Premier League. Una plantilla corta, con prácticamente los mismos jugadores que disputaron las últimas dos temporadas de Championship, pero de momento se ubican en el puesto número 11 y alejados de la lucha del descenso. Sin dudas un equipo muy interesante y entretenido de observar, con Dallas siendo una de sus piezas clave. Esperemos que, de la mano del norirlandés, los de Bielsa sigan cautivando al público con su fútbol.

Cuando el Arsenal casi toca el cielo con las manos

En el Día de San Valentín, repasamos el Arsenal-Leicester de 2016

«Me enamoré del fútbol tal como más adelante me iba a enamorar de las mujeres: de repente, sin explicación, sin hacer ejercicio de mis facultades críticas, sin ponerme a pensar para nada en el dolor y en los sobresaltos que la experiencia traería consigo».

Nick Hornby

Esta es una cita del libro Fever Pitch (Fiebre en las gradas en español) y refleja a la perfección el significado de la pasión por el fútbol. Su autor, Nick Hornby, es un declarado fan del Arsenal y en el libro vincula aspectos de su vida íntima y personal con su fanatismo por los ‘Gunners’. Por ende, no es coincidencia que esta referencia sirva de introducción para contar la siguiente historia.

El fútbol puede llevarte de la alegría a la desazón de un momento a otro. Lo que sucedió en la tarde del 14 de febrero de 2016 en Londres y lo que vino después son el fiel ejemplo de ello. Los protagonistas de este relato son Arsenal y Leicester, el Emirates Stadium como escenario y la temporada 15-16 el marco temporal en que se desarrolló este suceso.

El Leicester se consagró campeón de la Premier 15-16. LEICESTER CITY

La actual temporada está siendo complicada para muchos equipos e incluso hasta 10 conjuntos distintos consiguieron alcanzar la cima de la tabla en algún momento. Pues bien, cinco años atrás, la inconsistencia también se hizo presente (para el ‘Big Six’) y dio como resultado una de las más grandes e inesperadas gestas de la historia de la Premier League: Leicester campeón.

Los ‘Foxes’, que venían de escapar del descenso la temporada anterior, marchaban en la primera ubicación y desde que tomaron la posta en la fecha 15 siguieron firmes hasta el final. Kanté, Mahrez y Vardy (quien llegó a anotar en 11 partidos consecutivos por PL) eran las figuras del equipo dirigido por Claudio Ranieri. El Arsenal, por otro lado, tenía a un Mesut Özil en pleno estado de forma, una medular confiable con Cazorla y Coquelin y una defensa sólida. Parecía que era el año en que se terminaba la sequía por Premier, pero no. La irregularidad fue más. Vale la pena aclarar algo: El Arsenal nunca estuvo realmente cerca de ganar el título ese año, pero estuvo lo suficientemente cerca ese día.

Día de partido

Los ‘Gunners’ recibían al Leicester sabiendo que se jugaban su última chance. 5 puntos por debajo, y con la posibilidad de quedar a 8 si perdían, era ganar o ganar. El ambiente en el Emirates era el ideal: estadio repleto, los fans listos para alentar al equipo hasta el último minuto y el Arsenal sabía lo que era ganarle al Leicester esa temporada (lo habían hecho 2-5 en el King Power en el primer partido). Los de azul perdieron solo tres encuentros ese curso, dos de ellos ante los londinenses.

El Arsenal partía con un 1-4-2-3-1 clásico de Wenger, con Giroud en punta de ataque. El Leicester, por su parte, con un férreo 1-4-4-2 y listos para salir de contra aprovechando la velocidad de Albrighton, Mahrez y Vardy. Sonaba el silbatazo inicial en el Emirates.

El primer tiempo transcurría sin mayores emociones, hasta que a los 44 minutos, el árbitro marcaba un penal a favor para los ‘Foxes’ tras falta de Nacho Monreal sobre Jamie Vardy. Dato curioso: ese fue el sexto penal que generaba Vardy en la competencia (más penales que los otros 19 equipos del torneo). Por su parte, el Leicester había conseguido 10 penales a favor hasta entonces (el doble que cualquier otro equipo esa temporada). Arsenal 0-1 Leicester. Final del primer tiempo.

Vardy convierte su sexto penal de la temporada y adelanta a los ‘Foxes’. PREMIER LEAGUE

La segunda mitad comenzaba con un cambio para los londinenses: Calum Chambers ingresaba por Laurent Koscielny lesionado. Transcurridos 10 minutos, una falta de Danny Simpson marcaría el rumbo del partido. El lateral inglés vio la roja por doble amonestación. Producto de esto, Ranieri se vio obligado a cambiar y sacó a Mahrez por Wasilewski (un central). Wenger respondió enviando a Walcott por Coquelin. Efecto inmediato. Tras varios minutos buscando vulnerar a Schmeichel, sería Walcott quien puso en tablas el marcador. Algo se sentía distinto en la atmósfera.

El Arsenal siguió buscando la portería rival hasta el final del partido, hasta que sucedió, finalmente sucedió. Tras una falta de Wasilewski sobre Monreal, Özil lanzó de falta y colocó el balón en la cabeza de Welbeck (quien había ingresado minutos antes). El delantero ubicó el esférico en el palo más lejano, venciendo la estirada de Schmeichel. Una explosión de emoción y locura se vivió en el estadio. La cámara central de la transmisión vibraba, la gente lloraba (incluido quien escribe esto aunque desde casa) y los jugadores celebraron junto a los fanáticos en uno de los córners. Esa fue la última pelota del encuentro, literalmente. Arsenal 2-1 Leicester. Final del partido.

¿Qué pasó después?

Lo que sucedió después es conocido: Leicester continuaría su marcha hacia su primer título de Premier League y Arsenal finalizaría segundo, diez puntos por debajo de los ‘Foxes’. Desde entonces, los ‘Gunners’ nunca volvieron al top 4 de la competición. En la presente temporada, ambos se encuentran disputando la Europa League, con los comandados por Brendan Rodgers luchando por el título en Premier, mientras que el Arsenal navega por la mitad de la tabla.

Los ‘Foxes’ levantan la copa en su estadio. PREMIER LEAGUE

Un último dato curioso. Desde noviembre de 1994 hasta mayo de 2018, Leicester no pudo vencer al Arsenal por liga (23 PJ – 16 PP – 7PE). Hoy la tendencia cambió. Actualmente, Arsenal lleva cuatro partidos sin ganarle a los ‘Foxes’. Los últimos nueve encuentros marcan una ligera ventaja para los azules (cuatro victorias, dos empates y tres derrotas).

Esta historia sucedió en un día como hoy, cinco años atrás, en el día de los enamorados. Es una historia de amor que terminó mal, pero que tiene capítulos que son escritos día a día. Si bien es una experiencia meramente personal, vale la pena recordar lo que puede generar el fútbol y por qué, al ser tan impredecible, es el mejor deporte del mundo.

Manchester City vs Tottenham, un choque clave por el título

Los dirigidos por Guardiola y Mourinho se verán las caras nuevamente en el plato fuerte de la jornada 24

‘Cityzens’ y ‘Spurs’ protagonizarán este fin de semana un duelo con historia reciente. Controversias arbitrales, goleadas abultadas, dos equipos en vanguardia y una férrea rivalidad táctica entre sus técnicos son algunas de las razones que hacen a este partido tan interesante desde hace unos años.

Último enfrentamiento entre ambos

El antecedente inmediato se dio en la fecha nueve de la presente temporada. Tottenham ganó 2-0 (Lo Celso y Son) para trepar a la primera posición con 20 puntos. El City, por otro lado, se encontraba decimotercero con 12 puntos y un partido menos. Todo cambió desde entonces. Actualmente, los mancunianos acumulan 14 partidos de Premier sin derrotas, con 10 victorias consecutivas. El Manchester City lidera la tabla con 50 puntos en 22 jornadas (y un par pendientes), mientras que los del norte de Londres se encuentran octavos con 36 unidades. Como si esto fuera poco, el City lleva 15 victorias seguidas en todas las competencias y 22 partidos sin perder en total.

La solidez en defensa fue el gran punto de inflexión para Guardiola y sus dirigidos. Contando el duelo ante Tottenham, el City acumulaba nueve goles en igual cantidad de presentaciones. Tras el partido con los ‘Spurs’, la zaga se fortaleció con la reaparición de John Stones y solo han concedido tres goles en el camino. El rol adelantado de Ilkay Gündogan partiendo de la medular también resultaría clave tras la lesión de Kevin de Bruyne.

Aurier, Lo Celso, Son y Bergwijn celebran el 2-0 en la primera vuelta. PREMIER LEAGUE.

El Tottenham buscará su tercera victoria seguida ante el City, y es que los londinenses no son ajenos a mantener este tipo de rachas contra los ‘Sky Blues’. De hecho, vale la pena repasar los siguientes datos:

  • Entre septiembre de 2015 y octubre de 2016, tres victorias consecutivas
  • Entre noviembre de 2008 y mayo 2010, cuatro triunfos en fila
  • Por último, desde diciembre de 2004 y mayo de 2008, el Manchester City perdió ocho partidos seguidos ante los Spurs (siete de Premier y uno de League Cup)

Historial en Premier League

El historial entre ambos por Premier League muestra una clara ventaja para los londinenses, pero los mancunianos han inclinado la balanza en la última década. De 47 partidos, 15 victorias City, siete empates y 25 triunfos del Tottenham. No solo es un partido interesante por equipos, también lo es por sus entrenadores. El historial entre Mourinho y Guardiola por Premier está igualado (tres victorias por lado y un empate), pero la rivalidad se remonta tiempo atrás.

Sí, es muy probable, casi con seguridad, que vuelva a surgir el debate entre sus estilos de juego: la eterna lucha sin sentido entre posesión y contragolpe. ¿Nuestro consejo? Disfruten de un partido que promete y que enfrenta a dos de los mejores entrenadores de la historia de este deporte. Estamos ante la Premier con más sorpresas de los últimos años, quien sabe, quizá nos aguarde una este sábado en el Etihad.

El corazón del Burnley volvió a latir

Tras un fatídico inicio de temporada, los ‘Clarets’ confían en su defensa central para conseguir resultados

La frase ‘un buen ataque es la mejor defensa’ no aplica al Burnley. De hecho, se puede aplicar a muchos equipos, pero no al Burnley. Justamente, la defensa es lo que mantuvo (y mantiene) al equipo en la Premier League desde su ascenso en la temporada 2016-2017 y que incluso los hizo soñar con competencias europeas en la campaña siguiente.

La temporada en curso es un subibaja de emociones entre los equipos que se disputan la cima de la clasificación y parece ser una sentencia sobre los equipos que pelean por no descender. El Burnley tuvo un agitado comienzo de campaña, pero de a poco está volviendo a ser ese equipo sólido de años atrás. Esto puede explicarse por una sola razón: la defensa.

Las lesiones en la zaga son uno de los principales motivos de la irregularidad de muchos equipos este año y los ‘Clarets’ no han estado exentos de ello. La incertidumbre a causa de la pandemia, es otro factor de la actual situación de la Premier y que, con los partidos aplazados, hace que el ‘fixture’ sea aún más apretado y cargado. Por ejemplo, Burnley debe dos partidos al día de la fecha.

Precisamente, los ‘Clarets’ estuvieron sin su capitán, Ben Mee, durante los primeros seis partidos de la temporada (además de rotar en reiteradas oportunidades sobre los cuatro del fondo). Mee volvió para el duelo ante Brighton previo al último parón de selecciones en noviembre. En ese lapso, sumaron dos puntos de 21 posibles. Solo el Sheffield United sumó menos, récord que aún ostentan sobre el resto de la clasificación. Desde entonces, el Burnley sumó 14 puntos de 30 posibles, con cuatro derrotas en sus últimos 11 encuentros. Con 17 partidos jugados y 16 puntos, los dirigidos por Sean Dyche se encuentran decimoséptimos a 4 puntos del Fulham (último en descender) con la misma cantidad de encuentros disputados.

Ben Mee celebra su gol ante Sheffield United. PREMIER LEAGUE

Tras recuperarse de una lesión en los isquiotibiales, Ben Mee fue la pieza que garantizó el resurgimiento del Burnley, o al menos una mejoría en su estado de forma. Pero… ¿Tan importante es el zaguero británico para los ‘Clarets’? Desde su regreso, su equipo pasó de conceder una media de 2 goles por partido a conceder por debajo de 1 (0,90). En cuanto a resultados, victorias ante Arsenal y Wolves y sendos empates ante Everton y Villa, todos equipos aspirantes a entrar en competencias europeas, vuelven a hacer del Burnley un hueso duro de roer.

BEN mee EN PREMIER 20-21

  • 4,9 despejes por partido
  • 1,8 intercepciones por partido
  • 1,3 remates bloqueados
  • 61 % de duelos aéreos ganados (3.5 por partido)
  • 61 % de duelos ganados (5.4 por partido)
  • 63 % de duelos en piso ganados (1.8 por partido)
  • 2,1 disparos por partido (1 gol)

En toda zaga el trabajo es de a dos, por eso es crucial repasar también la importancia del otro zaguero (tan crucial como sus despejes), James Tarkowski.

Impacto continental de Tarkowski

Durante todo el 2020, ningún jugador bloqueó más remates (38) en las cinco ligas europeas de mayor importancia. Además, Tarkowski fue el segundo con más despejes (159) y tercero en duelos aéreos ganados (148). Una estadística brutal que sirve para poner en relieve la figura de James Tarkowski y la importancia del juego defensivo del Burnley.

James Tarkowski disputó cada minuto de la pasada temporada por Premier League. El internacional inglés forma parte del núcleo de una de las mejores defensas en toda la competencia (y también de Europa). De hecho, Burnley consiguió 15 vallas invictas en la 19-20, tan solo una por detrás del City. El juego aéreo es otro aspecto clave en el esquema de Dyche y para ponerlo en relieve, los ‘Clarets’ convirtieron ocho veces desde un córner en la temporada pasada. Tan solo Liverpool (11) convirtió más. En cuanto a pelota parada, solo tres equipos concedieron menos que Burnley y seis convirtieron más. Sorprendente por donde se lo mire.

Las virtudes defensivas del Burnley

En una entrevista con The Athletic, Tarkowski fue consultado sobre varios aspectos de su juego y el de su equipo. Uno de ellos fue la difícil tarea de defender ante los jugadores más ofensivos del torneo, particularmente a aquellos que juegan por banda izquierda. Tarkowski rescató la importancia de saber apoyar a tu compañero, de tener disciplina en el juego y de saber analizar al oponente para compensar la diferencia de inversión en plantilla.

James Tarkowski dando indicaciones. PREMIER LEAGUE

«Es el lugar (banda izquierda) donde están los jugadores más peligrosos: Grealish, Zaha, Rashford, Mané, Aubameyang… Si quedas uno contra uno contra ellos, estás en problemas, pero si refuerzas la posición de tu compañero entonces condensas el espacio de ataque. Yo cubro a Matt Lowton, pero él también tendrá apoyo del extremo y del mediocentro», explicó para el medio.

El central inglés también habló de lo unidos que están como equipo. «Somos disciplinados dentro y fuera del terreno de juego, la forma en que entrenamos, el respeto que tenemos. No puedo recordar la última tarjeta roja que tuvimos. Dependemos de nosotros mismos».

«Otros equipos tienen la posibilidad de gastar 50 o 60 millones de libras para reforzarse. Nosotros no tenemos esa posibilidad, por eso nuestra ventaja es demostrarle a los oponentes que somos un equipo duro de enfrentar. Cuando examinas las fortalezas de tus oponentes, a veces te das cuenta de que se trata de doblar la marca, pero también de que puedes anticiparse a las jugadas dependiendo la dirección en que acostumbren a moverse los delanteros», añadió Tarkowski.

tarkowski en premier 20-21

  • 4,7 despejes por partido
  • 1,1 intercepciones por partido
  • 2,2 tackles por partido
  • 6,7 duelos ganados (67 %)
  • 2,9 duelos en piso ganados (67 %)
  • 3,9 duelos aéreos ganados (67 %)
James Tarkoski y Ben Mee discuten un fallo arbitral. PREMIER LEAGUE

La esperanza de seguir en Premier

Tras un fatídico comienzo de temporada, la recuperación de su núcleo defensivo has sido clave para que Burnley pueda salir del fondo. Los ‘Clarets’ han concedido solo 22 goles, uno más que Liverpool, Leicester y Everton, y uno menos que equipos como Manchester United y Chelsea. En cuanto a vallas invictas, ya tienen seis (compartiendo la octava posición con Liverpool, Man United, Leeds y Tottenham).

El crecimiento del equipo de Dyche es notorio. En el horizonte aguardan cuatro fechas consecutivas con duelos complicados (Liverpool, Villa, Chelsea y City), pero los de Turf Moor buscarán dar el golpe. Aún falta Charlie Taylor en la defensa, pero con la zaga completa, el Burnley sabe que puede conceder poco y fortalecer su juego. Con los nuevos dueños, esperemos que Dyche pueda armar un equipo con variantes y evitar padecer una temporada llena de incertidumbres.

«Dos cabezas piensan mejor que una», recita el popular dicho. Pues bien, para el Burnley eso significa otra cosa: dos cabezas despejan mejor que una.

La historia del Derby County, el peor equipo de la era Premier League

Los ‘Rams’ consiguieron tan solo una victoria en 38 encuentros durante la temporada 07-08

El Huddersfield Town consumó su descenso a Championship el 30 de marzo de 2019. Tras este suceso, los ‘Terriers’ ingresaron a un club selecto que hasta entonces tenía un solo miembro, el Derby County. Los ‘Rams’ eran hasta entonces los únicos en bajar de categoría en marzo. En el medio, consiguieron un récord que todavía ostentan (y que seguirá así por mucho tiempo). La pieza que les traemos a continuación da cuenta de los aspectos claves esa fatídica temporada que los consagró como el peor equipo en la historia de la competencia.

A finales de los 90 y principios del 2.000, Derby County era un habitual de la competición. Los de blanco estuvieron seis temporadas consecutivas en la máxima categoría, desde la 96-97 hasta las 01-02. Siete años tuvieron que pasar para que Pride Park recibiera un juego de Premier League nuevamente. La emoción por volver a la élite duraría muy poco antes de la catástrofe que protagonizó el Derby durante las 38 jornadas de aquella nefasta temporada 07-08.

Pero ¿tan malo era ese equipo del Derby? Para responder a esta pregunta, basta con citar al entrenador del ascenso de los Rams aquel año, Billy Davies. «El equipo no es lo suficientemente bueno para la Premier League. Con esto no le estoy faltando el respeto a los jugadores. Ellos ya lo saben. No son lo suficientemente buenos». Brutalmente honesto cuanto menos.

Billy Davies en el banquillo del Derby sufriendo por el partido. DAILY MAIL

Davies dio esta declaración tras caer 0-2 ante el Chelsea como local el 24/11/07. Un día después, lo despidieron. Tras 14 jornadas, el Derby County se encontraba cómodo en el sótano de la tabla con tan solo 6 puntos. Un auténtico despropósito. Un saldo de nueve derrotas, cuatro empates y una victoria (¡La única de toda la temporada!) tras poco más de un tercio de campeonato no auguraba nada bueno. Y así fue.

Una temporada para el olvido en más de un aspecto. Desazón tras desazón. Con cada fecha que pasaba, tanto jugadores como cuerpo técnico y fans solo pensaban en que se terminara rápido. Lo curioso es que todo había terminado incluso antes de empezar.

Un ascenso contra todo pronóstico

Derby ingresó a la Premier por la ventana tras ganar los play-offs. Luego de finalizar tercero en la clasificación, vencieron al Soton por penales en semis y al West Brom por 1-0 en la final. Al principio de la 06-07 nadie en el mundo del fútbol se hubiese imaginado que el equipo terminaría ascendiendo, básicamente porque venían de campañas irregulares, de salvarse del descenso tan solo un año atrás y buscaban asentarse en la categoría. Los dueños del club habían ideado un plan a tres años, con Davies a la cabeza y el objetivo era ascender para entonces. Misión cumplida, solo que lo consiguieron prematuramente y nadie estaba realmente preparado para el paso siguiente. Este fue el primer problema.

Jugadores del Derby celebrando el ascenso tras vencer al West Brom. DAILY MAIL.

Una plantilla envejecida y poca inversión

La transición de un equipo de Championship a Premier League necesita de inversión. Pero no solo invertir por invertir (pregúntenle al Fulham), sino invertir inteligentemente. Ni una cosa ni la otra para los de las Eastlands. En entrevista con Four Four Two, Davies declaró que se pidieron refuerzos, los dueños accedieron, pero no con los que él esperaba. La directiva terminó contratando a jugadores que eran las opciones de descarte prácticamente. Hay una razón para esto: los dueños tenían la intención de vender y había partes interesadas. Tan solo 10 millones de libras en traspasos y un rejunte de jugadores viejos o no aptos para la máxima categoría, daban como resultado un equipo cuanto mucho de media tabla de Championship. Stephen Bywater, ex arquero del club, en entrevista con el Daily Mail expresó: «Cuando vimos el nivel de jugadores que llegaban, de entrada supimos que sería duro. Estábamos condenados antes de siquiera empezar».

Un equipo roto

Frases como la de Bywater eran tan solo la punta del iceberg. Antes y durante la temporada, varios jugadores hicieron declaraciones que dejaron entrever que la motivación era nula, que el autoestima estaba por el piso. Cuando Davies dijo que su equipo no era lo suficientemente bueno para la categoría, tenía razón. Los jugadores sí sabían eso, solo que no querían que se lo recordaran. Aunque para ser honestos, a veces ellos mismos se encargaban de probarlo.

Emanuel Villa, Kenny Miller y Robbie Savage desconsolados antes de sacar del medio. FOUR FOUR TWO

«Davies formó una mentalidad negativa entre el equipo. Básicamente todo se resumía en nosotros contra el mundo y que nadie pensaba que lo lograríamos. No teníamos el mejor equipo, sí, pero tener ese pensamiento nos terminó de hundir». Estas fueron las palabras de David Jones en entrevista con el Daily Mail a 10 años del suceso. El capitán, Matt Oakley, declaró días antes del comienzo de la temporada: «¿Por qué un jugador llegaría a un equipo si piensa que va a descender?», a lo que Bywater agregó: «¿Cómo van a venir jugadores si saben que nos costó mucho ascender? Puedes tener 100 millones si quieres, pero no podrás hacer mucho con ellos». En efecto, el Derby tuvo 20 resultados 1-0 en su campaña de ascenso. En total ganaron 25 partidos ese año. Los muchachos de Davies no andaban muy sobrados que digamos.

El último partido de Davies en el banquillo blanco fue con derrota 2-0 ante Chelsea como locales. Darren Moore, ex defensor de los ‘Rams’, supo mencionar que a pesar de la mala racha, el equipo estaba «entero» y que notaban una mejoría, pero que con la destitución de su entrenador todo fue en picado. Paul Jewell se hizo cargo del equipo tras la salida del escocés, pero ya todo estaba perdido. Sin victorias en el resto de la liga, acumularon seis derrotas en fila en los últimos seis partidos, incluyendo una derrota 0-4 ante Reading en su partido despedida en Pride Park.

Tan solo nueve meses atrás, ese mismo estadio había explotado en júbilo tras un empate en el tiempo de descuento ante el Portsmouth en la primera fecha. La euforia del ascenso en Wembley todavía se palpaba en el aire, pero el golpe de realidad sería demasiado para un equipo cuyo único orgullo esa temporada fue contar con una hinchada leal dando su aliento hasta el final.

Theo Walcott marca un gol al Derby en esa temporada. PREMIER LEAGUE

Dato de color: La casa de apuestas Paddy Power prometió pagar que el club descendía en caso de caer ante el Liverpool el 1 de septiembre. Derby perdió 6-0. Una apuesta segura.

Datos

  • 24 puntos por debajo del decimonoveno (Birmingham)
  • Descenso consumado el 29/03/08. Fecha 32
  • Solo un triunfo (1-0 ante Newcastle)
  • Menor porcentaje de puntos ganados: 10 % (11 puntos).
  • 89 goles en contra, promedio de 2,34 por partido. Solo Swindon Town en la 93-94 concedió más goles (100)
  • 20 goles a favor, una media de 0,5 por partido (menor cantidad de goles anotados en la historia de la competición)
  • 29 derrotas (junto a Sunderland 01-02 e Ipswich Town 94-95)
  • 43 goles recibidos como local. Solo Swindon recibió más en esa condición (45)
  • Peor diferencia de gol de la historia (-69)
  • Tan solo tres vallas invictas en toda la temporada (iguales con Birmingham 07-08; Blackburn y Norwich, ambos en la 11-12)

Bajo la tutela de Frank Lampard, los ‘Rams’ casi vuelven en la 18-19 pero cayeron en la final del play-off ante el Aston Villa. Al día de hoy, el Derby se encuentra en zona de descenso en la Championship con tan solo 5 puntos en ocho encuentros. Este año cumplen 13 temporadas seguidas en la segunda división tras el descenso. Esperemos que no sean supersticiosos en las Eastlands.

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies