João Cancelo, el enésimo invento de Guardiola

El portugués ha crecido en un rol que le ha otorgado Pep y está siendo trascendental en el nuevo Manchester City

A lo largo de la historia han existido una gran cantidad de genios que han elevado el nombre de su oficio al máximo exponente. Un grupo de prodigiosas mentes que, más allá de crecer con el abanico de herramientas que su arte les otorgaba, recapacitaron, innovaron y cambiaron su paradigma. Estas ilustres figuras son los inventores. Cabezas excelsas en sus materias como Thomas Alva Edison, Leonardo Da Vinci, Nikola Tesla o Graham Bell que se empaparon de múltiples ámbitos para conseguir unos descubrimientos revolucionarios y moldear el arquetipo de su especialización a su imagen y semejanza.

Dentro del ámbito que nos concierne, el fútbol, las cabezas pensantes están observando el juego detrás de la línea de cal, sentados en un banquillo. Los técnicos constituyen la pieza indispensable de un complejo castillo de naipes. Y, si apartas esa pieza, la construcción cae por los suelos. En el caso del Manchester City esto es más representativo todavía. Pep Guardiola es una figura que aglutina una cantidad ingente de dominio que acaba transformando en éxitos. Tiene sus detractores, pero los datos lo avalan. Él es el mayor genio que existe actualmente en el deporte rey. Es imposible calcular o predecir su siguiente movimiento, porque su capacidad de invención se escapa de toda lógica.

En su quinta temporada manejando el timón de los ‘Sky Blues’ le ha tocado renovarse, estrujarse la cabeza hasta sacar la última gota de sudor y probar cosas nuevas para conseguir ser la estrella que más brille en la constelación que se ha convertido la Premier League. Entre la infinidad de cambios que ha adaptado y plasmado en su plan de juego, se ha inventado un rol para encontrar al Joao Cancelo que nadie se habría podido imaginar. El perfil oculto de la luna, algo que jamás se había visto. El luso está mostrando un rendimiento superior al que se le presumía que podía alcanzar. En Valencia y Turín dejó entrever sus cualidades a fogonazos, pero se le exigía un sostenimiento que el técnico catalán le ha otorgado. Además, comenzando a hacer cosas inapropiadas para el tipo de jugador que aparentaba.

El portugués se mostró al mundo del fútbol como uno de los laterales más prometedores. Sus funciones parecían enfocadas a ser eso, uno de los mejores jugadores del mundo ocupando el carril diestro. Joao Cancelo no se parecía en forma ni fondo a Lahm o Alves, coetáneos y potenciados por Pep Guardiola, ni a Trent Alexander-Arnold, el que ha recogido el testigo de los dos anteriores. Difería con sus compañeros de posición que construyen el juego caídos a una banda. Él parecía ser como un caballo que cabalga libre por los prados, potente y firme en su zancada. Feliz cuando subía al ataque, sin las preocupaciones de lo que sucedía a su espalda. Hablo en pasado por razones obvias. Todas ellas eran cosas que asemejaba hasta que el de Sampedor lo ha modelado a su gusto.

El portugués es ya uno de los mejores laterales del mundo. PREMIER LEAGUE

De gran lateral a gran futbolista

El esquema del Manchester City actual en ocasiones retrotrae a los inicios más primogénitos del fútbol. Rompiendo con todos los estereotipos actuales en cuanto al empleo de sistemas, en ataque los laterales de Pep se están situando prácticamente como interiores, algo que recuerda a la pirámide invertida. Desde esa posición de lateral sobre el papel, pero interior sobre el verde, está dando ese salto de calidad inesperado. Muy involucrado en la construcción de juego (promedia 94 toques por partido y casi 60 pases completados) está elevando su nivel de juego a un escalón que no aparecía en sus planes. Juntándose siempre al mediocentro y combinando a diferentes alturas, mezclando diferentes tipos de pase y cambios de orientación con precisión milimétrica. En ocasiones hasta se atreve a asomarse vorazmente por la frontal del área. Más que un gran lateral, está convirtiéndose en un gran futbolista. Otra reconversión que se saca Guardiola de la chistera, y ya hemos perdido la cuenta.

«El João que llegó la pasada temporada estaba confuso en el inicio porque esperaba algo que no podíamos darle (…) Es un jugador increíble desde el punto de vista físico. Podría jugar todos los días, y para nosotros es importante tener jugadores físicamente consistentes. Tuvo algunas dificultades, llegó a un nuevo club, se encontró con nuevas ideas, pero ahora está adaptado y jugando bien», comentaba el de Sampedor sobre João Cancelo en su nuevo rol. Paradigmáticamente trata al portugués desde su apartado meramente físico, cuando era lo que más se apreciaba cuando se recostaba sobre la banda. Mientras que en su nuevo rol, estas dotes innatas se ven más disimuladas. Sin embargo, partir de esa zona más alzada y centrada que está está sirviendo de cortafuegos ante los incendios que generan las deficiencias de Rodri. Carencias que presentaban ambos pero diferían en la forma. El español pecaba por físico y el portugués por imprudencia, pero juntos se arropan y complementan tapando el uno las taras del otro.

Guardiola aconseja a Cancelo durante el descanso de un partido. MANCHESTER CITY

El Manchester City es un club propicio a ayudar a sus futbolistas a crecer. Tras un titubeo inicial, la duda se generalizó sobre el proyecto y el catalán ha movido sus fichas de ajedrez y ha cambiado las normas del juego. No podía fallar y no ha fallado. Era complicado ver un proyecto en manos del mejor inventor fallar dos campañas consecutivas en la lucha por un título liguero, su título. Ha potenciado al esquema y le ha dado un salto cualitativo a Joao Cancelo. El enésimo futbolista que debe rezarle cada noche por haberse cruzado en su carrera. Una que tenía buena pinta, pero que la ha sazonado y emplatado el innovador de más talento y más original. Es genialidad pura.

Tener a Guardiola en el banquillo es una trampa que se escapa de la ley. Siempre guarda y esconde un as bajo la manga que presenta cuando menos se espera. Ahora ha inventado un molde nuevo que se adapta a las condiciones de sus marionetas, dejando a Cancelo como claro beneficiario. Nunca hay que dar por muerto en el torneo de la regularidad a un equipo en el que él mueve las fichas. Porque, tal vez, en las grandes noches le ha faltado callo competitivo o algo de fortuna. No obstante, si hay algo seguro, es que contar con su presencia ayuda a sumar los puntos de tres en tres cada fin de semana.

2 opiniones en “João Cancelo, el enésimo invento de Guardiola”

Comentarios cerrados.

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies