Neil Harman: «El Wycombe no es un equipo, es una familia»

Hablamos con Neil Harman, periodista y autor de ‘Close Quarters’, un libro que narra la hazaña del Wycombe Wanderers

Neil Harman (1957) es un periodista inglés con amplia experiencia en el mundo del deporte. Fue el corresponsal principal de tenis para los periódicos The Times y The Sunday Telegraph, sirviendo por un largo periodo y siendo una persona importante dentro del medio. También fue corresponsal de tenis y fútbol para el periódico Daily Mail.

Desde 2004 ha escrito la publicación oficial de Wimbledon, el prestigioso torneo de tenis. De igual manera, colaboró con David Beckham y el tenista Andy Murray para la elaboración de sus biografías. Hace apenas unas semanas publicó su último libro llamado Close Quarters, un viaje a través del extraordinario ascenso del Wycombe Wanderers a Championship, en el que Neil tuvo prácticamente acceso libre a la intimidad del equipo y estuvo presente a lo largo de toda la temporada.

La historia del ascenso de los ‘Chairboys’ a Championship fue increíble, siendo un ejemplo de superación y fuerza de voluntad para lograr un triunfo inimaginable. La entrevista original fue realizada en inglés, por lo que este artículo presenta la traducción en español de la misma.

La hazaña del ascenso

Pregunta. Al comienzo de la campaña 19-20 en League One (tercera división), ¿cuáles eran sus expectativas con respecto a la temporada del Wycombe Wanderers y su posición en la tabla general?

Respuesta. En la primera vez que atendí una reunión importante de jugadores, Richard Dobson (auxiliar técnico) dio un discurso acerca de la cultura del Wycombe Wanderers y el ‘ethos’ del equipo. Yo pensé que si había suficientes buenos jugadores que aceptaran este ‘ethos’ y jugaran según los valores del club, podrían tener una oportunidad decente de mantenerse en la categoría. Por esos días, había llegado una inversión inicial de los futuros propietarios estadounidenses. Eso trajo un ligero sentimiento de optimismo, donde antes había rondado cierto pesimismo. Lo escribí en el libro, eran los favoritos para descender por parte de todos los periodistas y expertos. Pero creo que subestimaron la calidad de las personas y el subyacente ‘ethos’ del club, que básicamente era jugar de cierta forma y tratar a los demás de cierta forma. Recuerdo una ocasión cuando Gareth (entrenador) tuvo una reunión con los aficionados en la pretemporada, y comentaba que si el equipo lograba terminar en la 17ª posición se consideraba una temporada exitosa. Lo que encontré en Wycombe es que no importan demasiado las estadísticas normales y números, lo que más importa es cómo eres como persona.

Bloomfield y Akinfenwa sostienen la copa. WYCOMBE WANDERERS

P. No hay duda de que la temporada pasada fue increíble, pasando de favoritos para el descenso, poco presupuesto, solamente nueve jugadores al inicio de la pretemporada hasta terminar en lo más alto: salir victoriosos en Wembley y ascender a Championship por primera vez en 133 años de historia. ¿Cómo fue la experiencia de poder seguir y estar tan cerca del equipo a lo largo de la temporada?

R. Al comenzar esta travesía me acerqué a los jugadores y les dije que ni yo les conocía ni ellos a mí tampoco. De cierta forma, tuvieron que confiar en que haría las cosas a mi manera. Si ellos aceptaban eso yo no los traicionaría ni escribiría algo que no fuera verdad. Ellos sabían que yo estaría por todos lados, escuchando y haciendo anotaciones. Para ser sincero, estuve realmente sorprendido con la actitud de los jugadores. Solamente en una ocasión me solicitaron que no estuviera escuchando cierta conversación, de ahí en fuera, me dieron la confianza de tomar notas y estar presente dentro del club. Estuve en los pubs, charlas técnicas, centro de entrenamiento, vestuario. No estaba todo el tiempo y tenía que ser consciente de que mi presencia no se convirtiera en una molestia. De cierto modo, elegía momentos puntuales. Lo consultaba con el entrenador y si él estaba de acuerdo con que estuviera presente, los jugadores se alineaban y no había problema. Matt Bloomfield (capitán y leyenda del Wycombe Wanderers) me comentó, al acabar de leer el libro, que había aprendido ciertas cosas sobre su equipo que él mismo no sabía. Para mí eso fue increíble. Matt es un tipo que lleva en el club más de quince años, que lo conoce prácticamente todo y, aún así, se dio cuenta de ciertos aspectos que él desconocía. Como autor es muy gratificante que alguien como Matt, con toda su experiencia dentro del club, haya recibido el libro de una excelente manera.

Matt Bloomfield es un ícono en el club. WYCOMBE WANDERERS

P. ¿Cómo es el ambiente cotidiano alrededor del Wycombe Wanderers?

R. Cuentan con un buen centro de entrenamiento y un fuerte apoyo. En ocasiones en un club de fútbol, existen jugadores que no juegan demasiados minutos y deben esperar por alguna lesión o baja de juego de uno de los titulares. Eso genera un ambiente y un contexto poco favorable para todos. Lo que encontré en Wycombe es que, el jugador que esté en la cancha, está totalmente respaldado y apoyado por los que no están en el campo. Porque esa es otra de las fortalezas más grandes que tiene Wycombe Wanderers. Los jugadores se pueden contar problemas personales, ninguno esconde alguna situación. No es como que algún jugador se queda con un problema y simplemente se lo guarda y se va a casa. Las personas se sientan y hablan unas con otras. Se convierte en cómo podemos ayudar a tal jugador con tal problema, y todo eso viene desde el entrenador. Gareth es puro ‘rock and roll’, pero siempre está ahí para todos los jugadores, sean titulares habituales o reservas. Diría que tiene como una especie de antena muy fuerte, sabe identificar cuando un jugador tiene algún problema incluso antes de que él mismo se dé cuenta. Es un regalo. Esa es una de las razones del éxito tan inesperado del Wycombe Wanderers: es una familia.

Ainsworth, entrenador del Wycombe, es el cantante principal de la banda Cold Blooded Hearts. WYCOMBE WANDERERS

Close Quarters

P. Su libro Close Quarters nos lleva a través de la trepidante temporada 2019-2020. Para su escritura, estuvo en la intimidad del club y viviendo muy de cerca la magnífica aventura de los ‘Chairboys’. ¿Cómo surgió la idea para desarrollar este libro? ¿Tuvo que convencer a alguien para poder llevar a cabo este proyecto?

R. La primera vez que hablé sobre ello fue en un café con Gareth, que de hecho vive a unos diez minutos de mi casa y asistimos a la misma iglesia. Le propuse la idea y, en ese momento, solamente había nueve jugadores en el primer equipo, no había dinero y Gareth estaba algo preocupado de que hacer el libro sería escribir sobre un desastre. Lo meditó unos minutos y al final accedió, comentando que sería lindo escribir sobre la historia de cómo funciona un club como Wycombe Wanderers. El proceso de pensamiento inicial fue de cómo el Wycombe sobreviviría. Unas tres semanas después, escuchamos la noticia sobre estos estadounidenses que planeaban invertir en el equipo. Eso cambió la situación, ya que con la promesa de un poco más de inversión, se pudo reclutar a más jugadores. Y un mes después de haber iniciado la temporada, estábamos primeros en la liga. La historia cambió significativamente. Claramente ser líderes en septiembre no significa que no acabarás descendiendo, pero se sentía cierto impulso alrededor del equipo. Prácticamente, hasta poco antes del parón por COVID-19, el equipo nunca se cayó de los tres primeros lugares y terminó por escribirse una historia que nunca hubiéramos imaginado. Cuando cosas como esas comienzan a suceder (inversión de los futuros dueños, estar en la parte alta de la tabla, hat-trick de goles a balón parado de Joe Jacobson), te invade un sentimiento de que algo increíble se puede estar gestando. Esos dos goles desde córner de Jacobson y la victoria que los colocaba como líderes, me daba la impresión de que algo extraño estaba pasando y que tal vez lo extraordinario estaba destinado a suceder. A lo largo de la temporada, a pesar de las derrotas y una mala racha cerca de Navidad, el equipo logró mantenerse en la parte alta y la posibilidad de los play-offs se hacía cada vez más real.

Close Quarters. WYCOMBE WANDERERS

Adebayo Akinfenwa, más que un jugador

P. Adebayo Akinfenwa es un futbolista realmente conocido. Quizás más por su apariencia física o su corpulencia, es una persona reconocida en el mundo del fútbol. ¿Qué tantos reflectores o qué tanta fama se ha generado por la presencia de Adebayo en el Wycombe Wanderers?

R. Él tiene una personalidad tan enérgica, es muy complicado ignorarlo aunque esté jugando o no. Adebayo explica en el libro: «Soy distinto, yo sé que soy distinto y tengo una responsabilidad conmigo pero también con el resto del equipo de hacer lo mejor por ellos». Es una figura inspiracional. Creo que en ocasiones las personas lo perciben más como una broma o en tono de chiste por ser tan fuerte y grande, pensando que no es un futbolista y solamente juega por diversión. Pero también hay algo especial sobre él. Es una figura paternal para varios de los jugadores más jóvenes y en ocasiones acuden a él buscando algún consejo. También, como Gareth, es otra persona capaz de percibir las cosas que no van bien. Se da cuenta cuando un jugador no está entrenando de la mejor forma, si algo anda mal en sus vida privada… Es una persona realmente inteligente. También creo que no se debe subestimar su talento, porque si Adebayo está en la cancha, Wycombe juega de cierta manera y de otra cuando no lo está. Pero te puede cambiar un partido. Ahora en Championship yo pienso que no será tan titular como el año pasado, pero es un jugador que puede entrar de cambio, chocar con los defensas y provocar algún gol. Akinfenwa es tan vital para el equipo por lo que él aporta como persona y jugador.

Akinfenwa es uno de los líderes del equipo. WYCOMBE WANDERERS

Aquella noche (día de ascenso a Championship) nos dirigimos de vuelta a un pub cerca de Wycombe. Evidentemente no cabían de la felicidad, pero nadie estaba gritando ni alardeando. Era todo bastante callado, considerando la hazaña que acababan de lograr. En Wembley ya habían hecho sus festejos, bailes y cánticos, pero hubo cierto aire de reflexión y de detenimiento por lo que acababan de conseguir. Adebayo estaba sentado con un grupo de jugadores, sin hacer mucho escándalo comparado con otras ocasiones durante la temporada. Simplemente él quiso tener una conversación sobre lo que se había conseguido y eso me pareció muy interesante. No hubo ese ambiente de alarde ni presunción, pues fue bastante tranquilo. Las conversaciones eran relajadas y aunque obviamente todos estaban muy felices, nunca se convirtió en algo ruidoso o de mucho escándalo. No fue como un ‘mírennos, somos espectaculares’, sino un ‘pensemos en la magnitud de lo que hemos logrado’. Muy realista y aterrizado. Recuerdo que esa noche, David Wheeler se me acercó y me dijo que estaba pensando cuando él tenía 16 años y fue rechazado por el Brighton. Pensaba en cómo se había sentido tan mal ese día en particular y ahora aquí estaba, 14 años más tarde, en la Championship. Fue una especie de tranquilidad en un sentimiento de emoción y alegría, en lugar de decir que éramos los mejores.

Los nuevos propietarios

P. En los últimos años hemos escuchado sobre nuevos dueños llegando a equipos de la Football League como Wigan, Blackpool o Charlton Athletic, teniendo una caótica, esperpéntica y lamentable gestión. En ese sentido, ¿qué tanta influencia, dentro y fuera de la cancha, han tenido Rob y Pete Couhig (nuevos dueños) en Wycombe?

R. Es difícil poner en palabras lo importante que ellos han sido. Tienes razón, hay tantos clubes en Inglaterra y alrededor del mundo que han ido en caída a causa de dueños que han llegado, hecho promesas irreales sin tener nada que los respalde. Son solamente palabras vacías. Desde el comienzo, Rob (Couhig) llegó y dijo que su objetivo era el éxito a largo plazo y conseguir una estabilidad en el club. Él afirmó que no eran personas millonarias pero se veían capaces de aportar algo a Wycombe. Ese fue el mensaje. Un mensaje sobre mejorar el club, mejorar las butacas, mejorar el alumbrado, la comida, el ambiente, conseguir que más personas vengan al estadio. Además, Pete Couhig, su sobrino, se tuvo que quedar viviendo solo en Wycombe por la pandemia. Un aficionado muy emocional y al mismo tiempo un inteligente hombre de negocios. Pienso que ha sido absolutamente vital en el éxito del club.

Rob y Pete Couhig han caído como anillo al dedo en Wycombe. TWITTER

El factor subyacente que pensé que era tan poderoso sobre los Couhig fue su meta de la sostenibilidad del club. Desde el principio ellos dijeron: «No gastaremos más de lo que tenemos, no cometeremos suicidio financiero. Creemos que sabemos cómo manejar un club porque manejamos negocios exitosos en los Estados Unidos. Esta es la manera en la que haremos las cosas». Y Dios los bendiga porque eso es exactamente lo que han hecho. Tengo que decir que la primera vez que conocí a Pete, pensé que tal vez sería un poco chirriante por su condición de ruidoso, poderoso y de decir lo que piensa, por lo que igual no casaba bien en Wycombe (club conservador). Una especie de estadounidense impetuoso, temerario… Pero toda su actitud ha sido hacia la comunidad, llevar el club hacia delante, buscando lo positivo y creo que eso ha tenido un efecto muy importante en el éxito de los ‘Chairboys’.

El momento memorable

P. Estoy seguro que la temporada pasada estuvo llena de recuerdos inolvidables. Si tuviera que escoger solamente uno, ¿cuál sería su momento o recuerdo favorito de la pasada campaña?

R. Mi recuerdo favorito sería el discurso que dio Gareth al equipo en el hotel de concentración previo al partido contra Fleetwood Town en la ida de las semifinales (play-off de League One). Lo repetí varias veces en el libro pero esencialmente, eran las cinco de la tarde y el partido iniciaba a las 19:45, venían de no patear un balón en tres meses y el primer partido después de la pandemia era una semifinal de play-off contra el equipo que, cuando todo paró, llevaba la mejor racha de la liga (una sola derrota de los últimos 18 encuentros). Tenían que enfrentar a los favoritos por ascender y el discurso de Gareth caló hondo en los jugadores. No recuerdo haber escuchado alguna vez algo tan pasional pero al mismo tiempo habló sobre la familia, sobre cómo el mundo había cambiado durante la pandemia y también de cómo la familia de Wycombe había estado sana, en comunicación constante y al pendiente de todos. Dijo: «Quiero que visualicen un momento en su carrera en el que hayan experimentado algo tan fuerte, positivo y que los ha marcado personalmente. Cierren sus ojos y piensen en ese momento futbolístico tan significativo. Salgan allá fuera, visualicen ese recuerdo y llévenlo con ustedes al campo esta noche».

Resumen de Fleetwood Town vs Wycombe Wanderers. WYCOMBE WANDERERS

Fue algo realmente fuerte. Y digo, Gareth es un hombre de Blackburn, del norte, no hace nada muy elegante pero pensé que simplemente había dado en el clavo. Hubo una oleada de aplausos en la habitación y salieron a anotar en el primer minuto de partido. Y, a pesar de que Fleetwood empató al minuto tres, fue la noche en que Wycombe llevó a cabo el mejor juego de toda la temporada. Ellos sabían que ganarían. Fue una noche lluviosa, realmente horrible pero pulverizaron al Fleetwood Town. Conduciendo de regreso a Wycombe, siendo unas cinco horas de ida y otras cinco de vuelta, pensé que eso había sido lo mejor que había escuchado de un entrenador en mi vida. Fue espectacular, hizo que la marea cambiara a favor del Wycombe.

P. Para cerrar la entrevista, ¿Qué tanto entusiasmo o cuáles son las emociones que se respiran alrededor del equipo y la ciudad de cara a esta histórica temporada en Championship?

R. Por primera vez en unos diez años han pagado dinero por un jugador. Han hecho tres fichajes esta semana (Stockdale, Horgan y Tafazolli). Creo que podrán llegar uno o dos refuerzos más antes del cierre de la ventana de transferencias. Nunca puedes descartar a este equipo. La supervivencia en Championship sería realmente increíble, las probabilidades están aún más en su contra que lo que ya estaban al inicio de la temporada pasada en League One.

Uche Ikpeazu es uno de los refuerzos para esta temporada. WYCOMBE WANDERERS

En League One tenías equipos importantes como Portsmouth, Sunderland, Ipswich, Oxford o Fleetwood, pero ahora subes de categoría y te esperan Birmingham, Nottingham Forest, Sheffield Wednesday o Blackburn, equipos que han descendido como Norwich y Watford… Con todos estos grandes equipos en Championship creo que si logran tener un buen inicio y arrancar con el pie derecho, puede ser algo fundamental. Si tienen un comienzo algo complicado y acumulan derrotas en los primeros partidos, puede llegar a ser muy complicado por las calidad que hay en la liga. Pero considero que han realizado buenos fichajes y hay jugadores que quieren probarse a sí mismos ya que posiblemente sea su primera y única oportunidad de jugar en Championship. Creo que lo pueden hacer realmente bien y terminar fuera de los puestos de descenso.