Oldham Athletic, la crónica de un descenso anunciado

Tras años de inestabilidad en el campo y fuera del mismo, este club abandona el fútbol profesional

El Oldham Athletic, un club humilde rodeado de poderosos equipos millonarios, sucumbió la pasada temporada en League Two y descendió a Non-League. Esta institución, la cual participó en la temporada inaugural de la Premier League (92-93), ahora encara un futuro escabroso y oscuro en la quinta división inglesa.

Para conocer mejor esta situación hemos hablado con un aficionado del Oldham Athletic llamado Kieran, quien lleva apoyando a los ‘Latics’ desde hace varias temporadas. La entrevista original se realizó en inglés, por lo que este artículo presenta una traducción al español.

Pregunta: ¿Quiénes son los principales culpables de este descenso y del fracaso deportivo en los últimos años?

Respuesta: Obviamente la culpa tiene que ser del dueño Abdallah Lemsagam, cuyo principal error fue nombrar a su hermano, Mohamed, como director deportivo. Su falta de conocimiento del fútbol de League Two, junto a su desprecio por el club, la historia, su importancia en la comunidad y sus aficionados se ha demostrado en una toma de decisiones lenta e ineficaz para tratar de mantenernos al día. Por ejemplo, nombró como entrenador a Keith Curle, reemplazándolo después por Selim Benachour del equipo juvenil, ​​y luego esperó hasta enero cuando teníamos una desventaja de ocho puntos para nombrar a John Sheridan, tirando a la basura la única oportunidad que tenía el club de mantenerse en pie. Algunos fanáticos culpan a los jugadores y, hasta cierto punto, puedo estar en desacuerdo, particularmente cuando han demostrado que pueden realizar actuaciones decentes. Sin embargo, gran parte de los futbolistas de la plantilla claramente no eran lo suficientemente buenos para competir en League Two.

Abdallah Lemsagam se ha convertido en un dueño terrible. SKY SPORTS

P: ¿Cuál es la actitud y el sentimiento actual presente en el grupo de aficionados del Oldham Athletic?

R: Como te podrás imaginar, el sentimiento hacia los propietarios y la junta directiva es bastante tóxico, y la gran mayoría de los aficionados quieren verlos fuera a toda costa. Los propietarios han convertido a nuestro club en el hazmerreír tanto dentro como fuera de la cancha, con notables horrores esperpénticos de relaciones públicas. Esto incluye la prohibición de entrada al estadio de dos aficionados por «promover la aversión al club» al editar la cara de los propietarios en varios memes. Además, los dueños fueron señalados públicamente por el Gobierno al no pagar el salario mínimo legal a parte del personal del club.

Una directiva incompetente

P: ¿Diría que Abdallah Lemsagam destruyó el club? ¿Porqué?

R: Abdallah Lemsagam no ha destruido el club por completo, pero ha puesto algunos clavos gigantes en el ataúd. En verdad, el club ha estado en una lenta espiral descendente desde que abandonamos la Premier League, desperdiciando la oportunidad de invertir el dinero recaudado en el club y los jugadores. Luego vino el descenso de Championship a League One en un lapso de tres años. El club perdía más dinero del que ingresaba, lo que nos llevó a ser el último club en entrar en administración antes de que se introdujera la deducción obligatoria de 12 puntos. Después estuvieron los años de baja inversión con Corney, Gazal y Blitz, que sacaron al club de la administración en 2004 y mantuvieron a Oldham en League One durante 14 temporadas más, aunque solo en el 2007 se logró terminar en las primeras seis posiciones. Abdallah Lemsagam asumió el cargo en enero de 2018, y cinco meses más tarde, el club descendió a League Two por primera vez en más de 50 años. Un desfile continuo de gerentes y administradores nos vio caer más y más abajo en la pirámide hasta este descenso fuera de la EFL por primera vez en la historia. Y todo esto sucede justo cuando National League está repleta de equipos con abundante inversión económica.

P: ¿Qué considera que debería hacer la EFL para evitar la llegada de dueños tan nefastos y dañinos como Lemsagam? Parece ser que el actual test financiero para propietarios no es suficiente.

R: La EFL necesita un cambio radical en todas sus operaciones y dejar de ponerse ‘de pechito’ con la Premier League y los equipos de Championship más millonarios. Deben comenzar a representar adecuadamente las necesidades de todos sus 72 clubes miembros, pero un cambio en las pruebas del test financiero para propietarios de EFL es lo más urgente. No es un hecho que solamente una o dos manzanas podridas se hayan escapado, la gran presencia de propietarios tóxicos al menos sugiere que, en el mejor de los casos, la ignorancia está permitiendo que estas personas pasen las pruebas. Una forma de hacerlo podría ser mirar los antecedentes de otros clubes de todo el mundo. En el caso del Oldham, si lo hubieran hecho de esa manera, podrían haber descubierto que Abdallah Lemsagam había estado involucrado en algún negocio cuestionable relacionado con el Nantes, donde había intentado influir en la selección de jugadores para asegurarse de que sus clientes como agente estuvieran en el equipo, algo que se ha visto regularmente aquí en Oldham.

La EFL tiene su dosis importante de responsabilidad en este tipo de casos. THE TIMES

P: ¿Cómo vislumbra el futuro cercano del Oldham Athletic? ¿La vida en National League? ¿Cambio de propiedad?

R: En términos de futuro, realmente no sé qué sigue, ya que aunque Abdallah Lemsagam ha dicho que está abierto a ofertas para vender el club, la valoración será un gran escollo ya que se informa que Lemsagam quiere obtener 5 millones de libras por el club, la misma cantidad que invirtió. Sin embargo, hay muy pocos o quizás ningún posible propietario de clubes de fútbol que quisieran gastar 5 millones de libras en un equipo de National League cuando ninguno de los terrenos o instalaciones están incluidos en el precio. Estos son propiedad tanto de Corney, Gazal y Blitz más la OEC (Oldham Event Centre), propietaria del stand de Joe Royle. La National League ha demostrado ser una liga increíblemente difícil para conseguir el ascenso, particularmente para los equipos de EFL que caen, lo que hace que la declaración de Lemsagam sobre querer recuperarse directamente parezca engañosa en el mejor de los casos. Pase lo que pase, el club necesita desesperadamente tener algún tipo de éxito muy pronto para evitar perder aún más aficionados jóvenes a causa de las brillantes luces de los clubes con petrodólares cercanos.

Boundary Park será estadio de Non-League la siguiente temporada. CEROACERO

Kieran cierra sus aportaciones con una cita literaria que resume la situación del Oldham: «¿Escuchas a la gente cantar? Perdida en el valle de la noche, es la música de un pueblo que va subiendo a la luz. Para los condenados de la tierra, hay una llama que nunca muere, hasta la noche más oscura terminará y saldrá el sol…».

Esta es la historia reciente del Oldham Athletic, un club que ha tocado fondo esta temporada. Sin embargo, es importante tratar de mantenerse positivos ante la adversidad y, así como dice Kieran, confiar en que la noche oscura y lúgubre del Oldham llegará a su fin y el amanecer de la ilusión aparecerá muy pronto.

Paul Scholes tendrá que indemnizar al Oldham Athletic

La leyenda del Manchester United entrenó a su equipo de la infancia durante tan solo 31 días

Paul Scholes, una de las mayores leyendas recientes de la Premier League y emblema del Manchester United de Sir Alex Ferguson, tendrá que indemnizar a el Oldham Athletic por haber dimitido solo 31 días después de que se hiciera cargo de su puesto. El inglés llegó al banquillo de los ‘Latics’ en febrero de 2019. Sin embargo, un mes después, Scholes decidió presentar su dimisión irrevocable porque, según el jugador, el propietario del club, Abdallah Lemsagan, incumplió la promesa que le hizo al llegar al banquillo: no interferir en su trabajo a nivel deportivo.

Scholes
Paul Scholes se convirtió en entrenador del Oldham en febrero de 2019 // AFP

Ahora, Sky Sports informa de que Scholes tendrá que pagar una indemnización de ‘cinco cifras’ al Oldham Athletic, el que era el equipo de su infancia. De hecho, también fue curioso el modo en el que el inglés renunció a su trabajo, pues fue a través de un mensaje de Whatsapp a Lemsagan. Desde entonces, Scholes no ha vuelto a sentarse en un banquillo y ahora está centrado en su carrera como comentarista deportivo en el canal BT Sports, aunque de seguro tendrá ganas de volver a ponerse frente a un equipo.

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies