Todos los fichajes de la Premier League 22-23: Altas y bajas de cada equipo

Una lista de todos movimientos de los clubes de Premier en este mercado de fichajes

La última temporada de Premier League nos dejó una de las luchas por el título más bonitas que se recuerdan. El Manchester City de Guardiola y el Liverpool de Klopp volvieron a batirse el cobre en una pelea en la que los ‘Citizens’ salieron vencedores por solo 1 punto de ventaja. En la parte baja, Burnley, Watford y Norwich City fueron los tres equipos que descendieron a segunda división.

Este mercado de fichajes de verano los clubes de Premier tienen otra oportunidad de mejorar sus plantillas. Veremos, entre otras cosas, cómo se refuerzan los recién ascendidos (Fulham, Bournemouth y Nottingham Forest), el despilfarro económico del Newcastle y la restructuración del Chelsea.

(Actualizado a 22 de junio de 2022).

Arsenal

marquinhos-arsenal

ALTAS

Fábio Vieira del Porto (35.000.000 €)

Matt Turner del New England (6.360.000 €)

Marquinhos del Sao Paolo (3.500.000 €)

BAJAS

Matteo Guendouzi al O. Marsella (11.000.000 €)

Mavropanos al Stuttgart (3.200.000€)

Lacazette al O. Lyon (libre)

Aston Villa

diego-carlos-aston-villa

ALTAS

Diego Carlos del Sevilla (31.000.000 €)

Coutinho del Barcelona (20.000.000 €)

Olsen de la Roma (3.200.000 €)

Kamara del O. Marsella (libre)

BAJAS

Targett al Newcastle (17.500.000 €)

Ashley Young (libre)

Hourihane (libre)

Bournemouth

ALTAS

BAJAS

Cahill (libre)

Brentford

ALTAS

BAJAS

Eriksen (libre)

Brighton

enciso-brighton

ALTAS

Enciso del Libertad (11.600.000 €)

BAJAS

Bissouma al Tottenham (29.200.000 €)

Chelsea

ALTAS

BAJAS

Rüdiger al Real Madrid (libre)

Clarke-Salter al QPR (libre)

Christensen (libre)

Crystal Palace

ALTAS

BAJAS

Kelly (libre)

Everton

ALTAS

BAJAS

Jonjoe Kenny al Hertha Berlin (libre)

Delph (libre)

Sigurdsson (libre)

Fulham

ALTAS

BAJAS

Zambo Anguissa al Nápoles (15.000.000 €)

Fabio Carvalho al Liverpool (5.900.000 €)

Leeds United

aaronson-leeds-united

ALTAS

Aaronson del RB Salzburgo (32.840.000 €)

Kristensen del RB Salzburgo (13.000.000 €)

Marc Roca del Bayern Múnich (12.000.000 €)

BAJAS

De Bock (libre)

Leicester City

ALTAS

BAJAS

Jakupovic (libre)

Liverpool

darwin-liverpool

ALTAS

Darwin Núñez del Benfica (75.000.000 €)

Fabio Carvalho del Fulham (5.900.000 €)

Ramsay del Aberdeen (4.890.000 €)

BAJAS

Grujic al Porto (9.000.000 €)

Divock Origi (libre)

Manchester City

haaland-manchester-city

ALTAS

Erling Haaland del Borussia Dortmund (60.000.000 €)

BAJAS

Bazunu al Southampton (14.000.000 €)

Pedro Porro al Sporting de Portugal (8.500.000 €)

Fernandinho (libre)

Manchester United

ALTAS

BAJAS

Mátic a la Roma (libre)

Cavani (libre)

Pogba (libre)

Lingard (libre)

Juan Mata (libre)

Newcastle United

targett-newcastle

ALTAS

Targett del Aston Villa (17.500.000 €)

BAJAS

Turner (libre)

Nottingham Forest

ALTAS

BAJAS

Figuereido (libre)

Southampton

bella-kotchap-southampton

ALTAS

Bazunu del Manchester City (14.000.000 €)

Armel Bella-Kotchap del Bochum (10.000.000 €)

Mateusz Lis del Altay SK (900.000 €)

BAJAS

Fraser Forster al Tottenham (libre)

Tottenham Hotspur

bissouma-tottenham

ALTAS

Bissouma del Brighton (29.200.000 €)

Ivan Perisic del Inter (libre)

Forster del Southampton (libre)

BAJAS

Carter-Vickers al Celtic (7.000.000 €)

West Ham

aguerd-west-ham

ALTAS

Nayef Aguerd del Rennes (35.000.000 €)

BAJAS

Yarmolenko (libre)

Fredericks (libre)

Mark Noble (retirado)

Wolves

hwang-wolves

ALTAS

Hwang del RB Leipzig (16.700.000 €)

BAJAS

Ruben Vinagre al Sporting de Portugal (10.000.000 €)

Marçal al Botafogo (libre)

Saïss al Besiktas (libre)

El deporte rey

El Manchester City se proclama campeón de la Premier League tras una remontada épica

Hace tiempo me encontraba aburrido en el sillón de mi casa. Con la ayuda del control hacía zapping hasta detenerme por escasos minutos en un canal deportivo. Debido a esa brevedad, tal vez, no recuerdo quién fue el que escupiría una verdad que me hizo ver el fútbol diferente: «La gente va a ver fútbol, paga por verlo, porque nunca sabe que se va a encontrar. Así la lógica diga que será un 1-0 aburrido todos vamos a la cancha porque existe esa posibilidad que sea un 4-4 con goles al último segundo». Vaya si tenia razón, porque ayer no fue un partido normal.

En la pantalla de mi pc tenía puesto el partido de mi desesperanza (los que ya me han leído antes sabrán que mi corazón estaba en Anfield). Lo catalogué así porque la lógica me marcaba un partido sencillo para los de Guardiola, uno que demostró que era capaz de arrollar a equipos mejor colocados en la tabla de posiciones, como Newcastle o Wolves, que a cada uno les propinaría una goleada por cinco goles. El sentido común, la probabilidad, la historia hacía imaginar un final de Premier más parecido al de la 18-19, más llena de emoción por los puntos de diferencia que por lo que ocurrió en aquellos partidos. Pero la lógica a veces falla.

Se lo comentaba a mis amigos y ahora se lo transmito a ustedes: no recuerdo haber visto tan nerviosos tanto a ‘Citizens’ como a ‘Reds’ en un partido de liga. A lo mejor por ello es que ambos empezaron abajo en el marcador y les costó, en mucho tiempo, monopolizar sus respectivos encuentros. Cierto es que el gol del Liverpool llegaría antes que el primero del City, pero, para ese momento, los de Guardiola aún eran campeones.

Pero si el primer tiempo fue impredecible, al segundo se le queda corto ese adjetivo. Todos esperábamos que tanto Klopp como Guardiola centraran a los suyos y en el segundo tiempo pasara lo que pasa siempre: dominio absoluto de ambos equipos. Pero no. El Liverpool erraba sus pases y el City se encontraba con la muralla Olsen, que, para ironía del guion, estaba debutando con la camiseta del Aston Villa.

manchester-city-premier-league
Hincha del Manchester City sufriendo por su equipo. MATT WEST

Para situaciones difíciles de creer, el 0-2 de Coutinho abría un abanico de pensamientos y titulares para cualquier desenlace. En la transmisión del Liverpool afirmaban que con un gol les bastaba para ser campeones. En la del City, se reafirmaba que seguían dependiendo de ellos mismos para ganar la Premier. No puedo estar en la mente de todo aficionado, pero estoy seguro que los del City no podían imaginarse perder la liga de esta forma ni los del Liverpool que, tras haber llegado el milagro que tanto esperaban, su equipo no fuese capaz de capitalizar sus opciones de ganar el título.

Sin embargo, lo predeciblemente impredecible llegaría: una ráfaga de tres goles en cinco minutos del Manchester City los haría campeones de la Premier. Porque en momentos de adrenalina, tensión y nervios no hay espacios para delicadezas, pero de talento sí, como el de Kevin De Bruyne en la asistencia del definitorio 3-2. Pocos minutos después, como si en la portería de ‘The Kop’ hubiese habido hechizo hasta que el City remontara, entraba el tan esperado 2-1. Salah celebraría eufóricamente hasta que un aficionado les informaría, en pleno festejo, del gol de Gundogan.

manchester-city-premier-league
Manchester City alza su octavo título de liga. GOAL

El pitido final llegaría en ambos estadios. El del Etihad fue una fiesta marcada por una invasión de campo que permitiría palpar la tensión liberada por sus aficionados. La cuarta liga en cinco años para un Pep Guardiola que, aunque muchos busquen manchar sus logros en los millones gastados, ha demostrado ser un excelente gestor en todos los niveles. Si no me creen, pregúntenle al PSG en Francia si es tan sencillo como parece.

Al terminar la jornada se impuso la lógica ilógica por gran tramo del domingo 22 de mayo: Manchester City 93 puntos, Liverpool 92 puntos. Los cálculos que todos hicieron al inicio de la fecha, pero que les demostraría que en el fútbol no hay análisis racional que valga.

Felicidades a todos los hinchas del Manchester City. Nos vemos la próxima temporada.

BTB PODCAST #3 | Recta final de Premier League. Puestos Champions, descenso y lucha por el título

Análisis de la carrera a cuatro bandas por un puesto Champions, la lucha por el descenso y la pugna por el título

Bienvenidos a un nuevo episodio del podcast de BTB. En este programa analizaremos la recta final de Premier League. La carrera a cuatro bandas por el último puesto de Champions entre Tottenham, Arsenal, Manchester United y West Ham, la lucha por el descenso y la pugna por el título entre Manchester City y Liverpool.

Participan Maxi Argüello, Manel Hernández y Chelo González.

Un minuto para todo

Anfield fue testigo de una nueva goleada del Liverpool al Manchester United

Anfield tiene vida propia: empuja cuando se ha de remontar una eliminatoria, le gusta la fiesta y es agradecido con aquellos que dejan todo por el escudo. De Kenny Dalglish a Luis Suárez, el estadio del Liverpool se ha deshecho en aplausos de manos de obreros a dioses que bajaron al barro. Pero si hay algún ‘7’ al que jamás imaginaron homenajear es a uno del eterno rival Manchester United.

Pero esto sucedería, porque Anfield también es humano y llenaría el séptimo minuto del encuentro con aplausos y canticos del You’ll Never Walk Alone. Cristiano Ronaldo, que perdió recientemente a uno de sus hijos, recibiría el calor de un estadio que, desde lo ocurrido en Hillsborough en 1989, siempre nos recuerda que el fútbol es la cosa más importante de las cosas menos importantes.

Un minuto duraría el homenaje, para que el estadio de los ‘Reds’ siguiera con furia empujando a los suyos, que ya ganaban con un 1-0 anotado por Luis Díaz. Aquel homenaje al astro portugués haría olvidar, por un minuto, lo dispar que es en la actualidad el Liverpool-United. Si hace una semana se remarcaba el valor de los dos segundos, este encuentro desnudó todas las flaquezas de un Manchester que miraba con resignación cómo cuatro pases de primera intención terminaban en un golazo de Salah.

Simone Inzaghi, a la misma hora, dirigía un Derbi della Madonnina con su Inter. Pero, jugando en competiciones ajenas y con cientos de kilómetros de distancia, unas declaraciones suyas retumbaban en la cabeza de Ralf Rangnick: «El Liverpool es especialista en darte esperanza para luego destrozarlas». El técnico del Manchester United fue osado en la segunda mitad, título de valiente que adquiere porque él mismo se encargó de decirle al mundo entero, antes del partido, que necesitaba a la mayor cantidad de hombres detrás de la pelota para no perder. La entrada de Jadon Sancho por Phil Jones no cambiaría nada.

Cuando parecía que el partido descansaría en un inocente 2-0, por la necesidad de los de Klopp de llegar lo más enteros posible a esta recta final de infarto, Robertson se asociaría con Díaz para que este pusiera en bandeja el tercero a Mané. Un partido redondo del tridente que completaría Salah con su doblete. Con este cuarto gol, el egipcio se convierte en el primer jugador en marcarle cinco a los ‘Red Devils’ en una temporada.

Robertson y Diaz celebran el primer tanto del encuentro. EFE

El tiempo avanzaba y Anfield ovacionó a Fabinho, Thiago y Luis Díaz, premio al trabajo y el talento. Sería injusto quedarse solo con esos tres, porque fue un partido en el que todo el equipo estuvo brillante. La cruz se vio en sus homólogos del United, quienes no estuvieron a la altura del partido. Bruno Fernandes parecía querer decorar su pobre actuación con una tarjeta roja, realizando faltas innecesarias en el ocaso del encuentro.

Al final del partido, Klopp fue preguntado por su opinión sobre el homenaje a Ronaldo: «En la vida hay cosas más importantes que el fútbol», respondió con firmeza. Tras esas declaraciones las luces del estadio descansarían y cada quién se marcharía a su casa con lo innegable. El Liverpool dormía líder provisional de la Premier y el United se alejaba un poco más de la lucha por los puestos Champions. Eso sí, también quedaría claro que, cuando se quiere, hay un minuto para todo.

¿Qué equipos sufrieron el síndrome de la segunda temporada en Premier?

Un repaso a los conjuntos que descendieron en su segunda campaña en Premier League. Una lista a la que el Leeds no se quiere sumar este año

Todos le tenemos miedo a algo en la vida. Ya sea una historia de terror que te cuentan de niño, la idea de la soledad o la intrascendencia al crecer. También pueden ser las serpientes, no hay nada peor que esas cosas. Lo cierto es que hay algo que a todos nos aterra, algo en lo más profundo de nuestras pesadillas. Pues bien, los equipos recién ascendidos a Premier League también comparten temores. Y el más grande de todos tiene nombre y apellidos: el síndrome de la segunda temporada.

¿Qué es este fenómeno con nombre cuasi médico? No es otra cosa que descender de manera estrepitosa cumpliendo al dedillo la ley de Murphy. Los síntomas son evidentes: equipos recién ascendidos, una política de fichajes absurda, lesiones, pocas victorias y mucha mala suerte. Solo 10 equipos ingleses lo han sufrido. A continuación veremos cada caso del síndrome de la segunda temporada, al cual Leeds United no se quiere sumar en este año.

1. Reading, temporada 07-08

Sin ningún orden en particular, los ‘Royals’ son el primer caso a tratar. El golpe de realidad del Reading es uno de los más impactantes de esta lista. Tanto es así, que al día de hoy están a años luz de aquellos viejos tiempos. Una clara muestra de que los cuentos de hadas solo existen en la ficción.

Esta historia comienza con un ascenso a Premier League. Pero no un ascenso cualquiera. Durante la temporada 05-06 en Championship, el Reading consiguió un récord que hasta el día de hoy no ha sido superado. El logro en cuestión no es nada más ni nada menos que el récord absoluto de puntos para un equipo de segunda inglesa: 106 puntos. 31 victorias, 13 empates y tan solo 2 derrotas son los colosales números que consiguieron los ‘Royals’ antes de disputar su primera temporada en la élite. Como detalle, destacar que el ascenso lo consiguieron en marzo.

Reading Championship
El Reading ostenta el récord de puntos en Championship. READING FC

Este estado de forma triunfante lo conservarían durante su primera temporada en Premier. La base del equipo era la misma del glorioso ascenso y la inspiración los llevaría a conseguir una muy meritoria octava plaza. Estuvieron a tan solo un punto de jugar copa UEFA, lugar que fue ocupado por el Bolton Wanderers. A la temporada siguiente, mientras el Bolton se paseaba por Europa y jugaba con rivales como el Bayern de Múnich, el Reading se dirigía sin miramientos al descenso.

Si tuviéramos que definir la estadía de los blanquiazules en la máxima categoría sería con mala suerte. ¿Por qué? Porque así como estuvieron a un punto de jugar competencia europea el primer año, descendieron por diferencia de goles al siguiente. Así de crudo, sí. La victoria 4-0 sobre el Derby County en la última jornada de la 07-08 no alcanzó para que el Reading mandara al Fulham al descenso. Con tres goles más hubiesen logrado la hazaña. Considerando que el último rival eran los ‘Rams’, el drama de caer dolió más. Conviene destacar algunos de los factores que los metieron en semejante aprieto.

  • En noviembre sumaron una sexta derrota seguida
  • Entre enero y febrero perdieron ocho partidos seguidos
  • Cuatro de los últimos cinco partidos finalizaron sin goles
  • Dato curioso: los ‘Royals’ protagonizaron esa temporada el partido con más goles de la historia de la Premier, un 4-7 vs el Portsmouth.

¿Qué fue del Reading? Lo que antes supo ser alegría, ahora es tristeza y preocupación. Los ‘Royals’ disputaron la temporada 12-13 de la Premier descendiendo inmediatamente y tras varios intentos de ascenso sin éxito, el Reading se encuentra vagando por la zona de descenso de Championship hace algunos años. Como si fuera poco, han roto récords de transferencias y salarios en la EFL, lo que los lleva a estar actualmente embargados por la asociación.

¿El resultado? Solo pueden hacer fichajes a coste cero. También registran una pérdida de 57,8 millones de libras en sus registros. Y por si esto no fuera ya demasiado triste, actualmente el club es manejado por un consorcio chino famoso por arruinar clubes y por abrirle las puertas a agentes como Kia Joorabchian, actual encargado de reclutamiento.

2. Huddersfield Town, temporada 18-19

Otra historia de un equipo que consiguió su primer ascenso a Premier. En este caso, los ‘Terriers’ volvieron a la máxima división después de 45 largos años. Cabe destacar un dato ilustre de la historia del Huddersfield antes de empezar a navegar por lo malo: fueron el primer equipo en conseguir el tricampeonato de liga. Entre 1924 y 1926 ganaron la liga en tres oportunidades consecutivas, algo que luego lograrían equipos como el Manchester United, Arsenal y Liverpool. Nada mal.

Si hay un factor a destacar del paso de los ‘Terriers’ por Premier League, y que incluso se dio en su temporada de ascenso, es la falta de gol. Por ejemplo, ascendieron con diferencia de goles negativa (56 goles a favor-58 goles en contra). En los play-offs pasaron ambas instancias por penales sin convertir ni un solo gol en el tiempo reglamentario de sus partidos. ¿A quién vencieron en la final? Al Reading.

La temporada de estreno comenzaba de buena manera. Los primeros dos partidos fueron victorias y dejaron la portería a 0 en sus primeros tres encuentros. Esto último solo fue conseguido por el Charlton Athletic en la temporada 97-98. Además, en casa lograron vencer al Manchester United y evitaron que el City les marcara gol (el único equipo que lo logró en la temporada de 100 puntos de los ‘Citizens’).

Hasta ahí todo lo bueno que consiguieron en su primer año. Les advertimos que los datos que siguen a continuación son tan contundentes, que hicieron al Huddersfield marcar tendencia. Pero no de la manera mejor pensada.

  • En la 18-19 solo consiguieron tres victorias en todo el torneo
  • 10 goles en casa durante toda la temporada. Comparte récord con el City de la 06-07
  • Tan solo 12 victorias en dos temporadas
  • 14 derrotas en casa. Mismo récord que el Sunderland en dos oportunidades (02-03 y 05-06)
  • No anotaron en 17 de 38 partidos de la campaña 18-19
  • Solo tres victorias en todo 2018
  • Primera victoria de la temporada en noviembre
  • Ocho derrotas en fila entre enero y febrero de 2019. Lo replicaron entre marzo y abril
  • Descenso a seis fechas del final. Derby County e Ipswich Town tienen el mismo récord
Huddersfield selló su descenso en marzo de 2019. GETTY IMAGES

3. Sheffield United, temporada 20-21

El caso más reciente de este síndrome. Qué lejos en el tiempo parece haber quedado la ilusión del Euro Sheffield y lo fatal que les fue la temporada pasada. El COVID hizo más daño del que imaginamos y nos privó de ver crecer a un equipo con un carisma como pocos.

Los de Yorkshire son toda una institución del fútbol inglés. Su estadio, Bramall Lane, es el más antiguo de todos los estadios en Inglaterra. ¿Qué mejor manera de volver a Premier League que viendo caer a colosos en tu propia casa? Arsenal, Tottenham y Chelsea así lo sufrieron. Es cierto que la pandemia marcó un antes y después en los ‘Blades’. La pérdida del ‘momentum’ sumada a lesiones de jugadores clave (entre ellos su capitán Jack O’Connell) comenzaron a cimentar un futuro negro desde antes de que se confirmase el descenso.

A esto hay que sumarle la falta de gol de sus delanteros (el máximo anotador en ambas temporadas marcó solo 6 goles). Si no anotas y encima tu defensa se ve debilitada, estás en un serio problema. Lo cierto es que todo salió mal para el Sheffield y así lo demostraron estos datos de su temporada de descenso:

  • Récord de derrotas en una temporada de Premier con 29
  • Menor cantidad de goles anotados (20)
  • Mayor cantidad de partidos sin ganar en un inicio de temporada (17). La primera victoria llegó en enero ante Newcastle
29 derrotas en una temporada sigue siendo un récord en Premier. SHEFFIELD UNITED

4. QPR, temporada 12-13

Aquel equipo que festejó junto al City el día del «Agüeroooo» de Martin Tyler. El Queens Park Rangers festejaba su permanencia a costa del Bolton, mientras los ‘Sky Blue’ celebraban su primera Premier. Ese preciso momento es lo que nos permite incluir al equipo de Londres en esta infame lista.

Al igual que el Reading, QPR firmó una temporada de ascenso de ensueño. Los datos así lo demuestran. El equipo dirigido por Neil Warnock, especialista en ascensos, lograría el mejor arranque en 63 años para el club. Durante las primeras 19 fechas estuvieron invictos, ganando ocho de los primeros 10 partidos y perdiendo su primer partido en diciembre. Si bien tuvieron un bache en el medio, el ascenso siempre fue una realidad. En esa temporada, todo el mundo conoció el nombre de Adel Taarabt y sus estadísticas (19 goles y 21 asistencias) nos hicieron quedarnos con las ganas de ver a un jugador de antología.

Vivir el descenso en carne propia

Si bien en la temporada 11-12 lograron salvarse por los pelos, la caída en la siguiente campaña fue clara. Para conocer mejor la historia de ese fatídico año decidimos consultarle a Sebastián García, la mejor fuente en materia de los ‘Rangers’.

«Lo que pasó esa temporada es que se hicieron todas las cosas mal. Si bien nos habíamos salvado en la anterior, el descenso era inevitable. Le extirparon el corazón a ese equipo. Alienaron a Taarabt y mandaron a Ale Faurlín al banco, pero, sobre todo, cambiaron al técnico y empezaron a traer refuerzos de renombre que estaban lejos de su mejor época y que solo venían a cobrar un buen cheque (Julio César, Ji Sung Park, José Bosingwa, entre otros). Algunos rindieron pero otros vinieron a robar. Los fans siempre alentaron, pero el equipo no era lo mismo. No se jugaba a nada y los técnicos (Redknapp y Hughes) no daban la talla», lamenta García.

A pesar de un gasto de 46 millones de libras, el QPR descendió a segunda. BLEACHER REPORT

Como bien ilustró Seba, estos factores marcaron a fuego la temporada nefasta del QPR, la cual dio lugar también a unos datos curiosos:

  • 4 puntos en los primeros 12 encuentros. Fondo de la tabla con ocho derrotas en el lapso
  • 46 millones de libras gastadas en transferencias durante esa temporada
  • Solo una victoria en la primera ronda del campeonato, la cual llegó en diciembre
  • Solo 30 goles a favor en toda la temporada

5. Hull City, temporada 14-15

Los tigres juegan en otra categoría con respecto a los equipos de este listado. Son el único en sufrirlo dos veces y en el medio, tienen varios datos surrealistas. Tanto es así, que el frenesí del Hull en estas temporadas de Premier cuenta con finales de copa, codearse entre los de arriba, salvarse por los pelos, caídas estrepitosas y hasta una estadía por Europa.

Tras ganar el play-off de ascenso al Bristol en Wembley, Hull City asaltó con estilo la Premier League durante su temporada estreno. Tan solo cuatro derrotas en sus primeros 17 juegos, victorias a domicilio ante Tottenham y Arsenal y 27 puntos dejaban a los ‘Tigers’ sextos previo al ‘Boxing Day’. Fue en ese mismo día en que todo se fue al diablo.

Los aurinegros viajaban al Etihad para enfrentar al Manchester City. Ya saben, el Manchester City de Robinho, Elano y otros jugadores de los primeros años del jeque. Al entretiempo ya iban cayendo por 4-0, por lo que a Phil Brown, técnico del Hull, se le ocurrió la brillante idea de hacer una charla en el medio del campo de juego al lado de los fans que habían viajado varios kilómetros ilusionados para ver a su equipo ser aplastado sin contemplación.

La verborrágica y exagerada manifestación de Brown ante sus dirigidos dio lugar al mejor festejo de la Premier, pero también generó mala sangre entre los referentes de la plantilla. El rugido del tigre se convirtió en el maullido de un gatito. Una victoria en 19 partidos y solo 8 puntos de 57 posibles los vieron llegar a la última fecha con chances de descenso, pero con una serie de resultados lograron quedarse. Al año siguiente no tendrían ninguna posibilidad de luchar por salir de la zona baja.

Phil Brown en su recordada charla de entre tiempo. HULL CITY

Los tigres volvieron con más hambre en 2013. Con un equipo base de Championship más refuerzos rendidores de Premier el equipo llegó a estar en séptima posición y hasta darse el gusto de meterle seis al Fulham. Hull bajó el pie del acelerador una vez más y tan solo una victoria en los últimos seis partidos le bastaron para quedarse. Esta vez, el motivo fue uno más noble: la final de la FA Cup. En una de las finales más recordadas, los aurinegros cayeron 3-2 ante el Arsenal en tiempo extra tras comenzar con ventaja de 2-0.

La casi hazaña el año previo les permitiría clasificar a rondas previas de la UEFA Europa League para la temporada siguiente. Tras superar la primera fase clasificatoria, caerían ante el Lokeren belga. A pesar de salir tan rápido de Europa, el club nunca se recuperaría en lo deportivo, lo cual les causaría el descenso por tan solo 3 puntos.

Hull se vio obligado a hacer varios fichajes para poder competir en Europa debido a que su cantera no estaba a la altura de los requisitos UEFA. Un par de nombres de refuerzo: Andrew Robertson y Harry Maguire. Un aplauso para el ojeador.

Unos jovencísimos Maguire y Robertson en su presentación con el Hull. HULL DAILY MAIL

6. Birmingham City, temporada 10-11

«By order of the Peaky Blinders«. Los ‘Blues’ comparten la característica de finalizar novenos en su temporada de regreso como el Sheffield (algo que el Leeds debe tener en cuenta) y llevaron más alto las ambiciones de Hull, pues salieron campeones de League Cup. ¿El rival en la final? El Arsenal. Para que sigan las coincidencias, también sufrieron el cambio de núcleo como el QPR.

Hoy en día el Birmingham vive a la sombra del Aston Villa mientras navega en el ostracismo de la parte baja de la tabla en Championship. Como el Reading, sus nuevos dueños (también chinos) están metiendo al club en aprietos que pueden terminal muy mal muy pronto. Si bien los ‘Blues’ acostumbraban a ser un equipo ascensor a mediados de la primer década del siglo, hubo un tiempo mejor.

El Birmingham bajo la tutela de Alex McLeish, gloria del Rangers de Escocia, tenía un equipo rocoso y duro de ganar en la 09-10. Stephen Carr, Lee Bowyer y Barry Ferguson eran algunos jugadores del núcleo británico que los hacía especiales. Eso cambió la temporada siguiente en la que se firmaron refuerzos de renombre como David Bentley, Obafemi Martins, Nicola Zigic o Alexsandr Hleb. La nueva cultura de lujos del club se dice que fue demasiado buena para ser cierta y que ante la falta de rendimiento, la dinámica no fue la misma.

La temporada no arrancó mal ni mucho menos. Al contrario, se consiguieron victorias de lustre ante Chelsea y Liverpool, pero llegar hasta finales de League Cup, a pesar de ser en pleno febrero, demostró ser demasiado para el club que también se vio diezmado por lesiones. Solo dos victorias en los últimos 13 encuentros los llevó a un todo a nada a cinco bandas entre Wolves, Wigan, Blackpool, Blackburn y el propio Birmingham para no descender. Un solo punto separaba a todos y la historia (cuyo desarrollo merece un capítulo extra) es ya conocida.

Pero la verdadera pesadilla no empezaría ahí. Semanas después del descenso, el por aquel entonces dueño de Birmingham, el empresario hongkonés Carson Yeung, fue arrestado por lavado de dinero y dejó de invertir en el club. Birmingham jugó Europa League y llegó a play-off de ascenso en esa temporada, lo último bueno que sus fans recuerdan.

7. Ipswich Town, temporada 01-02

¿El Ispich?, ¿Itswitch?, ¿Iswich?… El Ipswich Town, ese equipo de pronunciación compleja para Marcelo Bielsa y que hoy en día es conocido por tener el auspicio de Ed Sheeran, supo pisar fuerte a principios de milenio pero se volvió codicioso y eso le trajo problemas tales que hoy lo tienen vagando en League One.

Los ‘Tractor Boys’ no solo poseen uno de los apodos más geniales en el fútbol inglés, sino que tienen una historia de gloria. Casi que en una vida pasada. Entrenadores míticos e ilustres como Sir Alf Ramsey y Sir Bobby Robson pasaron por el club de Ipswich. Campeones de FA Cup en 1978 y de la copa UEFA en 1981 vivieron épocas turbulentas hasta volver a Premier League como miembros fundadores. Tras el descenso en la 94-95 pasaron varios años en segunda llegando a perder tres veces seguidas las semifinales de play-offs hasta el ascenso en la 99-00.

Sir Bobby Robson es una auténtica leyenda del fútbol inglés. IPSWICH TOWN.

Hasta las fechas finales de la temporada 00-01 estuvieron en puestos de Champions League hasta finalizar quintos y jugar la UEFA. Su técnico, George Burley fue elegido como el técnico del año, además de lograr victorias resonantes en Anfield y Elland Road. Si bien arrancaron con una sola victoria en los primeros cinco partidos, luego conseguirían nueve triunfos en los 13 siguientes. Para que se den una idea de que eran otras épocas, el Manchester City bajaba a Championship esa misma temporada. Tan solo han pasado poco más de 20 años, pero qué distinto que es el fútbol.

La temporada europea del Ipswich estuvo marcada por la falta de plantilla para afrontar múltiples competencias en el ya de por sí exigente calendario inglés. Ipswich caería ante el Inter de Milán en Italia por un contundente 5-1 no sin antes ganarles en Portman Road. Nadie les quita lo bailado. Con solo una victoria en los primeros 17 juegos de la temporada por Premier, su futuro estaba decidido. Eso sí, debido a una antigua regla de fair play lograron jugar también la UEFA al año siguiente. Una clara similitud con el Birmingham.

Tras varios años en Championship, los ‘Tractor Boys’ bajaron a League One. La inversión del magnate Marcus Evans no surtió efecto y tampoco ayudó la política de fichajes del club. Una League One que tiene a equipos ex Premier como Sunderland, Wigan, Bolton, Charlton o Wimbledon.

Los ‘Tractor Boys’ buscan volver a tiempos mejores. IPSWICH TOWN

8. Bradford City, temporada 00-01

Los gallos son el equipo que más tocó fondo de esta lista. Es también el único que, de momento, llegó a League Two donde todavía encuentra. Un equipo que arrancó el milenio en la Premier, fue artífice de un gran escape, jugó una final de League Cup y que hoy en día tiene a Mark Hughes como técnico, su noveno en cuatro años. El contraste es difícil de asimilar.

El Bradford pasó su temporada de estreno en Premier con la austeridad que caracteriza a los humildes. Se salvaron en la última fecha con solo 36 puntos, una cifra récord para la época. En la última jornada lograron lo imposible al vencer al Liverpool en Valley Parade para sellar su permanencia. La multitud enloqueció, la gente invadió el campo de juego y comenzó la fiesta. Una fiesta con una resaca que duró muchos años. El por entonces dueño de la institución decidió gastar a lo grande. Firmaron al italiano Benito Carbone como estrella, pero el equipo fracasó rotundamente.

El júbilo de la afición escondía maniobras dudosas por parte de los dueños que llevaron al club a la más duras de las debacles. Se reemplazó al técnico por gente afín a la dirigencia, por ejemplo. Tras descender, el sponsor principal del club colapsó y Bradford perdió un contrato de siete cifras. No le podían pagar a Carbone así que lo cedieron varias veces. En 2002 se vendió el estadio y se firmó un contrato de alquiler por 25 años. Se cree que para 2019 el alquiler al año costaba medio millón de libras. El campo de entrenamiento no existía, se lo tenían que pedir prestado a una escuela.

Para acuñar una frase bien argenta: «Les salió cara la jodita». Tras acumular deuda por 35 millones de libras y entrar en administración, actualmente las cuentas de los gallos están regularizándose. Mientras, siguen navegando por la zona media de League One con la esperanza de salir pronto. Esperamos que Mark Hughes no tenga otros planes.

9. West Brom, temporada 05-06

Los ‘Baggies’, uno de los equipos ascensor por excelencia fueron protagonistas de una gran historia de escapismo (que prometemos contarles en detalle pronto). En resumidas cuentas, durante la temporada 04-05 lograron sobrevivir y quedarse en Premier League en la última jornada. ¿Qué tiene esto de especial? Pues que son el único equipo en lograrlo tras haber estado últimos en Navidad. También estuvieron últimos en la fecha final pero se salvaron tras ganar en la última jornada y condenar al Crystal Palace.

La temporada siguiente no supondría un cambio drástico a favor ni en contra. El club no se reforzó de buena manera, no daba la talla para ser equipo de Premier League y lo único que evitó que descendiera en última posición fue el Sunderland que sumó tan solo 15 puntos. Siempre hay equipos peor que uno. Un buen lema para el West Brom.

El albion logró la permanencia en la última fecha. WBA

10. Middlesbrough, temporada 96-97

Si algo caracterizó al Boro en su etapa dorada de Premier League es que era el típico equipo que no peleaba por nada en mitad de tabla, pero que podía meter algún que otro batacazo y hacer de Riverside una dura parada para los grandes. También llegar a finales de copa, ¿por qué no?

Es cierto que han tenido a algunos jugadores carismáticos a lo largo de los años, pero ningún grupo con tanta impronta como en esa fatídica temporada 96-97. Esta es otra acepción de mala suerte que se podría encontrar si tuviera una definición en el diccionario. Una temporada infernal, que además de tener una sobre carga de partidos por replay, vio al Boro envuelto en polémicas por problemas internos entre jugadores, lesiones y una deducción de puntos crucial que sellaría su descenso. Fue demasiado para Fabrizio Ravanelli, Juninho y compañía.

El ariete italiano llegó desde la Juventus campeona de Champions League en un ambicioso plan por llevar al club de Teeside un paso más adelante. Juntarlo con un jugador exquisito como Juninho Paulista no bastó para condenar al Boro. En parte, porque el italiano se creía más que algunos de sus compañeros de equipo. Previo a la final de FA Cup ante el Chelsea se peleó con el capitán del equipo en base a una entrevista sacada de contexto. El equipo tomó un paseo en Wembley ante Gianfranco Zola y los suyos.

El hecho que decretó el descenso del Middlesbrough se produjo previo a Navidad, con menos de media temporada disputada. Un virus y varias lesiones diezmaron al equipo dejando al entrenador en la disyuntiva de presentarse o no en un partido ante el Blackburn. Finalmente se optó porque no y eso terminó con una multa económica de de 3 puntos por parte de la FA. Middlesbrough descendió con 39 puntos y 42 marcaban la salvación. Mala suerte en el sentido total de la expresión.

¿El destino del Leeds está sellado?

El Leeds finalizó noveno la temporada pasada y deslumbró a propios y extraños. Pero este año ya despidieron a su técnico, acumularon una serie de malos resultados, sufrieron lesiones de importancia a nivel plantilla y no se reforzaron. Con Jesse Marsch al mando las cosas parecen por fin mejorar, pero con algunos partidos de más y un calendario remanente complejo, es difícil augurar que sucederá con los ‘Whites’.

El síndrome de segunda temporada se da en casos aislados. Por lo general, los equipos involucrados suelen salvarse con lo justo el primer año y después cometen errores de fichajes, económicos y administrativos. Los casos de equipos con buenas posiciones iniciales son más raros. Pero eso sí, una vez que se empieza a gestar, se da hasta el final. Un dato final: cuatro de los diez equipos de la lista son de Yorkshire. Otra estadística de la que Leeds no querrá ser parte.

Cuando la aptitud y la actitud se encuentran

Manchester City y Liverpool nos regalaron el mejor partido de la temporada. Guardiola y Klopp demostraron, de nuevo, por qué son unos genios

Te doy la bienvenida a La Resaca, ese lugar donde se habla de un partido que era mejor verlo con una cerveza en la mano que con un teclado.

Crear cuesta tiempo, crear con sentido aún más. El pasado sábado conocí por primera vez los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtina, una experiencia a la que no hay palabras ni imágenes que hagan honor a su dimensión. Siempre fui un friki del arte, no porque conozca mucho, sino porque dejo que una obra penetre en mí y me transforme. Cuando estuve frente al fresco de la Escuela de Atenas un par de lágrimas se escaparon. Cuando miré arriba en la Capilla, sentí como las piernas me temblaban, como si hubiese corrido una maratón.

«El trabajo nos hará libre», decía un filosofo que no voy a citar porque podría extenderme. Pero quiero contradecirlo, no cualquier trabajo y no cualquier trabajador está designado para la tarea de crear. Por eso la Sixtina fue encargada a Miguel Ángel, por eso la Escuela de Atenas fue pedida a Rafael (a Sanzio, no a servidor). Es como si, para hacer algo especial, no bastase solo con esfuerzo o talento, se requiriesen de ambas. El otro día en el Etihad, 22 en el campo y dos en la banda nos lo recordaron durante 90 minutos.

Frescos de la Capilla Sixtina. NATIONAL GEOGRAPHIC

«El fútbol llevado a otra dimensión«, afirmaba el comentarista de ESPN, David Faitelson tras ver el Manchester City-Liverpool correspondiente a la jornada 32 de la Premier League. Opinión que veía repetida en redes sociales de otros periodistas. Aquel encuentro fue una oda al fútbol que solo disfrutaron, al menos en vivo, los espectadores neutrales. Sufrí desde el minuto uno, sobra decirlo, pero la agonía de ver cada ataque del City fue diferente esta vez: sentía angustia, pero era capaz de admirar en tiempo real el trabajo de máquinas disfrazadas de humanos.

Este empate fue tan extraño, empezando por su mismo resultado. El City fue su mejor versión en mucho tiempo (se los digo yo, que sabe bien que es ver cómo te arrebatan tus sueños), fue capaz de pasar por encima del mejor Liverpool de Klopp que se recuerda. A lo mejor por eso fue un 2-2, y no otra goleada. Los ‘Reds’ se hicieron fuertes en sus errores y en los del rival, así mantuvieron viva la lucha por el título, por ahora.

Fue el partido de los dos segundos. Eso es lo máximo que duraba un balón en cualquier sector transitado de la cancha Citizen. Pero para los veintidós futbolistas eso era mucho tiempo. La relatividad. Dos segundos fue lo que tardó Bernardo Silva en asistir a De Bruyne en el 1-0 con un pase rápido, dos segundos fue lo que necesitó Salah para controlar, levantar la cabeza y asistir a Mané para el 2-2. Ese es el tiempo que separaba el acierto del error en una presión, en un pase. Lo más gracioso es que a los muy cabrones pareciese que no les afectara el correr del reloj ni la presión.

Remate del 1-0 de Kevin De Bruyne. EUROSPORT

Por ello sorprenden los gestos tan humanos cuando el árbitro quiso bajar el telón de la obra: un abrazo entre Pep y Klopp, una charla entre De Bruyne y van Dijk. Recordamos que eran humanos, pero que tienen un talento y una voluntad especial. Porque este empate fue el mejor partido de lo que va de temporada no exactamente por el acierto, sino por ser capaces de provocar errores impropios en cada equipo.

Los cuatro goles tienen errores: el 1-0, una desconcentración en un saque rápido; el 1-1, nace luego de un mal despeje de un centro; el 2-1, de un fuera de juego mal tirado; y el 2-2 en el espacio de una espalda. Tuve que ver el partido en diferido (primera vez que lo hago) para darme cuenta que la belleza de este encuentro reside en los errores humanos, no en los aciertos. Tal vez a la gente le pareció espectacular ver a estos aliens fallar por primera vez.

Humana es la belleza y el fallo también. Miguel Ángel plasmó en su obra en la Capilla ligeras representaciones que denotaban su falta de autoestima frente a su trabajo y otros artistas. Ojalá hubiese visto este partido, para así darse cuenta que el error también es una oportunidad para hacer arte. La fibra se toca cuando con actitud te sobrepones a situaciones adversas, cuando usas tu aptitud para la transformación de lo feo a lo bello, del mal al bien, de la oscuridad a la luz.

Cuando la actitud y la aptitud se encuentran, somos capaces de olvidarnos de todo. Cuando estas dos se juntan, ocurre el nacimiento del arte.

Harry Kane, entre los cinco máximos goleadores en la historia de Premier League

El capitán del Tottenham, que ha superado recientemente a Thierry Henry y Lampard, ya está muy cerca del ‘Kun’ Agüero

Harry Kane es historia de la Premier League. El delantero y capitán del Tottenham, con su gol contra el Brighton, ha escrito con letras de oro su nombre en la competición. Y es que acaba de superar a Thierry Henry (175) y Frank Lampard (177) en la tabla de máximos goleadores históricos de Premier. Con 178, el atacante inglés se sitúa quinto en esta prestigiosa lista.

Un ranking que encabeza Alan Shearer con 260 goles. Le sigue Wayne Rooney con 208, por delante de Andy Cole (187), quien cierra el top 3. En la cuarta posición se sitúa el ‘Kun’ Agüero (184), el cual colgó las botas hace pocos meses.

Parece que Harry Kane lleva toda una vida en Premier, pero lo cierto es que aún no ha cumplido los 30 años. Después de 10 temporadas en la élite y más de 270 encuentros jugados en esta liga, cada campaña ofrece una mejor versión. Lejos queda aquel gran rematador de sus primeros años, hace tiempo que evolucionó en un delantero moderno, completo fuera del área, capaz de hacer jugar mejor a sus compañeros y ser la pieza clave de su equipo.

Todo hace pensar que el capitán del Tottenham superará a Agüero y a Cole la próxima temporada. La cifra de Wayne Rooney tendrá que esperar un poco más. La duda es si, respetado por las lesiones, podrá superar a Shearer para convertirse en el mayor goleador de la historia de la Premier League.

En este enlace pueden seguir la clasificación de goleadores históricos actualizada.

El Liverpool lidera las estadísticas ofensivas en la Premier League

Los máximos goleadores y asistentes de la competición juegan en Anfield. El equipo más anotador también es el de Klopp

El Liverpool está en racha y no conoce la derrota en Premier League en lo que va de 2022. La victoria por 6-0 frente al Leeds de este miércoles, en el partido aplazado de la jornada 19, dejó claras las sensaciones que se vienen respirando en estos dos últimos meses. Los de Klopp a la caza del Manchester City de Guardiola. El colchón de los ‘Citizens’ se ha reducido a tan solo 3 puntos.

Después del partido muchos medios de comunicación destacaron el poderío ofensivo del Liverpool, líder en las tres tablas ofensivas más importantes de la competición.

Como se puede observar en dichas tablas, los tres máximos goleadores de esta Premier League son del Liverpool: Salah (19), Diogo Jota (12) y Sadio Mané (11). Los tres máximos asistentes también son entrenados por Jürgen Klopp: Alexander-Arnold (10), Salah (10) y Robertson (9). Además, los ‘Reds’ son el equipo más anotador de la competición (70), seguidos por el Manchester City (63) y el Chelsea (49).

BTB PODCAST #1 | Análisis del mercado de fichajes de Premier League, COVID y noticias de febrero

Los temas de actualidad del mes de febrero en el regreso de nuestro podcast

Ya está de vuelta el podcast de BOX TO BOX. En esta ‘primera’ nueva entrega analizamos las sensaciones tras el ‘Deadline Day’, cómo el COVID ha afectado a la Premier League este año y qué equipos están mejor (y peor) situados para afrontar el tramo final de temporada.

Participan Maxi Argüello y Andrés Aguilar.

El Chelsea vence al Southampton y se coloca líder en solitario de Premier

Los de Tuchel se repusieron de su pobre final de septiembre y volvieron a la senda ganadora

El Chelsea de Tuchel se estaba resquebrajando, había suspendido sus últimos dos exigentes exámenes. El Manchester City le derrotó en Stamford Bridge (0-1) minimizando su peligro y la Juventus le acorraló concediéndole muy pocas opciones (1-0 en Turín). Pero llegó el Southampton y los ‘Blues’ volvieron a la senda de la victoria. 3-1 en casa y líderes de Premier League en solitario.

El Chelsea comenzaba octubre después de un fin de septiembre oscuro, con bajas importantes como las de Kanté, Reece James, Mount o Pulisic. El técnico alemán se vio obligado a hacer varias rotaciones, poniendo como titulares a jugadores poco habituales hasta la fecha (Chalobah, Loftus- Cheek, Chilwell o Hudson-Odoi).

Lo cierto es que estos cumplieron, pues el gol que abrió el partido fue del defensa Chalobah. Empataría James Ward-Prowse en el minuto 61, pero un renacido Werner y un gran Chilwell sellarían la victoria en el tramo final del encuentro.

Una gran actuación colectiva que demuestra el potencial y fondo de armario del equipo londinense. Tres puntos que, tras el empate entre Liverpool y Man City y el pinchazo del Man United, les valen para colocarse como líderes en solitario de Premier.

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies