Sir Alex Ferguson: La historia antes de convertirse en leyenda

Sir Alex Ferguson ganó 39 títulos entre 1986 y 2013 como director técnico del Manchester United, pero la historia del escocés en los banquillos no empezó en el de Old Trafford. Como toda figura del fútbol tuvo otras aventuras y aquí repasaremos la carrera de ‘Fergie’ antes de llegar al club mancuniano.

Alex Ferguson nació en Glasgow el 31 de diciembre de 1941 y su primer equipo como jugador fue el Queens Park, el que hasta el día de hoy sigue siendo el único club amateur de la liga escocesa. Debutó en 1957 con una derrota 2-1 contra el Stranraer, antes de pasar al Saint Johnstone, donde fue el goleador del equipo aunque no pudo seguir su carrera en plenitud porque tenía otro trabajo que le impedía asistir a todos los encuentros.

En 1964 dio el salto definitivo hacia el fútbol profesional cuando lo contrató el Dunfermline, donde quedó a un punto de ganar la liga y llegó a la final de la Copa de Escocia. La siguiente campaña Ferguson marcó 45 goles en 51 partidos, que le valieron para firmar por los Rangers. Su carrera en el club protestante quedó marcada por un error en un ‘Old Firm’ de final de Copa en 1969, el cual le terminó condenando al equipo filial.

Los rumores decían que su salida del Rangers se debía a que la esposa de Alex era católica aunque el propio jugador desmintió eso alegando que todo el equipo sabía de las creencias familiares y que su salida se debió a su bajo rendimiento. Ese mismo año el Nottingham Forest lo contactó pero el jugador declinó la oferta porque no quería dejar su país y terminó firmando contrato como jugador-entrenador de Ayr-United.

Alex Ferguson con la camiseta de los Rangers. DAILY RECORD

Su carrera como técnico

En 1974 empezó su carrera como entrenador en el East Stirlingshire de la quinta división escocesa, donde se ganó la fama de hombre duro. El delantero Bobby McCulley dijo una vez: «Nunca he tenido miedo de nadie, pero Ferguson fue un bastardo terrorífico desde el principio». En 1975 llegó al Saint Mirren y rápidamente ascendió desde la tercera división hasta la Premiership escocesa. En 1978, los ‘Saints’ se convirtieron en el único equipo que despidió al entrenador escocés: según los tabloides de la época, fue relegado de su cargo por ofrecer primas a los jugadores sin permiso de los dirigentes, aunque hubo rumores que afirmaban que fue cesado por aceptar una oferta para enfrenar al Aberdeen. Willie Todd, presidente del Saint Mirren por aquel entonces, declaró que Ferguson no tenía habilidades para ser entrenador.

Ese mismo verano llegó al Aberdeen, donde no comenzó con buen pie. En las primeras semanas tuvo que gestionar una revuelta de los jugadores más veteranos, quienes no creían que alguien poco mayor que ellos pudiera llevarles a buen puerto. Pero estaban equivocados. En la temporada 1979/1980 ganó la competición doméstica, en la primera vez en 15 años que el trofeo no quedaba en manos de Celtic o Rangers. Ferguson se había ganado el respeto de la plantilla. «Ese éxito nos unió. Finalmente creyeron en mí», dijo el entrenador.

Su fama de hombre duro siempre lo acompañaba e incluso llegó a multar a John Hewitt por adelantarle en la vía pública. En 1982 ganó la Copa de Escocia y los Wolves quisieron contratarlo pero los rechazó porque los ingleses no pasaban por un buen momento y según él «no había cumplido ni la mitad de sus ambiciones con el Aberdeen».

En 1983 ganó la Recopa de Europa venciendo 2-1 al Real Madrid y revalidó el título de la Copa Escocesa. En 1984 volvió a sumar éxitos al conseguir el doblete nacional de Liga y Copa y sus logros con el Aberdeen le valieron para conseguir la Orden del Imperio Británico (OBE). Arsenal, Tottenham y Rangers quisieron hacerse con sus servicios pero ‘Fergie’ les rechazó. En la temporada 1984-85 retuvo el campeonato de Liga y un año después volvería a ganar la Copa esocesa, pero en abril lo tuvo claro. Ferguson se reunió con el presidente para comunicarle que su intención era dejar la institución tras haber conquistado tres ligas, cuatro copas, una Copa de la Liga, una Recopa y una Supercopa de Europa.

Imagen de Alex Ferguson en el Aberdeen. ABERDEEN FC

Selección de Escocia

Ferguson fue uno de los asesores de Jock Stein, reconocido por su labor como seleccionador de Escocia. Tras la muerte de Stein en septiembre de 1985, ‘Fergie’ tomó la dirección técnica del conjunto nacional en la última fase de clasificación para el Mundial de México 1986, que consistía en un enfrentamiento a doble partido contra Australia. En Glasgow ganó Escocia 2-0 y en Melbourne consiguieron el pase a México tras empatar sin goles.

Ya en México, bajo la dirección de Ferguson el papel escocés fue muy pobre con derrotas 1-0 contra Dinamarca, 2-1 vs Alemania y un empate sin goles vs Uruguay. Pero el interés de los clubes por Alex crecía. Arsenal, Tottenham y Manchester United formaban la terna de pretendientes del escocés. En noviembre terminó aceptando la oferta de los ‘Red Devils’ y, el resto, ya lo conocen todos.

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies