El joven artillero que destroza la Premier League

Una lectura sobre Emile Smith Rowe, la joya del Arsenal que reluce en Premier League

Las tierras del norte de la ciudad de Londres han sido gobernadas futbolísticamente, durante la mayor parte de la historia, por el Arsenal FC. El equipo ‘Gunner’ ha gozado de un estatus superior a sus muchos rivales y vecinos de la ciudad, aunque una marea ‘Blue’ se esté haciendo cada vez más notable desde hace poco menos de dos décadas. Tras una mala campaña del Arsenal parece que, este año, las sonrisas vuelven a aparecer en las caras de los aficionados artilleros.

Gran parte de la culpa de ello la tiene una de las perlas del equipo, Emile Smith Rowe. Un nuevo tesoro futbolístico que mantiene viva la ilusión por volver a ser un equipo ‘invencible’. Y así lo eran hasta hace escasas semanas cuando el Liverpool de Klopp decidió romper la racha de 10 partidos sin conocer la derrota; y el Manchester United, hasta hace unos días entrenado por Michael Carrick, lo reafirmó en la jornada intersemanal.

El joven canterano, que suma ya más de 60 partidos con el conjunto ‘Gunner’, se ha convertido en una esperanza, junto con Bukayo Saka, para devolver al Arsenal a lo más alto de la competición. El protagonismo de Smith Rowe es tal que sus números en la presente campaña son de top mundial.

El londinense ha participado en los 14 encuentros de liga que ha disputado el conjunto de Arteta hasta la fecha, siendo titular en 13 de ellos. El centrocampista es el jugador más utilizado por el entrenador y el que más tiempo ha estado en el terreno de juego de toda la plantilla, con un total de 1.143 minutos en Premier.

Sus cifras en Premier League

Smith Rowe celebrando su tanto contra el Aston Villa. PREMIER LEAGUE

A diferencia de Conor Gallagher, protagonista del último análisis en BOX TO BOX; esta no es la primera campaña de Smith Rowe en Premier. El centrocampista debutó en liga con el Arsenal dos temporadas atrás y el año pasado fue protagonista en las horas bajas del equipo. Esta campaña se ha destapado como goleador y prueba de ello está en los cinco dianas que ha anotado hasta la fecha en Premier. Es el jugador que más goles y asistencias ha convertido del equipo.

A sus 21 años de edad, Smith Rowe ha participado en un total de 13 goles en sus primeros 36 partidos de Premier con el Arsenal. Unos números que le han servido para debutar con Inglaterra y para levantar la Community Shield de 2021, su primer título oficial como jugador ‘Gunner’.

Así juega Emile Smith Rowe

El esquema que más se ha repetido Mikel Arteta ha sido el 1-4-4-1-1. Ramsdale se ha vuelto amo de la portería y defendiendo el feudo Arteta ha armado una línea de cuatro con Tomiyasu, Gabriel, Ben White y Nuno Tavares. Emile es el encargado de ocupar la posición de medio izquierdo en la línea de cuatro centrocampistas, acompañando el doble pivote Lokonga-Partey, y Saka por derecha. La media punta es para Odegaard y la referencia ofensiva para el gabonés Aubameyang.

Mapa de calor de Emile Smith-Rowe esta temporada. SOFASCORE

El Arsenal acostumbra a llevar la iniciativa de los encuentros. Arteta ha dado con la clave para que el equipo sea combinativo y que no se rompa en defensa. A pesar de que en banda no se realzan las cualidades de Emile, la idea con el chico está clara: que goce de libertad para moverse hacia el centro y que el carril izquierdo quede todo para el lateral Nuno Tavares.

No se puede encadenar a un jugador de la calidad de Smith Rowe. Mantenerlo fijo en el sector izquierdo sería limitar el juego que atesora en sus botas, porque cuando él la tiene pasan cosas. Algo que destaca de Emile en su juego es la conducción que tiene con el balón, tanto por la velocidad como por el control de la pelota. Es una magnífica arma para romper líneas y ganar terreno rival. Además, es un jugador con una capacidad asociativa innata, es decir, busca siempre procrear el juego. Sus 31,1 pases de media por partido así lo avalan, y a ello hay que añadir un acierto del 89%.

Emile, con libertad de movimientos, cede el carril izquierdo a su lateral. DAZN

El canterano es determinante tanto en el juego del equipo como en el resultado de los encuentros. Sin desviarnos de su papel más asociativo, hasta la fecha tiene una media de dos ocasiones de peligro creadas por partido y 1,3 pases clave por encuentro; el resultado de ello son las dos asistencias repartidas en este primer tercio de la temporada.

Sin embargo, si por algo está destacando este año es por ese olfato goleador que ha desarrollado. He ahí una de sus principales bazas, crear peligro entrando desde segunda línea hacia el punto de penalti. Es su movimiento estrella y lo usa en la zona crítica donde más peligro tiene porqué puede definir las jugadas. De hecho, cuatro de sus cinco goles en Premier han llegado con remates desde dentro del área.

Smith-Rowe dispara para abrir el marcador en Old Trafford. PREMIER LEAGUE

Sus estadísticas en cuanto a la faceta anotadora son notables, 1,5 disparos por partido con 0,9 entre los tres palos; y un promedio goleador de 0,4 goles por encuentro, siendo un jugador que parte desde la banda izquierda. Todo ello lo ha llevado a ser nombrado MVP en dos ocasiones.

Su último encuentro en Premier League

La jornada intersemanal dejó uno de los encuentros más importantes dentro del fútbol inglés. El partido entre el Manchester United y Arsenal en Old Trafford se saldó con victoria para los ‘Red Devils’ por 3 a 2. De haber conseguido el triunfo los de Londres hubieran conseguido la tercera victoria consecutiva contra el United en Old Trafford. Todo joven futbolista sueña con aparecer en las grandes citas, y para Smith Rowe ya no es ningún reto.

El Arsenal, como de costumbre, fue quien se encargó de proponer más juego y de crear el mismo a partir de la pelota. Y es por ello que los primeros compases del partido fueron totalmente ‘Gunners’, asfixiando al United en la salida de balón. De ahí nacen las primeras ocasiones de peligro del Arsenal y tras algo de fortuna en un córner, Smith Rowe anotó el primero de la noche en Manchester.

Smith-Rowe anotando el primer gol en Old Trafford desde su zona de influencia. DAZN

Las órdenes de Arteta para Emile habían dado sus frutos. El inglés que tiene peligro cerca del borde del área disparó y anotó. No fue el gol más hermoso, pero sí uno de los quedan para la historia ya que suponía la primera vez que el Manchester United encajaba nueve goles de manera consecutiva en Old Trafford sin haber anotado ninguno.

Smith Rowe no es precisamente una extensión de Arteta en el campo, pero sí es una faro para el equipo para crear hacia delante y como vía de escape ante una presión alta del rival. Es una bombona de oxígeno. No es tan eléctrico como pueden serlo otros, sin embargo es un agente perfecto sobre el que pivotar.

Smith-Rowe actuando como un punto de escape para oxigenar el juego. DAZN

Es un tipo de jugador que no necesita estar en constante contacto con la pelota para ser peligroso, entiende qué movimiento ha de hacer para aprovechar una situación de ventaja espacio-temporal respecto al rival. Algo que destaca de él es que juega muy fácil, tiene un primer toque de balón envidiable, ya sea como pase de continuación o para descargar y dar aire al equipo.

Sin ninguna duda Emile es la sensación de la temporada en el Arsenal, una alegría para la afición ‘Gunner’ que sueña con poder volver a la máxima competición europea de la mano de sus jóvenes talentos. Con contrato hasta junio de 2026 el futuro del centrocampista está atado a Londres, y allí goza de todo para poder alcanzar su máxima versión liderando el proyecto de Arteta junto a su compañero Bukayo Saka.

La transformación del Crystal Palace de la mano de Patrick Vieira

La leyenda del Arsenal regresa a casa liderando a los ‘Eagles’. ¿Seguirá apostando por su estilo de juego valiente y propositivo?

Patrick Vieira, leyenda del Arsenal, fue nombrado entrenador del Crystal Palace en julio de este año en un movimiento arriesgado por parte del club de Selhurst Park. Los ‘Eagles’ decían adiós al mítico Roy Hodgson con la intención de dejar a un lado un estilo clásico y defensivo por otro más moderno y atrevido.

Aunque solo se hayan disputado ocho jornadas de esta Premier League 21-22 y el Palace solo haya ganado un partido, ya se comienzan a apreciar los primeros brotes verdes de este proyecto de Vieira. Su equipo se siente mucho más cómodo con la posesión que en campañas anteriores, los jugadores jóvenes están cobrando protagonismo y la perspicacia del entrenador francés ha llamado la atención de aficionados y especialistas.

Un nuevo enfoque

Durante la etapa de Hodgson en Selhurst Park, el Palace era un conjunto eminentemente contragolpeador al que le gustaba salir hacia adelante rápidamente desde una base defensiva profunda y compacta. Vieira ha roto con todo esto y, por el contrario, fomenta salir con el balón jugado desde atrás y mantener la posesión durante periodos prolongados.

Olise es una de las apuestas de futuro para el Palace. CPFC

Los datos esclarecen todo esto. En la temporada pasada los ‘Eagles’ promediaron 370,2 pases por partido, 316,5 pases cortos y un porcentaje de posesión del 40%. Esta campaña han mejorado drásticamente estas cifras: 457,1 pases por partido, 401,7 pases cortos y un 50% de posesión del balón.

Estos números solo hacen referencia al cambio de estilo que se ha visto este año en el sur de Londres y no garantizan sumar más puntos, pero lo cierto es que el cuadro de Vieira ha mejorado el promedio de goles esperados (xG) y de goles esperados en contra (xGA) respecto al año pasado. Los fichajes de Guehi y Andersen han dado un plus en la zaga, al igual que la incorporación de Edouard en la delantera.

Volviendo al tema de los pases, el Crystal Palace promedia 52 más por partido que el Arsenal esta temporada, mientras que su porcentaje de posesión es un 5% más alto. Este lunes, en el encuentro que cierra la jornada 8, la leyenda de los ‘Gunners’ regresa a casa. ¿Animará a sus jugadores a confiar en el balón y tomar la iniciativa en este encuentro?

El Arsenal, al borde del desastre

Los ‘Gunners’ se encuentran en la cuerda floja. En tres partidos de Premier no han podido rescatar puntos

Pese a una victoria excelsa en la Carabao Cup (6-0 frente al West Brom), el Arsenal de Arteta no levanta la cabeza en la Premier League. Ya son tres derrotas en tres partidos disputados (0-2 vs Brentford, 0-2 vs Chelsea y 0-5 vs Man City) y la sensación de crisis se comienza a manifestar en el club ‘Gunner’. En este artículo se analizarán los motivos del mal momento del conjunto del Emirates.

Arteta pierde el vestuario

Existen procesos que pueden durar días, meses y hasta años para demostrar el nivel que se busca. Sin embargo, en equipos con historia como el Arsenal, los procesos no pueden hacerse esperar. Detrás de esto hay un contingente económico, logístico y humano para lograr buenos resultados.

Luego de la salida de Wenger, la cual no fue la que se esperaba, Emery tuvo que pagar los platos rotos de un Arsenal en una reconstrucción abstracta después de algo más de 20 años con el francés. La llegada de Arteta, tras un paso de Emery sin pena ni gloria, ilusionaba a la hinchada del conjunto de Londres. Aunque se han tenido vagos momentos exitosos, entre ellos la FA Cup y la Community Shield, la actualidad del club ‘Gunner’ atraviesa un momento crítico.

Aubameyang y Arteta celebran la FA Cup 19-20. ARSENAL FC

Pese a que el club en los últimos años ha adquirido grandes jugadores, la ideología no carga en el conjunto. Ya sea carencias de conexión o de experiencia, la falta de un desarrollo íntegro en la idea de juego ha provocado que se noten falencias sobre el césped.

Fichajes estelares como espejismos

Jugadores como Lacazette, Aubameyang, Odegaard o David Luiz no han sido significativos para el conjunto de Arteta. Pese a que no se pone en duda su calidad individual, su rendimiento en el club londinense ha dejado mucho que desear.

Leno no puede solo, la defensa ‘Gunner’ es un desastre, tanto los centrales como los laterales no contienen los embates rivales. Sumado a la salida de Emiliano Martínez debido a la poca continuidad del portero argentino en el conjunto de la capital, el portero alemán vive momentos de presión absoluta.

Una plantilla con talento pero nulo entendimiento con Arteta. ARSENAL FC

Rivales directos bien reforzados

Pese que no podemos tomarlo como un factor importante, la manera en la que muchos clubes del torneo, por no decir la mayoría, se han reforzado, es un punto en contra. Mientras el Chelsea, Tottenham, Manchester United o City, entre otros, han hecho excelentes contrataciones, el Arsenal recicla a sus cedidos.

Una fórmula que no le está funcionando a Arteta es reciclar a sus cedidos. Si un jugador no te funcionó a préstamo tampoco lo hará siendo un fijo en la plantilla. Esto es bien diferente en el caso de sus rivales, quienes están importando jugadores de otras ligas, con experiencia, juventud o haciendo mano de los mejores jugadores de clubes pequeños con miras a jugar en el ‘Big Six’.

Sin duda alguna la situación del Arsenal es preocupante, pasando en menos de 17 años de ser invencibles (2004) a pelear en puestos de descenso (2021). Lo cierto es que no podemos responsabilizar directamente al entrenador de esto. Así como crear un equipo conlleva un proceso, deteriorarlo también. De por sí, Wenger hizo un excelente trabajo, pero también con él comenzó la decadencia en el club.

Odegaard es una de las apuestas del Arsenal. ARSENAL FC

Así como pasa con los jugadores, los entrenadores ‘vacas sagradas’ son un virus aún más dañino, debido a que ellos consumen jugadores primordiales, rechazan estrellas inminentes y compran fracasos inmediatos. Sumado a esto, el nulo respeto al proceso anterior, y la obligación a que un técnico sin experiencia, respete el suyo, son los condimentos perfectos para el fracaso.

Si Arteta no golpea la mesa a sus dirigidos y la directiva, podrá perder su puesto. Sin embargo, podrán llegar muchos entrenadores al conjunto ‘Gunner’, pero si la casa no está en orden, el descenso está como plato principal. Aunque eso sería una manera directa de ganar una liga, algo que el Arsenal desconoce desde 2004.

Yo te conozco

De Mar del Plata a Birmingham. De promesa a confirmación. De ‘eterno suplente’ a héroe. Este ha sido el camino de Emi Martinez

Emiliano ‘Dibu’ Martínez ha firmado una Copa América de ensueño y ha sido clave en la obtención del trofeo para la selección argentina. Sin ir más lejos, cuatro vallas invictas en seis partidos (incluida la final) y cuatro penales atajados (tres en las semis ante Colombia), son números brutales. Esto también le ha valido ser electo como mejor arquero del certamen, algo que venía de logar en la pasada temporada de la Premier League. El nombre de Martínez comenzó a sonar con fuerza a mediados del año pasado, cuando se adueñó del arco del Arsenal, se reconoció con su monumental campaña en el Aston Villa y se terminó de consolidar tras la competencia continental. Este artículo viene a contar ese proceso, pero con un giro: desde la mirada de un hincha.

La infancia de Martínez fue como la de muchos niños que sueñan llegar lejos gracias al fútbol y darle un sustento a su familia. De orígenes humildes, su personalidad comenzó a forjarse al ver los sacrificios diarios que hacía su familia para llevar comida a la mesa. Con tan solo 12 años, ‘Dibu’ emprendería un viaje con rumbo a Capital Federal para formarse en las divisiones inferiores de Independiente. Acá comienza otro sacrificio y otra lucha: la suya. Un adolescente persiguiendo su sueño en una ciudad nueva y lejos de su familia, pero con la mente puesta en hacer valer la oportunidad y crecer como futbolista. Martínez fue un habitué de las categorías inferiores de la selección argentina y eso atrajo el interés del Arsenal.

Tras una prueba exitosa en el club de Londres, Martínez decidió aceptar el ofrecimiento y mudarse a Inglaterra para formar parte de los ‘Gunners’ con tan solo 17 años. Su mentor, Pepe Santoro, le recordó la importancia de aprovechar su chance. «Él tenía muchas dudas porque se iba a un país distinto, sabía que era una gran oportunidad. Yo durante esos días le decía que el tren muchas veces pasa una sola vez y no se repite».

Emiliano Martínez en una gira con el Arsenal. ARSENAL FC

Así comenzó un camino que lo vería pasar por Oxford United, Sheffield Wednesday, Rotherham, Wolverhampton, Getafe y Reading . Seis equipos en 10 años, hasta que le llegó su oportunidad en la 2019-2020; primero como suplente de Bernd Leno y luego, tras la lesión del alemán frente a Brighton, como arquero titular. En ese tramo final de una temporada ya convulsionada por el Covid, Martínez lograría afirmar la defensa de los dirigidos por Arteta, consiguiendo tres vallas invictas en nueve partidos de Premier League y obteniendo la FA Cup y la Community Shield. Esto, lamentablemente, no bastó para asegurarle el puesto en Arsenal y en el pasado verano, Aston Villa desembolsó 17,4 millones de libras para hacerse con sus servicios. Desde entonces, la historia es conocida: mejor arquero de la temporada en Premier League y mejor arquero (y campeón) con Argentina de la Copa América.

Etapa en el Arsenal

Acá es donde dejo todo atisbo de opinión objetiva, pues seguí con especial interés cada partido que ‘Dibu’ disputó con la camiseta ‘Gunner’. Tan solo el tercer argentino en la historia en jugar en el club, Arsene Wenger asegurando que sería el arquero titular del futuro y Martínez cumpliendo con sólidas actuaciones cada vez que veía minutos de juego. Razones no faltaban. De todos modos, como verán, esa confianza ciega por todo lo mencionado previamente no es de termo porque las pruebas están a la vista y siempre lo estuvieron. Solo que ahora, el mundo por fin puede apreciarlo.

Como bien se sabe, Martínez siempre tuvo que correr desde atrás y pelear por un lugar en el arco del Arsenal: Szcezcny, Fabianski, Almunia, Manonne, Ospina, Cech y Leno. Todos nombres que si no estaban en el club, se sumaron para ocupar el buzo del ‘1’ con mayor o menor éxito en sus 10 años en Londres. En todo ese tiempo acumuló 38 partidos contando todas las competencias (‘Dibu’ alcanzó la misma cifra en tan solo una temporada con el Aston Villa). ¿Quieren más datos para ver la dimensión de su temporada pasada? Previo al comienzo de la temporada 20-21 tan solo había disputado 15 partidos de Premier League con la camiseta de los ‘Gunners’. Una auténtica reivindicación.

Arsene Wenger sobre Emi Martinez en 2014.

Una de las claves del éxito de Emi en su estancia en Inglaterra yace en su capacidad de adaptación. Comentan sus ojeadores que desde el primer minuto se mostró dispuesto a aprender sobre la cultura inglesa y a integrarse al grupo. Otras de las virtudes que demuestran la fortaleza y temple de Emi es su deseo de hacerse valer siempre y de privilegiar su aprendizaje. De asumir la responsabilidad que implica ser el arquero titular en un equipo. Así lo recordó José Gómez, técnico del Reading tras el paso de ‘Dibu’ por los ‘Royals’.

Hablando de Reading, fue justamente un enfrentamiento ante los ‘Royals’ por League Cup, uno de los primeros pasos de Martínez en el Arsenal. El partido fue uno para el recuerdo, que finalizó con un 7-5 a favor de los del norte de Londres en tiempo suplementario. Pasarían dos años para que Emi tuviera una nueva oportunidad en el arco tras las lesiones de Ospina y Szcezny. ¿El rival? Manchester United. Meses después el debut en Champions League ante Anderlecht, para luego conseguir su primera y única (hasta ahora) valla invicta en la competencia. En aquella ocasión, fue triunfo 2-0 ante el Borussia Dortmund. Para 2017 sumaba tan solo cuatro partidos en Premier de los cuales, tres fueron con el arco a 0. En una palabra, sólido.

La cesión al Reading sería uno de los puntos de inflexión en su carrera. Tras volver, Martínez le comunicó a Unai Emery que estaba decidido a pelear por el puesto o irse. Ante el retiro de Cech, la oportunidad de contar con más minutos era una realidad. Segundo arquero por detrás de Leno y con la posibilidad de mostrarse en las copas. La gran oportunidad llegaría, lamentablemente, tras una fuerte lesión sufrida por el portero alemán. Estas son cosas que también tiene el fútbol. Un caso más de un jugador que termina de demostrar sus habilidades a raíz de una lesión de un compañero. Lo importante pasa por ser capaz de estar a la altura de los acontecimientos. Emi Martinez lo estuvo.

‘Dibu’ Martinez en un partido de Premier League. ARSENAL FC

Aston Villa y confirmación

La temporada 20-21 está aún fresca en la memoria y las actuaciones de Emi Martínez son bien conocidas, así como también las consideraciones que recibió al respecto. Acá unos datos sobre la temporada de ‘Dibu’ en los villanos: 15 porterías a cero (tercero en la competición), 142 paradas (tercero), 42 despejes (primero).

Como se puede apreciar, quedó solo por detrás de los porteros del City y del Chelsea (dos de las mejores defensas del mundo) en arcos a cero. Por otro lado, tuvo salvadas al nivel de dos porteros de equipos que terminaron descendiendo, los cuales siempre son exigidos más. La diferencia está en que Martínez fue vital para asegurar el resurgimiento de los villanos.

Previo a su desembarco en Birmingham, el Aston Villa había contratado arqueros en cinco mercados de pases previos. Martínez había pasado por seis equipos en 10 años antes de tener su oportunidad en el Arsenal. Resumiendo, se puede decir que eran el uno para el otro. Por esas cosas del destino, ‘Dibu’ necesitaba tanto al Villa como el Villa a ‘Dibu’. Todo en pos de la consolidación de ambos.

Dibu Martinez recibe el premio a mejor jugador del año por el ‘Supporters Club’. ASTON VILLA

Particularmente siempre seguí al Emi. Estaba orgulloso de tener un compatriota que defendiera los colores del equipo que amo desde pequeño a la distancia y que se mostrara tan maduro cada vez que le tocaba salir a la cancha. La estima que le tenía Wenger sin dudas influía en mi confianza sobre ‘Dibu’, pero era certificada porque nunca desentonaba. Verlo atajar regularmente sobre el tramo final de la 19-20 tras la pandemia, solo demostraba lo que yo orgullosamente ya sabía: estaba para cosas grandes. Se lo dije a mis amigos y les hablé del potencial de ‘Dibu’. Su seguridad para despejar centros, su capacidad de iniciar el juego desde abajo, sus reflejos y potencia bajo los tres palos no eran extraños para mi. Esto no es para hacer gala de una reflexión personal y quitarle el foco a lo importante. Esto es una muestra de felicidad por un compatriota al que tuve la suerte de ver (aunque pocas veces) desarrollarse profesionalmente y dar un paso al frente cuando era necesario. Si bien me duele verlo lejos del Arsenal, me hace inmensamente feliz ver lo que ha conseguido y conseguirá en un futuro no muy lejano.

El Arsenal sueña con su segunda final de Europa League

Los ‘Gunners’ consiguieron rascar un gol en los últimos minutos contra el Villarreal que les da esperanzas para la vuelta

El fútbol es inesperado e impredecible. Una montaña rusa de emociones que te puede llevar de lo más alto al fondo del abismo en cuestión de minutos. Y viceversa. El pasado jueves el Arsenal parecía contra las cuerdas cuando en cuestión de diez minutos, la eliminatoria dio un vuelco y la esperanza regresó a la bancada ‘Gunner’.

La primera mitad del encuentro fue un monólogo del Villarreal, que rara vez dejó que el rival le arrebatase la pelota. Ambos conjuntos comenzaron el partido buscando recuperar el balón en zonas  adelantadas. Tanto Arteta como Emery desplegaron sobre el campo una presión al hombre para evitar que su rival progresase con facilidad.

El Villarreal emparejaba a sus dos puntas con los dos centrales mientras los interiores buscaban a los laterales y los centrocampistas a los pivotes. Esto cortaba cualquier vía para hacer llegar el balón arriba a Martin Odegaard y Emile Smith-Rowe y obligaba a buscar en largo a Bukayo Saka y, sobre todo, Nicolas Pépé.

Pepe on free-kicks, confidence, Auba and Laca | Quotes | News | Arsenal.com
Uno de los envíos largos del Arsenal casi da con un penalti sobre Pépé, pero el VAR lo anuló por mano previa del costamarfileño. ARSENAL FC

El Arsenal, mientras tanto, cometió el error de dejar sin vigilar a los centrales groguets. Saka y Pépé presionaban el pase sobre los laterales, mientras Smith-Rowe y Odegaard taponaban el pase sobre Étienne Capoue y Dani Parejo. Esto permitía que el triángulo Albiol-Rulli-Torres iniciase el juego desde atrás. El partido de los centrales con balón fue encomiable con un 90 % de acierto en el pase cada uno.

El Villarreal, acostumbrado a jugadas iniciadas en corto no tuvo problemas para forzar las sobrebasculaciones de los ingleses. Bien sea en corto o en largo, el Villarreal conseguía encontrar una salida a la presión del Arsenal. En ello fue clave la actuación del sector izquierdo con Pau Torres (seis de ocho envíos en largo completados) y Dani Parejo (cinco de seis envíos en largo completados), así como Manu Trigueros en zonas más adelantadas.

El submarino amarillo aglutinaba el juego en ese costado y luego desahogaba buscando en largo a los jugadores de banda derecha. Concretamente Juan Foyth resultaba imparable para el costado izquierdo del Arsenal. Sus arrancadas permitían al Villarreal llegar al área rival.

De hecho, el primer tanto del encuentro nació de una de ellas. El lateral derecho conducía y descargaba para Samu Chukwueze, que penetraba desde la derecha para asistir a Manu Trigueros. El nigeriano iba así a lograr una asistencia en el primero de sus dos pases clave para que el 14 anotase con su único disparo del encuentro.

Otro camino para progresar del Villarreal fueron los envíos en largo hacia sus puntas. Tanto Paco Alcácer como Gerard Moreno tuvieron una tasa de acierto en los duelos aéreos superior al 50 %  y sirvieron de boyas para poner a sus compañeros de cara al arco de Bernd Leno para así poder correr.

Imagen
Manu Trigueros después de anotar el primer gol del partido. VILLARREAL CF

Cuando las piernas empezaron a desfallecer las presiones bajaron y el juego se estabilizó. El Arsenal tuvo entonces un breve momento de dominio antes de que el Villarreal le arrebatase la batuta del partido. En este periodo el equipo de Mikel Arteta atacaba con los dos extremos ensanchando la defensa local mientras Smith-Rowe y Martin Odegaard percutían sobre los intervalos entre los centrales y los laterales o los mediocentros. Sin embargo, tanto Pau Torres como Raúl Albiol estuvieron contundentes defendiendo su zona y disuadiendo los envíos  que buscaban a sus pares.

En la elaboración del juego, además, el Arsenal actuaba en contra de sus intereses. Tanto Odegaard como Dani Ceballos lateralizaban su posición para generar superioridades en los costados con los laterales y los extremos. Pese a ello, lejos de aprovechar estas ventajas los de Arteta salían por dentro a través de Thomas Partey y Emile Smith-Rowe, pese a ser la zona más congestionada por su rival.

Esto cuando el Arsenal buscaba salir por bajo. Aun así, cabe remarcar el hecho de que los ‘Gunners’ trataron de encontrar Pépé en largo. No obstante, la solidez de un omnipresente Foyth y la atención de Gerónimo Rulli, presto a cubrir la espalda de los defensores, permitieron abortaron todos los intentos.

Imagen
La ciudad de Villarreal dio un gran recibimiento a un partido para la historia. VILLARREAL C.F.

Como ya se ha dicho antes, la fase de dominio con balón del Arsenal fue fugaz y dio paso a la dictadura de los jugadores del Villarreal. Ahí llegó otro de los errores garrafales del Arsenal. Pablo Marí dejó que Gerard Moreno cayese entre líneas para organizar a su equipo y favorecer el control. No es que el defensa español perdiese los duelos, sino que ni siquiera los buscaba. Prefería guardar su posición.

El delantero español aprovechó el vacío a nivel defensivo que había en la medular del Arsenal. El partido sin balón de Thomas Partey y Dani Ceballos fue pobre y así lo refrendan los números: los dos perdieron un total de 10 duelos y fueron regateados tres veces.

Nada que ver con el partido del otro defensor, Rob Holding. El central inglés se benefició de la pasividad de Paco Alcácer, que solo tocó nueve balones, y estuvo imponente en los duelos. Su acierto en los balones aéreos fue del 80 % (solo perdió uno de los cinco duelos por alto en los que se vio implicado) y por bajo fue del 60 %.

Pese a todo, el intervencionismo de Arteta acabó solventando los problemas de su equipo. En la segunda parte los ingleses volvieron a presionar como en la primera y encerraron al Villarreal que, confiado por el marcador, decidió replegarse sobre su área. En este sentido la defensa del submarino amarillo estuvo encomiable repeliendo las llegadas por banda de los extremos y sus centros al segundo palo.

Raúl Albiol ganó los cuatro duelos por bajo en los que se vio inmerso y fue el jugador que más balones tocó del equipo. VILLARREAL CF

El Villarreal había introducido una variación táctica en la media parte con esta intención. Unai Emery sacaba a Paco Alcácer para dar entrada a Francis Coquelin, en un rol distinto al habitual. Lejos de actuar de centrocampista de contención, el francés trabajó la espalda de Gerard Moreno, a quien sirvió una gran ocasión en uno de sus tres pases clave (el que más del encuentro en solo 45 minutos de participación).

Los locales se defendían y salían con peligro. Un panorama desesperanzador para el Arsenal, que tornaba más oscuro cuando en el minuto 57 Daniel Ceballos veía la segunda amarilla. El Arsenal tocaba fondo temía la llegada de un tercer tanto que le echase definitivamente de la eliminatoria.

En lugar de ello, entre las nubes asomaría un rayo de luz que se tornaría en mañana veraniega en cuestión de diez minutos. Primero Juan Foyth se lesionaba en el minuto 67, acto seguido Saka provocaba el penalti del 2-1 en el minuto 72 y Capoue culminaba la peor de las desgracias con un resbalón que le costó la segunda amarilla y una lesión que le obligó a abandonar el encuentro en camilla.

13 minutos le quedaron al Arsenal, que no consiguió en ellos igualar la eliminatoria. No es malo tampoco el resultado. El gol de Pépé es oro que los de Arteta querrán guardar en el Emiriates para lograr así su segunda final de Europa League en los últimos tres años.

Se cumplen 19 años del mítico gol de Bergkamp

El 2 de marzo de 2002, el delantero holandés firmó esta obra de arte contra el Newcastle

Hoy se cumplen 19 años del mítico gol que firmó Dennis Bergkamp contra el Newcastle. Ocurrió el 2 de marzo de 2002, el Arsenal visitaba St James’ Park con el objetivo de llevarse los tres puntos y acercarse al liderato. El partido transcurría 0-0 hasta que en el minuto 11 el holandés recibió un balón de Robert Pires en el borde del área grande, tocó con izquierda para hacer un autopase (con reverso incluido) al defensa y batió por debajo al arquero culminando esta obra de arte.

Los de Wenger ganaron 2-0 aquel partido y finalizaron la temporada con un doblete (Premier League y FA Cup). Un año en el que se vio una de las mejores versiones de Bergkamp, uno de los jugadores más talentosos que han pasado por el fútbol inglés.

Episodio #18 | Los ingleses en la Europa League

Se sortearon los octavos de final de la Europa League tras unos dieciseisavos de final muy intensos. En este podcast hablaremos sobre la actuación de los ingleses en la primera fase del KO y de los emparejamientos de la próxima ronda de la competición.

Cuando el Arsenal casi toca el cielo con las manos

En el Día de San Valentín, repasamos el Arsenal-Leicester de 2016

«Me enamoré del fútbol tal como más adelante me iba a enamorar de las mujeres: de repente, sin explicación, sin hacer ejercicio de mis facultades críticas, sin ponerme a pensar para nada en el dolor y en los sobresaltos que la experiencia traería consigo».

Nick Hornby

Esta es una cita del libro Fever Pitch (Fiebre en las gradas en español) y refleja a la perfección el significado de la pasión por el fútbol. Su autor, Nick Hornby, es un declarado fan del Arsenal y en el libro vincula aspectos de su vida íntima y personal con su fanatismo por los ‘Gunners’. Por ende, no es coincidencia que esta referencia sirva de introducción para contar la siguiente historia.

El fútbol puede llevarte de la alegría a la desazón de un momento a otro. Lo que sucedió en la tarde del 14 de febrero de 2016 en Londres y lo que vino después son el fiel ejemplo de ello. Los protagonistas de este relato son Arsenal y Leicester, el Emirates Stadium como escenario y la temporada 15-16 el marco temporal en que se desarrolló este suceso.

El Leicester se consagró campeón de la Premier 15-16. LEICESTER CITY

La actual temporada está siendo complicada para muchos equipos e incluso hasta 10 conjuntos distintos consiguieron alcanzar la cima de la tabla en algún momento. Pues bien, cinco años atrás, la inconsistencia también se hizo presente (para el ‘Big Six’) y dio como resultado una de las más grandes e inesperadas gestas de la historia de la Premier League: Leicester campeón.

Los ‘Foxes’, que venían de escapar del descenso la temporada anterior, marchaban en la primera ubicación y desde que tomaron la posta en la fecha 15 siguieron firmes hasta el final. Kanté, Mahrez y Vardy (quien llegó a anotar en 11 partidos consecutivos por PL) eran las figuras del equipo dirigido por Claudio Ranieri. El Arsenal, por otro lado, tenía a un Mesut Özil en pleno estado de forma, una medular confiable con Cazorla y Coquelin y una defensa sólida. Parecía que era el año en que se terminaba la sequía por Premier, pero no. La irregularidad fue más. Vale la pena aclarar algo: El Arsenal nunca estuvo realmente cerca de ganar el título ese año, pero estuvo lo suficientemente cerca ese día.

Día de partido

Los ‘Gunners’ recibían al Leicester sabiendo que se jugaban su última chance. 5 puntos por debajo, y con la posibilidad de quedar a 8 si perdían, era ganar o ganar. El ambiente en el Emirates era el ideal: estadio repleto, los fans listos para alentar al equipo hasta el último minuto y el Arsenal sabía lo que era ganarle al Leicester esa temporada (lo habían hecho 2-5 en el King Power en el primer partido). Los de azul perdieron solo tres encuentros ese curso, dos de ellos ante los londinenses.

El Arsenal partía con un 1-4-2-3-1 clásico de Wenger, con Giroud en punta de ataque. El Leicester, por su parte, con un férreo 1-4-4-2 y listos para salir de contra aprovechando la velocidad de Albrighton, Mahrez y Vardy. Sonaba el silbatazo inicial en el Emirates.

El primer tiempo transcurría sin mayores emociones, hasta que a los 44 minutos, el árbitro marcaba un penal a favor para los ‘Foxes’ tras falta de Nacho Monreal sobre Jamie Vardy. Dato curioso: ese fue el sexto penal que generaba Vardy en la competencia (más penales que los otros 19 equipos del torneo). Por su parte, el Leicester había conseguido 10 penales a favor hasta entonces (el doble que cualquier otro equipo esa temporada). Arsenal 0-1 Leicester. Final del primer tiempo.

Vardy convierte su sexto penal de la temporada y adelanta a los ‘Foxes’. PREMIER LEAGUE

La segunda mitad comenzaba con un cambio para los londinenses: Calum Chambers ingresaba por Laurent Koscielny lesionado. Transcurridos 10 minutos, una falta de Danny Simpson marcaría el rumbo del partido. El lateral inglés vio la roja por doble amonestación. Producto de esto, Ranieri se vio obligado a cambiar y sacó a Mahrez por Wasilewski (un central). Wenger respondió enviando a Walcott por Coquelin. Efecto inmediato. Tras varios minutos buscando vulnerar a Schmeichel, sería Walcott quien puso en tablas el marcador. Algo se sentía distinto en la atmósfera.

El Arsenal siguió buscando la portería rival hasta el final del partido, hasta que sucedió, finalmente sucedió. Tras una falta de Wasilewski sobre Monreal, Özil lanzó de falta y colocó el balón en la cabeza de Welbeck (quien había ingresado minutos antes). El delantero ubicó el esférico en el palo más lejano, venciendo la estirada de Schmeichel. Una explosión de emoción y locura se vivió en el estadio. La cámara central de la transmisión vibraba, la gente lloraba (incluido quien escribe esto aunque desde casa) y los jugadores celebraron junto a los fanáticos en uno de los córners. Esa fue la última pelota del encuentro, literalmente. Arsenal 2-1 Leicester. Final del partido.

¿Qué pasó después?

Lo que sucedió después es conocido: Leicester continuaría su marcha hacia su primer título de Premier League y Arsenal finalizaría segundo, diez puntos por debajo de los ‘Foxes’. Desde entonces, los ‘Gunners’ nunca volvieron al top 4 de la competición. En la presente temporada, ambos se encuentran disputando la Europa League, con los comandados por Brendan Rodgers luchando por el título en Premier, mientras que el Arsenal navega por la mitad de la tabla.

Los ‘Foxes’ levantan la copa en su estadio. PREMIER LEAGUE

Un último dato curioso. Desde noviembre de 1994 hasta mayo de 2018, Leicester no pudo vencer al Arsenal por liga (23 PJ – 16 PP – 7PE). Hoy la tendencia cambió. Actualmente, Arsenal lleva cuatro partidos sin ganarle a los ‘Foxes’. Los últimos nueve encuentros marcan una ligera ventaja para los azules (cuatro victorias, dos empates y tres derrotas).

Esta historia sucedió en un día como hoy, cinco años atrás, en el día de los enamorados. Es una historia de amor que terminó mal, pero que tiene capítulos que son escritos día a día. Si bien es una experiencia meramente personal, vale la pena recordar lo que puede generar el fútbol y por qué, al ser tan impredecible, es el mejor deporte del mundo.

La hora de ‘Martintxo’

Martin Odegaard desembarca en el Emirates para los próximos seis meses

En una entrevista que el Diario Vasco le realizó a Martin Odegaard cuando todavía el COVID-19 era ‘una simple gripe’, el aún futbolista de la Real Sociedad declaró: «Estoy muy feliz aquí, pero estoy centrado en el día a día, no puedo estar más feliz y no ha cambiado nada (…) El plan es jugar dos años en la Real». Perteneciendo al todopoderoso Real Madrid, con sus 13 Champions en las vitrinas, es una señal de madurez y paciencia el ser consciente del proceso evolutivo que debe llevar todo futbolista. No obstante, la situación mundial cambió, llegó la pandemia y en mitad de ese terremoto de novedades ‘Martintxo’ se quedó de forma definitiva en el feudo blanco. Ahora llega al Arsenal de Mikel Arteta cedido para los próximos seis meses tras una etapa paupérrima en su club propietario.

Tal vez, si le preguntásemos la posibilidad de recalar en el Emirates en el momento de la entrevista lo habría tildado de imposible o, como mínimo, de muy improbable. El mundo ha cambiado radicalmente en tan solo diez meses y la carrera del noruego no ha sido una excepción. Encara una nueva etapa, una anécdota más en su carrera, que está siendo igual de singular que su talento.

Martin Odegaard fue el primer estandarte del nuevo modelo deportivo de Florentino Pérez como dirigente del Real Madrid. Un plan lejano al de su primera etapa en el Santiago Bernabéu y los primeros años de la segunda. Menos estrellas o, como gusta llamar en Madrid, «galácticos» y más talento joven emergente de ligas más alejadas del foco mediático. Él fue el primero de una larga lista que continuaron Vinicius, Rodrygo o Reinier. Si fue el primero que mostró este proyecto, no iba a ser lo contrario en reflejar las carencias inherentes que está mostrando. Construido sobre un técnico que confía más en su vieja guardia y unos adolescentes que no consiguen dar un paso adelante. Algo totalmente adverso a lo que se puede encontrar en el norte de Londres.

Desde la etapa de Arsene Wenger el apostar por talento joven ha sido una premisa de los ‘Gunners’. Una forma de construir club que se está viendo evidenciada y elevada al máximo exponente en el renacimiento del proyecto de Mikel Arteta. Un viaje en una montaña rusa que no ha parado de subir y bajar en el año que lleva sentado en el banquillo que le vio triunfar como futbolista. Comenzó siendo regular y su momento cúspide se alcanzó con el doblete de Community Shield y FA Cup. Acompañadas del calor veraniego llegaron las altas expectativas, que se congelaron conforme se adentraba el frío invierno. Las nubes de la incertidumbre sobrevolaron el Emirates y han sido los más jóvenes los que han sacado brillo a los cañones del Arsenal.

Odegaard llega al Arsenal dispuesto a mostrar su potencial. ARSENAL FC

Tras la eliminación en la EFL Cup, por goleada ante el Manchester City, Mikel Arteta ha dado la enésima vuelta al tablero y esta vez las piezas se mueven a su son. Con una camada de jóvenes de un talento incalculable y un sistema establecido, nada de cambios constantes ni de inquietudes, ha agitado el árbol y está recogiendo los frutos. El 1-4-2-3-1 es el esquema fijo y la pérdida del miedo y la vergüenza se nota en esa esencia con un toque de locura que transmiten los más novatos. Sea como fuere, ha eliminado tensiones y todo fluye de una manera distinta en la zona roja del norte de Londres. Son cuatro victorias y un empate en cinco encuentros que le permiten dejar de mirar por el retrovisor los puestos de descenso y colocar el objetivo de los puestos de Europa en el horizonte.

Odegaard, por lo mostrado vestido de ‘txuri-urdin’, puede y debe ser una vía de potenciar aún más en esa forma de jugar que está mostrando el Arsenal. El noruego es un jugador que constantemente genera juego y ventajas para todos sus acompañantes. Cabe recalcar que es un tipo de jugador con un fondo muy diferente al de otro cedido por el Real Madrid: Dani Ceballos. Él necesita menos balón que el español, sabe mantener la posición y aguantar hasta que llega a su poder. Nada de acercarse a la base para comenzar a mover el esférico con toques de seguridad. Odegaard recibe entre líneas, se gira y acelera la jugada, haciendo partícipe de sus acciones al colectivo. Por delante de él, Aubameyang, Saka, Martinelli y compañía van a verse potenciados por un talento tan especial como el suyo.

Posiciones puede ocupar muchas, siempre por delante de la línea de balón. En el Vitesse ocupaba el extremo diestro, pero con una marcada tendencia a pisar pasillos interiores y un perfil más asociativo. En Donostia era el tercer escalón de un centro del campo con las alturas bien diferenciadas. Ahí se situaba entre líneas y enlazaba el centro del campo con el ataque, siendo el embrague y el acelerador de Imanol Alguacil. Muchas son las zonas que puede pisar y las demarcaciones que puede ocupar. Ahora bien, dentro de la pizarra del técnico vasco tiene una posición hecha por y para él: la mediapunta.

Smith Rowe es uno de los últimos canteranos que ha despuntado en el Arsenal. PREMIER LEAGUE

El único problema en esta relación entre Odegaard y el Arsenal viene a raíz de que ha nacido una estrella con ciertos parecidos al noruego. Smith Rowe ha aparecido desde las sombras en este último tramo de los ‘Gunners’ y con tan solo cinco encuentros es indiscutible en los planes de Mikel Arteta. Que su nacimiento coincida con el repunte futbolístico no es una simple coincidencia, tiene bastante de causa y un poco de consecuencia. Él está siendo el nexo que necesita el sistema por delante del balón, uno de los especialistas que han surgido esta temporada como Pedri o Gio Reyna. Está sabiendo conectarse con el colectivo y hacer suyo el equipo, exhibiendo mucha personalidad con cada acción que ejecuta. En fin, Odegaard y Smith Rowe en la misma plantilla, bendito problema.

‘Martintxo’ ha quemado etapas destapando la madurez que su personalidad ostenta. Esta nueva que afronta en Londres viene precedida por el único paso en falso que parece haber dado en su proceso evolutivo. Ahí se encontrará una doble vertiente: un equipo que comienza carburar y un competidor de altura por esa mediapunta. Afronta seis meses de una envergadura mayúscula para el crecimiento de su talento tan singular. Posiblemente, los más relevantes de su carrera.

Cardiff City, el único equipo no inglés que ganó la FA Cup

La FA Cup de 1927 estará marcada por un sueño cumplido por un país entero

El atardecer del 26 de abril de 1927 quedará marcado en la historia del fútbol inglés y, sobre todo, galés, para siempre. El único equipo de la pequeña nación en participar en esa edición de FA Cup no lo tuvo para nada fácil, pues ingresó por tercera ronda como miembro de la Football League First Division. Los ‘Bluebirds’ eliminaron al Aston Villa en esa llave y al anterior campeón, Bolton Wanderers, en la quinta.

Ya en los cuartos de final, Arsenal y Cardiff eran los únicos equipos de primera división que quedaban en la competición. El conjunto galés, dirigido por Fred Stewart, enfrentó al Chelsea en cuartos y al Reading en la semifinal, mientras que los ‘Gunners’ tuvieron que derrotar al Liverpool, Wolves y Southampton para llegar a Wembley.

El cartel de la final. DAILY NEWS

La gran final tenía como favorito al Arsenal, equipo por aquel entonces dirigido por el gran Herbert Chapman, uno de los mejores entrenadores de la historia del club londinense que años atrás había logrado una FA Cup y un doblete en liga. Cabe destacar que esta final fue la primera retransmitida en radio de la historia, motivo por el cual 15.000 aficionados del Cardiff se reunieron en el antiguo Cathays Park de la capital galesa para escucharla por la BBC.

El partido acabó 1-0 a favor del Cardiff City, gol de Hughie Ferguson tras un disparo que se le escaparía al portero de los ‘Gunners’ y mandaría al fondo de la portería con su propio codo. El guardameta más tarde culparía a su nueva camiseta, hecha de lana, lo que inspiró una tradición en el Arsenal: lavar las camisetas del portero antes de un enfrentamiento.

Al día siguiente de la hazaña, los ‘Bluebirds’ fueron recibidos como héroes en Gales ante una gran multitud (se estimaron que unos 150.000 aficionados) y las portadas de los medios ingleses titulaban: «La copa de fútbol de Inglaterra se fue para Gales» o «La final del canto».

Hasta el momento, el Cardiff City es el único equipo no inglés en ganar la competición mas antigua del mundo, y, para recordar este hito, el club colocó una estatua de Fred Keenor (histórico capitán de los ‘Bluebirds’) sosteniendo la copa en las inmediaciones de su estadio. Las exigencias del fútbol moderno hacen de esta hazaña algo glorioso e irrepetible. ¿Volveremos a ver alguna vez a otro equipo no inglés levantar la FA Cup?

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies