El corazón del Burnley volvió a latir

Tras un fatídico inicio de temporada, los ‘Clarets’ confían en su defensa central para conseguir resultados

La frase ‘un buen ataque es la mejor defensa’ no aplica al Burnley. De hecho, se puede aplicar a muchos equipos, pero no al Burnley. Justamente, la defensa es lo que mantuvo (y mantiene) al equipo en la Premier League desde su ascenso en la temporada 2016-2017 y que incluso los hizo soñar con competencias europeas en la campaña siguiente.

La temporada en curso es un subibaja de emociones entre los equipos que se disputan la cima de la clasificación y parece ser una sentencia sobre los equipos que pelean por no descender. El Burnley tuvo un agitado comienzo de campaña, pero de a poco está volviendo a ser ese equipo sólido de años atrás. Esto puede explicarse por una sola razón: la defensa.

Las lesiones en la zaga son uno de los principales motivos de la irregularidad de muchos equipos este año y los ‘Clarets’ no han estado exentos de ello. La incertidumbre a causa de la pandemia, es otro factor de la actual situación de la Premier y que, con los partidos aplazados, hace que el ‘fixture’ sea aún más apretado y cargado. Por ejemplo, Burnley debe dos partidos al día de la fecha.

Precisamente, los ‘Clarets’ estuvieron sin su capitán, Ben Mee, durante los primeros seis partidos de la temporada (además de rotar en reiteradas oportunidades sobre los cuatro del fondo). Mee volvió para el duelo ante Brighton previo al último parón de selecciones en noviembre. En ese lapso, sumaron dos puntos de 21 posibles. Solo el Sheffield United sumó menos, récord que aún ostentan sobre el resto de la clasificación. Desde entonces, el Burnley sumó 14 puntos de 30 posibles, con cuatro derrotas en sus últimos 11 encuentros. Con 17 partidos jugados y 16 puntos, los dirigidos por Sean Dyche se encuentran decimoséptimos a 4 puntos del Fulham (último en descender) con la misma cantidad de encuentros disputados.

Ben Mee celebra su gol ante Sheffield United. PREMIER LEAGUE

Tras recuperarse de una lesión en los isquiotibiales, Ben Mee fue la pieza que garantizó el resurgimiento del Burnley, o al menos una mejoría en su estado de forma. Pero… ¿Tan importante es el zaguero británico para los ‘Clarets’? Desde su regreso, su equipo pasó de conceder una media de 2 goles por partido a conceder por debajo de 1 (0,90). En cuanto a resultados, victorias ante Arsenal y Wolves y sendos empates ante Everton y Villa, todos equipos aspirantes a entrar en competencias europeas, vuelven a hacer del Burnley un hueso duro de roer.

BEN mee EN PREMIER 20-21

  • 4,9 despejes por partido
  • 1,8 intercepciones por partido
  • 1,3 remates bloqueados
  • 61 % de duelos aéreos ganados (3.5 por partido)
  • 61 % de duelos ganados (5.4 por partido)
  • 63 % de duelos en piso ganados (1.8 por partido)
  • 2,1 disparos por partido (1 gol)

En toda zaga el trabajo es de a dos, por eso es crucial repasar también la importancia del otro zaguero (tan crucial como sus despejes), James Tarkowski.

Impacto continental de Tarkowski

Durante todo el 2020, ningún jugador bloqueó más remates (38) en las cinco ligas europeas de mayor importancia. Además, Tarkowski fue el segundo con más despejes (159) y tercero en duelos aéreos ganados (148). Una estadística brutal que sirve para poner en relieve la figura de James Tarkowski y la importancia del juego defensivo del Burnley.

James Tarkowski disputó cada minuto de la pasada temporada por Premier League. El internacional inglés forma parte del núcleo de una de las mejores defensas en toda la competencia (y también de Europa). De hecho, Burnley consiguió 15 vallas invictas en la 19-20, tan solo una por detrás del City. El juego aéreo es otro aspecto clave en el esquema de Dyche y para ponerlo en relieve, los ‘Clarets’ convirtieron ocho veces desde un córner en la temporada pasada. Tan solo Liverpool (11) convirtió más. En cuanto a pelota parada, solo tres equipos concedieron menos que Burnley y seis convirtieron más. Sorprendente por donde se lo mire.

Las virtudes defensivas del Burnley

En una entrevista con The Athletic, Tarkowski fue consultado sobre varios aspectos de su juego y el de su equipo. Uno de ellos fue la difícil tarea de defender ante los jugadores más ofensivos del torneo, particularmente a aquellos que juegan por banda izquierda. Tarkowski rescató la importancia de saber apoyar a tu compañero, de tener disciplina en el juego y de saber analizar al oponente para compensar la diferencia de inversión en plantilla.

James Tarkowski dando indicaciones. PREMIER LEAGUE

«Es el lugar (banda izquierda) donde están los jugadores más peligrosos: Grealish, Zaha, Rashford, Mané, Aubameyang… Si quedas uno contra uno contra ellos, estás en problemas, pero si refuerzas la posición de tu compañero entonces condensas el espacio de ataque. Yo cubro a Matt Lowton, pero él también tendrá apoyo del extremo y del mediocentro», explicó para el medio.

El central inglés también habló de lo unidos que están como equipo. «Somos disciplinados dentro y fuera del terreno de juego, la forma en que entrenamos, el respeto que tenemos. No puedo recordar la última tarjeta roja que tuvimos. Dependemos de nosotros mismos».

«Otros equipos tienen la posibilidad de gastar 50 o 60 millones de libras para reforzarse. Nosotros no tenemos esa posibilidad, por eso nuestra ventaja es demostrarle a los oponentes que somos un equipo duro de enfrentar. Cuando examinas las fortalezas de tus oponentes, a veces te das cuenta de que se trata de doblar la marca, pero también de que puedes anticiparse a las jugadas dependiendo la dirección en que acostumbren a moverse los delanteros», añadió Tarkowski.

tarkowski en premier 20-21

  • 4,7 despejes por partido
  • 1,1 intercepciones por partido
  • 2,2 tackles por partido
  • 6,7 duelos ganados (67 %)
  • 2,9 duelos en piso ganados (67 %)
  • 3,9 duelos aéreos ganados (67 %)
James Tarkoski y Ben Mee discuten un fallo arbitral. PREMIER LEAGUE

La esperanza de seguir en Premier

Tras un fatídico comienzo de temporada, la recuperación de su núcleo defensivo has sido clave para que Burnley pueda salir del fondo. Los ‘Clarets’ han concedido solo 22 goles, uno más que Liverpool, Leicester y Everton, y uno menos que equipos como Manchester United y Chelsea. En cuanto a vallas invictas, ya tienen seis (compartiendo la octava posición con Liverpool, Man United, Leeds y Tottenham).

El crecimiento del equipo de Dyche es notorio. En el horizonte aguardan cuatro fechas consecutivas con duelos complicados (Liverpool, Villa, Chelsea y City), pero los de Turf Moor buscarán dar el golpe. Aún falta Charlie Taylor en la defensa, pero con la zaga completa, el Burnley sabe que puede conceder poco y fortalecer su juego. Con los nuevos dueños, esperemos que Dyche pueda armar un equipo con variantes y evitar padecer una temporada llena de incertidumbres.

«Dos cabezas piensan mejor que una», recita el popular dicho. Pues bien, para el Burnley eso significa otra cosa: dos cabezas despejan mejor que una.

Una bocanada de aire fresco en Burnley

Los ‘Clarets’ se ilusionan con sus nuevos propietarios

Es muy posible que, en estos momentos, Sean Dyche sea una de las personas más felices en el Reino Unido. Fueron varios los años en los que el técnico inglés trabajó con lo poco que tenía, realmente haciendo maravillas con un equipo limitado y muy corto.

Ahora, un cambio se vislumbra en el horizonte de los ‘Clarets’, un cambio que aparenta ser realmente positivo y alentador para el cuadro del norte del país. Ha llegado un soplo de aire fresco y renovado a Burnley. Ese soplo de aire fresco tiene un nombre propio: Alan Pace.

¿Quiénes son los nuevos dueños?

La compañía estadounidense ‘ALK Capital’ adquirió el 84 % de las acciones del Burnley, en una negociación tasada en una cifra cercana a los 200 millones de libras. Dentro de los nuevos cambios, el entonces presidente y dueño, Mike Garlick, da un paso al costado de la presidencia pero seguirá involucrado en el club, al igual que su compañero John Banaszkiewicz.

Esta compañía estadounidense se especializa en inversiones en el ámbito deportivo y de medios de comunicación. La cara visible de estos nuevos propietarios del Burnley es el ya mencionado, Alan Pace, quien fungió como presidente del Real Salt Lake en la MLS, además de otros trabajos en el sector empresarial y de medios de comunicación. De igual manera, ha sido uno de los impulsores en temas de scouting en el fútbol y ha llevado a suelo inglés proyectos como ‘AiScout’ y ‘Player Lens’.

Alan Pace (centro) ha dejado una muy buena primera impresión en Burnley. BURNLEY FC

En la primera rueda de prensa con Pace a la cabeza, este se mostró realmente emocionado y motivado por comenzar a trabajar. «Burnley encajaba con una serie de cosas que consideramos importantes para nosotros a largo plazo. Miramos principalmente la pasión, la estructura operativa, la oportunidad de crecimiento y la capacidad para que tengamos un impacto como equipo de gestión y organización».

¿Qué significa esto para los ‘Clarets’?

No es ningún secreto que el Burnley tiene una de las plantillas más cortas de la Premier League, o inclusive la más corta de todas. Sobre este problema, es probable que todas las miradas apunten al anterior propietario Mike Garlick. El principal problema de Garlick era la poca inversión en la plantilla, hecho que llegó a causar roces evidentes con Dyche. Si bien la cara principal de Garlick fue su poca inversión, realmente deja un club muy saneado en temas financieros, una base de trabajo estable y un nuevo centro de entrenamiento.

Tarkowski y Mee, los pilares defensivos de los ‘Clarets’, finalizan contrato en año y medio. BURNLEY FC

El pasado verano, los ‘Clarets’ perdieron a jugadores importantes como Hendrick, Hart y Lennon; esto sin obtener un solo centavo por ellos. Uno de los principales temas que deberá de abordar Alan Pace y la propiedad es, de nueva cuenta, el tema contractual de algunos jugadores. Elementos importantes como Gudmundsson, Lowton, Pieters y Brady terminan contrato este mismo verano, de tal forma que negociar con ellos debe ser prioritario.

Avanzando hacia el futuro verano del 2022, un grueso de jugadores fundamentales también finalizan contrato con los ‘Clarets’. Estos hombres son Tarkowski, Mee, Barnes, Rodríguez, Cork, Stephens y Vydra. Es así como observamos que Alan Pace deberá poner manos a la obra de inmediato, buscando evitar la salida de ciertos jugadores clave en el cuadro de Sean Dyche.

¿Por qué Dyche es un hombre feliz?

Garlick y Dyche han sido los principales arquitectos del Burnley moderno y exitoso. BURNLEY FC

«Si Sean Dyche quiere seguir adelante con las cosas que quiere hacer, estaremos allí y apoyaremos en lo que necesite». Alan Pace fue directo y al grano, dando total apoyo a Dyche. Con los nuevos propietarios, se tiene la visión de que el Burnley será capaz de invertir un poco más en la confección de la plantilla. Mientras Garlick era algo cauto con los fichajes, se espera que los ‘Clarets’ con Pace sean capaces de abrir un poco más la chequera en este mercado invernal.

Si todo pinta acorde a lo esperado, será la primera vez en mucho tiempo que Sean Dyche podrá reforzar su plantilla de forma más completa y extensa. Esto representaría un contundente paso al frente por parte del club, un equipo que ha rendido por encima de sus posibilidades. Tal parece que los ‘Clarets’ tendrán un dueño ambicioso y con la capacidad necesaria para dar el siguiente paso y seguir creciendo.

¿Crisis en Burnley?

Los ‘Clarets’ han tenido un inicio preocupante en esta temporada

El Burnley se ha venido caracterizando por ser un equipo sólido, férreo, con una excelente línea defensiva y muy difícil de roer. Este inicio de temporada, la realidad ha sido todo lo contrario. Los ‘Clarets’ acumulan solamente dos empates en liga, siguen sin conocer la victoria y la campaña pinta mucho más complicada que otros años.

Este equipo ha sufrido ciertos acontecimientos complejos que han agravado y probablemente expliquen este inicio tan escabroso y negativo. Los ‘Clarets’ tienen problemas abajo en la cancha y arriba en las oficinas, todo ello viéndose fielmente reflejado en la tabla de posiciones. En ese sentido, los puntos más importantes de la actualidad del Burnley son identificados de forma clara y pueden responder la siguiente pregunta: ¿Este inicio puede llegar a ser una crisis en el Burnley?

Incertidumbre en las oficinas

No es ningún secreto que un buen o mal propietario puede cambiar la tendencia de un equipo. Ya sea para bien o para mal, el propietario de un club viene siendo la persona que busca invertir en el equipo, trascender y ser ambicioso. Mike Garlick, actual dueño del Burnley, ha estado en el ojo del huracán por unos meses. Los ‘Clarets’ son de los equipos que menos gasta en fichajes, de forma que Garlick no invierte demasiado en el club. Los fichajes más caros en la historia del club siguen siendo Chris Wood y Ben Gibson por 15 millones de libras. Basados en el valor de compra de los jugadores, tienen la plantilla más barata de la liga con un costo de 81 millones de libras.

Garlick no es un mal dueño ni mucho menos, pero es evidente que su falta de interés en mejorar la plantilla del equipo ha sido un factor determinante para el flojo inicio del equipo de Sean Dyche. En consecuencia, la plantilla se hace cada vez más corta y competir en Premier League es mucho más complicado. Además, rumores sobre una posible venta del Burnley alimentan la teoría que la incertidumbre en las oficinas se traslada a la cancha y estas situaciones no ayudan a nadie.

Mike Garlick (izquierda) y Sean Dyche (derecha) han tenido sus diferencias. BURNLEY FC

Por otra, la incertidumbre se ha extendido hacia dos pilares del club: Sean Dyche y James Tarkowski. El estratega inglés, que hace unos días cumplió ocho años al cargo del club, amagó con dejar el Burnley varias veces en los últimos meses. La razón principal fue la ya mencionada poca inversión de Garlick, argumentando que necesita una buena plantilla para cumplir los objetivos deportivos. Sobre Tarkowski, llegó a sonar fuertemente el interés del West Ham y del Leicester City. Todo esto se incrementó tras la ausencia de Tarkowski los primeros partidos de liga, alegando ciertas molestias pero se rumora que su venta se contempló seriamente e inevitablemente esos temas mueven el tapete de cualquier equipo.

Lesiones y bajas clave

El Burnley tiene una de las plantillas más cortas de la liga, de forma que las lesiones son el peor enemigo de Sean Dyche. Para este inicio de temporada, tanto Ben Mee como James Tarkowski sufrieron con las lesiones y los dejó apartados de las canchas. La línea defensiva es el punto más fuerte del Burnley, con Ben y James como los pilares de la zaga. Sin la presencia de ambos en la cancha, la fragilidad defensiva de los ‘Clarets’ salió a relucir y el regreso de los dos centrales es clave para evitar más derrotas. En el más reciente partido ante el Brighton, salieron como titulares Mee y Tarkowski; haciendo que el equipo se comportara mucho mejor en defensa. Sin embargo, Mee terminó con molestias y se espera no sea nada grave.

En el mediocampo, Ashley Westwood y Jack Cork eran la pareja ideal. Ambos conformaban un excelente tándem en el centro del campo, cortando ataques rivales y encajando en el perfil del juego directo del Burnley. Jack Cork lleva ya varios meses lastimado, de manera que Dyche ha tenido que ir buscando opciones para esa posición. Hasta ahora, la opción más atractiva parece ser Josh Brownhill. Dale Stephens, recién llegado del Brighton, también ha ocupado esa posición. El problema es que Brownhill llegó en teoría para jugar por derecha, posición que antes ocupaba Jeff Hendrick. En consecuencia, Brownhill se recorre al centro en ocasiones y la banda derecha abre otro hueco en la plantilla.

James Tarkowski y Ben Mee son los pilares en la zaga de los ‘Clarets’. VISIONHAUS

La opción natural es Johann Berg Gudmundsson, quien ofrece verticalidad y una mentalidad más ofensiva que Brownhill. Para cualquier equipo puede resultar atractivo, pero recordemos que Dyche gusta de mediocampistas con recorrido y sacrificio defensivo. En ese sentido, y sumado a lesiones y molestias de Gudmundsson, esa banda derecha ha representado muchos problemas para Dyche. También ha ocupado esa posición el polifuncional Erik Pieters y hasta Robbie Brady, que suele jugar por izquierda.

Un conformismo peligroso

La poca ambición de Mike Garlick ha derivado en un cierto y particular ambiente o estilo de conformismo en el club. Apartando la temporada en la que finalizan en la 7ma posición, realmente el Burnley se mueve por la tranquilidad o mediocridad de la media tabla o hasta más abajo. Este conformismo puede ser muy peligroso, ya que el Burnley viene sobreviviendo y compitiendo en Premier League de muy buena forma pero este año pueden pegarse un batacazo que significaría un golpe tremendo y de mucho, mucho riesgo.

Haciendo memoria, el parón de tres meses en la temporada pasada significó que el contrato de ciertos jugadores finalizaba en junio y los clubes podían optar por buscar una extensión de contrato larga o por unos meses, o simplemente dejar correr sus contratos y no gastar dinero en una renovación para mantenerlos en la plantilla. Jeff Hendrick, Joe Hart y Aaron Lennon salieron del club a coste cero y no jugaron la última parte de la temporada pasada. Esta decisión fue tomada debido a que Garlick se dio cuenta que el Burnley se salvaría sin problemas, de manera que no vio necesidad de invertir en renovaciones de jugadores cuando el objetivo estaba a su alcance.

Jeff Hendrick salió a coste cero del Burnley, generando mucha polémica entre la afición. NEWCASTLE UNITED

Plantilla muy corta

El Burnley es un buen equipo, con una muy buena base de jugadores establecidos y hechos a la medida para jugar en el cuadro de Sean Dyche. Dicha base es muy específica, de manera que si una de las piezas del rompecabezas se rompe, se nota en todo el equipo y en el accionar del mismo en la cancha. Analizando la plantilla completa, el Burnley tiene pocas variantes al momento de sufrir lesiones, suspensiones o bajón de juego. La plantilla es tan corta que Dyche ha tenido que convocar a múltiples juveniles para llenar el banquillo. En el partido de la temporada pasada contra el Manchester City, justo regresando del parón por la pandemia, el Burnley no pudo completar un banquillo de nueve suplentes, donde tenía dos porteros.

Para la portería, Nick Pope es omnipresente y realmente no necesita recambio a menos que experimente una lesión. En defensa, la línea idónea es Lowton, Tarkowski, Mee y Taylor. Para la central, Kevin Long te puede apañar la zaga por un rato pero no es garantía, así como el juvenil Jimmy Dunne que no lo hizo mal pero no es de fiar. Por las laterales, las opciones de Phil Bardsley y Erik Pieters pueden hacer la tarea. En medio campo, Westwood y Brownhill son la dupla predilecta hoy en día. Como variantes, Jack Cork sigue lesionado y Dale Stephens sería la otra opción.

Por las bandas, McNeil y Gudmundsson vienen siendo las opciones principales. Robbie Brady y el mismo Erik Pieters o Josh Brownhill también pudieran ocupar esas posiciones. En ataque, la dupla de Wood y Barnes es muy característica en el Burnley. En la banca, Jay Rodríguez es el principal recambio y Matej Vydra entra ocasionalmente. Realmente el Burnley no ha reforzado las posiciones que le hacían falta, de forma que tiene varios huecos en su plantilla.

La lesión de Jack Cork ha generado muchos problemas en el mediocampo. BURNLEY FC

Bajo nivel de juego general

Los jugadores no son robots, son personas que necesitan descansar y recuperar fuerzas. Posiblemente, esto haya sido algo que ningún equipo haya podido tener. La corta pretemporada y lo apretado del calendario hacen pensar en un cansancio y fatiga general, con algunos equipos viéndose menos afectados que otros. Esto puede resultar en un bajo nivel de juego, como el que se está viendo en Burnley.

La creatividad y producción ofensiva es prácticamente nula, con solamente tres goles a favor en siete partidos (dos goles llegaron en el partido contra Leicester City); siendo el peor equipo de la liga en este rubro. Tras estos primeros siete partidos, sus cifras de ‘expected goals’ (goles esperados) por partido es de 0,77, muy por debajo del 1,29 de la campaña pasada. También son el peor equipo en precisión de tiro (38,8 %), tiros totales (64), tiros a puerta (19) y ocasiones creadas (43). Además, la temporada pasada promediaban 2,1 oportunidades claras por partido, mientras que esta temporada el número baja a 0,85. La pelota parada es una de las armas más peligrosas del Burnley, de forma que dos de los tres goles esta temporada han llegado por esa vía. Pero la temporada pasada promediaban 0,43 ‘expected goals’ a pelota parada, mientras que ese número ha bajado a 0,26 en este inicio.

Defensivamente, en teoría la zona más fuerte y segura, ha sufrido momentos de desconcentración muy puntuales con consecuencias negativas. Han recibido 12 goles en siete partidos. Sin embargo, es importante establecer el contexto actual. Quedan 31 jornadas por disputarse, habiendo 93 puntos en disputa. Si bien se habla de la cifra mágica de 40 puntos para garantizar la salvación, esa cantidad ha ido en descenso. Desde la temporada 10-11, ningún equipo ha necesitado de 40 puntos para evitar el descenso. Si bien podemos concluir que aún resta mucho por jugar, una victoria es urgente para cambiar la tendencia y dinámica del equipo.

Pero esta situación no es nueva para los ‘Clarets’. En la campaña 14-15, el Burnley no ganó en sus primeros diez partidos de liga. Acabaron descendiendo esa temporada, pero era la primera vez del club y la mayoría de los jugadores en Premier League. No cabe duda que tanto Sean Dyche como todo el Burnley han aprendido demasiado, de forma que se podría esperar una reacción fuerte del cuadro de Dyche.

Burnley: Previa 2020-2021

Los ‘Clarets’ buscan seguir afianzándose en Premier League

El Burnley es el típico equipo que posiblemente no guste como juegue. Normalmente se le cataloga como un equipo defensivo, con un juego directo y suele ser sinónimo de partidos aburridos, lentos y con pocas emociones. Pero el Burnley también es sinónimo de solidez, estabilidad y fortaleza en el terreno de juego. Los muchachos de Sean Dyche inician otra temporada de Premier League buscando seguir en el camino de la tranquilidad de media tabla y continuar estableciéndose en la liga.

Temporada pasada (2019-2020)

Los ‘Clarets’ finalizaron la pasada campaña en el décimo puesto. El rendimiento en Premier League fue digno de admirarse, nunca cayendo de la 15ª posición en toda la temporada. Cosecharon 54 puntos, llegando a conseguir su máximo número de victorias en una temporada de Premier League con 15.

La temporada 19-20 fue su cuarta de forma consecutiva desde su regreso a la Premier League, de manera que se han establecido como un club serio y realmente complicado en la liga. Además, logró romper con la racha del Liverpool de no dejarse puntos en Anfield desde enero del 2019, al empatar a un gol en la jornada 35.

Jay Rodríguez hizo el gol del empate ante los ‘Reds’. BURNLEY FC

El accionar en temas coperos no fue del todo bueno. En Carabao Cup fueron eliminados en apenas segunda ronda por el Sunderland. Por la FA Cup, quedaron fuera a manos del Norwich City en la cuarta ronda.

Mercado de fichajes

El Burnley ha sido uno de los clubes menos activos en el mercado de traspasos. En el tema de llegadas, solamente se ha incorporado el arquero Will Norris desde los Wolves. Todo indica que Norris llega para competir por el puesto de suplente con Bailey Peacock-Farrell, con un Nick Pope más que asentado como titular. En mercados pasados se ha rumoreado con el fichaje del virtuoso mediocampista del Bristol City, Niclas Eliasson y también se habla del interés por Fabian Delph.

La pandemia y el parón de hace unos meses pegó fuertemente en el club. Jeff Hendrick, Joe Hart y Aaron Lennon han salido este mercado, tras la terminación de su contrato. Sobre este tema, Sean Dyche se enfureció con el dueño, Mike Garlick, y dio indicios de una posible marcha del Burnley. Tal parece que esa ira de Dyche se ha disipado un poco pero aún sigue algo descontento con la poca inversión de Garlick en el equipo. Para añadir, el central Ben Gibson ha salido a préstamo con rumbo al Norwich City.

Will Norris es el único fichaje confirmado. BURNLEY FC

En el tema de rumores, en los últimos días se ha sabido del interés del West Ham y Leicester City en uno de los pilares de la defensa, James Tarkowski. Se reportó que el Burnley rechazó una oferta del West Ham de unos 30 millones de libras. También ha habido rumores que colocan a Dwight McNeil en distintos equipos pero no hay información de alguna oferta formal. De ahí en fuera, se ha hablado poco de salidas de otros jugadores y los ‘Clarets’ aspiran a mantener la mayor parte de su plantilla titular.

Planes del entrenador

Posiblemente, el Burnley sea el equipo que mejor conoce sus fortalezas y debilidades. En ese sentido, siempre busca explotar sus cualidades y evitar las debilidades en el transcurso del partido. Los ‘Clarets’ no se entienden sin Sean Dyche y el entrenador inglés no se entiende sin el Burnley. Son prácticamente el uno para el otro, con Dyche estando a cargo del equipo desde 2012 y dirigiendo más de 300 partidos.

La idea de juego del Burnley se podría entender con dos estadísticas: son el equipo con menos pases completados en toda la liga pero el segundo que más pases largos envía. El juego directo del Burnley significa pocas transiciones y posesión en medio campo, buscando rápidamente a Chris Wood y ya sea Barnes o Rodríguez en posiciones más adelantadas.

Sean Dyche es el gran líder del Burnley. BURNLEY FC

Otro aspecto importante para el éxito de los ‘Clarets’ es su solidez defensiva. Terminaron con quince porterías imbatidas, siendo el segundo mejor en toda la Premier League. La pareja de centrales del capitán Ben Mee y James Tarkowski es de las mejores de la liga. Por las laterales, Matthew Lowton y Charlie Taylor no ofrecen nada especial pero son consistentes y con una labor defensiva incansable.

El sistema de 1-4-4-2 del Burnley es prácticamente inamovible. En el centro del campo, Westwood y Cork son claves. Por izquierda, Dwight McNeil es el hombre que aporta algo más de dinamismo, regate y picardía al cuadro de Dyche. Por derecha, tras la salida de Hendrick, la duda sería en apostar por un perfil similar como el de Brownhill o alinear al islandés Gudmundsson como una opción más vertical y ofensiva. En punta, Chris Wood es el hombre fijo, siendo acompañado ya sea por Barnes o Jay Rodríguez.

Es verdad que este juego directo es efectivo hasta cierto punto, pero surgen dudas de si le puede alcanzar para algo más que no sea la media tabla. La excepción a esto podría ser ese séptimo puesto de la temporada 17-18. Pero, si de algo no cabe duda, es que el Burnley seguirá apostando por el mismo plan de juego que tan bien practica y le ha traído resultados.

Rodríguez y Wood serían la pareja en la delantera. BURNLEY FC

Aspiraciones para la nueva temporada

El Burnley es un equipo que suele rondar la media tabla, con poco riesgo de caer en el descenso y llegando a estar cerca de pelear por quedar en la mitad alta de la tabla. Si algo hemos visto en pasadas temporadas es que una buena defensiva te asegura la permanencia, de forma que los ‘Clarets’ deberían tener eso por sentado.

Un objetivo casi imposible sería el de finalizar cerca de esa séptima plaza, algo que se antoja complejo revisando las actuales plantillas y la inversión en fichajes de otros clubes como Leicester City, Wolves, Everton o Southampton. En términos generales, otra temporada en la tranquilidad (o mediocridad) de la media tabla sería un éxito.

Jugadores a seguir

Nick Pope: El guardameta inglés de 28 años tuvo un nivel formidable la pasada temporada. Es uno de los mejores porteros de la competición y, sin duda alguna, será uno de los hombres más importantes de su equipo.

Algunas de las mejores atajadas de Pope en la campaña pasada. BURNLEY FC

James Tarkowski: No sorprende la inclusión de otro elemento de la línea defensiva. Es fundamental que Tarkowski se quede en el equipo y sea un líder la siguiente temporada. Jugó todos los minutos posibles la pasada campaña, además de ocupar los primeros puestos en múltiples estadísticas defensivas como despejes, duelos aéreos ganados y tiros bloqueados.

Excelso partido de Tarkowski ante el Aston Villa. BURNLEY FC

Dwight McNeil: Si bien Chris Wood es el goleador del equipo, la juventud y dinamismo de McNeil son invaluables dentro de la plantilla. La función e influencia que tiene en el campo no la tiene nadie. McNeil representa ese jugador diferente que ofrece cosas distintas a un cuadro tan férreo y tenaz.

McNeil tiene un talento especial. BURNLEY FC

El Burnley busca el recambio de Jeff Hendrick y podría estar en la Ligue 1

El jugador francés estaría tasado en unas 12 millones de libras

El Burnley ha vuelto a realizar una nueva sólida temporada en la Premier League, logrando de manera holgada la salvación un año más. El conjunto de Sean Dyche puede que no sea el más jugón de la liga, pero sí que tiene una de las plantillas más trabajadas. El 4-4-2 del inglés se ha seguido a rajatabla, y los ‘Clarets’ han logrado una gran estabilidad que les ha hecho ser un equipo muy bien armado tanto en Turf Moor como fuera.

Sin embargo, el club ha sufrido una gran pérdida. Concretamente la de Jeff Hendrick, uno de los jugadores más importantes del equipo, y que se ha marchado libre tras finalizar su contrato. El irlandés ha sido determinante en el esquema de Dyche, siendo un centrocampista todoterreno, capaz tanto de liderar al equipo en transiciones ofensivas como de organizar la defensa. Así pues, el Burnley tiene una asignatura pendiente en este periodo de traspasos: encontrar un sustituto para Hendrick.

Y uno de los nombres que más están sonando es el de Baptiste Santamaria, mediocentro del Angers, de la Ligue 1. Según informa el Daily Mail, el Burnley estaría manteniendo las primeras negociaciones con el jugador. El mismo medio asegura que el francés podría salir del Angers por unas 12 millones de libras. A pesar de que su entrenador, Stephane Moulin, ha reconocido contactos con su hombre clave, también asegura que de momento no han recibido ninguna oferta, pero que ya han asumido que no contarán con Santamaria la temporada que viene.

La Premier elige el gol de Son al Burnley como el mejor de la temporada 19-20

El extremo de los ‘Spurs’ recuperó el balón en su área y se cruzó todo el campo hasta batir a Pope

Heung-min Son, el delantero surcoreano del Tottenham, ha ganado el premio Budweiser al mejor gol de la temporada 19-20 con su increíble tanto contra el Burnley. En aquel partido, el extremo de los ‘Spurs’ recuperó el balón en el borde de su área, sorteó varios rivales y cabalgó hacia la meta defendida por Nick Pope. Después de regatearse a dos defensores, batió por debajo al portero de los ‘Clarets’.

Partido en el que Son marcó el mejor gol de la temporada. TOTTENHAM HOTSPUR

Son condujo 71,4 metros en solo 11 segundos, la segunda distancia más larga recorrida por un jugador para marcar un gol en un partido de Premier League, detrás de un tanto de Towsend para el Crystal Palace en la 16-17. «Tan pronto como recibí el balón traté de encontrar un pase y tuve un poco de suerte. Regateé por el espacio donde no había nadie», dijo sobre su gol en diciembre. «Traté de finalizar bien porque la acción anterior fue muy rápida. Estaba realmente concentrado en el golpeo. Fue una sensación increíble».

Compilación de los mejores goles en solitario de Premier. PREMIER LEAGUE

Los goles impresionantes son un clásico en la era de Premier y este golazo de Son se suma a esa historia. Para recordar los mejores tantos en solitario, la Premier ha compartido una compilación que incluye el galardonado esfuerzo de Son. Aquí les dejamos el vídeo: Thierry Henry, Ben Arfa, Hazard, Payet y mucho más.

¿Cómo está la lucha por los puestos de Champions y Europa League?

Un repaso a la pugna por los puestos que dan acceso a las competiciones europeas

Tras conocerse que el TAS falló a favor del Manchester City y que los ‘Cityzens’ aseguraron su lugar en la Champions League de la próxima temporada, la lucha por los puestos restantes se puso (aún) más interesante. En efecto, tres equipos se disputarán el tercer y cuarto lugar con tan solo 6 puntos en juego. En este artículo repasaremos lo que les queda por delante a los involucrados: Chelsea, Leicester City y Manchester United.

Tan solo un punto separa a Chelsea, Leicester y Manchester United. PREMIER LEAGUE

Chelsea (3º con 63 puntos)

El equipo comandado por Frank Lampard aún está con vida en la actual edición del certamen continental. De hecho, «con vida» es una forma de hablar, ya que tienen que visitar al Bayern de Múnich y remontar un 3-0. Aún así, querrán volver la próxima temporada y, para ser sinceros, los fichajes de Werner y Ziyech necesitan de esa exhibición.

  • Liverpool (visitante). Si bien el Liverpool soltó el pie del acelerador tras su consagración como campeones, no querrán acumular su segunda derrota en fila. Además, Anfield es un campo que le viene resultando esquivo al Chelsea en los últimos años. Los ‘Blues’ llevan cuatro partidos sin ganar en casa de los ‘Reds’ (tres empates y una derrota) tras conseguir dos victorias seguidas durante 2014 (temporadas 13-14 y 14-15). Sí, una de ellas fue la del recordado resbalón de Gerrard que prácticamente le sirvió en bandeja el título al City. Curiosamente, el Chelsea devolvió la cortesía este año.
Mejores momentos del duelo entre «blues» y «reds». PREMIER LEAGUE
  • Wolverhampton (local). Chelsea nunca perdió ante los Wolves en Stamford Bridge por Premier League (cuatro victorias y un empate). En el historial entre ambos en competición doméstica, los Wolves ganaron sólo dos partidos de 11 y ambos fueron en Molineaux. En el partido de la primera ronda los blues ganaron 2-5.

Leicester (4º con 62 puntos)

Los ‘Foxes’ no llegan en el mejor estado de forma tras una vuelta irregular y se encuentran diezmados por lesiones. Maddison, Chilwell y Ricardo Pereira son algunos de los nombres con los que los dirigidos por Brendan Rodgers no contarán en este tramo final. De los cuatro implicados, tienen el ‘fixture’ más complicado y más que nunca se enconmendarán a Jamie Vardy para consumar su sueño de Champions League.

  • Tottenham (visitante). Los ‘Foxes’ no le ganan a los ‘Spurs’ a domicilio desde enero de 2016, acumulando un empate y dos derrotas. Por otro lado, solo pudieron ganar dos de los últimos siete duelos, ambos en el King Power Stadium y por 2-1 (incluído el ‘fixture’ de la primera ronda). Los de Mourinho están invictos en los últimos cuatro partidos tras el regreso.
  • Manchester United (local). Leicester acumula 10 partidos sin poder vencer al United (siete derrotas y tres empates), desde la victoria 5-3 en septiembre de 2014. Aquella oportunidad significó el debut de Vardy en Premier League y su primer gol en la competencia.

Manchester United (5º con 62 puntos)

Los diablos rojos están siendo el equipo sensación en este regreso. Solskjaer encontró a su once titular y bajo la batuta de Bruno Fernandes y la explosión de Martial, los ‘Red Devils’ se vuelven a ilusionar con un posible regreso a Champions.

  • West Ham (local). El United no cae ante los ‘Hammers’ como local desde mayo de 2007. West Ham buscará conseguir el doblete en una temporada ante los mancunianos por primera vez desde la temporada 06-07.
  • Leicester (visitante). Los dirigidos por Solskjaer buscarán estirar esa racha de 10 partidos invictos ante los ‘Foxes’ y estarán con un ojo en el partido entre Chelsea y Wolves.

Lucha por puestos de Europa League

Tras la consecución de la Carabao Cup por parte del Manchester City, la Premier otorgará un billete a la próxima Europa League a los equipos que acaben la temporada ocupando el quinto y sexto puesto; además de al campeón de la FA Cup (si este es un equipo ya clasificado a Europa la plaza va para el séptimo en liga). Todo hace indicar que el primero lo obtendrá el conjunto que no entre a Champions (Chelsea, Leicester o United), pero para el siguiente hay más pretendientes: en 5 puntos se ubican tres equipos: Wolves, ‘Spurs’, Sheffield, Arsenal y Burnley.

Solo dos fechas para el final y todo por jugar. Enfrentamientos entre sí, visitas de riesgo y ninguna garantía. Ya no solo importa el prestigio de jugar en el mayor torneo a nivel de clubes, importa también el premio económico; que en esta situación mundial puede marcar la diferencia. A esta altura de la semana próxima sabremos quién ocupa cada lugar, pero, mientras, todo puede pasar.

El último resquicio al fútbol clásico

El Burnley de Sean Dyche es el único equipo de Premier que nos evoca a tiempos pasados

Los aficionados del Burnley siguen viviendo un momento dulce en el fútbol moderno a base de tradicionalidad. El inglés Sean Dyche se sentó en el banquillo del club en 2012 y, desde entonces, ha colocado a la entidad en la Premier League y sigue dando alegrías a una grada que cada curso está llamada a despedirse del máximo escalafón del fútbol nacional.

Con una población que ronda los 87.000 habitantes, la localidad de Burnley se ha convertido en los últimos tiempos en uno de los nombres propios más importantes para los aficionados al fútbol inglés. Comandados por Sean Dyche, los ‘Clarets’ ascendieron a la Premier League en la temporada 2014-2015, pero volvieron a Championship pocos meses después para, finalmente, coger impulso y convertirse en uno de los proyectos que más miradas ha conseguido atraer.

El entrenador pelirrojo, acompañado de su 1-4-4-2, se ha empeñado en demostrar que, pese a la globalización y la velocidad con la que evoluciona el mundo del deporte, los estándares clásicos tienen cabida y mucho que decir por el momento. En la mente de todos los veinteañeros, y mayores, sigue existiendo la conexión entre fútbol británico y juego directo. Esta conexión ha ido desapareciendo con la llegada de la globalización y la entrada de extranjeros en los clubes, pero el Burnley se ha empeñado en mantener su esencia. Y es que, con Dyche como el gran culpable, los aficionados que toman asiento en Turf Moor cada dos semanas siguen disfrutando del juego de toda la vida.

El 1-4-4-2 sirve de preaviso en un presente donde este sistema táctico cada vez se ve menos, y más aún cuando los jugadores buscan con tanta asiduidad a los delanteros a base de balones en largo desde la defensa y donde el centro del campo se utiliza más para estorbar al rival y parar sus acciones que para organizar y conservar el balón. Además, el Burnley sigue mostrando una sorprendente capacidad para hacerse fuerte como local y utilizar esta característica para no sufrir su desempeño lejos de casa.

Sean Dyche da instrucciones a Wood durante un partido. BURNLEY

La mano del técnico de Kettering se deja ver en uno de sus centrales: James Tarkowski. El defensor ha sido convocado con la selección inglesa gracias a su desempeño en el sistema de los ‘Clarets’. El jugador de ascendencia polaca es la última frontera para los rivales antes de encarar a un Nick Pope que también se ha alzado como uno de los mejores porteros ingleses del momento, entre otras cosas, por el cerrojo formado entre Tarkowski y Ben Mee. 

El primero de estos últimos se ha destapado como uno de los jugadores con mejor pie de la plantilla, destacando por sus grandes desplazamientos en largo en busca de sus delanteros. Arriba, Chris Wood es la gran referencia del Burnley, siempre acompañado de Ashley Barnes o Jay Rodríguez.

El ariete neozelandés ha encontrado su lugar idóneo en Turf Moor, estadio donde tras llegar en 2009 a Inglaterra y sumar diversas cesiones y traspasos ha alcanzado la estabilidad necesaria para mostrar su juego. El kiwi, que destaca por su capacidad para bajar el balón y rematar cualquiera que le llegue a lo largo de los 90 minutos, es el prototipo ideal para lo que desea realizar Sean Dyche en la Premier League.

Su labor queda patente a la hora de ver sus números, y siendo la gran baza ofensiva de un equipo que, pese a ser considerado cada verano como uno de los clubes llamados a ocupar una de las tres últimas plazas, ha llegado a disputar la Europa League en la 2018-2019. Además, la ciudad de Burnley sigue empeñada en seguir disfrutando del sueño de continuar anclada en la élite del fútbol inglés y poder demostrar que lo tradicional sigue teniendo un resquicio en un mundo cada vez más internacional y en constante transformación.

Danny Ings: La sonrisa de un desgraciado

El delantero inglés se ha ganado a pulso jugar la Eurocopa

«La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y gracias a ese artilugio logramos sobrellevar el pasado» escribía Gabriel García Márquez en uno de sus libros más famosos: El amor en los tiempos del cólera. Frase que se le puede acuñar perfectamente al protagonista de esta historia llena de goles, duros golpes y constante lucha para vivir su sueño de ser futbolista.  

14 goles en 22 partidos de la Premier League son una excelente carta de presentación para cualquier jugador. Esos números para un delantero son excelentes en una temporada cuyo desenlace es una Eurocopa, más aún cuando el delantero centro titular de la selección está lesionado y tu principal competencia se retiró de la misma. Y aunque en el fútbol nada está escrito y no se pueda confirmar su presencia con los ‘Three Lions’, Danny Ings está viviendo un sueño a sus 27 años, una oportunidad irrepetible, que no dejará escapar.

A pesar de que en sus inicios lo catalogaran como el «Carlos Tévez de Hampshire», dando indicios de la gran calidad que posee el atacante, su vida no ha sido un campo de rosas hasta hoy día. La historia de nuestro protagonista es, en gran parte de desdicha. A los 10 años empezó a jugar en las divisiones inferiores del equipo de sus amores, el Southampton, pero después de un tiempo fue rechazado por ser «muy bajito» para ser jugador de fútbol. Tras este duro golpe, su padre no le permitió que bajara los brazos y le hizo hueco en su equipo, el Itchen Tyroin de la Sunday League. «Él siempre me empujó. Cada vez que tenía malos momentos estaba ahí para ayudarme. Él me empujó en la dirección correcta y me dijo lo que debía hacer para llegar a donde estoy hoy», comentó Danny Ings en una entrevista. 

Danny Ings junto a su padre. NBC SPORTS

Aquel paso por la Non-League le permitió a Ings tener una segunda oportunidad. El Bournemouth, un modesto equipo en League One, se había interesado en el goleador de 15 años, abriéndole un espacio en su academia. Este sería el equipo que le permitiría debutar como profesional. En la temporada 10-11, tras una corta cesión en el Dorchester Town, disputó el resto de la temporada con los ‘Cherries’. Alcanzaron las semifinales del play-off para ascender Championship, pero el Huddersfield ganaría aquella eliminatoria.

Tras la decepción de no poder ascender, los siete goles en 26 partidos del joven delantero resultaron atractivos para varios equipos, frutos que le permitirían jugar Championship en la 11-12 con el Burnley. Un par de temporadas después, en la 13-14, Turf Moor sería testigo de como los 21 goles de Danny Ings, acompañado de un gran equipo, lograrían el ascenso a la Premier League. Ings pasó de ser descartado a jugar en una de las mejores ligas del mundo.

Su debut en Premier fue más que aceptable, 11 goles en 35 partidos con un Burnley que había logrado el objetivo de mantener la categoría, pero lo mejor estaría por llegar. En el verano de 2015, el Liverpool ficharía a Ings para suplir un hueco que había dejado Luis Suárez, una labor no apta para cualquiera, pero este ‘Apache’ no se echaría para atrás ante semejante oportunidad. Las buenas noticias no se detendrían, ya que recibiría su primera convocatoria con la selección absoluta de Inglaterra.

Danny Ings celebrando un gol con el Burnley. SKY SPORTS

Aunque no marcó muchos goles en su inicio con los ‘Reds’ dejó una buena sensación en la hinchada, formando parte del equipo titular de Rodgers en un puesto que competía con hombres como Benteke, Sturridge u Origi. Pero la vida no le podía sonreír tanto tiempo a un desgraciado acostumbrado a las adversidades. Ings sugrió una dura lesión de ligamentos cruzados en su primera temporada en Anfield, que provocaría que se perdiera toda la temporada 15-16.

Lejos de mejorar, en la siguiente temporada se sometió a una operación de rodilla que le impidió (otra vez) jugar toda la campaña con el Liverpool. Su retorno sería en la 17-18, donde disputaría unos cuantos partidos con la Sub-23 mientras recuperaba el ritmo de competición (un gol en nueve partidos), para terminar cumpliendo el rol de «jugador de plantilla» en los últimos partidos de la temporada con el primer equipo (un gol en ocho partidos). Su balance había sido nueve goles en tres temporadas, pero cabe destacar que se había perdido 85 partidos por lesión. 

Lo cierto es que la vida de Danny Ings es un constante «Dios aprieta, pero no ahorca», porque, a pesar de su decepcionante paso por el Liverpool, terminaría jugando en el equipo de su infancia en la temporada pasada. El equipo que una vez lo había rechazado por su altura le había solicitado al conjunto ‘Red’ una cesión para ofrecerle una segunda oportunidad. Siete goles en 24 partidos fueron suficientes para que el Southampton no se pensara dos veces desembolsar 20 millones de libras por sus servicios.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es NINTCHDBPICT000553381124-e1578763835740-1024x747.jpg
Ings celebra el gol de la victoria ante el Leicester. GETTY IMAGES

Aquella decisión en verano de 2019 nos lleva al presente, donde en menos partidos (22) lleva el doble de goles (14) que la temporada pasada, en un equipo que durante varias semanas se han ido a la cama en la zona roja de la tabla. Danny Ings vive un presente envidiable, en comparación a sus propios registros y al de sus competencias en Premier por la Bota de Oro. El delantero de Winchester solo está por detrás de Jamie Vardy (17 goles) y empatado con Aubameyang (14) en esta contienda.

Todo esto provoca que él se pueda sentir en un cuento de hadas. Los espectadores, desde afuera, lo podrán ver de la misma manera. Y aunque su realidad marca que ha dejado atrás esas lesiones y su estado de forma deja incrédulos a propios y ajenos, en la historia de este desgraciado siempre es muy temprano para alegrarse por la sonrisa de la fortuna. Ahora, a base de goles, Ings solo busca prolongar esa sonrisa, lo suficiente para poder esbozarla el próximo verano en Wembley. 

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies