Ipswich Town, el tesoro de Sir Bobby Robson

La historia de uno de los equipos más icónicos del fútbol inglés

Al este de Inglaterra, en el condado de Suffolk, se encuentra una de las ciudades más antiguas del Reino Unido. Fundada por los anglosajones, Ipswich cumplió durante años su cometido como enclave entre York y Londres, habilitando el comercio que derivaba hacia Escandinavia y el Rin desde el siglo séptimo, gracias al estuario del río Orwell. Una posición clave que llevó a los vikingos a lanzarse a su conquista en el siglo IX. Fueron ellos quienes construyeron las murallas que rodean lo que hoy es el centro de la localidad, en un intento fallido de mantenerla alejada de los ingleses. Muestra de su riqueza cultural es el ‘Ipswich Museum’, uno de los tres museos con los que cuenta la villa de Ipswich, el cual alberga réplicas de tesoros como el de Sutton Hoo o el de Mildenhall. Sin embargo, entre 1969 y 1982, el gran tesoro que enorgullecía a toda la ciudad estaba dirigido por un joven inglés de apenas 36 años que daba sus primeros pasos en los banquillos: Bobby Robson.

Robert William Robson, posteriormente Sir Bobby Robson, desarrolló su carrera como futbolista entre el Fulham y el West Bromwich Albion. Hijo de un minero del carbón, tuvo que compaginar su sueño con su trabajo como electricista durante sus primeros años. Bobby representaba los valores de la clase trabajadora británica de la época, dotando a su figura de un mayor misticismo que le acompañó durante toda su trayectoria. De hecho, debido a su afable personalidad, siempre estuvo en contraposición con el otro gran técnico inglés de su época: Brian Clough. Clough y Robson llevaron a lo más alto a los dos clubes de moda en Gran Bretaña por aquel entonces: el Nottingham Forest y el Ipswich Town.

1969: Bobby Robson llega a Ipswich

Tras una primera y poco afortunada experiencia como entrenador en el Fulham, Bobby Robson fue contratado en 1969 por el entonces presidente del Ipswich Town, John Cobbold, para dirigir a un club cuyo mayor éxito había sido hasta entonces el título liguero cosechado en 1962. Fue en esta villa del este británico donde Sir Bobby forjó su identidad como entrenador. En la segunda mitad de los 70, el club comenzó a carburar como si de las minas en las que trabajaba su padre se tratara. En 1978, el Ipswich sumó a sus vitrinas el segundo título oficial de su historia, la FA Cup, tras vencer por la mínima al Arsenal en el viejo Wembley. Este hecho marcó un punto de inflexión para el modesto club inglés, que vio como su crecimiento llegaba a su punto álgido en el primer bienio de los 80.

En 1981 y 1982, los pupilos de Robson se quedaron a las puertas de conseguir su segunda liga. Aston Villa primero, y Liverpool después, fueron los encargados de impedírselo. Sin embargo, el mayor éxito de la historia del club lo protagonizarían en medio de ambas platas: la consecución de la Copa de la UEFA de 1981. Los rivales fueron sucumbiendo uno a uno frente a los ‘Gipes’, que vieron la oportunidad de hacer historia al alcance de su mano. Incluso se dieron varias goleadas, como el 5-0 al Widzew Lódz polaco, que llegaba al choque tras eliminar a la Juventus, o el 4-1 al Saint-Étienne en cuartos. La final también se disputó a doble partido. En Portman Road, hogar del Ipswich desde 1884, los hombres de Robson pasaron por encima del AZ Alkmaar holandés con un contundente 3-0, gracias a los tantos de John Wark, Frank Thijssen y Paul Mariner. En la vuelta, la victoria del AZ por 4-2 no sirvió a los holandeses, que vieron como la segunda competición de clubes más prestigiosa del continente volaba a suelo británico.

Robby Robson posa con la Copa de la UEFA. IPSWICH TOWN FC

En el documental Bobby Robson: More Than a Manager (disponible en Netflix), el mítico técnico inglés lo definía del siguiente modo: «Nos votaron como el mejor equipo de Europa. No el mejor equipo de Inglaterra. El mejor equipo de Europa». Un hito sin precedentes que elevó a una modesta ciudad inglesa a los altares europeos. El éxito de aquella escuadra trascendió lo deportivo y lo cultural, ya que varios integrantes del primer equipo aparecieron en la película Escape to Victory (1981) junto a Pelé y Sylvester Stallone. Sir Bobby Robson logró, en sus 13 años al frente del club, situar Ipswich en el mapa deportivo y cultural europeo.

1982: Se cierra la etapa de Robson con dos títulos y un legado histórico

En 1982, entrenador y club separaron sus caminos. Tras la marcha de Robson, el Ipswich Town nunca volvió a ser el mismo. Después de varios descensos y ascensos, se ganaron el sobrenombre de los ‘Tractor Boys’ en sus años en Premier League en los comienzos de siglo. Actualmente, el equipo milita en la EFL League One, tercera categoría del fútbol inglés, y sueña con poder recuperar algún día su gloria pasada.

El Ipswich Town milita actualmente en la EFL League One. IPSWICH TOWN FC

Por su parte, la carrera de Sir Bobby iría en crescendo: ocho años de seleccionador inglés, doble experiencia en el PSV, cuatro años en Portugal (Sporting y Porto), una campaña en el FC Barcelona junto a José Mourinho y un joven Ronaldo Nazario, y un lustro dirigiendo al Newcastle para despedirse definitivamente de los banquillos. En total, a la FA Cup y la Copa de la UEFA logradas en su etapa en Ipswich, se sumaron dos Eredivisie; dos Ligas y una Copa portuguesa; una Copa y una Supercopa de España; y un nuevo título europeo: la Recopa del 97 con el FC Barcelona. Sir Bobby Robson falleció en 2009 tras luchar contra varios tumores desde 1992, quedando en el recuerdo de los aficionados del fútbol para la posteridad. Especialmente, para los fans del Ipswich, club al que convirtió, durante más de una década, en su mayor tesoro.

Autor: Alberto Arilla

Periodismo en UNIZAR.