William McGregor, el padre de las ligas

Este escocés sentó las bases de un sistema de competición que a día de hoy sigue vigente en casi todos países del globo

Los campeonatos ligueros constituyen uno de los principales atractivos del fútbol actual. Cada temporada, los equipos de un mismo país se enfrentan todos contra todos en un torneo determinado por un sistema de puntuación. Pero, ¿quién es el responsable de que este formato de competición exista?

Debemos remontarnos a mediados del siglo XIX, precisamente al 13 de abril de 1846. Ese día, en el condado de Pertshire, Escocia, nació el protagonista de este artículo: William McGregor. La odisea de este señor de barba poblada comenzó en 1870, cuando emigró a Birmingham, Inglaterra, para trabajar en una tienda de cortinas junto a su hermano. Aunque nunca lo practicó, William era una persona a la que le interesaba el fútbol, deporte en continuo crecimiento por aquel entonces (justamente, fue en 1871 cuando se creó la FA Cup, el torneo futbolístico más antiguo del mundo). En 1877, se convirtió en el vicepresidente de la directiva del Aston Villa, el club más grande de la ciudad. Fundado tres años atrás por jugadores de cricket, este equipo era considerado, además, uno de los más importantes del país.

Aquella época fue testigo de una importante transformación en la concepción del balompié. Luego de muchos años en los que el deporte rey se practicara exclusivamente de forma amateur, la Football Association autorizó la profesionalización en 1885. Tal novedad trajo consigo nuevos problemas, pues los partidos amistosos, que solían acompañar a los duelos de la FA Cup, fueron relegados a un segundo plano dado que eran poco rentables. Fue entonces cuando McGregor presentaría su gran aporte. En 1888, el escocés envió una carta a siete clubes del país, entre los cuales se encontraba el suyo, proponiendo la creación de un campeonato que proporcionara un calendario organizado para todos sus miembros.

William McGregor en la temporada 1908-1909. COLORSPORT

El nacimiento de la Football League

El 17 de abril, el Royal Hotel de Mánchester fue sede de una reunión que dio origen a la Football League, el primer torneo liguero de la historia. El nombre de la competición se le atribuye a William Sudell, entonces presidente del Preston North End. Se estableció un sistema en el cual los equipos sumarían dos puntos por victoria, uno por empate y ninguno por derrota. Esto rigió hasta 1981, cuando los triunfos pasaron a valer tres puntos. Los clubes se enfrentarían dos veces (una en su propio estadio y la otra en el del rival) con cada uno de los demás. El primer presidente en la historia de la liga no sería otro que el propio McGregor.

El 8 de septiembre de 1888 dio inicio la primera edición del campeonato, la cual contó con 12 entidades participantes: Accringhton, Aston Villa, Blackburn Rovers, Bolton Wanderers, Burnley, Derby County, Everton, Notts County, Preston North End, Stoke City, West Browmich Albion y Wolverhampton Wanderers. El Preston se coronaría campeón sin perder ni un solo juego. John Goodall y James Trainer, ambos futbolistas del conjunto vencedor, serían el máximo goleador y el arquero menos vencido de la liga, respectivamente.

El primer gol de la historia de la Football League fue convertido por Kenny Davenport, futbolista del Bolton, quien entonó el grito sagrado ante el Derby County a las 15:37 hs. del día inaugural. Curiosamente, tuvieron que pasar 125 años para que dicho hito le fuera acreditado, pues, hasta 2013, se creía que Gershom Cox, jugador del Aston Villa, había sido el autor de la hazaña al marcar en propia meta frente al Wolverhampton. Una investigación del periodista inglés Robert Boyling determinó que el partido de los ‘Villains’ comenzó más tarde de lo previsto, concretamente a las 15:45 hs., es decir, ocho minutos después de que Davenport hubiera marcado.

La propuesta de William McGregor, fallecido el 20 de diciembre de 1911, sentó las bases de un sistema de competición que, a día de hoy, se encuentra vigente en casi todos los países del globo y atrae a cientos de millones de personas alrededor del mismo. Todo amante de este deporte se dispone a su equipo cada fin de semana y consulta la tabla de clasificación una y mil veces, realizando incontables cálculos según lo que el conjunto de sus amores necesite. Todo esto gracias a un barbudo escocés a quien le estaremos eternamente agradecidos.

Cardiff City, el único equipo no inglés que ganó la FA Cup

La FA Cup de 1927 estará marcada por un sueño cumplido por un país entero

El atardecer del 26 de abril de 1927 quedará marcado en la historia del fútbol inglés y, sobre todo, galés, para siempre. El único equipo de la pequeña nación en participar en esa edición de FA Cup no lo tuvo para nada fácil, pues ingresó por tercera ronda como miembro de la Football League First Division. Los ‘Bluebirds’ eliminaron al Aston Villa en esa llave y al anterior campeón, Bolton Wanderers, en la quinta.

Ya en los cuartos de final, Arsenal y Cardiff eran los únicos equipos de primera división que quedaban en la competición. El conjunto galés, dirigido por Fred Stewart, enfrentó al Chelsea en cuartos y al Reading en la semifinal, mientras que los ‘Gunners’ tuvieron que derrotar al Liverpool, Wolves y Southampton para llegar a Wembley.

El cartel de la final. DAILY NEWS

La gran final tenía como favorito al Arsenal, equipo por aquel entonces dirigido por el gran Herbert Chapman, uno de los mejores entrenadores de la historia del club londinense que años atrás había logrado una FA Cup y un doblete en liga. Cabe destacar que esta final fue la primera retransmitida en radio de la historia, motivo por el cual 15.000 aficionados del Cardiff se reunieron en el antiguo Cathays Park de la capital galesa para escucharla por la BBC.

El partido acabó 1-0 a favor del Cardiff City, gol de Hughie Ferguson tras un disparo que se le escaparía al portero de los ‘Gunners’ y mandaría al fondo de la portería con su propio codo. El guardameta más tarde culparía a su nueva camiseta, hecha de lana, lo que inspiró una tradición en el Arsenal: lavar las camisetas del portero antes de un enfrentamiento.

Al día siguiente de la hazaña, los ‘Bluebirds’ fueron recibidos como héroes en Gales ante una gran multitud (se estimaron que unos 150.000 aficionados) y las portadas de los medios ingleses titulaban: «La copa de fútbol de Inglaterra se fue para Gales» o «La final del canto».

Hasta el momento, el Cardiff City es el único equipo no inglés en ganar la competición mas antigua del mundo, y, para recordar este hito, el club colocó una estatua de Fred Keenor (histórico capitán de los ‘Bluebirds’) sosteniendo la copa en las inmediaciones de su estadio. Las exigencias del fútbol moderno hacen de esta hazaña algo glorioso e irrepetible. ¿Volveremos a ver alguna vez a otro equipo no inglés levantar la FA Cup?

La magia de la FA Cup, el torneo más prestigioso de Inglaterra

La tercera ronda de la histórica FA Cup comienza este fin de semana y nos esperan unos cruces realmente interesantes

Si pensamos en fútbol inglés, inmediatamente se nos vienen a la mente dos palabras: FA Cup. Tomando en cuenta toda la historia del fútbol en las islas, esta es una competición como ninguna otra. Se reconoce como el torneo más antiguo del mundo, por lo que su importancia en la idiosincrasia del fútbol británico es incuestionable y de lo más tradicional.

La tercera ronda de la FA Cup se ha iniciado este viernes, con cruces imperdibles y la emoción a tope. Aprovechando los partidos de este entrante fin de semana, es importante conocer la historia de esta competición y la relevancia que tiene en suelo inglés.

Un poco de historia

La Football Association Challenge Cup, conocida como la Emirates FA Cup por motivos de patrocinio, se disputó por primera vez en la temporada 1871-1872. Este año se conmemoran 149 años de existencia de esta competición, haciéndola el torneo de fútbol más antiguo del mundo y, posiblemente, el trofeo más prestigioso de Inglaterra.

El campeón de la primer FA Cup fueron los Wanderers, un equipo formado por ex estudiantes de escuelas privadas de Londres, que derrotaron al Royal Engineers por marcador de 1-0. Los equipos de la capital y sus alrededores dominaron las primeras ediciones de la competición; esto debido al estilo de vida tan contrastante entre el sur y el norte del país. Mientras que en el sur la vida era mucho más digna y el poder adquisitivo propio de la clase alta era alto, el norte era dominado por fábricas, un ambiente industrial y marginación. En 1883, el Blackburn Olympic se convirtió en el primer equipo del norte en salir campeón de la FA Cup, al derrotar a los históricos Old Etonians de Sir Arthur Kinnaird. Es posible que esta historia les suene algunas campanas a algunos, y es que toda esta parte de los inicios de la FA Cup se ven representadas en la serie de Netflix, ‘The English Game’ o ‘Juego de Caballeros en español.

Los Royal Engineers perdieron la final de la primera edición de la FA Cup. FA CUP FINALS

Con la irrupción del profesionalismo en el fútbol inglés, en parte comandada por los jugadores escoceses arribando a practicar el fútbol en equipos del norte del país, los equipos amateur comenzaron a perder el protagonismo que gozaron en los primeros años de FA Cup. Este cambio en la hegemonía del fútbol inglés se produjo en los años de 1880, siendo uno de los principales motivos de la creación de la Football League en 1888. A partir de esos años en adelante, los ganadores de la prestigiosa FA Cup han ido variando. Son realmente destacables el dominio del Newcastle United en los 50 y el Tottenham en los 60; con los ‘Magpies’ saliendo victoriosos tres veces en cinco años y los ‘Spurs’ haciendo lo propio pero en siete temporadas.

En un ámbito global, el máximo ganador de esta competición es el Arsenal, con catorce copas. Le sigue de cerca el Manchester United con doce, después el Chelsea y Tottenham con ocho, y Liverpool y Aston Villa con siete. En el ámbito individual, Ashley Cole ostenta el récord de mayor cantidad de FA Cups con siete; mismo número que consiguió Arsène Wenger y lo convierte en el entrenador con más campeonatos de esta competición.

El Arsenal de Arteta ganó la FA Cup 19-20. ARSENAL FC

Sistema de competencia

La FA Cup es un torneo de eliminación directa, con cada ronda disputándose a partido único y si este termina en empate, se procede al famoso ‘replay’. Posteriormente, si este ‘replay’ de nueva cuenta termina igualado, el cruce se define con ronda de penaltis. Hasta los años 90, se continuaban jugando ‘replays’ hasta que hubiera algún ganador; condicionante que llegó a causar hasta seis partidos de ‘replay’ en el cruce entre Oxford City y Alvechurch en la temporada 71-72.

Hay un total de 14 rondas en la FA Cup: seis rondas de clasificación, seguidas de otras seis rondas denominadas ‘proper rounds’, semifinales y la final. Las primeras seis rondas de clasificación son disputadas por equipos amateur y de divisiones inferiores, dando inicio en agosto y culminando en enero. A partir de la tercera ronda (tercera ‘proper round’), entran en acción todos los equipos de Premier League y Championship. En esta ronda participan 64 clubes (20 de Premier League, 24 de Championship y 20 equipos restantes que fueron avanzando en las rondas anteriores).

Tradiciones coperas

El sorteo de cada una de las rondas se transmite en vivo, habiendo un especial interés en el sorteo de la tercera ronda. Esto responde a los múltiples vídeos virales de años atrás cuando aficionados o jugadores de clubes de divisiones inferiores son sorteados con un equipo de Premier League o Championship. Previo a dicho sorteo, se indica una lista en la que a cada equipo se le asigna un número y se introducen bolas numeradas en un recipiente transparente. Anteriormente se utilizaba un saco o bolsa, pero por reglamentación FIFA se tuvo que modificar. Aunque para mantener la esencia del saco, se sacan las bolas numeradas del saco y se depositan en los recipientes. Todo este protocolo del saco y las bolas numeradas se remonta a los inicios de la FA Cup, manteniendo la tradición y esencia.

Aficionados del Sutton United festejan su emparejamiento con el Arsenal en la FA Cup 16/17

Actualmente las semifinales y la final se disputan en el Estadio de Wembley; inclusive desde la edición 1922-1923 con la inauguración del viejo Wembley. El campeón de la FA Cup recibe el premio de clasificarse a la próxima Europa League, además de poseer por toda una temporada el mítico trofeo que los reconoce como campeones de la competición. De igual manera, el ganador se enfrenta al campeón de Premier League en la tradicional ‘Community Shield’ al inicio de la nueva campaña.

Una de las múltiples particularidades de la FA Cup es el altísimo número de equipos que participan en cada edición. En la temporada 11-12, un total de 763 clubes jugaron la FA Cup; lo que es un récord absoluto a nivel mundial. Para esta edición 20-21, el número de participantes ha sido 737. La principal razón de la alta cantidad de equipos es los requisitos necesarios para competir. Los equipos deben contar con estadio propio (medidas reglamentarias de la cancha, vestuarios para ambos clubes y tomas de luz), pagar la tarifa de entrada de unas 75 libras esterlinas y contar con medidas de seguridad en caso de cualquier eventualidad. Y eso es todo.

Escudos de los 737 clubes que participaron en la FA Cup 20-21. FA CUP FACTFILE

¿Qué son los ‘cupsets’?

Los ‘cupsets’ son uno de los aspectos más simbólicos de la FA Cup, siendo esos partidos en donde un equipo de menor envergadura da la sorpresa y elimina a un rival de mayor importancia o de divisiones superiores. Estos ‘cupsets’ suelen ser recordados como hitos en la historia del club vencedor, siendo una parte integral de la tradición del torneo. Posiblemente uno de los mayores ‘cupset’ de la historia sea el Tottenham saliendo campeón de la FA Cup en 1901, ya que en ese entonces los ‘Spurs’ jugaban en la Southern Football League; por lo que no formaban parte de la Football League.

Otros ejemplos recientes han sido la victoria del Lincoln City de visita ante el Burnley en la temporada 16-17, tiempo en el que los ‘Imps’ jugaban en quinta división y hoy en día son líderes de League One. En la FA Cup 12-13, el Luton Town (en ese entonces en quinta división) eliminó al Norwich City. Ese partido pasaría a la historia por ser la primera vez que un club de Non-League derrotaba a un club de Premier League. En un partido denominado como ‘la mejor eliminatoria de FA Cup’, el Hereford United de quinta división remontó un 1-0 del Newcastle en los últimos minutos para pasar de ronda (esto en la edición 71-72). No podemos dejar de lado la histórica victoria del Bradford City sobre el Chelsea en 2015 o el triunfo del Oldham Athletic al Liverpool en 2013.

El Bradford City sorprendió a los ‘Blues’ en su propio campo

Si bien estos ‘cupsets’ fueron en alguna de las ‘proper rounds’, también ha habido algunas sorpresas en finales y equipos, en teoría inferiores, proclamados como campeones. Probablemente el mayor ‘cupset’ de la historia moderna fue la final de 72-73. Se enfrentaban un gigante como el Leeds United, que eran dirgidos por Don Revie y plagados de figuras como Bremner, Giles y Hunter, ante un Sunderland en segunda división y dirigidos por Bob Stokoe. De forma inesperada, los ‘Black Cats’ vencieron por marcador de 1-0 y dio lugar a la inmortal celebración de Stokoe; la cual está personificada con una estatua a las afueras del Stadium of Light. Otros campeones inesperados han sido el Wimbledon en 1988 y Wigan Athletic en 2013.

Previa de la Tercera Ronda

Ya habiéndonos empapado de la historia de esta competición, es momento de destacar esos cruces realmente llamativos de esta Tercera Ronda; siempre a la caza de algún mítico ‘cupset’. (Todos los horarios son en tiempo de Madrid, España).

Boreham Wood (5ª) v Millwall (2ª): El cuadro de quinta división, que ocupa la posición número 10, recibe a un emproblemado Millwall de Gary Rowett y una sorpresa del equipo local no se ve nada descabellada. El partido será el sábado a las 13:00.

Chorley (6ª) v Derby County (2ª): El Chorley ha progresado de forma increíble las rondas previas, llegando a eliminar al Peterborough de League One. Por otro lado, el Derby County de Wayne Rooney viene mejorando de a poco en Championship, pero para este partido jugarán los sub-23 y otros juveniles por casos de COVID-19 en el primer equipo. Es una oportunidad ideal para que el modesto Chorley salga con la victoria y continúe su sueño copero. El partido será el sábado a las 13:15.

Chelsea (PL) v Morecambe (4ª): Los ‘Blues’, posiblemente sumidos en el peor momento de la era Lampard, reciben a las ‘Gambas’; que están destacando de forma inesperada en League Two al estar en la séptima posición. Si bien podrá parecer un partido asequible para el Chelsea, estamos seguros que en Morecambe confían en lograr un ‘cupset’. El partido será el domingo a las 14:30.

El Chelsea de Lampard está en horas bajas. PREMIER LEAGUE

Marine AFC (8ª) v Tottenham (PL): No cabe duda que este es el cruce que atrae todas las miradas. El modesto Marine AFC de octava división fue sorteando las rondas clasificatorias, eliminando a clubes como Havant and Waterlooville de sexta división y Colchester United de cuarta división, y recibirá en su pequeño estadio de 389 butacas al Tottenham de José Mourinho. Este partido es histórico, ya que representa la mayor brecha entre divisiones en un cruce de FA Cup. Este partido es la magia de la FA Cup, donde un club modesto de octava división podrá enfrentar a un gigante como el Tottenham. El partido será el domingo a las 18:00.

Newport County (4ª) v Brighton (PL): Los ‘Exiles’ están sorprendiendo a propios y extraños, al ser colíderes de League Two con un partido menos y la posibilidad de escalar a la primera posición. En esta ocasión, les toca recibir a un irregular Brighton en suelo galés, una cancha que suele ser realmente lastimada por las inclemencias del clima costero y eso podría generar problemas para unos ‘Seagulls’ que gustan de la posesión y el juego asociativo. Además, el mítico Kevin Ellison, de casi 42 años, podría tener acción y buscará vacunar al cuadro de Graham Potter. El partido será el domingo a las 20:45.

Stockport County (5ª) v West Ham (PL): El cuadro del Stockport County marcha cuarto en National League y reciben a unos ‘Hammers’ en buen momento de forma. ¿Podrá el equipo de quinta división dar una sorpresa y eliminar al histórico West Ham? El partido será el lunes a las 21:00.

Este torneo representa todo lo bueno del fútbol, simplemente es la magia de la FA Cup. La magia de ver a esos pequeños clubes festejar porque fueron sorteados ante un club de Premier League, la magia de los grandes clubes peleando la copa, la magia de esos pequeños clubes jugando la competición más prestigiosa del país, la magia del torneo más antiguo del mundo, la magia de los ‘cupsets’, la magia de ver equipos millonarios visitar estadios humildes. Simplemente, la magia de la FA Cup.

Brian Clough, un genio incomprendido

Las obras de este inglés se quedarán grabadas en Derby County y Nottingham Forest. El hombre que los hizo grandes por un tiempo

Antes de que Sir Alex Ferguson se hiciera un nombre en el fútbol inglés, Brian Clough lograba lo imposible. Convertir a clubes de ribetes menores en severas máquinas con buen fútbol, pasión e inteligencia. Sin embargo, como todo genio, tuvo un problema enorme: su actitud. Pero ¿y si esta actitud rebelde la usó para incrementar el éxito de sus jugadores?

Brian Clough nació en Middlesbrough el 21 de marzo de 1935. Formado como delantero entre el Boro y el Sunderland, anotó 267 goles en 296 partidos, números excelsos para la carrera de un atacante. Pero una lesión de ligamento cruzado lo llevó a retirarse con 29 años, una edad en la que la mayoría de los jugadores llegan a su cenit. Estos problemas físicos no le detuvieron, pues culminó con éxito sus estudios de entrenador y logró hacerse un nombre en la estela mundial del fútbol.

Brian Clough en su etapa en el Middlesbrough. GETTY IMAGES

Derby County, su primer gran éxtio

Clough comenzó entrenando en el Hartlepool United, pero tras una salida no muy amistosa (como caracterizan los finales de este técnico en sus clubes), desembarcó en 1967 en el Derby County: club con el cual comenzó una relación de éxitos, amor y odio. Tomó a los ‘Rams’ en la segunda división y los llevó al ascenso con un título bajo el brazo, siendo este el inicio de una racha de éxitos y de una frase que quedó para la historia: «Dicen que Roma no se levantó en un día, pero solo porque yo no estaba al cargo de ese trabajo».

Así como se llenaron de trofeos durante gran parte del periodo en el cual Clough estuvo en el banquillo del Baseball Ground, también existieron problemas con la directiva, con los organismos rectores y cómo no, con la prensa. Algo que sería su sello característico toda su vida.

En su primer año en la First Division finalizaron en la cuarta plaza, logrando un espacio en competición europea, sin embargo, su participación se vio opacada por una sanción que tenía el club. Pero esto no detuvo a Clough, quien procedió a fichar jugadores de calidad para disputar una liga de ensueño, la cual ganó en 1972 siendo este el primer título para el Derby County. Aquel final de temporada estuvo marcado por una agónica definición entre el Liverpool y el Leeds, en donde ambos tuvieron resultados adversos que beneficiaron a los ‘Rams’.

Clough llevó a la gloria al Derby County, de la mano de Taylor.

Clough llevó al Derby a jugar la Copa de Europa de la siguiente temporada y, tras una serie de grandes actuaciones, cayeron en semifinales contra la Juventus de Turín (hubo polémica porque se decía que el árbitro era amigo de un jugador del conjunto italiano). Pese a los esfuerzos de los aficionados y jugadores, Brian Clough y Peter Taylor, su segundo, dejaron el club luego de no compaginar con la directiva.

De dos fracasos al estrellato con el Forest

Tras un paso discreto entre Brighton y Leeds (este último rozando el fracaso luego de que con el antiguo entrenador, Don Revie, saliesen campeones) recaló en 1975 en un Nottingham Forest que deambulaba en segunda división y necesitaba de una mano. Con su llegada al Forest regresaron los éxitos, debido a que con una segunda plaza en la división de plata consiguieron acceder a First Division, iniciando una etapa de 16 años del Forest en la máxima categoría.

En este equipo, Peter Taylor era el encargado de la táctica, pero Brian Clough era un comunicador nato capaz de sacar lo mejor de sus futbolistas. Con los fichajes de jugadores cargados de experiencia y con ganas de redención forjaron un Forest bicampeón de Copa de Europa, ganador en torneos locales, e imparable en todos los sentidos. Conquistando una liga y varias copas de la misma, Clough imprimió un sello de garra, juego directo y espíritu de lucha en el Forest, club al cual le dedicó sus últimos años de carrera en el banquillo, retirándose en 1993, debido a sus problemas con el alcohol.

Taylor fue un pilar fundamental para un Forest de Clough inolvidable. GETTY IMAGES

Con el paso del tiempo hablamos de técnicos como Guardiola, Ferguson, Mourinho, pero dejamos olvidados a grandes ayudantes como Taylor y a técnicos fuera de serie como Clough. Sin embargo, estos últimos fueron quienes desde la pasión forjaron el mito de lo que es la Premier League. Una liga fuerte, que no necesita nada más que sus estadios, aficionados, y jugadores que quieran dejar la vida partido a partido. ¿Volverá a existir una dupla como la de Taylor y Clough?

Hasta siempre, Macclesfield Town

Un club con 146 años de antigüedad ha sido liquidado y llega a su fin

Un adiós muy doloroso. No hay peor manera de despedirse de algún ser querido que en medio de protestas, reclamos y desunión. Esta ha sido la historia de la desaparición del Macclesfield Town. Un club con una rica historia en divisiones inferiores, más de 140 años de historia, ha sido liquidado hace unos días. Normalmente preferimos conocer historias de éxito como la de Wycombe Wanderers o Burton Albion. El adiós de este Macclesfield Town representa la otra cara de la moneda, una historia de enojo y protestas que terminó de la peor forma posible.

Historia del club

El Macclesfield Town comenzó su historia en el año de 1874. Mejor conocidos como los ‘Silkmen’, es un equipo ubicado a unos 33 kilómetros al sureste de Mánchester. El club cuenta con más años de historia que sus vecinos mancunianos, teniendo un destacado palmarés en divisiones inferiores.

Su mayor logro fue la consecución de dos FA Trophy, en 1970 y 1996. Para la temporada 1993-1994 lograron su ascenso a la Third Divison (League Two) pero no fue concretado ya que su estadio, Moss Rose, no cumplió con los requisitos de Football League. En la temporada 96-97, esta vez sí ascendieron a Third Division (hoy League Two) y quedarían segundos en su primera campaña, subiendo a la Second Division (League One). Solamente estuvieron una temporada en dicha división y regresaron a la cuarta categoría.

Festejo del FA Trophy de 1996. MACCLESFIELD TOWN

Permanecieron en la cuarta división desde 1999 hasta 2012, llegando a perder una semifinal de play-off en 2005 y finalmente descendieron a National League en 2012. De forma sorpresiva y envueltos en problemas financieros, quedaron campeones de National League en la temporada 2017-2018. Para la campaña 18-19, con el mítico Sol Campbell como su entrenador, consiguieron salvar la categoría pero los problemas financieros subían como espuma.

La gota que derramó el vaso

La temporada pasada significó el fin del equipo. A principios del año, se les debía tres meses de salario a los jugadores, quienes comenzaron las protestas y amenazas de boicotear partidos. En octubre de 2019, la falta de pagos continuaba y los jugadores solicitaron apoyo a la EFL, que el siguiente mes comenzó un proceso formal de investigación sobre el tema.

En un partido de la primera ronda de FA Cup, gran parte del cuadro titular se negó a jugar si no se les pagaba. A consecuencia, el club alineó a seis jugadores del filial y cinco cedidos, perdiendo el partido por marcador de 0-4 ante el modesto Kingstonian de séptima división. A raíz de aquello, los aficionados también montaron algunas protestas y los reclamos surgían de todas partes.

Kingstonian dominó a un Macclesfield Town plagado de juveniles. FA CUP

Noviembre se caracterizó por la constante en el atraso en los pagos, investigaciones y amenazas de boicotear entrenamientos y partidos. La primera sanción de puntos caería a raíz de la suspensión de un partido de League Two ante el Crewe Alexandra a inicios de diciembre de 2019. El día 21 del mismo mes, se suspendió otro encuentro de liga, ahora ante el Plymouth Argyle. Ante dichas suspensiones, la EFL anunció varios cargos de conducta inapropiada y reducciones de puntos. Los aficionados culpaban al entonces propietario, Amar Alkadhi, de toda esta situación pero él alegaba que buscaba vender el club pero no existía comprador alguno.

Un 2020 de pesadilla

Su entrenador, Daryl McMahon, renunció a inicios del 2020 y, poco después, tres jugadores se acercaron a la EFL con la intención de terminar sus contratos con el club. En febrero, se repitió la historia de los pagos y cayó otro cargo por parte de la EFL, mientras las investigaciones hacia el club seguían. Para el mes de abril, se reportó que no habían pagado por quinto mes en la temporada, fallando en los pagos de marzo y prácticamente todos los jugadores y personal del club fueron puestos en licencia.

A final de cuentas, las deducciones de puntos, intentos por salvar el club, apelaciones, cargos y castigos siguieron llegando. Al final, terminaron por debajo del Stevenage tras una deducción de 17 puntos; que terminaría por condenarlos al descenso a National League. Circulaban rumores de un posible comprador del club pero solamente si lograban mantenerse en la división.

Esto no fue de un día para el otro, muchas cosas pasaban en Macclesfield. Terminaron siendo tres deducciones de puntos en ocasiones separadas por tema de salarios y la suspensión de sus partidos ante Crewe Alexandra y Plymouth Argyle. Pero, esto no había terminado y lo peor estaba por venir.

El adiós del Macclesfield Town

La historia terminó. El 16 de septiembre de 2020, el Tribunal Superior dictó una orden de liquidación contra el club. El dueño, Amar Alkadhi, solicitó una extensión de ocho semanas para limpiar las deudas del Macclesfield Town pero fue rechazada.

Las protestas de los aficionados contra Amar Alkadhi eran una constante. THE GUARDIAN

El juez Sebastian Prentis dictó la orden de liquidación al no recibir evidencia relacionada con la venta del club o algún indicio de la capacidad del club para pagar a sus acreedores, diciendo que: «Nada me reconforta de que el club pueda pagar sus deudas en un periodo razonable». Los aficionados ‘Silkmen’ buscaron formas de salvar el club pero sus esfuerzos fueron en vano.

Finalmente, las deudas ascendían a unas 500.000 libras. Eran unas 190.000 libras de impuestos, 170.000 al ex entrenador John Askey y una suma similar a otros acreedores no revelados.

¿Qué sucede ahora?

No es solamente la desaparición del equipo en sí, no son solamente once jugadores ni el cuerpo técnico, es todo el personal del club que se queda sin trabajo, desde el jardinero hasta el utilero. No es solamente el equipo, es toda una comunidad que pierde parte de la identidad de la ciudad.

Con tantas diferencias sociales y personales entre las personas, un club de fútbol puede representar ese punto de unión. Es ese lugar en donde las diferencias no importan, todos están juntos y apoyan al mismo equipo. Tal vez no conozcas a los aficionados de a un lado pero, entra un gol del Macclesfield Town, y todos celebran, se abrazan y gozan. Podemos estar separados por mil y una cosas, tener distintas creencias e ideologías; pero todas ellas desaparecen al vestir el jersey de tu equipo y vivir el fútbol.

El Macclesfield Town ha llegado al final de su historia. MACCLESFIELD TOWN

Tal y como sucedió con el Bury FC, es posible que los hinchas del Macclesfield Town refunden el club y empiecen en las categorías inferiores. Si bien eso significa algo de luz al final de túnel, lo cierto es que no es lo mismo y el Macclesfield Town ya pasó a la historia.

Esto seguirá sucediendo…

Este tema es muy grave. Varios equipos de Football League (de segunda a cuarta) y de divisiones inferiores estaban en serios problemas económicos incluso antes de la pandemia COVID-19, lo que significa que este problema es mucho más serio y es fundamental que los aficionados regresen a las tribunas cuando las condiciones sanitarias lo permitan.

En meses anteriores, el Bury FC fue el primero en caer. Ya le siguió el Macclesfield Town… ¿Quién será el siguiente? Lo preocupante es que no parece ser un tema de si esto sucederá, sino más bien de cuándo sucederá. El Southend United está en una posición similar y podría seguir el camino del Macclesfield Town en unas semanas, también recordando los actuales problemas del Charlton Athletic, Bolton Wanderers, Wigan Athletic, Sheffield Wednesday, entre otros.

Estamos viviendo un momento crítico en el fútbol inglés. La Premier League puede ser como la punta del iceberg, lo que se ve a simple vista como la liga más poderosa y lucrativa del mundo. Sin embargo, todo lo que suele no verse muy a menudo es esa otra parte del iceberg. Esa otra parte que está en peligro, que está desapareciendo y que poco a poco comienza a hundirse.

David Dein, de inversor a impulsor

El empresario inglés fue clave en la creación de la Premier League

No es un secreto que la Premier League es una de las competiciones más prestigiosas del mundo del fútbol. Producto de su altísimo nivel de juego, competitividad, ingresos y fidelidad de sus aficiones, la división de oro inglesa es un ejemplo a seguir en el balompié actual. Pero la Premier no sería lo que es hoy, tal y como la conocemos, de no ser por la figura de David Dein.

Arribo al Arsenal

Nuestro protagonista, nacido en Londres en 1943, irrumpió en escena en 1983. Aquel año, decidió desembolsar 292.000 libras para hacerse con el 16,6 % del Arsenal. Tras concretar su compra, Dein no solo se convirtió en uno de los grandes accionistas del club, sino que, además, fue nombrado como su vicepresidente. Cabe resaltar que, por aquel entonces, el conjunto ‘Gunner’ no atravesaba su mejor momento. Aunque era un habitual en los puestos altos de la tabla, hacía más de una década que no conseguía hacerse con la First Division (predecesora de la Premier). Seguía siendo un gigante, pero necesitaba despertar.

A partir de 1985, el panorama del fútbol inglés se tornaría cada vez más complejo. El 29 de mayo del mismo año, tuvo lugar un terrible suceso que golpearía fuertemente al balompié británico: la Tragedia de Heysel. Durante la final de la Copa de Europa, disputada entre Liverpool y Juventus en el Estadio de Heysel, Bruselas, los aficionados más radicales del conjunto ‘Red’ provocaron una avalancha que acabó con la vida de 39 personas y dejó 600 heridos. Tras el catastrófico incidente, la UEFA decidió excluir a los equipos ingleses de competiciones europeas por los siguientes cinco años.

El castigo del ente rector del fútbol europeo afectó profundamente a la First Division. Los ingresos de los equipos se redujeron de forma considerable, lo cual produjo la marcha de muchos jugadores a otras ligas. Las pérdidas económicas se tradujeron, por lo tanto, en una decadencia a nivel competitivo. Mientras tanto, los aficionados más extremistas de los clubes (conocidos como ‘hooligans’) sembraban el caos dentro y fuera de los campos. El 15 de abril de 1989, el balompié británico sería víctima de otra catástrofe: la Tragedia de Hillsborough. Durante un partido entre Liverpool y Nottingham Forest por las semifinales de la FA Cup, llevado a cabo en el estadio del Sheffield Wednesday, una nueva avalancha causó la muerte de 96 partidarios ‘Reds’ y dejó un saldo de 766 heridos.

David Dein en el Emirates Stadium. BIRKBECK, UNIVERSITY OF LONDON

El nacimiento de la Premier League

Frente a este panorama, no cabía duda que el fútbol inglés necesitaba reestructurarse. En una conferencia llevada a cabo en la Confederación Brasileña de Fútbol, el mismo Dein declaró que Manchester United, Liverpool, Everton, Tottenham y Arsenal habían llegado a un acuerdo para crear una nueva competición que sustituyera a la First Division. El principal móvil era desligarse de la Football League, asociación que administraba las primeras cuatro divisiones del balompié local. Pero, para poder concretar el plan, habría que convencer a los 17 equipos restantes de primera división de que este cambio sustancial supondría un beneficio para todos.

Y aquí fue donde nuestro protagonista desempeñó un papel diferencial. Romper relaciones con la Football League implicaba la venta de los derechos televisivos a una nueva cadena, por lo cual, el principal problema a resolver era la nueva distribución de los ingresos entre los clubes. Dein propuso, entonces, dividir las cantidades en dos mitades. La primera se repartiría de forma equitativa entre todos los equipos, sin tomar en cuenta el rendimiento deportivo. La segunda, por su parte, se dividiría de acuerdo a los logros y reputación. El proyecto de Dein contó con el visto bueno de todos los clubes, por lo cual, el nacimiento del nuevo torneo estaba cada vez más cerca.

Sir Alex Ferguson es el entrenador con más títulos de Premier League. PREMIER LEAGUE

Tras vender los derechos televisivos del campeonato a la cadena Sky por un monto cercano a los 190 millones de libras, los equipos de la First Division firmaron un acuerdo para la creación de la Football Association Premier League el 17 de julio de 1991. El nuevo certamen, que dio inicio el 15 de agosto del año siguiente, se convertiría, con el paso de los años, en una de las competiciones de mayor jerarquía a nivel global. Algo que no hubiera sido posible sin la habilidad negociadora de David Dein, quien, actualmente, se desempeña como embajador del propio campeonato y de la Football Association.

Dein es, sin lugar a dudas, el principal impulsor de la Premier League, pero no fue este su único gran aporte al planeta fútbol. El londinense es, además, uno de los grandes artífices del éxito del Arsenal durante fines de los 90 y principios de los 2000. En 1996, tras el despido de Bruce Rioch (hasta entonces entrenador del club), los ‘Gunners’ se encontraban buscando un nuevo estratega. Dein puso sus ojos en un entrenador francés que dirigía al Nagoya Grampus japonés, y consiguió llevarlo a Londres. Su nombre era Arsène Wenger. El resto es historia.

Ipswich Town, el tesoro de Sir Bobby Robson

La historia de uno de los equipos más icónicos del fútbol inglés

Al este de Inglaterra, en el condado de Suffolk, se encuentra una de las ciudades más antiguas del Reino Unido. Fundada por los anglosajones, Ipswich cumplió durante años su cometido como enclave entre York y Londres, habilitando el comercio que derivaba hacia Escandinavia y el Rin desde el siglo séptimo, gracias al estuario del río Orwell. Una posición clave que llevó a los vikingos a lanzarse a su conquista en el siglo IX. Fueron ellos quienes construyeron las murallas que rodean lo que hoy es el centro de la localidad, en un intento fallido de mantenerla alejada de los ingleses. Muestra de su riqueza cultural es el ‘Ipswich Museum’, uno de los tres museos con los que cuenta la villa de Ipswich, el cual alberga réplicas de tesoros como el de Sutton Hoo o el de Mildenhall. Sin embargo, entre 1969 y 1982, el gran tesoro que enorgullecía a toda la ciudad estaba dirigido por un joven inglés de apenas 36 años que daba sus primeros pasos en los banquillos: Bobby Robson.

Robert William Robson, posteriormente Sir Bobby Robson, desarrolló su carrera como futbolista entre el Fulham y el West Bromwich Albion. Hijo de un minero del carbón, tuvo que compaginar su sueño con su trabajo como electricista durante sus primeros años. Bobby representaba los valores de la clase trabajadora británica de la época, dotando a su figura de un mayor misticismo que le acompañó durante toda su trayectoria. De hecho, debido a su afable personalidad, siempre estuvo en contraposición con el otro gran técnico inglés de su época: Brian Clough. Clough y Robson llevaron a lo más alto a los dos clubes de moda en Gran Bretaña por aquel entonces: el Nottingham Forest y el Ipswich Town.

1969: Bobby Robson llega a Ipswich

Tras una primera y poco afortunada experiencia como entrenador en el Fulham, Bobby Robson fue contratado en 1969 por el entonces presidente del Ipswich Town, John Cobbold, para dirigir a un club cuyo mayor éxito había sido hasta entonces el título liguero cosechado en 1962. Fue en esta villa del este británico donde Sir Bobby forjó su identidad como entrenador. En la segunda mitad de los 70, el club comenzó a carburar como si de las minas en las que trabajaba su padre se tratara. En 1978, el Ipswich sumó a sus vitrinas el segundo título oficial de su historia, la FA Cup, tras vencer por la mínima al Arsenal en el viejo Wembley. Este hecho marcó un punto de inflexión para el modesto club inglés, que vio como su crecimiento llegaba a su punto álgido en el primer bienio de los 80.

En 1981 y 1982, los pupilos de Robson se quedaron a las puertas de conseguir su segunda liga. Aston Villa primero, y Liverpool después, fueron los encargados de impedírselo. Sin embargo, el mayor éxito de la historia del club lo protagonizarían en medio de ambas platas: la consecución de la Copa de la UEFA de 1981. Los rivales fueron sucumbiendo uno a uno frente a los ‘Gipes’, que vieron la oportunidad de hacer historia al alcance de su mano. Incluso se dieron varias goleadas, como el 5-0 al Widzew Lódz polaco, que llegaba al choque tras eliminar a la Juventus, o el 4-1 al Saint-Étienne en cuartos. La final también se disputó a doble partido. En Portman Road, hogar del Ipswich desde 1884, los hombres de Robson pasaron por encima del AZ Alkmaar holandés con un contundente 3-0, gracias a los tantos de John Wark, Frank Thijssen y Paul Mariner. En la vuelta, la victoria del AZ por 4-2 no sirvió a los holandeses, que vieron como la segunda competición de clubes más prestigiosa del continente volaba a suelo británico.

Robby Robson posa con la Copa de la UEFA. IPSWICH TOWN FC

En el documental Bobby Robson: More Than a Manager (disponible en Netflix), el mítico técnico inglés lo definía del siguiente modo: «Nos votaron como el mejor equipo de Europa. No el mejor equipo de Inglaterra. El mejor equipo de Europa». Un hito sin precedentes que elevó a una modesta ciudad inglesa a los altares europeos. El éxito de aquella escuadra trascendió lo deportivo y lo cultural, ya que varios integrantes del primer equipo aparecieron en la película Escape to Victory (1981) junto a Pelé y Sylvester Stallone. Sir Bobby Robson logró, en sus 13 años al frente del club, situar Ipswich en el mapa deportivo y cultural europeo.

1982: Se cierra la etapa de Robson con dos títulos y un legado histórico

En 1982, entrenador y club separaron sus caminos. Tras la marcha de Robson, el Ipswich Town nunca volvió a ser el mismo. Después de varios descensos y ascensos, se ganaron el sobrenombre de los ‘Tractor Boys’ en sus años en Premier League en los comienzos de siglo. Actualmente, el equipo milita en la EFL League One, tercera categoría del fútbol inglés, y sueña con poder recuperar algún día su gloria pasada.

El Ipswich Town milita actualmente en la EFL League One. IPSWICH TOWN FC

Por su parte, la carrera de Sir Bobby iría en crescendo: ocho años de seleccionador inglés, doble experiencia en el PSV, cuatro años en Portugal (Sporting y Porto), una campaña en el FC Barcelona junto a José Mourinho y un joven Ronaldo Nazario, y un lustro dirigiendo al Newcastle para despedirse definitivamente de los banquillos. En total, a la FA Cup y la Copa de la UEFA logradas en su etapa en Ipswich, se sumaron dos Eredivisie; dos Ligas y una Copa portuguesa; una Copa y una Supercopa de España; y un nuevo título europeo: la Recopa del 97 con el FC Barcelona. Sir Bobby Robson falleció en 2009 tras luchar contra varios tumores desde 1992, quedando en el recuerdo de los aficionados del fútbol para la posteridad. Especialmente, para los fans del Ipswich, club al que convirtió, durante más de una década, en su mayor tesoro.

Preston North End: Los primeros invencibles

La historia de los ‘Lilywhites’, los primeros en ganar una liga sin perder un solo partido

Todos los amantes del fútbol recordamos el Arsenal de ‘Los Invencibles’. Un equipo de ensueño capaz de ganar una liga sin perder un solo partido. La versión más extendida es que este fue un hecho único que ningún grande ha conseguido igualar: ni el Liverpool de Klopp, ni el City de Guardiola, ni el United de Ferguson. Algo aislado, irrepetible. Una conclusión similar a la que se llegó en el norte del Reino Unido, allá por el siglo XIX.

Delimitada por el río Ribble, el bosque de Bowland y la llanura ‘The Flyde’, se encuentra la pequeña ciudad de Preston. Esta localidad, situada en el condado de Lancashire y que apenas supera los 140.000 habitantes, guarda una historia única y alejada de los grandes focos mediáticos que apuntan al fútbol inglés. Situada a 43 km de Liverpool, atrae a estudiantes de toda Inglaterra, pues es esencialmente una ciudad universitaria. Pero, ¿qué tiene de especial, futbolísticamente hablando? Remontémonos siglo y medio atrás.

Los primeros ‘invencibles’

En 1863, Walter Pomfret fundaba en esta misma ciudad un club de cricket: el Preston North End. En 1878, como forma de entrenamiento físico en los meses de invierno, este humilde club empezaba a dar sus primeras patadas a un balón. Dos años más tarde, en 1880, se funda oficialmente el Preston North End FC, como respuesta al apogeo de un nuevo deporte que atraía a la alta burguesía y, lo más importante, enamoraba a la clase trabajadora. Una inversión segura. Junto a otros 11 clubes, el Preston North End se erigió en uno de los fundadores de la ‘Football League’ en 1888. Y es aquí donde nace su leyenda. La leyenda de ‘Los Invencibles’. Los primeros invencibles.

Los inicios del club no pudieron ser mejores: en su primera temporada, se convirtieron en el primer equipo de la historia en firmar un doblete. Ganaron la primera edición de la ‘Football League’, y, además, sumaron a sus vitrinas su primera FA Cup. Y lo hicieron de una forma que ellos creían irrepetible, hasta que Henry y compañía se empeñaron en demostrar lo contrario: sin perder un solo duelo. Tras 18 victorias y 4 empates, los prestonianos fueron durante más de un siglo el único club en lograr ese hito, hasta que en la 2003-2004, el Arsenal de Wenger igualó su hazaña. Tras lograr ese primer campeonato inglés, los ‘Lilywhites’ (conocidos así por el color de su camiseta) ganaron la FA Cup sin conceder un solo tanto. Ni siquiera en la final, donde pasaron por encima de otro de los fundadores de la ‘Football League’: el Wolverhampton (3-0). La temporada siguiente, el club norteño volvió a ganar el título de liga. Su último título de liga.

Sir Tom Finney fue uno de los jugadores más importantes de la historia del Preston. PRESTON NORTH END FC

Bill Shankly y Tom Finney: dos figuras de renombre

Los éxitos iniciales fueron sucedidos por varios años de sequía, en los que los ‘Lilywhites’ llegaron incluso a pisar la segunda categoría del fútbol inglés. En 1933, para intentar su retorno a la ‘First Division’, el Preston North End decidió pagar 500 libras por un joven jugador escocés de apenas 19 años que despuntaba en las filas del Carlisle: Bill Shankly. Un jugador que haría historia años después, ya como mánager, muy cerca de la ciudad. Concretamente, a 43 kilómetros. Pero ese es otro relato. Precisamente con Shankly el Preston disputó dos finales de FA Cup consecutivas. En 1937, cayeron frente al Sunderland, pero un año después lograron resarcirse, imponiéndose al Huddersfield en la final, en el que es, hasta la fecha, el último título oficial del Preston.

La única figura equiparable, e incluso superior a Shankly, en el Preston fue ‘Sir’ Tom Finney. Fallecido en 2014, es otro de los nombres propios del club: el delantero consiguió 187 goles en los 569 partidos que disputó en Preston entre 1946 y 1960. Tal es su importancia, que el viejo Deepdale, estadio del club, se ubica en ‘Sir Tom Finney Way’.

En la 60-61, el club perdió la categoría, y a día de hoy no ha logrado recuperarla. La temporada que viene se cumplirán 60 años de este hecho. Seis décadas en las que el histórico Preston North End ha vagado por las categorías inferiores del fútbol inglés, sin poder recuperar un solo halo de aquella vieja identidad, logrando una distinción de la que quieren desprenderse lo antes posible: ser el único campeón inglés en no haber disputado una sola temporada en Premier.

El club disputa sus partidos en el estadio Deepdale desde 1875. PRESTON NORTH END FC

El Preston North End en la actualidad

Actualmente, el club milita en la Championship, categoría a la que accedió en la promoción de 2015, aguardando la oportunidad para su ansiado regreso. Es propiedad del multimillonario Trevor Hemmings, un empresario británico cuyas principales aficiones son el fútbol y las carreras de caballos, donde también invierte parte de su fortuna (posee más de 100 caballos de carreras). Sigue jugando en el viejo Deepdale, estadio que le acompaña desde 1875, cuya capacidad se sitúa en torno a los 23.000 espectadores. A falta de dos jornadas para que finalice la liga regular, tienen casi imposible acceder al play off de ascenso, por lo que deberán esperar un año más para intentar conseguir el ansiado retorno.

El romanticismo nos lleva a desear que lo logren. Y qué mejor temporada que la 20-21, en la que justo se cumplirán 60 años desde su última estancia en la máxima categoría. El viejo Preston North End aguarda su oportunidad para regresar a la élite tanto tiempo después. La historia del primer club europeo en lograr un doblete bien merece la espera. ¿Nos vemos en 2021? Nunca se sabe.

Jimmy Murphy, un héroe poco reconocido

La historia de un galés clave en el devenir del Manchester United

Cuando se lee o escucha «Manchester United» siempre vienen a la mente nombres como Sir Alex Ferguson, Sir Bobby Charlton, George Best, Eric Cantona o Cristiano Ronaldo, pero hay un hombre que merece estar a la altura de los mencionados. Ese es Jimmy Murphy y en este artículo veremos por qué fue tan importante en la historia de uno de los clubes más grandes de Europa.

James Patrick Murphy (Pentre, 1910) fue un jugador galés que pasó sus mejores años en el West Bromwich Albion, donde participó en más de 200 partidos siendo internacional con la selección de Gales entre 1928 y 1938. Sus últimos coletazos los dio en el Swindon Town, justo antes de retirarse en 1939 en los prolegómenos de la Segunda Guerra Mundial.

En una charla que impartía a las tropas británicas durante la guerra, conoció al que sería su gran socio en la dirección técnica del Manchester United, el señor Matt Busby, quien quedó impresionado por la manera de expresarse de Murphy. Los dos forjaron una gran amistad y, en el momento en el que Busby se convirtió en entrenador del United en 1945, confió en el de Pentre como ayudante de campo y jefe en ‘scouting’ de jóvenes (gracias a Murphy Bobby Charlton recaló en los ‘Red Devils’).

Los ‘Busby Boys’ en 1956. TELEGRAPH

Después de ascender a la First Division, ganar tres ligas y alguna copa, el 6 de febrero de 1958 llegó el momento más fatídico en la historia de los mancunianos. En el viaje de vuelta de un partido de Copa de Europa contra el Estrella Roja de Belgrado, un fallo técnico en el avión hizo que se estrellara cerca del aeropuerto de Múnich, falleciendo 23 personas entre jugadores, cuerpo técnico, periodistas y personal aéreo.

Jimmy Murphy no había asistido a este viaje porque tuvo que dirigir a la selección de Gales en un partido clasificatorio para la Copa del Mundo, por lo que, después del desastre de Múnich, se hizo cargo del United hasta terminar la temporada por las múltiples lesiones que sufrió Busby. El galés, con una plantilla llena de juveniles culminó una temporada prometedora con un noveno puesto en liga y un subcampeonato de FA Cup ante Bolton Wanders.

Luego de la vuelta a la dirección de Busby, Murphy siguió en lo suyo reclutando jóvenes, entre ellos el célebre George Best, líder en la conquista de la Copa de Europa de 1968 en la que el United derrotó 4-1 al Benfica de Eusébio en Wembley.

Sin duda, Jimmy Murphy fue un hombre que en los peores momentos mantuvo el barco a flote y lo llevó hasta tierra firme junto a Matt Busby. Por sus manos pasaron talentos que marcaron historia como Charlton, Law o Best y, junto a ellos, hizo del Manchester United uno de los mejores clubes del mundo.

Falleció en 1989 a los 79 años. A modo de homenaje, el club ahora entrega el ‘Premio Jimmy Murphy al Jugador Joven del Año’ para el futbolista de la academia más destacado en la temporada anterior. Lee Martin fue el primer ganador de este galardón, un premio que también pasó por leyendas del United como Ryan Giggs o Paul Scholes, y de otros que quedaron en el camino como Danny Welbeck.

Justin Fashanu: Una vida llena de prejuicios que terminó en tragedia

La historia de un futbolista negro y gay en una época donde la discriminación estaba a la orden del día

Comenzaba la década de los 80, una época marcada por el racismo y la homofobia presentes en la sociedad británica y otros problemas relacionados con el fútbol como el hooliganismo. En este caldo de cultivo aparecía nuestro protagonista: Justinus Soni Fashanu, más conocido como Justin Fashanu, quien nació en febrero de 1961. De padres nigerianos instalados en Inglaterra, tuvo que irse a vivir con su hermano John a un orfanato tras la separación de sus padres, hasta que con seis años fue adoptado por Alf y Betty Jackson, un familia clase media inglesa. El pequeño Justin buscó en el deporte una vía de escape para huir de su dura infancia: fue un gran boxeador durante su niñez, pero terminaría decidiéndose por el fútbol cuando un reclutador lo presentó a diferentes clubes ingleses.

Debutaría con 17 años en el Norwich City en un encuentro contra el West Bromwich Albion y sus buenas actuaciones empezarían a labrarle un nombre en el mundo del fútbol. Su gran rendimiento en un partido contra el Liverpool (encuentro en el que fue galardonado con el premio al ‘Gol de la Temporada’ de la BBC) provocó que en agosto de 1981 el Nottingham Forest de Brian Clough lo incorporara a sus filas convirtiéndose en el primer jugador negro transferido por un millón de libras.

Justin Fashanu con la camiseta del Forest. NOTTINGHAM FOREST

Su rendimiento comenzó a flaquear y su mala relación con Brian Clough sumado a las frecuentes salidas a clubes nocturnos gays comenzaban a golpear en su vida personal y profesional. El tiempo pasaba, Justin no conseguía tener un ritmo acorde a las exigencias de su entrenador, que al descubrir que era homosexual le prohibió entrenar con el equipo. En la autobiografía Clough: The Autobiography se narra la discusión que tuvo el técnico con Fashanu: «¿A dónde vas si quieres una rebanada de pan?, le pregunté. Al panadero, me dijo. ¿A dónde vas si quieres una pata de cordero?, le volví a preguntar. Al carnicero, me contestó. ¿Entonces por qué sigues yendo a ese maldito club de maricones?»

En 1981 Fashanu se fue del Forest en busca de minutos y en los siguientes años pasó sin pena ni gloria por Southampton, Notts County y Brighton, donde sufrió una seria lesión en la rodilla que parecía poner fin a una carrera muy temprana. Justin se mudó a Estados Unidos para ser operado y, tras una recuperación milagrosa, logró jugar un par de temporadas en la extinta Liga de Norteamérica. Luego regresó a Inglaterra para intentar levantar su carrera. En octubre de 1989 se convirtió en futbolista del Manchester City, donde solo jugó dos partidos en un mes antes de irse a West Ham e Ipswich Town, ambos sin suerte.

En octubre de 1990 se declaró públicamente homosexual en una entrevista exclusiva con The Sun, convirtiéndose en el único jugador de renombre en hacerlo hasta ese momento. La nota se tituló ‘£1m Football Star: I am gay’, y afirmó haber tenido una aventura con un miembro del Parlamento Británico casado. Las reacciones fueron lamentables: muchos de sus ex compañeros declararon en contra de él, con comentarios como «los homosexuales no tienen sitio en los deportes de equipo». Aunque él siempre afirmó que sus compañeros lo apoyaban, sufrió durante años la burla de rivales y del público de todas las edades. En una nota de la revista Gay Time explicaba cómo le ofrecían grandes sumas de dinero por contar la historias falsas como que tenía relaciones con políticos, futbolistas o estrellas del pop, e incluso una suma mayor por ocultar que era homosexual.

«¿A dónde vas si quieres una rebanada de pan?, le pregunté. Al panadero, me dijo. ¿A dónde vas si quieres una pata de cordero?, le volví a preguntar. Al carnicero, me contestó. ¿Entonces por qué sigues yendo a ese maldito club de maricones?»

Brian Clough en su autobiografía

Justin admitió que no estaba preparado para toda esa ola de críticas y violencia y que su carrera había sufrido un gran daño. Estuvo a prueba en el Newcastle United, pero el entrenador argentino Osvaldo Ardiles se negó a darle un contrato permanente. Vagó por clubes de bajas divisiones británicas pasando de ser jugador y ayudante técnico a entrenador con malos resultados. Después rondó por Estados Unidos y Nueva Zelanda hasta que, tras una carrera de 19 años, anunció su retiro oficial del fútbol profesional.

Justinus Soni Fashanu (1961 – 1998)

En marzo de 1998, un joven de 17 años denunció a la Policía haber sido agredido sexualmente por Fashanu tras una noche de fiesta en EEUU. Justin fue interrogado el 3 de abril, pero no fue detenido. Los medios comunicaban que los agentes llegaron más tarde con una orden de detención por agresión sexual en segundo grado y agresión en primer y segundo grado. Sin embargo, Fashanu ya había vuelto a Inglaterra. En la mañana del 3 de mayo de 1998, fue encontrado sin vida a los 37 años en un garaje abandonado en Shoreditch, Londres. En su nota de suicidio afirmaba: «Me he dado cuenta de que ya he sido condenado como culpable. No quiero ser más una vergüenza para mis amigos y familia (…) Espero que el Jesús que amo me dé la bienvenida y finalmente encuentre la paz».

Una investigación realizada en Londres mostró que no existía ninguna orden de detención para Fashanu y que la Policía de los Estados Unidos había abandonado el caso por falta de pruebas. Asimismo, una encuesta de YouGov desveló que un 90 % de los aficionados ingleses aceptarían sin problemas que los futbolistas gays hicieran pública su condición sexual. Justin fue el número 99 en la lista de los ‘500 héroes gays y lésbicos’ según The Pink Paper. Además, fue el único futbolista en actividad abiertamente gay en una de las grandes ligas de Europa hasta que lo hiciera publico Olivier Rouyer en el año 2006.

Justin Fashanu fue un futbolista negro y gay en una época donde la discriminación era moneda corriente en los ámbitos sociales. Él fue fiel a sus principios, dio un paso histórico en la aceptación racial y homosexual en el deporte y terminó su vida buscando la paz que nunca pudo tener.