BTB PODCAST #2 | Crisis en el Chelsea de Abramovich, posibles compradores y futuro de los ‘Blues’

Lo último sobre el equipo dirigido por Thomas Tuchel

Bienvenidos a una nueva edición del podcast de BOX TO BOX. En esta ocasión nos pintamos de azul para hablar de la actualidad del Chelsea. La salida de Roman Abramovich, los posibles compradores y el futuro de los ‘Blues’.

Participan Maxi Argüello y Antonio Portillo.

El Chelsea pasa a cuartos de Champions League. El United, a casa

Los dirigidos por Thomas Tuchel completaron el triplete de británicos en la siguiente fase de UCL

Se terminaron los octavos de final de la Champions League, con un global de tres de cuatro equipos británicos clasificados para la próxima ronda. El Chelsea es el último en unirse a la lista que ya conformaban Liverpool y Manchester City y que, desafortunadamente, el Manchester United privó del pleno.

Manchester United, crónica de una muerte anunciada

Rangnick nunca supo que dar con la tecla, ni cuando llegó ni ahora. Es cierto que es complicado recalar en un vestuario turbulento, lleno de egos y que afronta una de las peores sequías en la modernidad del conjunto ‘Red Devil’. Desde un inicio se podía predecir la hecatombe a la que estaba condenada el club desde el despido de Solskjaer, que aunque le faltaba aún para dar el paso al siguiente nivel, encaminaba al club para darlo.

El partido de ida fue bastante mediocre para lo que es la institución de Manchester. Un equipo sin ideas que se vio dominado desde el inicio de ese partido por un gol tempranero en contra. Pero el fútbol, la magia, la causalidad y la casualidad existen. Reinildo resbaló, Elanga estuvo en el lugar ideal y le dio vida al equipo para el partido en la vuelta.

Cristiano Ronaldo, uno de los grandes señalados por la eliminación. GETTY

Old Trafford se vistió de gala. Los locales, fieles a su historia, trataron de proponer desde el minuto 0. Oblak fue protagonistas en varias jugadas, especialmente en el tiro de Elanga que impacto en el rostro del portero esloveno. Pero todo fue un espejismo, porque un gol de Lodi bastó para demostrar que el United es un equipo sin ideas cuando el rival no da ventajas. El marcador fue muy ajustado para lo que se vio, incluso muy cruel para los aficionados que creían en avanzar a la próxima ronda.

Ahora solo queda pensar en Premier League, porque el Arsenal, con dos partidos menos, y el Tottenham, con un partido menos, darán pelea por la cuarta plaza, una en la que el United sigue creyendo más por individualidades que por trabajo.

El Chelsea dará guerra

Los ‘Blues’ sabían que este partido de vuelta no sería un paseo militar, pese a que todo lo que rodea al club sea una guerra. Para nadie es un secreto los problemas que atraviesa el Chelsea por las sanciones sobre su dueño, Román Abramóvich, que imposibilitan al club tareas básicas como negociar contratos o el presupuesto para viajes, por citar ejemplos. Aunque el mismo Tuchel se propuso como chofer si hacía falta.

En el partido de ida, a pesar de que los franceses compitieron bien, el Chelsea supo hacer valer su afición y su jerarquía en la competición para sacar un 2-0 que parecía ser suficiente para avanzar de ronda. Grave error, porque en el fútbol no hay nada escrito, ni rival sencillo.

En Francia todo empezaba con dudas. Un penal para el Lille, de esas manos que nos hacen preguntar cuáles sí y cuáles no, ayudaba a los locales a recortar distancias a un gol para la prórroga. Pero el Capitán América (Pulisic), ese que también llegó en época de crisis, se encargó de empatar el marcador cuando quedaban escasos segundos para el final del primer tiempo. De esos goles que duelen si eres quien lleva la ventaja.

En la segunda mitad el Lille, con más necesidad que fútbol, se quiso volcar, sin mucho éxito, al área rival. Y en esos minutos en los que el equipo que debe remontar piensa que se queda tiempo, llegó el definitorio 1-2 (1-4 en el global) mediante un remate de Azpilicueta. Un jugador que representa a la perfección este Chelsea: jerarquía, clase, perseverancia y mucha lucha. Un baluarte cuya continuidad sigue en el aire, más aún con un club que no puede realizar movimientos contractuales con ningún jugador.

Es muy fácil querer triturar, especialmente en los medios, a un equipo que pasa por una inestabilidad provocada por un conflicto bélico del que nadie debería ser partícipe. Pero una cosa es segura, que por más rumores que haya en la prensa, son los actuales campeones de Europa y este año volverán a dar guerra.

Este viernes 18 de marzo tendrá lugar el sorteo definitivo de la Champions: cuartos, posibles semifinales y orden de localía en la final de París serán conocidos. Buena suerte a todos los británicos en contienda.

Como perros y gatos

Thomas Tuchel aparta de la plantilla a su gran fichaje del verano, Romelu Lukaku

Una de las rivalidades más antiguas y a lo mejor la más ficticia de todas. Perros contra gatos, un debate que varía desde lo más simple como quién es mejor compañero de vida hasta la más complejo como lo puede resultar una enemistad entre ambas especies. Desde series de televisión hasta el refrán popular, esa es la cara tierna de una ejemplificación que también puede recibir como uso un: ‘como pólvora y dinamita’.

Tuchel es un felino. Del grupo de los que son apreciados por lo de los gustos refinados. Los entrenadores no suelen ser los más recordados. La portada siempre suele quedarse con aquel que mete el gol o aquel que ataja el penal definitivo. Pero a él no le importa, va a su bola, como las de hilo, entreteniéndose, aprendiendo e intentando crecer personalmente a su manera.

Lukaku es un canino. De los que pueden ocupar posts de Instagram enteros con hashtags como #elmejordetodos. Eso sí, en este grupo hay tiernos y mansos, como rebeldes y ariscos. De aquellos a los que se les puede aplicar otro refrán como lo es ‘perro que ladra no muerde’, aunque el rostro de varios sean la excepción. Pero todo depende de quién lo instruye, de quién elije como compañero de vida.

Pero las rivalidades entre ambas especies son, como se dice al comienzo, más un prejuicio que un hecho. Lukaku dijo en Sky Sports que extrañaba mucho el Inter y la ciudad de Milán, donde justamente coincidió con un gato como Conte, de la misma raza de Tuchel. Pero ambos consiguieron ahí su lugar en el mundo luego de tantos vaivenes. Antonio luego de un raro paso por el Chelsea y Romelu luego de su pésimo paso por Old Trafford.

Conte y Lukaku, durante su paso por Italia. SOY CALCIO

En Italia congeniaron dos animales competitivos que estaban destinados a estallar. Ambos rebeldes, ambos ariscos, lograron hacer al Inter campeón de liga luego de aquel triplete en 2010 que logró José Mourinho, otro de la misma raza. Tal vez en un hábitat de tanta calma, la anarquía se abre paso. Por ello, a lo mejor, dos temperamentales serian capaces de compartir el trono con tal de gobernar.

Conte y Lukaku comparten ahora ciudad, pero no viven bajo el mismo techo. Romelu ahora está en una casa históricamente anárquica, él bien lo sabe, porque no es la primera vez que reside allí. Tuchel, consciente de la idiosincrasia del lugar, ha decidido guardar las garras, traicionándose, en parte así mismo. La estrella belga no fue convocada por Tuchel cuando se enfrenta al Liverpool por decidir quién le peleará el trono al Manchester City.

El último baluarte para la defensa del Chelsea

Una disección de Trevoh Chalobah, la nueva pieza de la zaga del Chelsea

El continente europeo tiene nuevo dueño desde finales de mayo de 2021. Un monstruo, en términos futbolísticos, de color azul que campeonó en la máxima competición a nivel de clubes. Thomas Tüchel es su creador. Transformar al antiguo Chelsea, endeble y con poca claridad, en campeón de la Champions League no fue tarea fácil. Seguro que por la cabeza del técnico alemán se dibujó la frase «no hay mejor ataque que una buena defensa».

De ahí que la solidez defensiva fuera una de las claves para alcanzar el título. Los ‘Blues’ fueron el equipo menos goleado con cuatro goles en toda la pasada edición. Además, en la competición doméstica con 36 tantos fue el segundo equipo que menos encajó. En esta campaña liguera la situación se repite, los de Stamford Bridge han visto su portería agujereada únicamente once ocasiones. Y, a que esto sea así ha ayudado el papel del joven central debutante Trevoh Chalobah.

¿Quién es Trevoh Chalobah?

El chico, con nacionalidad inglesa pero natural de Sierra Leona, es la apuesta de Tüchel para ser el cuarto o quinto central, en función de la posición de Azpilicueta. Tanta es la confianza del alemán en él que, en verano, lo prefirió por delante de Kurt Zouma (West Ham). Con 22 años y una presencia imperiosa ha disputado 124 partidos como profesional. Dos etapas en Championship en Ipswich y Huddersfield; y la pasada campaña con el Lorient en Ligue 1.

Sus logros en categorías inferiores son notables: con el Chelsea consiguió la Uefa Youth League, y con la selección inglesa el Campeonato Europeo sub-19. No obstante, su impacto en el Chelsea ha sido inmediato, pues disputó los 120 minutos del partido de Supercopa de Europa contra el Villarreal CF donde los ‘Blues’ se alzaron con el título.

Sus datos en Premier League

Chalobah no puede contener la emoción por su primer gol en Premier. PREMIER LEAGUE

Parecía difícil armar un mejor bloque defensivo en el Chelsea, pero la llegada de Trevoh ha supuesto una opción más para Tüchel. La situación del debutante es distinta a la de Gallagher en el Palace o de Smith Rowe en el Arsenal, ya que él es defensa central y dicha posición, en el equipo, está bastante poblada. No obstante, ha disputado once partidos de la competición, siendo titular en nueve de estos y con un total de 748 minutos sobre el verde.

A pesar de ser defensa y participar poco en labores ofensivas, su papel en materia goleadora es notable. En esta presente campaña ha sido capaz de anotar dos tantos, y es el central más goleador de la liga con dos tantos; compartiendo ese estatus con otros defensas como Marc Guehi (Crystal Palace), Ezri Konsa (Aston Villa) o Ben Mee (Burnley).

Pero más allá de su papel en la faceta ofensiva, su impacto en el equipo brilla más en tareas defensivas. Cuando Trevoh está sobre el verde el Chelsea no ha perdido el partido. En estos primeros 11 partidos en la máxima competición inglesa ha ayudado al Chelsea a mantener la portería a cero en cinco ocasiones. Además, únicamente han encajado tres goles, lo que supone un menos de un tanto cada tres encuentros.

Así juega Trevoh Chalobah

Mapa de calor de Trevoh Chaloba en Premier League. SOFASCORE

No se entiende el éxito que ha tenido el Chelsea de Tüchel sin poner el foco sobre el sistema de juego que utiliza. El alemán ha propuesto, desde que llegó en enero a Londres, el esquema 1-3-4-2-1. En esa línea de tres centrales es donde suele actuar Trevoh Chalobah. El joven central llegó como última opción para completar ese abanico de posibilidades para el técnico alemán. Rüdiger, Thiago Silva, Christensen e incluso Azpilicueta estaban por delante del chico en las quinielas.

Dadas sus cualidades la posición que más ha ocupado ha sido la de defensa central por la derecha. Su condiciones físicas lo avalan para escoltar al compañero que juega en el eje central de la línea de tres. Su trabajo a nivel defensivo no tiene ninguna pega. Promedia 1,6 entradas por partido lo que supone un total de 18 ‘tackles’ realizados con éxito.

Trevoh realiza una entrada durante su encuentro contra el Southampton. PREMIER LEAGUE

El 50 % de estas barridas han tenido sus frutos. Y esto, culturalmente, para el aficionado inglés siempre ha sido motivo de aplauso y elogio. Es un central eficiente y duro, pero no violento. Únicamente ha cometido 10 faltas en esta presente Premier League, menos de una por encuentro. Además, bloquea 0,4 disparos e intercepta un balón por encuentro.

La forma más escéptica de definir lo que es Chalobah como jugador sería que es un gran central rematador. Puede ser uno de los zagueros más difíciles de sobrepasar cuando el balón es jugado por el aire y él se encuentra de cara al mismo. En la presente temporada 45 son los duelos totales ganados, siendo 17 de ellos en la faceta aérea.

Chalobah gana un nuevo duelo aéreo durante el encuentro ante el Everton. DAZN

Su trabajo en la creación del juego del equipo pasa a un segundo plano. Promedia 51,5 pases por partido, pero estos suelen ser toques de continuación sobre sus compañeros más cercanos y rara vez rompen líneas.

Su último partido en Premier League

Necesitaba el Chelsea la victoria para mantenerse en la lucha por el título, y lo acontecido ayer, en el Molineux Stadium, estuvo lejos de cubrir las exigencias ‘Blues’. El encuentro entre Wolverhampton y Chelsea se saldó con un empate a cero.  El partido de ayer suponía la novena titularidad del joven inglés en Premier League, y el empate ratifica que cuando Trevoh está en el Chelsea no conoce la derrota.

No estuvo cómodo en el doble pivote compartido con Kanté, y la climatología neblinosa no ayudó a la práctica futbolística. El inglés actuó como mediocentro más fijo, liberando al francés de su posición para que saltara a la presión, aunque no surgió el efecto que esperaba Tüchel.

Chalobah toma posesión de la zona que deja desprotegida la presión de Kanté. DAZN

Su papel era actuar como nexo entre los defensas y la línea de ataque ‘blue’. Con la presión alta el Chelsea pasaba de 1-3-4-2-1 a formar un 1-4-2-3-1. El inglés ocupaba el espacio libre que dejaba Kanté a su espalda. Fue un partido tedioso pero el papel defensivo de Chalobah siguió en su línea. Ganó la mayoría de duelos aéreos y desactivó varias contras de los ‘Wolves’. Raúl Jiménez le sacó la primera cartulina amarilla de la temporada al defensa inglés.

Cerca del minuto 35 un choque con Thiago Silva lo dejó mermado hasta el final de la primera mitad. Ahí terminó el partido para Trevoh que no realizó un gran encuentro dado el contexto en el que jugaba. Además, el bloque bajo del Wolverhampton y las contras dificultaron su papel en el partido.

Con el empate, el Chelsea se descuelga un poco más de la lucha por el título liguero y ansía la vuelta de los lesionados para encarar el resto de partidos que le esperan de aquí al final de año.

Una nueva águila sobrevuela el cielo de Selhurst Park

Un análisis sobre Conor Gallagher, la promesa del Crystal Palace que brilla en Premier League

El futuro de los ‘Three Lions’ en el fútbol mundial está bien asegurado. A los Harry Kane, Declan Rice, Sterling, Mason Mount o Phil Foden se les están empezando a sumar la nueva camada de leones. Y es que el seleccionador inglés, Gareth Southgate, es un especialista en desenterrar nuevas joyas para su colección particular. Hoy, quien copa portadas y está en boca de todos es Conor Gallagher. El joven centrocampista del Crystal Palace que debutó con la selección nacional en la última ventana de clasificación para Catar 2022.

El chico de 21 años y natural de la ciudad de Epsom está siendo la sensación de este inicio de campaña en la Premier League. Canterano del Chelsea, tras una experiencia en Championship con el Charlton, y la pasada temporada con el West Bromwich Albion en Premier, ha recalado en el nido ‘Eagle’ para completar la plantilla de la leyenda Patrick Vieira.

Un Vieira que ha depositado toda su confianza en el joven mediocampista inglés. Gallagher ha formado parte del once inicial de los ‘Eagles’ en 11 de los 12 partidos disputados este año en la Premier, a excepción del encuentro que daba inicio a la temporada contra el Chelsea. El mediocentro ha jugado un total de 958 minutos, siendo el sexto jugador con más minutos disputados con un partido menos.

Sus números en Premier League

El impacto de Conor Gallagher en el Crystal Palace está siendo más que notable. El centrocampista lleva anotados cuatro goles y repartidas tres asistencias en este primer tercio de temporada que han servido para dar ocho puntos al equipo y colocarlo el décimo de la tabla con 16, a siete del descenso. El belga Christian Benteke y el costamarfileño Wilfred Zaha completan ese primer escalón goleador del equipo.

Conor celebra el segundo gol contra el Manchester City. PREMIER LEAGUE

Así juega Conor Gallagher

El sistema más utilizado por Patrick Vieira en estos 12 partidos de Premier League ha sido el 1-4-3-3. No es que este esquema se mantenga firme e inamovible durante los 90 minutos, sobre todo para Gallagher. La línea de tres centrocampistas acostumbran a formarla dos jugadores de corte defensivo como Kouyaté, Milivojevic y McArthur que han sido los más empleados; y el tercer mediocentro es Conor que desde el interior diestro goza de más libertad para moverse sobre el verde.

Vieira lo ve como un oxigenador del juego. Siendo el jugador más talentoso del centro del campo sabe que para explotar sus principales virtudes ha de estar liberado de tareas defensivas. De ahí que apueste por dos jugadores rocosos y físicamente superiores a Conor para emplearse en dicha materia. Los rasgos más destacables del joven inglés son su capacidad de filtrar pases entre los defensas rivales, la facilidad para lanzar contras con espacio por delante y su llegada de segunda línea.

Mapa de calor de Conor Gallagher esta temporada. SOFASCORE

El Crystal Palace no tiene un estilo de juego de carácter asociativo como el Manchester City, pero es un equipo que puede llevar la manija del partido y ser quienes propongan juego. Conor es un faro para Vieira. No es tanto un armador de juego en constante contacto con la pelota, pero sí es una luz móvil en zona de tres cuartos y siempre entre la línea defensiva y la de centrocampistas rivales. En un limbo futbolístico donde se mueve como pez en el agua.

Conor Gallagher es un ‘playmaker’ en toda regla. Prácticamente toda acción ofensiva pasa por sus pies o por sus movimientos con y sin balón. Con tiempo es capaz de recibir, encarar, centrar, cambiar el juego o disparar. Es un jugador que cerca de la portería rival se atreve a disparar, y es que sus 2,2 tiros por partido, siendo uno de ellos entre los tres palos, y sus 0,4 goles por partido de promedio lo avalan.

Gallagher actuando en la zona de peligro entre líneas durante una jugada de ataque. DAZN

Si a todo esto se suma su papel con el balón, el juego mejora todavía más. A las ya comentadas tres asistencias esta temporada hay que añadir que Conor genera 1,8 pases clave por partido que terminan en jugada de peligro. Su promedio de pases queda cerca de 32 por encuentro con 79,5 % de acierto en ellos lo que supone convertir en buenos 25,4. El mediocentro genera también 1,5 centros por partido y 1,3 balones en largo en cada encuentro.

Su último encuentro en Premier League

El pasado sábado el encuentro entre Burnley y Crystal Palace en Turf Moor se saldó con un empate por 3 a 3. El Burnley, que actuaba de local, necesitaba sumar para dejar atrás la zona de descenso. El Palace quería seguir con las sensaciones positivas y asegurar su cómoda posición de media tabla. El partido de Gallagher, que venía de anotar en los dos últimos encuentros, fue de mucho nivel. Elegido MVP del partido gracias a su influencia en el juego de los ‘Eagles’ y a su asistencia a Christian Benteke.

Los jugadores del Crystal Palace celebran el primer gol de Benteke. PREMIER LEAGUE

81 minutos en los que dio una clase de como moverse a la espalda de los centrocampistas y en los que dejó tres ‘key passes’ y cuatro centros que derivarían en los dos primeros goles del conjunto londinense. El primero de ellos, obra de Benteke tras un mal despeje de la defensa local para alejar el centro de Gallagher; el segundo, obra también del belga, que aprovecharía un pase de la muerte de Conor para batir a Pope e igualar el marcador en ese momento.

El mediocentro de Epsom vive un momento de dulce en su carrera profesional siendo titular indiscutible en la línea de centrocampistas del Crystal Palace. Ahora, tras haber debutado con Inglaterra ante San Marino se ha convertido en una opción para Southgate de cara al próximo Mundial de Catar.

Sus actuaciones partido tras partido se han hecho notar y Thomas Tuchel, entrenador del Chelsea, ya declaró en The Guardian que ya sabían de su potencial y que no es de extrañar que haya debutado con los ‘Three Lions’. La cesión de Conor en el Palace termina en junio, quién sabe si formará parte de las filas de Tuchel la próxima temporada.

El Chelsea vence al Southampton y se coloca líder en solitario de Premier

Los de Tuchel se repusieron de su pobre final de septiembre y volvieron a la senda ganadora

El Chelsea de Tuchel se estaba resquebrajando, había suspendido sus últimos dos exigentes exámenes. El Manchester City le derrotó en Stamford Bridge (0-1) minimizando su peligro y la Juventus le acorraló concediéndole muy pocas opciones (1-0 en Turín). Pero llegó el Southampton y los ‘Blues’ volvieron a la senda de la victoria. 3-1 en casa y líderes de Premier League en solitario.

El Chelsea comenzaba octubre después de un fin de septiembre oscuro, con bajas importantes como las de Kanté, Reece James, Mount o Pulisic. El técnico alemán se vio obligado a hacer varias rotaciones, poniendo como titulares a jugadores poco habituales hasta la fecha (Chalobah, Loftus- Cheek, Chilwell o Hudson-Odoi).

Lo cierto es que estos cumplieron, pues el gol que abrió el partido fue del defensa Chalobah. Empataría James Ward-Prowse en el minuto 61, pero un renacido Werner y un gran Chilwell sellarían la victoria en el tramo final del encuentro.

Una gran actuación colectiva que demuestra el potencial y fondo de armario del equipo londinense. Tres puntos que, tras el empate entre Liverpool y Man City y el pinchazo del Man United, les valen para colocarse como líderes en solitario de Premier.

El Chelsea sueña con su tercera Champions League

El último campeón se estrenó con una victoria 1-0 contra el Zenit

En un Stamford Bridge repleto y con el recuerdo de la conquista de la última Champions League, el Chelsea abría la temporada europea contra el Zenit con bastante optimismo. En un grupo conformado por Juventus, Malmö y el conjunto de San Petersburgo, los ‘Blues’ comenzaron a recorrer el largo camino a la final en un partido que no fue para nada sencillo.

La primera mitad se manejó al ritmo del equipo ruso, donde se pudo observar el primer tiro del encuentro al minuto 38 de la mano de Yaroslav Rakitskiy (quien cuajó un gran partido). Con un Chelsea que no presionaba alto y un Zenit que mantenía la posesión en su campo, el primer tiempo se consumió rápido.

La segunda mitad fue más emocionante, el conjunto dirigido por Thomas Tuchel jugó unos metros más adelantado, intentando buscar a un Lukaku que fue neutralizado todo el partido por el bloque defensivo visitante. Pese a mejorar en el juego, el Zenit seguía gozando de las ocasiones más claras. Pero llegó el minuto 70 y un centro del capitán Azpilicueta quedó servido para el primer remate del partido. Romelu Lukaku, de un cabezazo, ponía el 1-0 en el marcador.

Lukaku impulsa la pelota al fondo de la portería. GETTY IMAGES.

Desde ese momento, los ‘Blues’ controlaron el encuentro conformándose con el resultado. Pese a los cambios, el conjunto visitante dirigido por Sergej Semak no supo encontrar el rumbo y ritmo demostrado durante la primera parte para enderezar un resultado que no volvería a cambiar.

El Chelsea consumó con una buena victoria, pudiendo imponer jerarquía ante un rival que causó problemas, como la mayoría de los participantes de este torneo tan cambiante. Los de Stamford Bridge, así, comenzaron bien ese duro camino rumbo a su tercera Copa de Europa.

Chelsea vs Manchester City, una nueva final

Un repaso a los duelos coperos destacados entre ‘Blues’ y ‘Citizens’

La tercera final entre equipos ingleses por Champions League no es un partido más. Actualmente, londinenses y mancunianos son los equipos con mejor forma del planeta, por lo que el encuentro a disputarse en Oporto promete y mucho. Además, en la historia reciente entre ambos ya saben lo que es medirse en una instancia decisiva. El poderío económico de uno y otro, acompañado de fuertes inversiones y mejoras, los han llevado a consolidarse dentro de los equipos top a nivel mundial en todos los rubros imaginables.

Como consecuencia de esto, no es coincidencia que se hayan enfrentado en más de una ocasión o hayan disputado alguna competencia nacional y títulos. La final de la actual edición de Champions eleva esa rivalidad a nivel internacional y algo nos dice de que no será el último enfrentamiento entre ambos.

Estadio do Dragao, Oporto. FC PORTO

Antecedentes en League Cup

La temporada 18-19 encontró a ambos en la final de la Copa de la Liga. Un partido recordado por la discusión entre Sarri, entrenador por aquel entonces de los ‘Blues’, y Kepa Arrizabalaga, quien se negó a ser sustituido a pesar de presentar molestias en un tramo del partido. El partido no contó con mayores emociones y finalizó 0 a 0. En la tanda de penales, los dirigidos por Guardiola se harían con el trofeo tras vencer por 4-3.

Ese año, el City estuvo cerca de conseguir el cuádruple ya que ganó la Premier League, la FA Cup, la mencionada copa de la liga y llegó a cuartos de Champions. El Tottenham Hotspur sería su verdugo en aquella instancia, en un partido marcado por las decisiones arbitrales. Curiosamente, los ‘Spurs’ llegarían a aquella final y la disputarían ante el Liverpool en lo que fue la segunda final entre equipos ingleses de la máxima competencia europea. Por cierto, el Liverpool peleó mano a mano la Premier con el City finalizando solo un punto por detrás.

Por su parte, el Chelsea vivió una temporada convulsionada con Sarri en el banquillo. La misma comenzaría con derrota en la Community Shield a manos del City. Cambio de esquema, el inconveniente con Kepa, un equipo que no terminaba de convener y algunas derrotas abultadas,  por ejemplo un 6-0 ante el City por Premier. Sin embargo, con Hazard en estado de gracia, los de Stamford Bridge conseguirían la Europa League frente al Arsenal.

Antecedentes en Community Shield

El trofeo que enfrenta al campeón de Premier con el de FA Cup, los juntó de la misma manera: en ambos casos el City venía de consagrarse como ganador de Premier y el Chelsea de FA Cup. En ambas instancias, los ‘Sky Blues’ ganarían la Community Shield. En 2012, el marcador fue 3-2 y en 2018  2-0. ¿Otra coincidencia? En ambos partidos, Chelsea tenía un entrenador italiano: Roberto Di Matteo y Maurizio Sarri. Aún hay más, ya que en ambas finales un argentino marcaría al menos un gol. Uno de Tévez en 2012 y un doblete de Agüero en 2018. Justamente, Agüero jugará su partido final con los ‘Citizens’ ante los dirigidos por Tuchel y Chelsea representa algo especial en la carrera del argentino. Después de todo, es el equipo al que más goles le convirtió en su carrera con 15.

Antecedentes FA Cup e historial por Premier League

En el trofeo más antiguo del mundo la ventaja es también para el City. Históricamente, ambos se enfrentaron en cinco ocasiones, con tres victorias para los de Manchester y dos para los de Londres. La más reciente se dio en las semis de la pasada edición que coronó al Leicester. Chelsea venció 1-0 al City con gol de Hakim Ziyech. Este fue el segundo enfrentamiento entre Tuchel y Guardiola en tierras británicas. De momento, el alemán ganó los dos duelos anteriores. ¿La tercera será la vencida para Pep? o ¿Tuchel hará pleno de victorias y encima se quedará con la Champions?

La Premier League es el único torneo donde Chelsea cuenta con una amplia superioridad, aunque el City descontó distancia en la última década. Este es el historial completo entre ambos:

  • 48 partidos
  • 27 victorias Chelsea
  • 7 empates
  • 14 victorias City

Desde principios de este milenio, solo Manchester United ha ganado más títulos de Premier League (ocho) que Chelsea y Manchester City (cinco cada uno). Todos estos títulos se los repartieron desde la temporada 04-05 hasta la fecha.

Una curiosidad: en la temporada 13-14, Chelsea terminó tercero, a tan solo 4 puntos por debajo del City campeón y ganó un partido clave vs Liverpool para que los entonces dirigidos por Manuel Pellegrini pudieran hacerse con su segunda Premier. Por su parte, el City finalizó segundo por detrás del Chelsea en la temporada 14-15. Mourinho era el técnico de los ‘Blues’ por aquel entonces.

Guardiola y Tuchel antes de comenzar un partido. GETTY IMAGES

Reflexión final

Chelsea y Manchester City comparten muchas similitudes. Capitales extranjeros, dueños dispuestos a invertir grandes sumas de dinero en el armado de sus equipos, técnicos que ya se conocen, y que comparten un metódico estilo de juego donde la rotación y el control del partido y de los espacios les sienta bien. Verdaderas aplanadoras que no te ceden ni un metro. Defensas sólidas, laterales explosivos, mediocentros todo terreno y mucho pero mucho talento en sus XI y en el banco. Planteles con diversas opciones capaces de rendir y adaptarse a los esquemas de sus directores técnicos. Esta cualidad se hará cada vez más importante ante los numerosos ‘fixtures’ y el desgaste de cada temporada.

‘Blues’ y ‘Citizens’. Guardiola y Tuchel. Los dos mejores equipos de Europa en la actualidad se encuentran por primera vez en una final continental y, seguramente, no será la última. Choque de verdaderos estrategas, con un partido a priori muy estudiado por ambos. Ya se vieron las caras antes en la temporada y no defraudaron. Oporto se vestirá de gala para una final que se antoja emocionante, pero que sin dudas será muy disputada. Sea como sea, solo queda sentarse en el sillón y disfrutar de un partido que por suerte tendrá público en las gradas. ¡Qué el mejor gane la orejona!

¿Cómo llega el Chelsea a la final de FA Cup?

El conjunto de Tuchel es uno de los equipos más en forma de Europa y quieren conseguir el primer título de la temporada

Este sábado el Chelsea de Tuchel y el Leicester de Brendan Rodgers se verán las caras en la final de FA Cup. Ambos conjuntos, situados en puestos de Champions, llegan en un gran momento de forma pese haber tenido altibajos a lo largo de esta temporada. Los ‘Blues’ cambiaron de técnico el pasado enero y ahora, con Tuchel, son uno de los equipos más fuertes de Europa. ¿Cuál ha sido su evolución esta campaña?

El Chelsea acabó la temporada pasada clasificado a la Champions (4º en Premier) y alcanzando una final de FA Cup que perdió contra el Arsenal. Frank Lampard había aprobado con buena nota en su primer año en Stamford Bridge, salvando los muebles después de un verano sin fichajes y potenciando a jóvenes de la casa como Mount, Abraham o Reece James. Pero todo cambiaría el último verano. El Chelsea protagonizaba un ambicioso mercado estival (más de 200 millones en traspasos) y Lampard se enfrentaba a un reto mucho más complicado.

El Chelsea comenzaba este curso con muy buenas sensaciones. Lideraban la Premier junto a Liverpool y Tottenham y los nuevos fichajes encajaban perfectamente. Mendy como portero titular, Thiago Silva como mariscal en la zaga, Ben Chilwell en el lateral izquierdo, Ziyech de extremo derecho y Werner arriba. Todos menos la incorporación estrella, Kai Havertz, al cual Lampard no le encontraba acomodo en su esquema.

Zouma, uno de los pilares del Chelsea de Lampard. PREMIER LEAGUE

El mejor Chelsea de Lampard lo vimos a finales de 2020, en un 1-4-3-3 con Kanté de pivote, dos interiores ofensivos y laterales de gran recorrido. El técnico entendía que simplificar la idea de juego era el mejor camino para alcanzar un contexto perfecto en el que la calidad individual decantara los partidos. Así, los ‘Blues’ comenzaron a crecer a partir de tres argumentos ofensivos más bien simples: centros laterales, balón parado y contragolpes.

Con Mount como cerebro del equipo, Kovacic de volante, Giroud o Abraham en la punta, Werner en banda y centradores top (Chilwell, James o Ziyech), el Chelsea seguía arriba y pasaba a octavos de Champions como líder de grupo. Pero todo se torció en enero. Los errores individuales y la saturación física debido al apretado calendario minaron la mentalidad del grupo y entraron en una dinámica complicada. Los resultados no llegaban, Lampard no daba con la tecla y con un equipo noveno en liga, la leyenda de Stamford Bridge era despedido.

El bálsamo de Tuchel

Thomas Tuchel en un entrenamiento. CHELSEA FC

Lo primero que hizo Thomas Tuchel al llegar a Stamford Bridge fue romper con el 1-4-3-3 de Frank Lampard y crear una estructura muy sólida en 1-3-4-2-1. Para que estos cambios no fueran muy bruscos y los resultados llegaran a corto plazo, el alemán confió en veteranos y especialistas en ese tipo de sistema (recuperó a Azpilicueta, Christensen, Rudiger, Jorginho y Marcos Alonso).

Mientras con Lampard las rotaciones no eran frecuentes, Tuchel creó en poco tiempo una estructura tan fuerte que no se debilitaba al quitar piezas clave. Con la defensa de tres centrales el alemán acabó con los problemas defensivos del Chelsea, y con Jorginho como ‘regista’, el equipo comenzó a construirse a través de una mejora en el ataque posicional.

Diferencias entre el Chelsea de Lampard y el de Tuchel. LAPIZARRADELMÍSTER

Tuchel conseguía buenos resultados mientras progresaba en Champions (eliminando al Atlético y Porto) y escalaba posiciones en Premier. Su conjunto, de autor, dominaba todas las fases del juego siendo una piedra en el zapato para los más grandes y capaz de enfrentarse a cualquier rival. Además, bajo su mando, subía el nivel de sus compatriotas Rüdiger, Werner y Havertz; también el de Pulisic, con el que coincidió en el Dortmund.

Llegó el tramo más complicado de la campaña y los de Stamford Bridge salieron airosos. Eliminaron al Real Madrid para colarse en la final de Champions y derrotaron al Manchester City para clasificar a la de FA Cup. Un equipo en el que ha sobresalido su capacidad para no encajar goles y someter a sus oponentes con la posesión del balón. Los datos son claros: esta temporada, con Lampard, el Chelsea jugó 29 partidos en los que recibió 27 goles. Con Tuchel, los ‘Blues’ han jugado hasta la fecha 26, con 12 tantos en contra y 18 porterías a 0.

Centrándonos en la FA Cup, el Chelsea eliminó al Morecambe (4-0), al Luton Town (3-1), Barnsley (0-1), Sheffield United (2-0) y al Manchester City (1-0). Unos resultados que les colocan como favoritos en esta final frente al Leicester. Pero ya saben que todo puede pasar en la mágica FA Cup.

Siguiente pantalla

Mason Mount está quemando etapas como si de pantallas de un videojuego se tratara, demostrando ser el mejor jugador del Chelsea

Hoy en día es casi imposible dejar que un futbolista crezca y se desarrolle a su ritmo. No todos deben ser Haalands ni Mbappés que, siendo churumbeles, la rompen en cualquier escenario. En ocasiones olvidamos las edades y etapas de ciertos, exigiéndoles un compás de crecimiento irreal. Existen unas fases de desarrollo personal y futbolístico para alcanzar una madurez que les otorgue el clímax de su carrera. En esa línea argumental, Mason Mount está superando estos ciclos como si pasase pantallas de un videojuego. Evidenciando un talento y una personalidad que le elevará el techo hasta donde él quiera llegar.

El primer nivel se lo encontró en la cantera del Chelsea. Nacido en la ciudad costera de Portsmouth pasó rápidamente a disciplina ‘Blue’ en 2005. Aquel curso de fantasía donde, de la mano de José Mourinho, alcanzaron los 91 puntos. En sus años como filial del Bridge se erigió como uno de los más destacados, debutando en el equipo sub-18 cuando todavía era un sub-15. Además, fue campeón y MVP del europeo sub-19 de 2017. Una etapa de formación sobresaliente que le permitió dar unos primeros pasos astronómicos en su carrera.

Tras este periodo, comenzaba el más difícil en la constitución de un futbolista. Más aún si formas parte del organigrama del Chelsea. En el Bridge entras en la red de cesiones eternas, sin rumbo fijo, que deben ser complicadas de llevar. Un sinfín de vaivenes en un jugador que apenas está comenzando su andadura profesional puede costarle caro a nivel mental. Primero fue a Holanda en el verano de 2017, concretamente al Vitesse. De la mano de Henk Fraser primero y después de Edward Sturing fue un año de trivialidad a nivel colectivo. Un sexto puesto en Eredivisie y una caída en fase de grupos de Europa League. Sin embargo, en los Países Bajos completó una temporada de gran crecimiento individual, logrando dobles dígitos de goles y asistencias. Un paso fructífero en su carrera que no le valió la confianza de Maurizio Sarri.

Mason Mount durante su etapa en el Vitesse. GETTY IMAGES

Parecía entrar de lleno en la dinámica trotamundos de los filiales del Chelsea cuando aterrizó en el Pride Park Stadium, en la ciudad de Derby. Sin embargo, allí conoció a su principal valedor: Frank Lampard. Un paso que cambió el rumbo de su carrera. Juntos llegaron a los play-offs de ascenso y cayeron en la final ante el Aston Villa. No obstante, ya dejó constancia de su potencial en las islas, demostrando que merecía un lugar en la máxima élite inglesa. Y lo consiguió en el equipo de su vida, además, de la mano de su padrino futbolístico. Propiciado por la imposibilidad de fichar, pero se hizo justicia con los nómadas que viajaban bajo la insignia del Bridge. Otra pantalla superada.

En este juego sucesivo de crecimiento, el siguiente nivel estaba hecho para futbolistas de una dimensión cuantiosa. Ante un panorama desolado en el Chelsea, se cedió el testigo a los jóvenes. Una responsabilidad que merecía una muestra de carácter y coraje más que de talento. Fue el primer gran escaparate de Mason Mount y compañía ante los grandes focos mediáticos. Y no decepcionaron. El proyecto se sostuvo con un cuarto puesto en Premier League, un subcampeonato en FA Cup y los octavos de final de la Champions League. Pero, a nivel individual, el joven de Portsmouth demostró todavía más, liderando a un grupo de adolescentes que querían comerse el mundo. No mostró ni un ligero atisbo de empequeñecimiento ante ese gran escenario.

Y con esto llegó el verano de 2020. Parecía que dentro de la nueva normalidad el joven inglés iba a encontrar un ápice de calma. Sin embargo, a revueltas de mascarillas, gel hidroalcohólico y una grave crisis financiera, el Chelsea rompió el mercado con la contratación de Havertz, Werner, Ziyech, Ben Chilwell, Edouard Mendy y Thiago Silva. Mandando un claro mensaje de desconfianza a sus nómadas, que se habían convertido en sedentarios ante una situación de necesidad. A pesar del renombre que tienen estos fichajes, Mason Mount inició la negativa de dar el brazo a torcer. Con Frank Lampard en el banquillo tenía la oportunidad de redimirse ante el trato recibido. Y lo hizo. Con el inglés primero y ahora con Thomas Tuchel. Surgieron problemas de adaptación en muchos de los nuevos y el canterano sofocó todos los fuegos abiertos en Stamford Bridge.

Mason Mount y Reece James celebrando el gol de la victoria ante el Liverpool. GOAL

En un año tan convulso está siendo el mejor futbolista de los ‘Blues’ y prácticamente se le había descartado de los planes. Ahora ha apaciguado los problemas que tenían en la Premier League y se ha marcado su próximo objetivo. Ha superado los cuartos de final de la Champions League exhibiendo talento y personalidad contra el Porto. Ni la competición del miedo consigue sacar una mueca de incertidumbre en el rostro de Mount. Con una imagen de niño bueno, algo pillo pero sin maldad alguna, se oculta un competidor nato. Un futbolista que acaba de nacer al mundo y evidencia esa mentira piadosa de «donde no llega tu calidad llegan tus huevos» que acuñó Carles Puyol, pero que todos los futboleros hemos recitado alguna vez. Porque el carácter es casi más importante que las aptitudes meramente naturales de un jugador, pero la una sin la otra se quedan cojas. Y ambas están encarnadas en el genio del Bridge.

No le han parado de poner piedras en el camino a Mason Mount. Y las ha roto todas. Cesiones que parecían ser su destino final, pruebas de fuego en su primer año en la Premier y un abandono cuando se había convertido en el jerarca del equipo. Unas pruebas que solo han evidenciado y fortificado su identidad. Ahora le toca afrontar las semifinales de Copa de Europa, su siguiente pantalla. Además de la Euro con Inglaterra. Grandes citas hechas a su corte y confección. Un traje diseñado para las grandes citas.

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies