Jadon Sancho vs Jack Grealish, una rivalidad que promete en Manchester

Los dos fichajes promesa de United y City generan expectativas sobre un derbi apasionante

No hay duda de que el mercado de pases es una gran oportunidad para que los equipos añadan a sus filas jugadores de clase mundial. El Manchester City, en los últimos años, nos tiene bastante acostumbrados a ello, pero lo cierto es que el United nos ha sorprendido en la última ventana de fichajes con las compras de Cristiano Ronaldo, Raphael Varane y Jadon Sancho.

La adquisición de este último corresponde a un movimiento por hacerse con una de las mayores promesas del fútbol mundial y además conlleva un morbo añadido, pues Sancho se formó en a cantera de los ‘Citizens’. El Man City, por su parte, rompió el mercado con el fichaje de Grealish. Un movimiento de 117,5 millones de euros que lo convertía en el jugador más caro de la historia de la Premier League.

Tanto Grealish como Sancho añaden calidad, rapidez y técnica a sus nuevos equipos. Dos incorporaciones que hacen de City y United conjuntos aún más competitivos. Es por eso que todos los amantes de este deporte, en especial del fútbol inglés, esperamos con expectación los duelos de titanes que tendrán lugar este año en la ciudad de Mánchester.

La afición de Old Trafford tiene muchas esperanzas en Sancho. MAN UNITED

No es un secreto que el Man United esperó y movió cielo y tierra para tener en sus filas a Jadon Sancho. Pese a que en la última Eurocopa no brilló, el joven jugador tiene en sus piernas el talento suficiente para sacar adelante a un club desesperado. Si bien Bruno Fernandes, Cavani, Shaw y Pogba hicieron lo que pudieron la temporada pasada, la inyección del extremo inglés al ataque de los ‘Red Devils’ es el complemento perfecto.

Mucho se habla de la cantidad del traspaso del atacante inglés, la cual ronda los 85 millones de euros. Luego de una intensa novela, en donde se decía que el Dortmund no lo iba a soltar, ambos cumplieron su cometido. El United se hizo con Jadon y Jadon llegó a la Premier.

Grealish, el jugador más caro de la historia de la Premier. PREMIER LEAGUE

Después de una magnífica temporada con el Aston Villa, se oficializó un secreto a voces. No se sabía a qué equipo, pero estaba claro que tarde o temprano Jack Grealish acabaría jugando para un equipo del ‘Big Six’. El carismático inglés llegó al Man City, vigente campeón de la Premier y uno de los conjuntos más fuertes del panorama europeo.

Dueño de una garra y de una técnica espectacular, Grealish llega para reforzar la ofensiva de los ‘Skyblues’, algo que han ido perdiendo en el transcurso de las últimas temporadas. Con esta incorporación, el equipo de Guardiola gana desequilibrio, calidad y un creador constante de ventajas y ocasiones de gol.

Un comienzo flojo

Pese a que ambos llegaron como fichajes de rendimiento inmediato, la realidad ha sido un comienzo de temporada poco favorable para ambos. En el caso de Sancho, la disputa de ego entre Cristiano Ronaldo y Cavani ha dejado las expectativas sobre su rendimiento en un segundo plano.

Grealish ha gozado de la entera confianza de Southgate, a diferencia de Sancho. GETTY IMAGES

Muy a parte de lo mediático, Sancho no termina de demostrar el interés que se tenía por él. Ya ha jugado cerca de 10 partidos y aún no se ha estrenado como goleador ni asistente. Si bien Grealish ha gozado de la confianza de Guardiola y ha anotado dos goles y repartido dos asistencias en lo que llevamos de temporada, lo cierto es que no termina de conectar con su hinchada.

Grealish se encuentra en un mejor estado de forma que Sancho y es por esto que es un fijo para Southgate en el combinado inglés. Pero hay que recordar que ambos vienen de realidades distintas, uno de gozar de oportunidades plenas con la selección y otro de contemplar los partidos desde el banquillo. La balanza ahora se decanta hacia el 10 del City, habrá que ver si Jadon Sancho la invierte.

Muchas dudas y pocas certezas en los ‘Three Lions’

Inglaterra ha pasado como primera en el grupo D, con Croacia como segunda y la República Checa como una de las mejores terceras

La selección inglesa ha avanzado a la siguiente fase de la EURO 2020, aunque dejando un rastro de dudas en su camino. Formando el grupo D estaba, junto a los de Southgate, la República Checa, Croacia y Escocia. Una serie de partidos en los que, a priori, partían como claros favoritos. Y han cumplido las expectativas, en la mera ciencia del resultadismo, quedando primeros de grupo, pero dejando una sensación agridulce en las gradas de Wembley. Como diría Miguel de Unamuno: «Vencen, pero no convencen».

Lo mejor de los ‘Three Lions’ lo pudimos ver en los primeros minutos contra Croacia, en la primera jornada. Como cuando descorchas un champagne, con un Phil Foden efervescente a lo Gazza en el 96, salieron en tromba ante la imposibilidad de respuesta croata. Sin embargo, con el paso de los minutos perdieron esa exaltación del pitido inicial del torneo, mostrando una versión gris de casi todas sus piezas. Inglaterra regresó a su nivel habitual y volvió a demostrar lo que le suele ocurrir en los grandes torneos cuando se depositan muchas esperanzas en ellos.

En la atmósfera de los ‘Three Lions’ también hay zonas de claros. En un torneo donde las presiones se están imponiendo y las defensas están dejando a deber en muchas ocasiones, han sido el único equipo, junto a Italia, que ha logrado mantener su portería a cero en los tres partidos. Un dato que hay que saber poner en contexto porque no se ha exhibido un gran nivel de la zaga ni de Jordan Pickford, pero habla bastante bien del colectivo inglés en fase defensiva.

Phil Foden con un corte de pelo que recuerda al de Paul Gascoigne en 1996. FA

Tampoco hay que olvidar que el grupo D ha sido el menos goleador de todos (10 goles en seis encuentros), con diferencia del segundo. Ni Croacia, ni la República Checa, ni mucho menos Escocia, han mostrado un dominio del área contraria superlativo. A excepción de los fogonazos de talento de Patrik Schik. Entre todo el caos que ha habido en la Eurocopa, este cuarto grupo ha dado descanso a la euforia y oxígeno a los comentaristas que tenían que narrarlo.

Al que sí hemos podido ver sobresaliente en sus actuaciones ha sido a Kalvin Phillips. El gran claro a nivel individual de los ingleses. A priori, partía con desventaja sobre Jordan Henderson como interior y Declan Rice como mediocentro. Pero se ha asentado y, sin duda, ha sido de lo mejor en esta selección. A simple vista parecía que, situándolo junto al jugador del West Ham, Southgate podía repetir cromos en la medular; pero nada más lejos de la realidad. Sin dejar de lado sus dotes de ‘quarterback’ para conectar con el alejado, ha sabido despegarse de la base de la jugada para ocupar más terreno de juego, dejando a Rice en una labor más posicional.

Incluso en una las veces que decidió acercarse al área, Inglaterra encontró su primer gol del torneo. Mostrando unas cualidades en la zona de tres cuartos que en el Leeds están obstruidas por el rol que le da Marcelo Bielsa.

Kalvin Phillips en el primer partido de la EURO contra Croacia. THE INDEPENDENT

Una fuente de la que beber en un equipo que solo ha anotado dos goles, con todo el potencial ofensivo que atesora. Y es que Southgate no está consiguiendo optimizar las piezas. Esa primera toma de contacto de Phil Foden, los minutos de Jack Grealish y Bukayo Saka contra la República Checa, el oportunismo de Sterling en área contraria, y poco más. Una muestra de rendimiento a cuentagotas para el nivel que se les presupone. No se están encontrando soluciones en ataque, a pesar de la versatilidad de perfiles y esquemas que tiene el técnico en la mano. Sumado a esto, Mason Mount y Ben Chilwell están en aislamiento por un contacto con Billy Gilmour, positivo por COVID. Estas cosas que tiene la nueva normalidad del fútbol.

En medio de esta variación de sistemas, hay un claro perdedor que no consigue encajar: Harry Kane. El hombre dentro de las islas que, por antonomasia, se impone al contexto. El líder en goles y asistencias de la pasada Premier League no ha conseguido generar aún ningún gol. Sin embargo, lo que es más preocupante, es que tan solo ha dado un pase clave en toda la Eurocopa y promedia 12 pases por partido. El colectivo no está encontrándole y él no está pudiendo imponerse a esto.

Un problema de encaje que se está evidenciando en su relevancia en el equipo. Siendo el capitán y líder del vestuario ha sido sustituido en todos los partidos de esta fase. Algo inaudito en un futbolista de su talla y relevancia. Por poner varios ejemplos: Cristiano Ronaldo y Mbappé han disputado todos los minutos, Antoine Griezmann y Lukaku han sido sustituidos en un encuentro, cuando su clasificación estaba asegurada, y Karim Benzema en dos, entendiendo que su caso es excepcional. Atacantes vitales dentro de las candidatas que llegan enchufados a las eliminatorias. Así que, para esta fase, Inglaterra debería invertir en potenciar a su mejor jugador para no ceder las blancas al rival. En el mata-mata es vital tener a piezas de valor gol siempre activadas.

Inglaterra llegó a esta Eurocopa con el cartel de candidata por sus piezas, pero con un mar de dudas en lo colectivo. Una serie de cuestiones que aún no han podido resolver. No existe una gran evolución con respecto a cómo llegó, ni ha podido afianzar certezas de cara a la fase final. Contando con un grueso del grupo jugando su primer gran torneo y al que le faltan por jugar sus mejores partidos. Es cierto que han aparecido nombres sobre los que se ha sostenido, pero nada que dé pie a la esperanza en esta selección más allá de las inspiraciones de genialidad. No se sabe si el problema es de Southgate, pero está claro que no está siendo la solución.

Se suele juzgar en base a las expectativas que se genera. Entre el último gran torneo de selecciones (Mundial de 2018) y esta Eurocopa, la Premier League ha sido la gran dominadora del fútbol en el viejo continente. Eso ha significado un escaparate, tal vez, algo exagerado para esta selección. Se ha cargado mucha presión sobre los hombros de una generación muy talentosa, pero aún muy joven. No obstante, ahora ha caído en el lado del cuadro que, a priori, se intuye de menor nivel. Pero primero espera Alemania en octavos, con ese gol fantasma de Lampard en 2010 en la memoria.

La historia del fútbol se cruza en Wembley

Los ‘Auld Enemy’ disputan una nueva batalla.

Hace 149 años, el 30 de noviembre de 1782, en Glasgow, se disputaba el primer encuentro oficial de selecciones en el fútbol. Inglaterra y Escocia se erigieron como los primeros equipos en pasar a la historia de este deporte. Pero, este encuentro no solo es el más longevo, este va más allá del fútbol. Pesa la historia, la cercanía entre países, las diferencias políticas e ideológicas, la pasión y el fervor por el balompié y, sobre todo, el nivel futbolístico de todo el Reino Unido, demostrando así porque éste es la cuna de este deporte.   

Sin duda, el nivel en sus respectivas ligas es diferente y de superioridad uno sobre el otro. El fútbol escocés es aguerrido y con trabajo colectivo por las bandas, mientras que el inglés se caracteriza por ser físico, directo, rápido y sobre todo asociativo que lo vuelve más atractivo. Pero cuando de selecciones se trata, esas diferencias futbolísticas desaparecen y la calidad y rendimiento de ambos los pone en igualdad de condiciones, tanto así que, de 114 encuentros disputados hasta ahora, Inglaterra ha ganado 48 y Escocia 41 y han empatado en 25 ocasiones.

Cabe destacar que las participaciones de ambos en la Eurocopa no han sido de las mejores. Por un lado, Inglaterra participó 10 veces en esta competencia, en ninguna ha salido campeón y lo más lejos que ha llegado es a semifinales en Italia 68 e Inglaterra 96. Por otra parte, Escocia solo había tenido dos participaciones, Suecia 92 e Inglaterra 96 en donde no pasó de la primera ronda.

Invasión al Wembley Stadium el 4 de junio de 1977. GETTY IMAGES

Tuvieron que pasar 25 años para que todo un país soñara de nuevo con ver a su equipo en competencias europeas. «Ya llegar a la Eurocopa es un éxito, hay que mantenerlo… y si le ganamos a Inglaterra mejor», fueron las palabras de Pablo Bobadilla, un aficionado escocés que, como muchos, espera revivir la invasión a Wembley ocurrida durante la década de los 70, en lo que fue un momento de gloria para Escocia donde luego de la victoria 2 a 1 sobre el local, la hinchada eufórica y emocionada invadió el césped trepando por las porterías del estadio.

Con el inicio de esta decimosexta edición de la Euro, ambos equipos, ubicados en el grupo D junto a República Checa y Croacia, han disputado un encuentro cada uno. Inglaterra venció a Croacia, actual subcampeón del mundo, por la mínima diferencia con gol de Raheem Sterling. Escocia, por su parte, no pudo conseguir la victoria en su propia casa y cayó 2 a 0 en el marcador frente a República Checa.  

El duelo de hoy será su enfrentamiento número 115 y, claro está, será uno de los más atractivos de la Eurocopa. Wembley recibirá no solo el encuentro futbolístico más antiguo de la historia, sino que recibirá la ilusión y la pasión de cientos de hinchas que estarán presente en las tribunas.

Porque sí, pese a la pandemia que estamos viviendo y gracias a la disminución de casos en Europa y al avance en la aplicación de las vacunas contra el COVID-19, se ha podido volver a tener presencia de público en los estadios. Sin dudas, una grata noticia para los amantes del fútbol a nivel mundial. El escenario está listo. Wembley espera por un nuevo duelo entre la ‘Tartan Army’ y los ‘Three Lions’, en un partido decisivo por la continuidad en la Eurocopa. ¡Queda sentarse, cerveza en mano y disfrutar!

La candidatura de la selección inglesa al trono europeo, ¿inflación o realidad?

El conjunto de Southgate es uno de los favoritos para llevarse la Eurocopa de este verano

Las suposiciones, los porcentajes y el qué pasará empiezan a estar en boca de la masa social futbolera actual. A poco más de dos meses para el inicio de la Eurocopa el próximo 11 de junio, las conjeturas y el debate sobre qué combinado se postula como favorito están a la orden del día. Con un bombo de candidatas escaso; los grandes medios colocan a Francia como máxima favorita inamovible, pero el papel de los de Gareth Southgate en este reciente parón internacional ha sido excelente en cuanto a resultados.

Pleno de victorias y líderes

El equipo inglés ha conseguido una puntuación perfecta en estos últimos tres partidos de clasificación para el Mundial de Catar 2022. Con un tres en raya prácticamente intachable el conjunto de los ‘Three Lions’ son primeros de grupo en solitario al vencer a las selecciones de San Marino, Albania y Polonia;  tras anotar nueve goles y encajar únicamente un tanto entre los tres encuentros.

Amplitud de opciones para Southgate

Y es que el seleccionador inglés tiene en sus manos lo que muchos otros otros ansían, un enorme abanico de posibilidades con los jugadores disponibles. Bendito dilema deberá pensar Southgate al ver las innumerables opciones de las que dispone para conformar el combinado más potente para conseguir el título.

Los datos están ahí, en estos últimos partidos clasificatorios para Catar se ha podido ver que, solamente, Nick Pope, John Stones, Mason Mount y Raheem Sterling han repetido titularidad en los tres encuentros disputados. Claro está que hay nombres fijos para Southgate como Kyle Walker, Harry Maguire, Declan Rice o el capitán Harry Kane; pero la variedad de perfiles que maneja el seleccionador es lo suficientemente amplia como para sorprendernos en cualquier momento.

Los jugadores ingleses celebrando el triunfo ante Albania. FIFA

Desde un doble pivote con Kalvin Phillips y James Ward-Prowse con Lingard, Sterling y Mount por delante acompañando a Calvert Lewin en punta; a un centro del campo con Rice más fijo y dos volantes como Phil Foden y Phillips combinando y fluyendo con Raheem, Mason y el bombardero Kane.

Siguiendo el camino belga

Muy complicado es no pensar que Inglaterra puede verse, en estos momentos, ante la oportunidad más palpable de conseguir, nuevamente, un título internacional. La selección inglesa está pasando por el mismo proceso que vivió el combinado belga, entrenado por Roberto Martínez, desde ya hace unos años. La Bélgica de Lukaku, Hazard, Kevin De Bruyne, etc. Un equipo joven, aún hoy, que en su día se creó como un proyecto a largo plazo con la intención de mantener el mismo bloque para alcanzar el éxito internacional.

Inglaterra vive un presente asentando este proceso evolutivo del bloque que representa la camiseta de ‘The Rose Team’. Parece fácil verla como una campeona de Europa debido al talento que atesora en sus filas y a la idoneidad del contexto futbolístico mundial. Aunque para muchos es un equipo inflado por los medios de comunicación nacionalistas ingleses. En redes se habla que con Inglaterra viajamos en un tren del ‘hype’, de las esperanzas falsas y vacías que no terminan en nada.

Tras conseguir nueve puntos de nuevo posibles en estos últimos partidos clasificatorios para el Mundial de Catar 2022, con un bloque compenetrado sumado a la jerarquía de un grupo de jugadores preparados para llevarla al título; y con la experiencia de saber lo que es estar cerca de la final de una gran competición intercontinental como fue el Mundial de Rusia 2018 donde alcanzaron las semifinales y perdió ese partido de tercer y cuarto puesto contra Bélgica, predecesora de este proceso comentado; la selección de los Tres Leones es candidata a devolver el fútbol inglés a lo más alto como lo hicieron con el triunfo en el Mundial de 1966.

Este sitio web utiliza cookies. ¿Acepta nuestra política de cookies? Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies