El Chelsea pasa a cuartos de Champions League. El United, a casa

Los dirigidos por Thomas Tuchel completaron el triplete de británicos en la siguiente fase de UCL

Se terminaron los octavos de final de la Champions League, con un global de tres de cuatro equipos británicos clasificados para la próxima ronda. El Chelsea es el último en unirse a la lista que ya conformaban Liverpool y Manchester City y que, desafortunadamente, el Manchester United privó del pleno.

Manchester United, crónica de una muerte anunciada

Rangnick nunca supo que dar con la tecla, ni cuando llegó ni ahora. Es cierto que es complicado recalar en un vestuario turbulento, lleno de egos y que afronta una de las peores sequías en la modernidad del conjunto ‘Red Devil’. Desde un inicio se podía predecir la hecatombe a la que estaba condenada el club desde el despido de Solskjaer, que aunque le faltaba aún para dar el paso al siguiente nivel, encaminaba al club para darlo.

El partido de ida fue bastante mediocre para lo que es la institución de Manchester. Un equipo sin ideas que se vio dominado desde el inicio de ese partido por un gol tempranero en contra. Pero el fútbol, la magia, la causalidad y la casualidad existen. Reinildo resbaló, Elanga estuvo en el lugar ideal y le dio vida al equipo para el partido en la vuelta.

Cristiano Ronaldo, uno de los grandes señalados por la eliminación. GETTY

Old Trafford se vistió de gala. Los locales, fieles a su historia, trataron de proponer desde el minuto 0. Oblak fue protagonistas en varias jugadas, especialmente en el tiro de Elanga que impacto en el rostro del portero esloveno. Pero todo fue un espejismo, porque un gol de Lodi bastó para demostrar que el United es un equipo sin ideas cuando el rival no da ventajas. El marcador fue muy ajustado para lo que se vio, incluso muy cruel para los aficionados que creían en avanzar a la próxima ronda.

Ahora solo queda pensar en Premier League, porque el Arsenal, con dos partidos menos, y el Tottenham, con un partido menos, darán pelea por la cuarta plaza, una en la que el United sigue creyendo más por individualidades que por trabajo.

El Chelsea dará guerra

Los ‘Blues’ sabían que este partido de vuelta no sería un paseo militar, pese a que todo lo que rodea al club sea una guerra. Para nadie es un secreto los problemas que atraviesa el Chelsea por las sanciones sobre su dueño, Román Abramóvich, que imposibilitan al club tareas básicas como negociar contratos o el presupuesto para viajes, por citar ejemplos. Aunque el mismo Tuchel se propuso como chofer si hacía falta.

En el partido de ida, a pesar de que los franceses compitieron bien, el Chelsea supo hacer valer su afición y su jerarquía en la competición para sacar un 2-0 que parecía ser suficiente para avanzar de ronda. Grave error, porque en el fútbol no hay nada escrito, ni rival sencillo.

En Francia todo empezaba con dudas. Un penal para el Lille, de esas manos que nos hacen preguntar cuáles sí y cuáles no, ayudaba a los locales a recortar distancias a un gol para la prórroga. Pero el Capitán América (Pulisic), ese que también llegó en época de crisis, se encargó de empatar el marcador cuando quedaban escasos segundos para el final del primer tiempo. De esos goles que duelen si eres quien lleva la ventaja.

En la segunda mitad el Lille, con más necesidad que fútbol, se quiso volcar, sin mucho éxito, al área rival. Y en esos minutos en los que el equipo que debe remontar piensa que se queda tiempo, llegó el definitorio 1-2 (1-4 en el global) mediante un remate de Azpilicueta. Un jugador que representa a la perfección este Chelsea: jerarquía, clase, perseverancia y mucha lucha. Un baluarte cuya continuidad sigue en el aire, más aún con un club que no puede realizar movimientos contractuales con ningún jugador.

Es muy fácil querer triturar, especialmente en los medios, a un equipo que pasa por una inestabilidad provocada por un conflicto bélico del que nadie debería ser partícipe. Pero una cosa es segura, que por más rumores que haya en la prensa, son los actuales campeones de Europa y este año volverán a dar guerra.

Este viernes 18 de marzo tendrá lugar el sorteo definitivo de la Champions: cuartos, posibles semifinales y orden de localía en la final de París serán conocidos. Buena suerte a todos los británicos en contienda.

Liverpool y Manchester City, en cuartos de final de Champions

Los dos conjuntos británicos avanzaron a la próxima ronda del torneo continental

Los octavos de final de Champions League ya llegaron a su fin para Liverpool y Manchester City. ‘Reds’ y ‘Citizens’ se valieron de lo cosechado en sus respectivos partidos de ida para ganarse el pase a cuartos de final de esta edición de UCL.

El Liverpool jugó con fuego

El Liverpool encaraba el partido de vuelta con el 0-2 conseguido en Milán. Klopp, desde el primer minuto, avisó que el partido en Anfield no sería para nada fácil y razón no le faltó. Desde el primer minuto y al igual que en la ida, el Inter tomó la iniciativa con el objetivo de que los ‘Reds’ no sentenciaran la eliminatoria. Dicho y hecho. Los italianos no sufrieron mucho en el primer tiempo más allá de un remate de Joel Matip que impactó en el larguero.

Aunque en la segunda mitad Mohamed Salah mandó dos balones al palo, el único grito del partido fue anotado por Lautaro Martínez. Para ser buenos con los dirigidos por Klopp, fue un gol, como se conoce popularmente, de otro partido. Sin embargo, si hay que determinar justicia, el marcador global se acercó más a lo que tuvo que plasmarse por desarrollo que por lo que momentos fue: el Liverpool anotó en la ida, con excesiva precisión, los goles que erró en la vuelta.

Una llave de octavos que deja dos principales conclusiones: primero, un Liverpool que fue merecedor de avanzar de ronda por méritos propios, con una extrema jerarquía de todos sus defensores. Capítulo a parte merece Virgil van Dijk, que volvió al mejor nivel que le hizo merecedor de un podio en el Balón de Oro; no hay lesión que detenga a esta bestia. Segundo, baño de humildad necesario para un equipo que sigue con aspectos a mejorar si quiere alzar más títulos esta temporada.

Paseo militar del Manchester City

No quedan adjetivos para describir al equipo dirigido por Guardiola. Llegaron a Lisboa y sin despeinarse eliminaron al Sporting, pero eso de menor esfuerzo no le quita intencionalidad a lo logrado. Todo lo contrario, habla que sin ver al mejor City fue capaz de liquidar la eliminatoria en el partido de ida. Muy pocos equipos en Europa pueden presumir de tal nivel.

El excelso nivel del equipo de Guardiola fue acompañado, tristemente para el espectador, de un mero trámite en el partido de vuelta. Un 0-0 en el partido de vuelta que consistió en dosificar a las figuras del primer equipo, aspecto necesario para tener la plantilla en las mejores condiciones para lograr todos los objetivos.

Las principales conclusiones que quedan sobre esta eliminatoria son: primero, el Manchester City se mantiene como el principal favorito para, al menos, llegar a la final de esta edición. Segundo, parecen haber pocos equipos en el mundo que sean capaces de suponerle un reto a este equipo. Veremos si en cuartos alguien se atreve a desafiarlos.

Dos británicos de cuatro en la siguiente ronda, la otra mitad, ojalá, la próxima semana.

Nunca debieron separarse

El Liverpool tuvo que remontar al Milan para lograr sus primeros tres puntos de esta Champions League

Deben haber pocos sentimientos más intensos que el amor. Esa sensación, ese estado de ánimo que es capaz de hacer a cualquier ser humano realizar las mejores y peores acciones. Existen varias representaciones para el amor, pero de las más recreadas e impregnadas en el imaginario colectivo de nuestra sociedad es aquellas que vemos a través de la gran pantalla. Persona A conoce a persona B, se gustan, se conocen y, dependiendo de los gustos personales del guionista de la obra, ambos deben partir caminos, dejando la puerta abierta a un reencuentro incierto.

En Casablanca siempre quedará París, en Liverpool siempre quedará Estambul y en Milán siempre quedará Atenas. Dos equipos que han cruzado sus caminos en el pasado, con pasos breves pero intensos, días que parecían ser reservados a la excepción, el premio a ser los mejores. Pero eso cambió hoy, porque la historia los volvió a citar, esta (primera) vez en Anfield Road. Resulta inverosímil que dos equipos que juntan en sus museos 13 Copas de Europa se enfrentaran un 15 de septiembre en un contexto distinto a una final de Champions.

El reencuentro comenzó atropellado para los ‘rossoneros’: en los primeros quince minutos habían recibido 14 tiros en contra, un gol y un penalti salvado por su portero. Alrededor del minuto treinta los ‘Reds’ bajarían un poco el pistón y el Milan tomaría un poco de aire. Los locales seguían pisando el área de su adversario pero siendo incapaces de ser contundentes. El fútbol es un deporte lleno de refranes y uno de los más populares dicta: «el que no hace goles, lo ve hacer». Justo antes del medio tiempo, los dirigidos por Pioli anotaban dos goles en dos minutos.

Anfield estuvo a la altura, su rugido característico es ese jugador 12 en cada partido como local, un jugador que tuvo que estar ausente toda la pasada temporada, pero que había vuelta con las ganas de ir a por todas. Antes del minuto cinco del segundo tiempo Salah, con un gran pase de Origi, ponía el empate tranquilizador. Luego de este rápido revés, el Milan fue tirando cada vez poco a poco más atrás, pero cuando más estabilizado estaba el partido, llegaba un martillazo, en el más puro sentido de la palabra, con una volea en la media luna de Henderson que pondría el 3-2 final.

Jordan Henderson se vistió de héroe. THIS IS ANFIELD

Los de rojo y negro tuvieron veinte minutos finales con más ganas que fútbol para acorralar al Liverpool en contra de su arco. Los visitantes introdujeron hombres como Giroud, para maximizar cualquier mínima ocasión, mientras que Klopp decidió darle descanso a hombres como Salah, Henderson y Keita, fundidos fisicamente por la exigencia de lo jugado hasta el momento. En los cinco minutos de agregado, el veterano Milner tiró de experiencia, congeló el partido en un par de faltas (favor y en contra) para cerrar el partido.

Volvieron las noches de Champions a Anfield, volvió un poquito de la magia al fútbol. No había mejor escenario ni mejores protagonistas para recibir a las más de 50.000 almas que había hoy en el estadio. Porque partidos con estos protagonistas son los que nos hicieron amar este deporte, creando momentos inolvidables para la historia del fútbol, recordándonos porqué estos caminos nunca debieron separarse.

El Chelsea sueña con su tercera Champions League

El último campeón se estrenó con una victoria 1-0 contra el Zenit

En un Stamford Bridge repleto y con el recuerdo de la conquista de la última Champions League, el Chelsea abría la temporada europea contra el Zenit con bastante optimismo. En un grupo conformado por Juventus, Malmö y el conjunto de San Petersburgo, los ‘Blues’ comenzaron a recorrer el largo camino a la final en un partido que no fue para nada sencillo.

La primera mitad se manejó al ritmo del equipo ruso, donde se pudo observar el primer tiro del encuentro al minuto 38 de la mano de Yaroslav Rakitskiy (quien cuajó un gran partido). Con un Chelsea que no presionaba alto y un Zenit que mantenía la posesión en su campo, el primer tiempo se consumió rápido.

La segunda mitad fue más emocionante, el conjunto dirigido por Thomas Tuchel jugó unos metros más adelantado, intentando buscar a un Lukaku que fue neutralizado todo el partido por el bloque defensivo visitante. Pese a mejorar en el juego, el Zenit seguía gozando de las ocasiones más claras. Pero llegó el minuto 70 y un centro del capitán Azpilicueta quedó servido para el primer remate del partido. Romelu Lukaku, de un cabezazo, ponía el 1-0 en el marcador.

Lukaku impulsa la pelota al fondo de la portería. GETTY IMAGES.

Desde ese momento, los ‘Blues’ controlaron el encuentro conformándose con el resultado. Pese a los cambios, el conjunto visitante dirigido por Sergej Semak no supo encontrar el rumbo y ritmo demostrado durante la primera parte para enderezar un resultado que no volvería a cambiar.

El Chelsea consumó con una buena victoria, pudiendo imponer jerarquía ante un rival que causó problemas, como la mayoría de los participantes de este torneo tan cambiante. Los de Stamford Bridge, así, comenzaron bien ese duro camino rumbo a su tercera Copa de Europa.

Chelsea vs Manchester City, una nueva final

Un repaso a los duelos coperos destacados entre ‘Blues’ y ‘Citizens’

La tercera final entre equipos ingleses por Champions League no es un partido más. Actualmente, londinenses y mancunianos son los equipos con mejor forma del planeta, por lo que el encuentro a disputarse en Oporto promete y mucho. Además, en la historia reciente entre ambos ya saben lo que es medirse en una instancia decisiva. El poderío económico de uno y otro, acompañado de fuertes inversiones y mejoras, los han llevado a consolidarse dentro de los equipos top a nivel mundial en todos los rubros imaginables.

Como consecuencia de esto, no es coincidencia que se hayan enfrentado en más de una ocasión o hayan disputado alguna competencia nacional y títulos. La final de la actual edición de Champions eleva esa rivalidad a nivel internacional y algo nos dice de que no será el último enfrentamiento entre ambos.

Estadio do Dragao, Oporto. FC PORTO

Antecedentes en League Cup

La temporada 18-19 encontró a ambos en la final de la Copa de la Liga. Un partido recordado por la discusión entre Sarri, entrenador por aquel entonces de los ‘Blues’, y Kepa Arrizabalaga, quien se negó a ser sustituido a pesar de presentar molestias en un tramo del partido. El partido no contó con mayores emociones y finalizó 0 a 0. En la tanda de penales, los dirigidos por Guardiola se harían con el trofeo tras vencer por 4-3.

Ese año, el City estuvo cerca de conseguir el cuádruple ya que ganó la Premier League, la FA Cup, la mencionada copa de la liga y llegó a cuartos de Champions. El Tottenham Hotspur sería su verdugo en aquella instancia, en un partido marcado por las decisiones arbitrales. Curiosamente, los ‘Spurs’ llegarían a aquella final y la disputarían ante el Liverpool en lo que fue la segunda final entre equipos ingleses de la máxima competencia europea. Por cierto, el Liverpool peleó mano a mano la Premier con el City finalizando solo un punto por detrás.

Por su parte, el Chelsea vivió una temporada convulsionada con Sarri en el banquillo. La misma comenzaría con derrota en la Community Shield a manos del City. Cambio de esquema, el inconveniente con Kepa, un equipo que no terminaba de convener y algunas derrotas abultadas,  por ejemplo un 6-0 ante el City por Premier. Sin embargo, con Hazard en estado de gracia, los de Stamford Bridge conseguirían la Europa League frente al Arsenal.

Antecedentes en Community Shield

El trofeo que enfrenta al campeón de Premier con el de FA Cup, los juntó de la misma manera: en ambos casos el City venía de consagrarse como ganador de Premier y el Chelsea de FA Cup. En ambas instancias, los ‘Sky Blues’ ganarían la Community Shield. En 2012, el marcador fue 3-2 y en 2018  2-0. ¿Otra coincidencia? En ambos partidos, Chelsea tenía un entrenador italiano: Roberto Di Matteo y Maurizio Sarri. Aún hay más, ya que en ambas finales un argentino marcaría al menos un gol. Uno de Tévez en 2012 y un doblete de Agüero en 2018. Justamente, Agüero jugará su partido final con los ‘Citizens’ ante los dirigidos por Tuchel y Chelsea representa algo especial en la carrera del argentino. Después de todo, es el equipo al que más goles le convirtió en su carrera con 15.

Antecedentes FA Cup e historial por Premier League

En el trofeo más antiguo del mundo la ventaja es también para el City. Históricamente, ambos se enfrentaron en cinco ocasiones, con tres victorias para los de Manchester y dos para los de Londres. La más reciente se dio en las semis de la pasada edición que coronó al Leicester. Chelsea venció 1-0 al City con gol de Hakim Ziyech. Este fue el segundo enfrentamiento entre Tuchel y Guardiola en tierras británicas. De momento, el alemán ganó los dos duelos anteriores. ¿La tercera será la vencida para Pep? o ¿Tuchel hará pleno de victorias y encima se quedará con la Champions?

La Premier League es el único torneo donde Chelsea cuenta con una amplia superioridad, aunque el City descontó distancia en la última década. Este es el historial completo entre ambos:

  • 48 partidos
  • 27 victorias Chelsea
  • 7 empates
  • 14 victorias City

Desde principios de este milenio, solo Manchester United ha ganado más títulos de Premier League (ocho) que Chelsea y Manchester City (cinco cada uno). Todos estos títulos se los repartieron desde la temporada 04-05 hasta la fecha.

Una curiosidad: en la temporada 13-14, Chelsea terminó tercero, a tan solo 4 puntos por debajo del City campeón y ganó un partido clave vs Liverpool para que los entonces dirigidos por Manuel Pellegrini pudieran hacerse con su segunda Premier. Por su parte, el City finalizó segundo por detrás del Chelsea en la temporada 14-15. Mourinho era el técnico de los ‘Blues’ por aquel entonces.

Guardiola y Tuchel antes de comenzar un partido. GETTY IMAGES

Reflexión final

Chelsea y Manchester City comparten muchas similitudes. Capitales extranjeros, dueños dispuestos a invertir grandes sumas de dinero en el armado de sus equipos, técnicos que ya se conocen, y que comparten un metódico estilo de juego donde la rotación y el control del partido y de los espacios les sienta bien. Verdaderas aplanadoras que no te ceden ni un metro. Defensas sólidas, laterales explosivos, mediocentros todo terreno y mucho pero mucho talento en sus XI y en el banco. Planteles con diversas opciones capaces de rendir y adaptarse a los esquemas de sus directores técnicos. Esta cualidad se hará cada vez más importante ante los numerosos ‘fixtures’ y el desgaste de cada temporada.

‘Blues’ y ‘Citizens’. Guardiola y Tuchel. Los dos mejores equipos de Europa en la actualidad se encuentran por primera vez en una final continental y, seguramente, no será la última. Choque de verdaderos estrategas, con un partido a priori muy estudiado por ambos. Ya se vieron las caras antes en la temporada y no defraudaron. Oporto se vestirá de gala para una final que se antoja emocionante, pero que sin dudas será muy disputada. Sea como sea, solo queda sentarse en el sillón y disfrutar de un partido que por suerte tendrá público en las gradas. ¡Qué el mejor gane la orejona!

La Premier League domina en Europa

La primera división inglesa es la competición con más equipos en cuartos de Champions y Europa League

Los octavos de Champions League y Europa League han llegado a su fin esta semana y ya conocemos los 16 equipos que siguen vivos en las dos máximas competiciones continentales. Manchester City, Liverpool, Chelsea, Bayern, Dortmund, Real Madrid, PSG y Porto lucharán por llevarse la orejona, mientras que Arsenal, Man United, Granada, Villarreal, Roma, Slavia Praga, Ajax y Dinamo Zagreb harán lo propio por conquistar la UEL.

Esta fase ha sido un reflejo de lo que viene siendo tendencia en las últimas temporadas: la superioridad de la Premier frente a otras ligas europeas. La primera división inglesa será la competición con más representantes (5) en el sorteo de cuartos de Champions y Europa League, seguido por LaLiga (3).

Porque el dominio de los conjuntos ingleses en Champions ha sido aplastante. Manchester City y Liverpool sometieron a sus rivales alemanes por un global de 4-0 (Borussia Mönchengladbach y RB Leipzig respectivamente) y el Chelsea destrozó al líder de la liga española (3-0). Seis victorias en seis partidos, con 11 goles a favor y 0 en contra en total.

En Europa League, el Manchester United derrotó al Milan y el Arsenal al Olympiacos griego. Podríamos estar hablando de seis representantes de Premier de no ser por la estrepitosa caída del Tottenham de Mourinho ante el Dinamo Zagreb.

Este viernes se sortearán los cuartos de Champions y Europa League, competiciones en las que algunos conjuntos ingleses parten como favoritos. ¡Mucha suerte a nuestros representantes de Premier!

Chelsea vs Atlético por un pase a cuartos de Champions

Los ‘Blues’ visitan el Wanda Metropolitano con la esperanza de encarrilar los octavos de final

Estamos siendo injustos con Thomas Tuchel, para bien y para mal. Nuestra ansia de conclusiones nos invita a sacarlas con premura, pese a que la muestra de partidos de su Chelsea es ínfima. Las hay positivas y negativas, pero, sobre todo las hay infundadas. En redes sociales, mucha gente que lleva el cargo de opinador por profesión no duda un segundo en colgar la etiqueta de éxito o fracaso a este proyecto deportivo cuando todavía está buscándose a sí mismo.

Hasta la fecha, las pruebas a las que se ha enfrentado el Chelsea no son suficientemente concluyentes. Unos Wolves en el limbo, un Burnley necesitado de reconstrucción, un Tottenham sin rumbo, un Sheffield United desahuciado, un Newcastle en declive y un Southampton que se crece ante los grandes no pueden determinar el rumbo de una trayectoria.

Lo que sí puede hacerlo es el partido de hoy. Tuchel se enfrenta al que, sin duda, es el reto más exigente de su breve etapa a los mandos del Chelsea. Un Atlético de Madrid, hambriento de triunfos, le espera con las espadas por todo lo alto con la esperanza de seguir en la competición.

Es cierto que los equipos españoles no están dando la talla en Europa. El Borussia Dortmund derrotó al Sevilla, el Paris Saint-Germain endosó cuatro goles al Barcelona y el Manchester United hizo lo propio con la Real Sociedad. Pero no por ello deben confiarse los londinenses. En el mundo de los ciegos, el tuerto es el rey y el Atlético de Madrid a día de hoy ostenta el liderato de la liga española.

En este sentido, los españoles llegan al partido bien posicionados en la clasificación, pero con malas sensaciones en cuanto a su juego. Dos empates y una derrota exhiben las vergüenzas de un equipo que insiste en transmitir un mensaje de confianza en su lider: el ‘Cholo’ Simeone.

Frente a ellos, un Chelsea novedoso que tras el fin de la era Lampard ha conseguido escalar hasta llegar a los puestos de Champions. Si bien no podemos juzgar todavía qué es lo que va a ser el equipo de Tuchel, cuando miramos los fríos datos se percibe una mejoría: cuatro victorias, dos empates y ninguna derrota con solo dos goles en contra y la imagen de un equipo dominante desde lo posicional.

Informe del partido: Southampton 1 Chelsea 1 | Sitio Oficial | Chelsea  Football Club
El Chelsea empató su último partido, contra el Southampton. CHELSEA

No obstante, la Champions es un mundo paralelo. Una competición especial con la capacidad de cambiar dinámicas y resucitar equipos que se daban por muertos. No hay más que mirar la trayectoria del Atlético de Madrid esta campaña, que dominaba en España a la vez que sufría para puntuar en la fase de grupos. También nos sirve de ejemplo el Chelsea. Con Lampard a los mandos presentaba serias dudas en Premier mientras mandaba en su grupo de la Champions.

Choque táctico entre dos realidades

Aunque no podamos analizar la calidad del juego del Chelsea, los partidos ya disputados sí nos permiten identificar cómo juega el equipo de Tuchel. El alemán ha ideado un sistema capaz de batir tanto presiones elevadas como bloques bajos. A través de la dualidad de su centro del campo el Chelsea está preparado para afrontar cualquier traba que le proponga el Atlético de Madrid.

Exclusive Mateo Kovacic interview part one: on Chelsea coming at the best  moment, playing with Jorginho and his goalscoring quest | Official Site |  Chelsea Football Club
Mateo Kovacic se ha hecho fuerte en el centro del campo junto a Jorginho. CHELSEA

Con casi total seguridad el Atlético va a apostar por defenderse con un bloque bajo. El desgaste que la edad ha hecho en el físico de Luís Suárez le incapacita para llevar a cabo presiones elevadas. Esta situación condiciona al Atlético de Madrid en fase defensiva, pero también en la ofensiva. Los rojiblancos se ven obligados a recuperar cerca de su área, pero la condición de su nueve dificulta las transiciones rápidas.

Así las cosas, además de un bloque bajo defensivo, el Chelsea tendrá que enfrentarse a un juego posicional de ritmos bajos que centra su desequilibrio en determinadas piezas individuales. Concretamente la de Marcos Llorente es la más peligrosa en este aspecto. También deberá tener cuidado el Chelsea con Joao Félix, quien suele abandonar la zona de mediapuntas para organizar el juego desde el centro del campo e instalar a su equipo en la parcela rival.

Champions League flops could hand Liverpool another chance to get creative  and revive careers - Liverpool.com
En su partido de consagración, Marcos Llorente logró eliminar al Liverpool de Jürgen Klopp de la Champions. LIVERPOOL

El de Simeone es un equipo complicado de presionar por la presencia de otro de sus puntales en la sala de máquinas. Koke ha retrasado su posición en el campo para ser el ancla que dirige el avance del equipo desde atrás. Además, la incorporación de Mario Hermoso como tercer central por banda izquierda permite al equipo progresar a través de sus pases tensos.

En este sentido, el Chelsea deberá hacerse fuerte cerca de su área donde afrontarán la amenaza de Luís Suárez. El uruguayo se ha convertido en el goleador del Atlético de Madrid. Si Thiago Silva, César Azpilicueta y compañía evitan que el ex del Barcelona reciba con comodidad en el área habrán desarticulado la principal amenaza de sus rivales.

A nivel ofensivo será clave el papel de Timo Werner, Mason Mount y, sobre todo, Callum Hudson-Odoi. Frente a un Atlético con problemas para frenar al Chelsea lejos de su área, el papel de los delanteros ‘Blues’ será clave para abrir el cerrojo de Simeone.

Hudson-Odoi on the wait for his first league goal and his burgeoning  right-sided relationship with Reece James | Official Site | Chelsea  Football Club
Callum Hudson-Odoi se ha vuelto fundamental para el esquema de Tomas Tüchel. CHELSEA

La forma en que lo hagan dependerá de la posición de Callum Hudson-Odoi. Que el inglés actúe como carrilero o como mediapunta/delantero definirá el cómo de directo y vertical quiere Tuchel que sea su equipo. Si es Reece James quien se ubica en el carril diestro el Chelsea deberá buscar organizarse para que el balón llegue en ventaja a Hudson-Odoi para que haga valer su desequilibrio.

También será fundamental la reacción de los atléticos frente a los desmarques de Timo Werner. En el último tramo de juego el Chelsea articula su ataque en base a los apoyos de Werner. Si cuando el alemán sale a apoyar a sus compañeros es perseguido por su defensor, el ataque londinense se va a enfocar en atacar el posible desajuste que esta ayuda genere en el esquema de Simeone. Si Werner consigue recibir en izquierda, el Chelsea organizará su juego en este costado para luego finalizar la jugada por el opuesto.

El principal hándicap del conjunto de Tüchel se haya en área contraria. Si Werner ni ninguno de los delanteros puros está siendo lo suficientemente efectivo como para transformar en cifras el dominio ‘Blue’. Esto, sumado a la presencia de Jan Oblak bajo palos puede dificultar el camino de un Chelsea que necesitará anotar fuera de casa para guardarse las espaldas en caso de empate global.

Club Atlético de Madrid · Web oficial - Jan Oblak, Trofeo Zamora de la  temporada 2018-2019
El nombre de Jan Oblak ha sonado en numerosos veranos para reforzar al conjunto blue. ATLÉTICO DE MADRID

Un clásico del futbol europeo

Si atendemos a las últimas ediciones de la UEFA Champions League veremos como los encuentros entre Chelsea y Atlético de Madrid son habituales. Desde 2009 los dos equipos se han visto la cara hasta en nueve ocasiones (ocho en Champions y una en la Supercopa de Europa).

La primera vez que lo hicieron el enfrentamiento se saldaba con mala fortuna para los españoles. En en encuentro de ida de la fase de grupos el Chelsea pasaba por encima de ellos con un duro 4-0. Aún así conseguirían empatar a 2 en el estadio Vicente Calderón.

Los colchoneros se tomarían su particular revancha tres años después. El Atlético se presentaba en la final de la Supercopa de Europa como campeón de la UEFA Europa League frente a un Chelsea que había derrotado al Bayern de Münich en la final de la Champions. Pese al favoritismo de los ingleses serían los españoles quienes se impondrían con un hat-trick de Radamel Falcao en 45 minutos.

Chelsea FC Español en Twitter: "🎂 Feliz cumpleaños, @FALCAO 🎂⚽️ ¡Y  arriba, Colombia! 🇨🇴👊🏽… "
Años después Radamel Falcao vestiría la camiseta del Chelsea como cedido. CHELSEA

No quedaría ahí su vendetta. Dos años después, con José Mourinho al mando, el Chelsea se vería las caras con el Atlético de Madrid en las semifinales de Champions. Volvería a llevarse el gato al agua Simeone, que consiguió llevar la eliminatoria por donde le interesaba: en la ida logró un empate a cero y en Stamford Bridge endosó un 1-3 a los londinenses, a la postre definitivo.

Ya la última vez que se enfrentaron la diosa victoria sonrió a los jugadores de Antonio Conte, por aquel entonces entrenador ‘Blue’. El Atlético caía por 2 goles a 1 en la primera visita del Chelsea al Wanda Metropolitano, pero lo peor estaba por venir. Tras dos calamitosos empates contra el Qarabag, los madrileños visitaban Stamford Bridge con la necesidad de ganar para progresar. Y no lo conseguirían, pues, el gol de Saúl Ñiguez sería respondido por Eden Hazard, que con una magnifica jugada forzaría el autogol de Stefan Savic que les mandaría a la Europa League.

Cuatro años han pasado desde aquel desastroso día para la memoria atlética, no cabe duda de que el equipo español no han olvidado aquella noche. El recuerdo de su amarga eliminación será un aliciente que expoliará un gran partido en el que el Chelsea de Tomas Tuchel se consagrará. ¿Como un éxito o como un fracaso? Ya lo veremos.

Episodio #13 | Pronósticos de octavos de la Champions League

El equipo de BOX TO BOX da su opinión sobre los cruces de la máxima competición continental

Bienvenidos a un nuevo episodio del podcast de BOX TO BOX. En este programa analizaremos los futuros enfrentamientos de octavos de Champions League. Un Manchester City que buscará eliminar al Borussia Mönchengladbach, un Chelsea que se enfrentará al durísimo Atlético de Madrid y un duelo de Rock and Roll entre Liverpool y Leipzig.

Resultados del sorteo de octavos de la Champions League

Aún hay tres equipos de la Premier League en la máxima competición continental

Hoy se ha realizado el sorteo de los octavos de final de la edición 2020-2021 de la UEFA Champions League. Los equipos ingleses son Manchester City, Liverpool y Chelsea que, al estar en el bombo 1 por clasificar líderes de su grupo, jugarán de locales el partido de vuelta. El sorteo ha quedado así:

El sorteo se realizó en Nyon, Suiza

Los partidos de ida se jugarán los días 16, 17, 23 y 24 de febrero, y los de vuelta se jugarán los días 9, 10, 16 y 17 de marzo.

Datos curiosos de los equipos ingleses

Es la primera vez que el Liverpool se enfrentará al RB Leipzig en cualquier competición oficial. La última vez que el Liverpool enfrentó a un equipo alemán en octavos fue el Bayern Munich, en 2019.

El Chelsea se vuelve a enfrentar al Atlético de Madrid por cuarta vez en su historia en la Champions: se enfrentaron en la 2009-2010 y 2017-2018 en fase de grupos y en la 2013-2014 en las semifinales.

La última vez que el Chelsea visitó Madrid clasificó como líder de grupo. UEFA

El Manchester City se verá las caras por tercera vez en Champions con el Borussia Mönchengladbach. El historial es favorable para los ‘Citizens’ que en los cuatro enfrentamientos anteriores lograron tres victorias y un empate.

¡Mucha suerte y éxitos para los equipos de la Premier League!

Episodio #11 | La Champions de los ingleses

Se terminó la fase de grupos de la Champions League para los equipos ingleses. En Box to Box analizaremos la debacle del Manchester United y los puntos fuertes de los clasificados Manchester City, Liverpool FC y Chelsea FC. Además, hemos sorteado todos los partidos de los octavos de final y damos una pequeña predicción con base a este pequeño juego.

Los enfrentamientos de octavos de final, sorteados por BOX TO BOX

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies