El deporte rey

El Manchester City se proclama campeón de la Premier League tras una remontada épica

Hace tiempo me encontraba aburrido en el sillón de mi casa. Con la ayuda del control hacía zapping hasta detenerme por escasos minutos en un canal deportivo. Debido a esa brevedad, tal vez, no recuerdo quién fue el que escupiría una verdad que me hizo ver el fútbol diferente: «La gente va a ver fútbol, paga por verlo, porque nunca sabe que se va a encontrar. Así la lógica diga que será un 1-0 aburrido todos vamos a la cancha porque existe esa posibilidad que sea un 4-4 con goles al último segundo». Vaya si tenia razón, porque ayer no fue un partido normal.

En la pantalla de mi pc tenía puesto el partido de mi desesperanza (los que ya me han leído antes sabrán que mi corazón estaba en Anfield). Lo catalogué así porque la lógica me marcaba un partido sencillo para los de Guardiola, uno que demostró que era capaz de arrollar a equipos mejor colocados en la tabla de posiciones, como Newcastle o Wolves, que a cada uno les propinaría una goleada por cinco goles. El sentido común, la probabilidad, la historia hacía imaginar un final de Premier más parecido al de la 18-19, más llena de emoción por los puntos de diferencia que por lo que ocurrió en aquellos partidos. Pero la lógica a veces falla.

Se lo comentaba a mis amigos y ahora se lo transmito a ustedes: no recuerdo haber visto tan nerviosos tanto a ‘Citizens’ como a ‘Reds’ en un partido de liga. A lo mejor por ello es que ambos empezaron abajo en el marcador y les costó, en mucho tiempo, monopolizar sus respectivos encuentros. Cierto es que el gol del Liverpool llegaría antes que el primero del City, pero, para ese momento, los de Guardiola aún eran campeones.

Pero si el primer tiempo fue impredecible, al segundo se le queda corto ese adjetivo. Todos esperábamos que tanto Klopp como Guardiola centraran a los suyos y en el segundo tiempo pasara lo que pasa siempre: dominio absoluto de ambos equipos. Pero no. El Liverpool erraba sus pases y el City se encontraba con la muralla Olsen, que, para ironía del guion, estaba debutando con la camiseta del Aston Villa.

manchester-city-premier-league
Hincha del Manchester City sufriendo por su equipo. MATT WEST

Para situaciones difíciles de creer, el 0-2 de Coutinho abría un abanico de pensamientos y titulares para cualquier desenlace. En la transmisión del Liverpool afirmaban que con un gol les bastaba para ser campeones. En la del City, se reafirmaba que seguían dependiendo de ellos mismos para ganar la Premier. No puedo estar en la mente de todo aficionado, pero estoy seguro que los del City no podían imaginarse perder la liga de esta forma ni los del Liverpool que, tras haber llegado el milagro que tanto esperaban, su equipo no fuese capaz de capitalizar sus opciones de ganar el título.

Sin embargo, lo predeciblemente impredecible llegaría: una ráfaga de tres goles en cinco minutos del Manchester City los haría campeones de la Premier. Porque en momentos de adrenalina, tensión y nervios no hay espacios para delicadezas, pero de talento sí, como el de Kevin De Bruyne en la asistencia del definitorio 3-2. Pocos minutos después, como si en la portería de ‘The Kop’ hubiese habido hechizo hasta que el City remontara, entraba el tan esperado 2-1. Salah celebraría eufóricamente hasta que un aficionado les informaría, en pleno festejo, del gol de Gundogan.

manchester-city-premier-league
Manchester City alza su octavo título de liga. GOAL

El pitido final llegaría en ambos estadios. El del Etihad fue una fiesta marcada por una invasión de campo que permitiría palpar la tensión liberada por sus aficionados. La cuarta liga en cinco años para un Pep Guardiola que, aunque muchos busquen manchar sus logros en los millones gastados, ha demostrado ser un excelente gestor en todos los niveles. Si no me creen, pregúntenle al PSG en Francia si es tan sencillo como parece.

Al terminar la jornada se impuso la lógica ilógica por gran tramo del domingo 22 de mayo: Manchester City 93 puntos, Liverpool 92 puntos. Los cálculos que todos hicieron al inicio de la fecha, pero que les demostraría que en el fútbol no hay análisis racional que valga.

Felicidades a todos los hinchas del Manchester City. Nos vemos la próxima temporada.

Un minuto para todo

Anfield fue testigo de una nueva goleada del Liverpool al Manchester United

Anfield tiene vida propia: empuja cuando se ha de remontar una eliminatoria, le gusta la fiesta y es agradecido con aquellos que dejan todo por el escudo. De Kenny Dalglish a Luis Suárez, el estadio del Liverpool se ha deshecho en aplausos de manos de obreros a dioses que bajaron al barro. Pero si hay algún ‘7’ al que jamás imaginaron homenajear es a uno del eterno rival Manchester United.

Pero esto sucedería, porque Anfield también es humano y llenaría el séptimo minuto del encuentro con aplausos y canticos del You’ll Never Walk Alone. Cristiano Ronaldo, que perdió recientemente a uno de sus hijos, recibiría el calor de un estadio que, desde lo ocurrido en Hillsborough en 1989, siempre nos recuerda que el fútbol es la cosa más importante de las cosas menos importantes.

Un minuto duraría el homenaje, para que el estadio de los ‘Reds’ siguiera con furia empujando a los suyos, que ya ganaban con un 1-0 anotado por Luis Díaz. Aquel homenaje al astro portugués haría olvidar, por un minuto, lo dispar que es en la actualidad el Liverpool-United. Si hace una semana se remarcaba el valor de los dos segundos, este encuentro desnudó todas las flaquezas de un Manchester que miraba con resignación cómo cuatro pases de primera intención terminaban en un golazo de Salah.

Simone Inzaghi, a la misma hora, dirigía un Derbi della Madonnina con su Inter. Pero, jugando en competiciones ajenas y con cientos de kilómetros de distancia, unas declaraciones suyas retumbaban en la cabeza de Ralf Rangnick: «El Liverpool es especialista en darte esperanza para luego destrozarlas». El técnico del Manchester United fue osado en la segunda mitad, título de valiente que adquiere porque él mismo se encargó de decirle al mundo entero, antes del partido, que necesitaba a la mayor cantidad de hombres detrás de la pelota para no perder. La entrada de Jadon Sancho por Phil Jones no cambiaría nada.

Cuando parecía que el partido descansaría en un inocente 2-0, por la necesidad de los de Klopp de llegar lo más enteros posible a esta recta final de infarto, Robertson se asociaría con Díaz para que este pusiera en bandeja el tercero a Mané. Un partido redondo del tridente que completaría Salah con su doblete. Con este cuarto gol, el egipcio se convierte en el primer jugador en marcarle cinco a los ‘Red Devils’ en una temporada.

Robertson y Diaz celebran el primer tanto del encuentro. EFE

El tiempo avanzaba y Anfield ovacionó a Fabinho, Thiago y Luis Díaz, premio al trabajo y el talento. Sería injusto quedarse solo con esos tres, porque fue un partido en el que todo el equipo estuvo brillante. La cruz se vio en sus homólogos del United, quienes no estuvieron a la altura del partido. Bruno Fernandes parecía querer decorar su pobre actuación con una tarjeta roja, realizando faltas innecesarias en el ocaso del encuentro.

Al final del partido, Klopp fue preguntado por su opinión sobre el homenaje a Ronaldo: «En la vida hay cosas más importantes que el fútbol», respondió con firmeza. Tras esas declaraciones las luces del estadio descansarían y cada quién se marcharía a su casa con lo innegable. El Liverpool dormía líder provisional de la Premier y el United se alejaba un poco más de la lucha por los puestos Champions. Eso sí, también quedaría claro que, cuando se quiere, hay un minuto para todo.

Cuando la aptitud y la actitud se encuentran

Manchester City y Liverpool nos regalaron el mejor partido de la temporada. Guardiola y Klopp demostraron, de nuevo, por qué son unos genios

Te doy la bienvenida a La Resaca, ese lugar donde se habla de un partido que era mejor verlo con una cerveza en la mano que con un teclado.

Crear cuesta tiempo, crear con sentido aún más. El pasado sábado conocí por primera vez los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtina, una experiencia a la que no hay palabras ni imágenes que hagan honor a su dimensión. Siempre fui un friki del arte, no porque conozca mucho, sino porque dejo que una obra penetre en mí y me transforme. Cuando estuve frente al fresco de la Escuela de Atenas un par de lágrimas se escaparon. Cuando miré arriba en la Capilla, sentí como las piernas me temblaban, como si hubiese corrido una maratón.

«El trabajo nos hará libre», decía un filosofo que no voy a citar porque podría extenderme. Pero quiero contradecirlo, no cualquier trabajo y no cualquier trabajador está designado para la tarea de crear. Por eso la Sixtina fue encargada a Miguel Ángel, por eso la Escuela de Atenas fue pedida a Rafael (a Sanzio, no a servidor). Es como si, para hacer algo especial, no bastase solo con esfuerzo o talento, se requiriesen de ambas. El otro día en el Etihad, 22 en el campo y dos en la banda nos lo recordaron durante 90 minutos.

Frescos de la Capilla Sixtina. NATIONAL GEOGRAPHIC

«El fútbol llevado a otra dimensión«, afirmaba el comentarista de ESPN, David Faitelson tras ver el Manchester City-Liverpool correspondiente a la jornada 32 de la Premier League. Opinión que veía repetida en redes sociales de otros periodistas. Aquel encuentro fue una oda al fútbol que solo disfrutaron, al menos en vivo, los espectadores neutrales. Sufrí desde el minuto uno, sobra decirlo, pero la agonía de ver cada ataque del City fue diferente esta vez: sentía angustia, pero era capaz de admirar en tiempo real el trabajo de máquinas disfrazadas de humanos.

Este empate fue tan extraño, empezando por su mismo resultado. El City fue su mejor versión en mucho tiempo (se los digo yo, que sabe bien que es ver cómo te arrebatan tus sueños), fue capaz de pasar por encima del mejor Liverpool de Klopp que se recuerda. A lo mejor por eso fue un 2-2, y no otra goleada. Los ‘Reds’ se hicieron fuertes en sus errores y en los del rival, así mantuvieron viva la lucha por el título, por ahora.

Fue el partido de los dos segundos. Eso es lo máximo que duraba un balón en cualquier sector transitado de la cancha Citizen. Pero para los veintidós futbolistas eso era mucho tiempo. La relatividad. Dos segundos fue lo que tardó Bernardo Silva en asistir a De Bruyne en el 1-0 con un pase rápido, dos segundos fue lo que necesitó Salah para controlar, levantar la cabeza y asistir a Mané para el 2-2. Ese es el tiempo que separaba el acierto del error en una presión, en un pase. Lo más gracioso es que a los muy cabrones pareciese que no les afectara el correr del reloj ni la presión.

Remate del 1-0 de Kevin De Bruyne. EUROSPORT

Por ello sorprenden los gestos tan humanos cuando el árbitro quiso bajar el telón de la obra: un abrazo entre Pep y Klopp, una charla entre De Bruyne y van Dijk. Recordamos que eran humanos, pero que tienen un talento y una voluntad especial. Porque este empate fue el mejor partido de lo que va de temporada no exactamente por el acierto, sino por ser capaces de provocar errores impropios en cada equipo.

Los cuatro goles tienen errores: el 1-0, una desconcentración en un saque rápido; el 1-1, nace luego de un mal despeje de un centro; el 2-1, de un fuera de juego mal tirado; y el 2-2 en el espacio de una espalda. Tuve que ver el partido en diferido (primera vez que lo hago) para darme cuenta que la belleza de este encuentro reside en los errores humanos, no en los aciertos. Tal vez a la gente le pareció espectacular ver a estos aliens fallar por primera vez.

Humana es la belleza y el fallo también. Miguel Ángel plasmó en su obra en la Capilla ligeras representaciones que denotaban su falta de autoestima frente a su trabajo y otros artistas. Ojalá hubiese visto este partido, para así darse cuenta que el error también es una oportunidad para hacer arte. La fibra se toca cuando con actitud te sobrepones a situaciones adversas, cuando usas tu aptitud para la transformación de lo feo a lo bello, del mal al bien, de la oscuridad a la luz.

Cuando la actitud y la aptitud se encuentran, somos capaces de olvidarnos de todo. Cuando estas dos se juntan, ocurre el nacimiento del arte.

Como perros y gatos

Thomas Tuchel aparta de la plantilla a su gran fichaje del verano, Romelu Lukaku

Una de las rivalidades más antiguas y a lo mejor la más ficticia de todas. Perros contra gatos, un debate que varía desde lo más simple como quién es mejor compañero de vida hasta la más complejo como lo puede resultar una enemistad entre ambas especies. Desde series de televisión hasta el refrán popular, esa es la cara tierna de una ejemplificación que también puede recibir como uso un: ‘como pólvora y dinamita’.

Tuchel es un felino. Del grupo de los que son apreciados por lo de los gustos refinados. Los entrenadores no suelen ser los más recordados. La portada siempre suele quedarse con aquel que mete el gol o aquel que ataja el penal definitivo. Pero a él no le importa, va a su bola, como las de hilo, entreteniéndose, aprendiendo e intentando crecer personalmente a su manera.

Lukaku es un canino. De los que pueden ocupar posts de Instagram enteros con hashtags como #elmejordetodos. Eso sí, en este grupo hay tiernos y mansos, como rebeldes y ariscos. De aquellos a los que se les puede aplicar otro refrán como lo es ‘perro que ladra no muerde’, aunque el rostro de varios sean la excepción. Pero todo depende de quién lo instruye, de quién elije como compañero de vida.

Pero las rivalidades entre ambas especies son, como se dice al comienzo, más un prejuicio que un hecho. Lukaku dijo en Sky Sports que extrañaba mucho el Inter y la ciudad de Milán, donde justamente coincidió con un gato como Conte, de la misma raza de Tuchel. Pero ambos consiguieron ahí su lugar en el mundo luego de tantos vaivenes. Antonio luego de un raro paso por el Chelsea y Romelu luego de su pésimo paso por Old Trafford.

Conte y Lukaku, durante su paso por Italia. SOY CALCIO

En Italia congeniaron dos animales competitivos que estaban destinados a estallar. Ambos rebeldes, ambos ariscos, lograron hacer al Inter campeón de liga luego de aquel triplete en 2010 que logró José Mourinho, otro de la misma raza. Tal vez en un hábitat de tanta calma, la anarquía se abre paso. Por ello, a lo mejor, dos temperamentales serian capaces de compartir el trono con tal de gobernar.

Conte y Lukaku comparten ahora ciudad, pero no viven bajo el mismo techo. Romelu ahora está en una casa históricamente anárquica, él bien lo sabe, porque no es la primera vez que reside allí. Tuchel, consciente de la idiosincrasia del lugar, ha decidido guardar las garras, traicionándose, en parte así mismo. La estrella belga no fue convocada por Tuchel cuando se enfrenta al Liverpool por decidir quién le peleará el trono al Manchester City.

El show no siempre debe continuar

Un artículo de opinión sobre el coronavirus y la Premier League

La muerte sigue siendo un tema incómodo para hablar, lo fue hace décadas y para muchos lo seguirá siendo hasta el día que puedan conocerla. Pero uno de los personajes que mejor supo comprender la belleza de esta, en un momento de postura fatalista (desde la filosofía, aquel que acepta su destino) fue Freddy Mercury, que en sus últimas semanas de vida regaló a la humanidad su última nota alta al cantar The Show Must Go On, escrita por su amigo Brian May. 30 años desde su lanzamiento, vale la pena repasar su letra acorde a los paralelismos con la Premier League

El lunes 20 de diciembre se ha confirmado las intenciones que tiene la organización de la élite del fútbol inglés de cara a las fiestas navideñas, días en los que tiene lugar, a lo mejor, la jornada más icónica de la liga: el ‘Boxing Day’. Se empieza hablando por el final, cronológicamente hablando, que termina siendo el punto de partida: no se cancelará ninguno de los encuentros en lo que resta del año y muy probablemente ninguno de los que den la bienvenida al 2022. 

«Pase lo que pase, lo dejaré todo al azar», dice la canción. Contradicciones y hasta insultos a la integridad de varios equipos. Anulaciones arbitrarias de ciertos encuentros y casi la obligatoriedad de jugar otros. El pasado fin de semana solo jugaron los cuatro equipos en puestos de Champions (con sus respectivos rivales); algo que, aunque puede llegar a ser algo producto de la probabilidad, se nos invita a ser malpensados. Más aún cuando se hablaba de recorte en contrato de televisión si la competición llegaba a recibir un contratiempo.

Burnley contra Watford, uno de los encuentros suspendidos. THE GUARDIAN

Jürgen Klopp, luego de su partido del jueves pasado frente al Newcastle declaró que se debían suspender todos los encuentros de la jornada 18, petición que se le fue negada a sus rivales por el título, el Chelsea. Los dirigidos por Thomas Tuchel contaban hasta con siete bajas por sospechas o casos confirmados de COVID-19, lo que provocó que desde la institución blue se solicitará el aplazamiento de su encuentro frente a los Wolves. Solicitud que, cómo se dijo anteriormente, fue denegada. 

«Creo que estoy aprendiendo», replica Mercury. Lejanos parecían esas épocas en la que los estadios vacíos y los partidos aplazados eran costumbre, algo que ningún aficionado quiso experimentar. Un aprendizaje que empezó, en gran parte, por el Tottenham, el primer equipo de la Premier y competiciones europeas en tener un brote en el club. Situación que pudo resolverse, en Premier, con el aplazamiento de sus partidos, una suerte con la que no contarían en la Conference League, siendo eliminados por no poder disputar su partido frente al Rennes

«Pero el show debe continuar», nos enseñó Queen. El Tottenham volvería a jugar un partido luego de sufrir las consecuencias del virus, empatando un encuentro frente a un Liverpool que con un gatillazo de retraso se vería afectado por la misma situación, sin poder contar con un jugador como Van Dijk y con un Mohamed Salah visiblemente agotado. No obstante, insistimos, estos solo son dos de varios nombres de estrellas que han dejado de titilar por un par de fechas. 

«Lo enfrentaré con una sonrisa»: una filosofía de mal tiempo, buena cara. El fútbol ha sido un escape para muchos, su servidor incluido. Fines de semana en los que verse con amigos y compartir una cena era una situación extraña, ver así fuese mediante una pantalla ese arte llamado fútbol, nos hacía olvidar todo. Sentimiento que, en parte, nos hace amar este deporte más allá de los sentidos lógicos. No es comparable el cómo veíamos la Premier League con cómo se hace ahora; las vacunas, nuestras mejores amigas por ahora, nos han permitido disfrutar de una relativa normalidad desde abril de 2020. 

La Premier League fue la primera liga en volver a tener un 100 % de aforo. L´EQUIPE

Es verdad que la explosión de contagios ha complicado la situación en Reino Unido, pero, por otro lado, es menor la cantidad de fallecidos que hay que lamentar, precisamente por la vacunación. Por lo que un artículo, como este, hace 365 días hubiese sido un capricho de un egoísta, el de ahora puede llegar hasta parecer una carta para que piensen en nosotros, en la mayoría de los aficionados. Las pasadas semanas se nos ha privado de espectáculo (y con razón, porque no pueden jugar contagiados), como también nos ha tocado presenciar partidos que, en ocasiones, por las bajas ocasionadas por el COVID, no llegan a ese calificativo: espectáculo. 

Porque ese nivel de goce sin jugadores de la talla de Lukaku, van Dijk o Cristiano es muy difícil alcanzarlo. Que no se me malinterprete, por ejemplo, el Tottenham-Liverpool anteriormente mencionado fue un disfrute verlo, pero no es lo mismo. A lo mejor presenciamos la jornada menos Premier League de la historia. Sin embargo, no todo queda ahí, porque, ahora, cuando la mayoría de los equipos ha podido estabilizar la situación, el Gobierno de Boris Johnson tiene como una alternativa muy probable el volver a jugar los partidos a puerta cerrada.

Llegados a este punto, se nos ha privado de poder disfrutar el mejor espectáculo con sus intérpretes en el terreno de juego para que ahora, con sus regresos estelares, tengan que marcharse de la gradería aquellos que tuvieron que disfrutar un show a medias. Lewis Hamilton, heptacampeón del mundo de F1, dijo en una serie de Netflix de su competencia, Drive To Survive, una frase aplicable a la gran mayoría de situaciones hoy día: el dinero es el rey. Por lo cual, habrá que aceptar que el show continúe, incluso con aquellos espacios vacíos

Nunca debieron separarse

El Liverpool tuvo que remontar al Milan para lograr sus primeros tres puntos de esta Champions League

Deben haber pocos sentimientos más intensos que el amor. Esa sensación, ese estado de ánimo que es capaz de hacer a cualquier ser humano realizar las mejores y peores acciones. Existen varias representaciones para el amor, pero de las más recreadas e impregnadas en el imaginario colectivo de nuestra sociedad es aquellas que vemos a través de la gran pantalla. Persona A conoce a persona B, se gustan, se conocen y, dependiendo de los gustos personales del guionista de la obra, ambos deben partir caminos, dejando la puerta abierta a un reencuentro incierto.

En Casablanca siempre quedará París, en Liverpool siempre quedará Estambul y en Milán siempre quedará Atenas. Dos equipos que han cruzado sus caminos en el pasado, con pasos breves pero intensos, días que parecían ser reservados a la excepción, el premio a ser los mejores. Pero eso cambió hoy, porque la historia los volvió a citar, esta (primera) vez en Anfield Road. Resulta inverosímil que dos equipos que juntan en sus museos 13 Copas de Europa se enfrentaran un 15 de septiembre en un contexto distinto a una final de Champions.

El reencuentro comenzó atropellado para los ‘rossoneros’: en los primeros quince minutos habían recibido 14 tiros en contra, un gol y un penalti salvado por su portero. Alrededor del minuto treinta los ‘Reds’ bajarían un poco el pistón y el Milan tomaría un poco de aire. Los locales seguían pisando el área de su adversario pero siendo incapaces de ser contundentes. El fútbol es un deporte lleno de refranes y uno de los más populares dicta: «el que no hace goles, lo ve hacer». Justo antes del medio tiempo, los dirigidos por Pioli anotaban dos goles en dos minutos.

Anfield estuvo a la altura, su rugido característico es ese jugador 12 en cada partido como local, un jugador que tuvo que estar ausente toda la pasada temporada, pero que había vuelta con las ganas de ir a por todas. Antes del minuto cinco del segundo tiempo Salah, con un gran pase de Origi, ponía el empate tranquilizador. Luego de este rápido revés, el Milan fue tirando cada vez poco a poco más atrás, pero cuando más estabilizado estaba el partido, llegaba un martillazo, en el más puro sentido de la palabra, con una volea en la media luna de Henderson que pondría el 3-2 final.

Jordan Henderson se vistió de héroe. THIS IS ANFIELD

Los de rojo y negro tuvieron veinte minutos finales con más ganas que fútbol para acorralar al Liverpool en contra de su arco. Los visitantes introdujeron hombres como Giroud, para maximizar cualquier mínima ocasión, mientras que Klopp decidió darle descanso a hombres como Salah, Henderson y Keita, fundidos fisicamente por la exigencia de lo jugado hasta el momento. En los cinco minutos de agregado, el veterano Milner tiró de experiencia, congeló el partido en un par de faltas (favor y en contra) para cerrar el partido.

Volvieron las noches de Champions a Anfield, volvió un poquito de la magia al fútbol. No había mejor escenario ni mejores protagonistas para recibir a las más de 50.000 almas que había hoy en el estadio. Porque partidos con estos protagonistas son los que nos hicieron amar este deporte, creando momentos inolvidables para la historia del fútbol, recordándonos porqué estos caminos nunca debieron separarse.

Episodio #18 | Los ingleses en la Europa League

Se sortearon los octavos de final de la Europa League tras unos dieciseisavos de final muy intensos. En este podcast hablaremos sobre la actuación de los ingleses en la primera fase del KO y de los emparejamientos de la próxima ronda de la competición.

¿En qué equipo de la Premier podrían jugar Mbappé y Haaland?

Analizamos cuán probable es que los futbolistas de moda en Europa acaben en un conjunto inglés

Erling Braut Haaland y Kylian Mbappé son los nombres de moda en Europa gracias a sus maravillosas actuaciones en la Champions League. El noruego logró un doblete para remontarle al Sevilla, mientras que el galo anotó tres goles en el Camp Nou en la goleada 1-4 del PSG sobre el FC Barcelona. Estos desempeños individuales nos sirven para preguntarnos, ¿qué tan posible es ver próximamente a alguno de estos futuros cracks mundiales en la Premier League? Sus posibles llegadas a la mejor liga del mundo solo serían viables económicamente para equipos del ‘Big Six’, por lo que nos limitaremos a la relación de ambos con estos equipos. 

Kylian Mbappé

La joya francesa, campeón del Mundial 2018 y con la ilusión de lograr ahora la Copa de Campeones. Un talento que, desde que tenía 17 años, siempre despertó interés de gigantes europeos como el Real Madrid. Y ahora que, al ver que es una realidad de la élite del fútbol, se ve que vale la pena invertir en el fichaje de un jugador cuyo contrato finaliza en verano de 2022. Estos son los rumores respecto a cada equipo:

  • Manchester United (muy poco probable): los ‘Red Devils’ son una de las marcas futbolísticas más famosas y rentables del mundo, por lo que un fichaje bomba como el de Mbappé puede impulsarlos aun más desde el mercadeo como en lo deportivo. Tristemente para los de Mánchester resulta muy lejana la posibilidad de su fichaje, debido a que no hay reportes que hagan ver cercana la llegada. Tampoco ha habido rumores que los vinculen a ambos recientemente.
Mbappé ya sabe lo que es brillar contra equipos de la Premier League
  • Manchester City (muy poco probable): el equipo con mayor músculo económico (al menos en la Premier) a sus espaldas. Tras resolver (por fin) sus problemas en la parcela defensiva con Ruben Dias, podría resultar atractivo reforzar el equipo con un extremo con mucho gol, como le gustan a Pep. En el 2019 se le relacionó a ambos, a lo que Guardiola respondió que no serían capaces de pagar lo que el PSG y el jugador se merecen. Eso, sumado a la enemistad Qatar-Emiratos y la lupa puesta por parte de la UEFA por el Fair Play Financiero dificultan mucho la operación. No ha habido rumores fuertes que los vinculen a ambos.
  • Chelsea (muy poco probable): otro de los grandes equipos en el ámbito financiero que también ha sido noticia por Mbappé, pero no precisamente por intentar ficharlo. Una noticia del 2018 que muchos medios se han vuelto a hacer eco: el Chelsea rechazó a Kylian cuando este tenía 13 años por ¡no saber defender!, insólito viendo su estado actual. No ha habido rumores fuertes que los vinculen a ambos.
  • Arsenal (muy poco probable): otro equipo que desperdició la oportunidad de ficharlo fue el club ‘Gunner’. Como informó el Daily Mail en 2017, los londinenses prefirieron cerrar el fichaje de Alexandre Lacazzette en lugar de apostar por el extremo del PSG. La grave situación económica del club parece indicar que no habrá revancha y decidirán apostar por jóvenes como Smith-Rowe y Bukayo Saka. No ha habido rumores fuertes que los vinculen a ambos.
Kylian Mbappé se consagra tras un Hat-trick en el Camp Nou
  • Tottenham (muy poco probable): el otro equipo del norte de Londres tampoco mejora en probabilidades. El pago del nuevo estadio sumado a la crisis financiera (que es una tónica que vienen sufriendo todos en la lista) no parece que vaya a cambiar en el corto plazo. No ha habido rumores fuertes que los vinculen a ambos.
  • Liverpool (algo probable): los dirigidos por Klopp parecen los más opcionados a llevarse a Kylian a las islas. La gran mayoría de medios franceses han indicado que la puja por Mbappé será una lucha Real Madrid-Liverpool. Entre ellos está el prestigioso medio L’Equipe, que no solo confirma que los ‘Reds’ son un destino real, sino que también afirma que Jürgen sostiene «contactos frecuentes» con el extremo francés. Sin embargo, el mercado de verano va a estar marcado por reforzar los puestos de centrales y encontrar un sustituto de Wijnaldum, por lo que la delantera no parece una prioridad, al menos por este mercado. Fuertes rumores que los vinculan a ambos.

Erling Braut Haaland

El delantero de 20 años que sorprendió al mundo marcando nueve goles a Honduras en el Mundial sub-20 sigue reventando las porterías rivales. El fichaje del noruego puede resultar hasta más interesante para los equipos del plano europeo, no necesariamente porque sea mejor que el francés, sino porque el Borussia Dortmund ha demostrado no ser tan duro a la hora de negociar la salida de sus jóvenes estrellas. La carrera por el nórdico está así:

Los nueve goles que hicieron famoso a Erling Haaland
  • Manchester United (poco probable): Solskjaer va a jugar una carta vital en la lucha por llevarse al atacante del Dortmund. El actual entrenador de los ‘Red Devils’ coincidió con la joven estrella en su etapa en el Molde, lo que ha hecho ver como algo normal sus constantes elogios en rueda de prensa. Por otra parte, uno de los inconvenientes con el fichaje es el representante Mino Raiola, que ha criticado constantemente al United por el trato que ha recibido su representado Paul Pogba. No ha habido rumores fuertes que los vinculen a ambos.
  • Manchester City (algo probable): en el lado azul de Mánchester son algo más optimistas. Cierto es que la última idea de juego de Guardiola no incluye un ‘9’ fijo, pero la próxima salida de Agüero y la oportunidad de mercado de fichar al noruego ha provocado los primeros rumores. Además, su padre jugó para los ‘Citizens’.
  • Chelsea (muy probable): la cereza del pastel para un último tercio de campo envidiable a nivel mundial. Haaland podría unirse a una línea de media puntas conformada Ziyech, Werner, Pulisic, Havertz, entre otros. The Athletic, uno de los medios más fiables del Reino Unido, ha afirmado que los londinenses irán por Erling este verano, un fichaje que le daría el salto de calidad para volver a pelear por grandes títulos. Fuertes rumores los vinculan a ambos.
Haaland aterrizó en Alemania para presentar su candidatura a uno de los mejores jugadores jóvenes del momento
  • Arsenal (muy poco probable): en el caso de Haaland, no cambia la postura por parte de los de Arteta. De momento, no es un fichaje asumible por el club. No ha habido rumores fuertes que los vinculen a ambos.
  • Tottenham (muy poco probable): los motivos expuestos con Mbappé también aplican con el noruego. No parece plausible la llegada del delantero al equipo de Mou, menos con un jugador como Kane en el equipo. No ha habido rumores fuertes que los vinculen a ambos. 
  • Liverpool (muy poco probable): los de Merseyside parecen que no están en la carrera, al menos de momento. Salvo especulaciones que siempre ha entre grandes jugadores y equipos, el nombre de Haaland solo suena en Anfield por la maravillosa actuación que tuvo con el Salzburg en 2019. No ha habido rumores fuertes que los vinculen a ambos.

Quedan pocos meses para que se abra un mercado de fichajes que se predice muy movido con estos dos jugadores, que ansiamos que aterricen en las islas. 

¿Una Premier League cara?

La temporada 20-21 se está marcando por la dificultad de conseguir puntos

Se termina la jornada 15 con una serie de resultados sorprendentes que apretan la tabla de posiciones de la Premier League. Sin palabras nos deja la ‘resurrección’ del Arsenal de Arteta, lleno de muchos juveniles y jugadores que, sin tener mucho cartel, confían en lo que predica Mikel. Un victoria que los ‘Gunners’ necesitaban como el agua, que los pone a ocho (8) puntos de Chelsea y a nueve (9) del Tottenham, dos equipos que aspiran a los puestos altos. Sí, el mismo Arsenal al que hace unos días le hacían bromas del descenso.

También ha sido una jornada llena de empates de los aspirantes. Leicester y Manchester United firmaron las tablas a dos goles en el King Power Stadium, cuando una victoria de los ‘Red Devils’ podía haber abierto un debate acerca de si son un equipo que puede pelear por esta liga. Lo cierto es que cuando se habla de los de Old Trafford parece estar en un universo paralelo, porque las opiniones dicen una cosa y los números otra.

Un Liverpool que es capaz de sorprendernos con lo mejor ganando a un equipo que parecía imbatible como el Tottenham de Mourinho, luego golear 0-7 al Crystal Palace a domicilio para terminar estrellándose con el muro del West Brom de ‘Big Sam’. Los ‘Reds’ son capaces de resolver con contundencia sus encuentros contra los aspirantes al título, pero les cuesta un poco más con aquellos equipos que se preocupan por no descender.

Marcus Rashford marcó en el empate contra Leicester. PREMIER LEAGUE

Hacia abajo hay que mirar un gran Aston Villa que, si gana sus dos partidos aplazados, podría ponerse en puestos de Champions League. Su goleada contra el equipo de Klopp es solo la parte visible de una gran temporada de los muchachos de Dean Smith y Grealish. Un equipo que la temporada pasada pensaba en mantenerse en primera y ahora tiene otras aspiraciones más grandes en el horizonte. Un plantel solido que les ha permitido aspirar a un lugar al que históricamente pertenece.

Un equipo que la temporada pasada se encontraba en la situación inversa es el Sheffield United, que se quedó a escasos puntos a mitades de este año de alcanzar la clasificación a la Europa League. Ahora, a su suerte, es colista de la liga, sin conocer aun la victoria. Luchando jornada a jornada por alcanzar una salvación que de momento la marca el Burnley, a 11 puntos. Pero que no son tantos cuando se ve que el West Brom y Fulham, si encadenan buenos resultados, pueden salir fácilmente de ahí.

Emi Martinez, clave en esta temporada para el Aston Villa. PREMIER LEAGUE

Esa lleva siendo la tónica de esta Premier League 2020-2021, más impredecible que nunca, más emocionante que nunca. Equipos desafiando la probabilidad, a los números. Del noveno puesto hasta el líder solo hay una diferencia de 7 puntos, es difícil comprender eso, pero una costumbre que se está volviendo paisaje, cuando vemos jornada a jornada escaladas y caídas muy abruptas en la tabla.

Todo parece indicar, de momento, que esto será un común denominador lo que resta de liga. Asimismo, falta ver qué tan caro se va a vender el título de Premier, ya que parece imposible superar los 90 puntos. Al mismo tiempo, cuántos puntos se van a necesitar para entrar a Europa y ver con qué margen se quedarán algunos por fuera. ¿Y el descenso? Hay cinco grandes candidatos pero no todo está dicho. Es muy temprano en la temporada para hablar, pero parece que este año cada punto, literalmente y figurativamente, suma.

El Liverpool y sus recurrentes problemas con las lesiones

Los de Anfield parecen tener constantes contratiempos con los problemas físicos. Tras el parón FIFA, podrían terminar con cuatro nuevos jugadores en la enfermería

El conjunto de Jürgen Klopp no ha podido tener un inicio de temporada más turbulento. Partidos contra rivales intensos como Chelsea, Arsenal, Everton y Manchester City, que ha tenido que disputar sin muchas de las figuras que hicieron el mejor equipo del mundo a los ‘Reds’ las últimas temporadas, siendo Alexander-Arnold, Joe Gomez, Jordan Henderson y Andrew Robertson los últimos que se han sumado a la lista de lesiones. A pesar de ello, el equipo se encuentra tercero en Premier a un punto del líder y primeros de grupo en Champions League.

Es cierto que son uno más entre tantos clubes afectados por la gran cantidad de partidos disputados entre junio y noviembre. Sin embargo, respecto al equipo titular que más uso el alemán la pasada temporada, solo dos titulares han salido invictos: Wijnaldum y Roberto Firmino. Pondremos en perspectiva las lesiones del equipo que consiguió la Premier League la pasada temporada, comparando la lesión más reciente y cuándo ocurrió la última.

Defensa

Empezamos con el fondo, parcela del campo en el que todos los titulares del equipo han caído lesionados sin excepción, sumándole las recientes bajas de Gomez, Alexander-Arnold y Andrew Robertson la última semana.

La lesión de Virgil van Dijk, una de las más sensibles para los ‘Reds’. INTRA SPORTS

Alisson Becker: el guardameta brasileño completó todos los partidos en su primera temporada. Tristemente, esa suerte no le acompañaría la temporada pasada y el principio de esta. La última lesión que sufrió fue el 1 de marzo, una lesión de cadera (dos meses de baja) que le hizo perder el clave partido contra el Atlético de Madrid. La mas reciente fue una lesión de hombro (tres semanas de baja), dejándolo por fuera de tres partidos en que su equipo recibió 9 goles en contra.

Trent Alexander-Arnold: el máximo asistente del equipo las pasadas temporada estará un mes de baja por una lesión en la pantorrilla en el partido contra el City. El ‘Scouser’ no se lesionaba desde marzo de 2019, año en el que solo se perdió un partido.

Joe Gomez, la pareja de baile de van Dijk. GOAL

Joe Gomez: una de las mas sensibles por la cantidad de bajas en el puesto de defensa central y cómo ocurrió. Por una entrada en el entrenamiento de la selección inglesa, se espera que Gomez esté de baja hasta mayo, tras su operación en el talón de Aquiles. Desafortunadamente, su último precedente tampoco fue nada agradable, ya que se perdió cuatro meses (entre diciembre y abril) de competición por una operación de tobillo en la 18-19.

Virgil van Dijk: la más dolorosa de todas por lo que representa uno de los mejores centrales del mundo, el holandés podría perderse lo que resta de temporada por su lesión del ligamento cruzado anterior tras una entrada de Pickford. Y es que parece que es la única manera de sacarlo de los terrenos, debido a que su única lesión con la camiseta del Liverpool fue en enero de 2018 por unos problemas en los muslos que arrastraba del Southampton.

Andrew Robertson: la más reciente y la que se desconoce el alcance de la misma. Tras clasificarse a la EURO 2021, Robertson sufrió unas molestias, que si le hacen perderse el partido contra el Leicester podría significar su primera lesión desde octubre de 2016, muestra que la acumulación de partidos es un problema real.

Mediocampo

Fabinho se lesionó tras ejercer su tercer partido como central. NBC

Fabinho: el hombre llamado a ser el héroe al fondo de la zaga tras las lesiones de van Dijk y Matip, terminaría ejerciendo en una zona que no era la suya. Por una lesión del muslo el pasado octubre estuvo un mes fuera, jugador que no se lesionaba desde noviembre del año pasado, por una lesión en el ligamento.

Jordan Henderson: el capitán no estuvo en dos partidos de la presente temporada por unas molestias en el muslo presentadas contra el Chelsea. El nacido en Sunderland se lesionó anteriormente finalizando la Premier 19-20, lo que le impidió terminar la temporada.

Georginio Wijnaldum: el primer apartado para felicitar a un jugador. El de los Países Bajos no se ha lesionado nunca en sus cinco temporadas en Anfield.

Delantera

Mohamed Salah: probablemente la lesión mas innecesaria. El egipcio fue testeado positivo en la prueba del COVID-19, días después de haber sido visto en la boda de su hermano en una reunión multitudinaria donde los tapabocas brillaron por su ausencia. No somos jueces para decir que deben hacer los futbolistas en su tiempo libre, pero se pudo haber evitado. Podría perderse el partido contra el Leicester, hecho que no ocurría desde octubre de 2019.

Firmino y Mané celebrando un gol. DAILY MAIL

Roberto Firmino: el director de orquesta no ha tenido el inicio esperado, pero sigue estando igual de sano. No se ha lesionado desde mayo de 2019, partidos de recta final de una loca temporada que lo dejó por fuera de las semis de Champions y los dos últimos partidos de la Premier 18-19.

Sadio Mané: el senegalés, como sus compañeros de ataque, parecen ser libres de lesiones. Sin embargo, esta temporada se perdió el partido contra el Aston Villa por culpa del coronavirus. Sadio no se perdía un partido desde enero de este año, donde estuvo 15 días de baja por una lesión en el muslo.

Fondo de plantilla

Una de las claves para evitar lesiones era tener la posibilidad de poder rotar mucho, por eso la importancia de tener buenas variantes esperando sus oportunidades, como fue el caso de Diogo Jota. Pero, como handicap, la liga inglesa es la única de las cinco grandes de Europa que no permiten más de tres cambios, queja que han hecho públicas tanto Klopp como Guardiola.

A pesar de las bajas, el Liverpool ha tenido niveles altos de fútbol. THIS IS ANFIELD

De igual forma, Jürgen no ha tenido suerte con los recambios. Jugadores como Tsimikas, Thiago Alcantara y Keita fueron diagnosticados con coronavirus para posteriormente perderse más partidos por problemas físicos. A esa lista se le suman jugadores como Matip, Shaqiri y Oxlade-Chamberlain, que se lesionaron de larga duración en pretemporada, estando el último todavía en recuperación.

Las complejas situaciones han provocado que jugadores como Rhys Williams y Nathaniel Phillips, dos jugadores que no iban a seguir en Liverpool esta temporada, hayan contado con importantísimos minutos durante este inicio. Por otra parte, ha obligado a Klopp buscar variantes, cambiando el 1-4-3-3 por el 1-4-2-3-1. Lo cierto es que el campeón de Premier deberá golpear la pizarra para encontrar soluciones efectivas, porque el tiempo no se detiene.

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies