Cuando el Arsenal casi toca el cielo con las manos

En el Día de San Valentín, repasamos el Arsenal-Leicester de 2016

«Me enamoré del fútbol tal como más adelante me iba a enamorar de las mujeres: de repente, sin explicación, sin hacer ejercicio de mis facultades críticas, sin ponerme a pensar para nada en el dolor y en los sobresaltos que la experiencia traería consigo».

Nick Hornby

Esta es una cita del libro Fever Pitch (Fiebre en las gradas en español) y refleja a la perfección el significado de la pasión por el fútbol. Su autor, Nick Hornby, es un declarado fan del Arsenal y en el libro vincula aspectos de su vida íntima y personal con su fanatismo por los ‘Gunners’. Por ende, no es coincidencia que esta referencia sirva de introducción para contar la siguiente historia.

El fútbol puede llevarte de la alegría a la desazón de un momento a otro. Lo que sucedió en la tarde del 14 de febrero de 2016 en Londres y lo que vino después son el fiel ejemplo de ello. Los protagonistas de este relato son Arsenal y Leicester, el Emirates Stadium como escenario y la temporada 15-16 el marco temporal en que se desarrolló este suceso.

El Leicester se consagró campeón de la Premier 15-16. LEICESTER CITY

La actual temporada está siendo complicada para muchos equipos e incluso hasta 10 conjuntos distintos consiguieron alcanzar la cima de la tabla en algún momento. Pues bien, cinco años atrás, la inconsistencia también se hizo presente (para el ‘Big Six’) y dio como resultado una de las más grandes e inesperadas gestas de la historia de la Premier League: Leicester campeón.

Los ‘Foxes’, que venían de escapar del descenso la temporada anterior, marchaban en la primera ubicación y desde que tomaron la posta en la fecha 15 siguieron firmes hasta el final. Kanté, Mahrez y Vardy (quien llegó a anotar en 11 partidos consecutivos por PL) eran las figuras del equipo dirigido por Claudio Ranieri. El Arsenal, por otro lado, tenía a un Mesut Özil en pleno estado de forma, una medular confiable con Cazorla y Coquelin y una defensa sólida. Parecía que era el año en que se terminaba la sequía por Premier, pero no. La irregularidad fue más. Vale la pena aclarar algo: El Arsenal nunca estuvo realmente cerca de ganar el título ese año, pero estuvo lo suficientemente cerca ese día.

Día de partido

Los ‘Gunners’ recibían al Leicester sabiendo que se jugaban su última chance. 5 puntos por debajo, y con la posibilidad de quedar a 8 si perdían, era ganar o ganar. El ambiente en el Emirates era el ideal: estadio repleto, los fans listos para alentar al equipo hasta el último minuto y el Arsenal sabía lo que era ganarle al Leicester esa temporada (lo habían hecho 2-5 en el King Power en el primer partido). Los de azul perdieron solo tres encuentros ese curso, dos de ellos ante los londinenses.

El Arsenal partía con un 1-4-2-3-1 clásico de Wenger, con Giroud en punta de ataque. El Leicester, por su parte, con un férreo 1-4-4-2 y listos para salir de contra aprovechando la velocidad de Albrighton, Mahrez y Vardy. Sonaba el silbatazo inicial en el Emirates.

El primer tiempo transcurría sin mayores emociones, hasta que a los 44 minutos, el árbitro marcaba un penal a favor para los ‘Foxes’ tras falta de Nacho Monreal sobre Jamie Vardy. Dato curioso: ese fue el sexto penal que generaba Vardy en la competencia (más penales que los otros 19 equipos del torneo). Por su parte, el Leicester había conseguido 10 penales a favor hasta entonces (el doble que cualquier otro equipo esa temporada). Arsenal 0-1 Leicester. Final del primer tiempo.

Vardy convierte su sexto penal de la temporada y adelanta a los ‘Foxes’. PREMIER LEAGUE

La segunda mitad comenzaba con un cambio para los londinenses: Calum Chambers ingresaba por Laurent Koscielny lesionado. Transcurridos 10 minutos, una falta de Danny Simpson marcaría el rumbo del partido. El lateral inglés vio la roja por doble amonestación. Producto de esto, Ranieri se vio obligado a cambiar y sacó a Mahrez por Wasilewski (un central). Wenger respondió enviando a Walcott por Coquelin. Efecto inmediato. Tras varios minutos buscando vulnerar a Schmeichel, sería Walcott quien puso en tablas el marcador. Algo se sentía distinto en la atmósfera.

El Arsenal siguió buscando la portería rival hasta el final del partido, hasta que sucedió, finalmente sucedió. Tras una falta de Wasilewski sobre Monreal, Özil lanzó de falta y colocó el balón en la cabeza de Welbeck (quien había ingresado minutos antes). El delantero ubicó el esférico en el palo más lejano, venciendo la estirada de Schmeichel. Una explosión de emoción y locura se vivió en el estadio. La cámara central de la transmisión vibraba, la gente lloraba (incluido quien escribe esto aunque desde casa) y los jugadores celebraron junto a los fanáticos en uno de los córners. Esa fue la última pelota del encuentro, literalmente. Arsenal 2-1 Leicester. Final del partido.

¿Qué pasó después?

Lo que sucedió después es conocido: Leicester continuaría su marcha hacia su primer título de Premier League y Arsenal finalizaría segundo, diez puntos por debajo de los ‘Foxes’. Desde entonces, los ‘Gunners’ nunca volvieron al top 4 de la competición. En la presente temporada, ambos se encuentran disputando la Europa League, con los comandados por Brendan Rodgers luchando por el título en Premier, mientras que el Arsenal navega por la mitad de la tabla.

Los ‘Foxes’ levantan la copa en su estadio. PREMIER LEAGUE

Un último dato curioso. Desde noviembre de 1994 hasta mayo de 2018, Leicester no pudo vencer al Arsenal por liga (23 PJ – 16 PP – 7PE). Hoy la tendencia cambió. Actualmente, Arsenal lleva cuatro partidos sin ganarle a los ‘Foxes’. Los últimos nueve encuentros marcan una ligera ventaja para los azules (cuatro victorias, dos empates y tres derrotas).

Esta historia sucedió en un día como hoy, cinco años atrás, en el día de los enamorados. Es una historia de amor que terminó mal, pero que tiene capítulos que son escritos día a día. Si bien es una experiencia meramente personal, vale la pena recordar lo que puede generar el fútbol y por qué, al ser tan impredecible, es el mejor deporte del mundo.

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies